El guepardo asiático: exterminio y reintroducción.

Querida hija:

El guepardo es uno de los animales africanos más conocidos merced a los documentales televisivos de fauna africana. Sin embargo lo que la mayoría del público no sabe es que el guepardo estuvo extendido también por Asia sudoccidental, de donde fue cruelmente exterminado a lo largo del infame siglo XX, el Siglo de la Megamuerte no sólo para los humanos. Sólo queda un puñado agonizante de genuinos guepardos asiáticos en el inhóspito interior de Irán, pero incluso éstos tienen los años contados hacia un inexorable exterminio. Sin embargo en India acaba de aprobarse la histórica reintroducción del guepardo...pero con guepardos africanos. La polémica ya está servida. Hoy quiero hablarte del guepardo asiático.

Guepardo asiático. Foto: Frans Lanting

El guepardo: introducción

En muchos sentidos, el guepardo (Acinonyx jubatus) es un felino outsider. En lugar de ser flexible y silencioso, es fibrado y nervioso. En lugar de cazar mediante el acecho y la emboscada caza a la carrera, caso único entre los felinos. Por eso su fisonomía es esbelta como un lebrel o un galgo: toda su anatomía está diseñada para una sola cosa: correr. Y correr muy velozmente. Por eso es el único gato que no tiene las garras retráctiles sino siempre desplegadas para que le sirvan de punto de apoyo en el suelo cuando corre.

No voy a extenderme demasiado sobre su velocidad, puesto que lo has visto muchas veces en esos documentales de fauna africana donde prácticamente lo único que te cuentan sobre el guepardo es lo rápido que es. Y es verdaderamente rápido pero conviene rebajar un poco la leyenda, ya que es falso que el guepardo alcance velocidades punta de 110 - 120 km/h. Su velocidad punta está más en el entorno de los 98 km/h, que ya está muy bien y mantiene al guepardo como el animal más rápido. Mas, como es sabido, el guepardo no puede mantener esta velocidad más allá de 30 segundos por lo que más le vale abatir a su presa antes de esos 30 segundos o abandonar y probar suerte más tarde.

Guepardo africano corriendo

Por supuesto, el guepardo es un carnívoro de la familia Felidae, familia que filogenéticamente se estructura en "linajes". El guepardo pertenece al linaje del puma, que comparte con el puma (Puma concolor) y el yaguarundi (Herpailurus yagouaroundi). Antes de que te extrañes de que el guepardo, afroasiático, forme linaje con dos felinos americanos debo recordarte que los felinos nacieron en Asia central, y tuvieron una complicada historia de migraciones hacia América vía Beringia y "contra-migraciones" desde América hasta Eurasia de nuevo. No olvides que hubo un "guepardo" norteamericano (género Miracinonyx) que se extinguió en el Pleistoceno.

Actualmente se reconocen cuatro subespecies de guepardo: tres africanas y una asiática:

- A. j. jubatus: la subespecie nominal o guepardo de África sudoriental. Es el más numeroso y el protagonista de los documentales televisivos. Hoy día vive en África oriental y austral, donde encuentra su feudo y principal fortaleza a nivel mundial en Namibia, Botswana y Sudáfrica.

- A. j. soemmeringii: o guepardo del África nororiental. Disperso por el sur de Chad/norte de República Centroafricana, Sudán del Sur y Etiopía meridional. Subespecie amenazada con menos de 1.000 ejemplares en libertad.

- A. j. hecki: guepardo del África noroccidental o sahariano. Se encuentra al sur de Argelia y muy disperso por Mali, Níger y la zona fronteriza entre Burkina Faso, Benin y Togo. Se encuentra En Peligro Crítico con menos de 250 individuos en libertad.

- A. j. venaticus: o guepardo asiático. Hoy día se encuentra reducido a un puñado de reservas en el centro-oriente de Irán, donde según las últimas estimaciones no habría más de 12 individuos en libertad. Está En Peligro Crítico pero parece inevitable su próximo exterminio, que sería el primero de una subespecie de guepardo.

Mapa del área originaria y actual de las cuatro subespecies de guepardo

¿Cómo ha llegado el guepardo asiático a esta situación?. Toca ahora conocer al desconocido guepardo asiático.

El guepardo asiático: a punto de decir adiós.

Originariamente el guepardo ocupaba toda el África sahariana y subsahariana, y más allá: Oriente Medio, la Península Arábiga, Irán, parte de Asia Central, y alcanzaba su límite oriental en el centro de India. 

La subespecie venaticus se separó de las demás hace entre 67.000 y 30.000 años. En Asia sudoccidental el ambiente es más árido y los inviernos más fríos que en África, por lo que el guepardo asiático se diferenció genéticamente del africano para mejor adaptarse a estas condiciones ecológicas: su color es más pálido y desarrolló un pelaje más hirsuto. Si en África el guepardo caza mamíferos medianos y grandes como gacelas, impalas o ñúes, en Asia el guepardo tenía también gran variedad de presas a su disposición: la gacela de las arenas (Gazella marica), la gacela árabe (G. arabica, por cierto exterminada), la gacela persa (G. subgutturosa) preferentemente, pero también cazaba muflones (Ovis orientalis, O. vignei), crías de asno salvaje (Equus hemionus), pero también roedores como la liebre de El Cabo (Lepus capensis).

Joven guepardo en la nieve de Irán. Foto: Eskandar Firuz

En Asia, el guepardo tuvo que hacer frente a una amenaza que no existía en África: la persecución humana. A diferencia de África, en Asia sudoccidental surgió la civilización urbana seguida de una serie de grandes imperios regidos por una aristocracia que pronto "inventó" la caza "deportiva" o de "prestigio", ese cáncer que corroe la fauna mundial desde hace miles de años. En primer lugar, esta caza "aristocrática" diezmó las presas naturales del guepardo, y en un segundo término también se volvió a cazar al propio guepardo que, aunque no se comía, daba "prestigio".

Por eso, durante siglos los humanos ejercieron una elevada presión cinegética sobre el guepardo y sobre sus presas. Secularmente, el ganado humano le iba comiendo también el terreno a los ungulados silvestres, sustituyéndolos. El guepardo, privado de sus presas, empezó a atacar al ganado humano con las consecuencias ya sabidas: guerra de exterminio.

En India, además, durante el siglo XII, como atestigua el Manasollasa, (un texto sánscrito mandado compilar por el Rey Someshvara III, que reinó en Karnataka) se aprendió a entrenar a los guepardos para usarlos para la caza de los aristócratas. En India, el guepardo era un consumado especialista en la caza del antílope indio (Antilope cervicapra), y los reyes y príncipes los capturaban y entrenaban para cazarlos para ellos. Esta práctica se hizo popular y fue el Imperio Mogol el que lo llevó a un grado elevadísimo de esplendor y sofisticación: el Emperador Akbar empleó nada menos que 9.000 guepardos en sus "establos" durante sus 49 años de reinado. No en balde, la palabra cheetah, con la que se nombra al guepardo en los países angloparlantes, es de origen indio.

El emperador Sahah Jahan cazando antílopes usando guepardos adiestrados. Metropolitan Museum, Nueva York

El problema de esta práctica es que no es posible la "domesticación" y cría en cautividad del guepardo como tal, sino que había que capturar a los guepardos en estado salvaje y entrenarlos luego, por lo que se convirtió en una práctica que seguía disminuyendo los efectivos poblacionales de un animal que ya empezaba a escasear.

El principio del fin

La situación se agravó con la influencia colonial y cultural europea en la región durante el siglo XIX. Los soldados rusos empezaron a masacrar a los guepardos centroasiáticos igual que hicieron con el tigre del Caspio, mientras que los soldados británicos hacían lo mismo en India, Pakistán y Afganistán. Se impone la masiva y zoocida caza "deportiva" occidental, y las "infraestructuras" construidas por los occidentales empiezan a invadir sistemáticamente el hábitat del guepardo, que se encuentra invadido por ganado humano, carreteras y vías férreas. Así, llega el siglo XX que fue el momento en el que el guepardo asiático es ya exterminado prácticamente de todos los lugares donde sobrevivía.

Guepardo como mascota. India, años 1930

En 1926 fue avistado el último guepardo de Irak, en la zona de Basora. Hacia 1930 los últimos guepardos centroasiáticos quedaban confinados en la Meseta de Ust-Yurt y en la Península de Mangyshlak en Kazajistán. En la frontera entre Turkmenistán y Afganistán fueron avistados por última vez en 1957. Entre 1918 y 1945 los aristócratas indios ya importaban guepardos africanos para sus cacerías ante la escasez de guepardos autóctonos, los últimos de los cuales fueron exterminados en 1948 por el Maharajá de Surguja, y en 1951 fue avistado el último ejemplar en India.

La Península Arábiga fue el siguiente lugar en ser exterminado. En Sinaí hubo avistamientos en 1946, y todavía se observaban en 1974 en la frontera entre Kuwait y Arabia Saudí. En 1973 se cazaron dos en la región norteña saudí de Haìl y probablemente el último guepardo de Arabia fue abatido en 1977 en las Montañas Dhofar (Omán). El último guepardo yemení lo fue en 1963.

Beduino árabe con un guepardo que ha abatido

Entre 1983 y 1984 se detectan los últimos guepardos centroasiáticos, en Ust-Yurt y Kopet Dag, con lo que Irán se convierte oficialmente en el último refugio del guepardo asiático.

En el año 2006 se detectó una piel de guepardo en un mercado de Afganistán, pero se desconoce su procedencia.

Irán: la última fortaleza

Hacia la Segunda Guerra Mundial se calculaba que había en Irán unos 400 guepardos, dispersos en los dos tercios centro-orientales del país, una zona fundamentalmente esteparia y semiárida. Aunque en 1959 el guepardo se declaró oficialmente protegido en el entonces Imperio de Irán, la caza furtiva continuó inexorablemente en un área donde al Estado iraní le era muy difícil acceder. La presión de los ganaderos fue decisiva para el exterminio de los últimos guepardos asiáticos, toda vez que invadían hábitats donde antes no hubo ganadería, expulsaban a los ungulados nativos y dejaban a los guepardos ante la alternativa de atacar el ganado o morirse de hambre.

Un ejemplo de esto lo tienes en un estudio que se hizo entre 2004 y 2009 en dos áreas protegidas con presencia de guepardos: el Refugio de Vida Salvaje de Miandasht, y el Área Libre de Caza de Bekhadeh. Se estudiaron los excrementos de guepardo para entender su dieta en ese área.

Áreas protegidas de Irán donde hay actualmente guepardos

En Miandasht se encontró que el 32% del porcentaje correspondía a ganado doméstico, el 19% a roedores y el 15% a gacelas, con un sorprendente 23% de material vegetal. Por el contrario, en Bekhadeh se encontró un menor porcentaje de consumo de ganado (20%), igualado con el consumo de gacelas (20%) y Roedores (18%). Los investigadores encontraron que en Miandasht había mayor presencia de ganado, que había expulsado o arrinconado a las gacelas. Al tener menor disponibilidad de gacelas, los guepardos atacaban al ganado, proceso que era más tenue en Bekhadeh por haber más presencia de gacelas.

Pero a la caza furtiva llevada a cabo por los ganaderos, a finales del siglo XX y comienzos del XXI surgieron los atropellos: la verdadera tragedia que desangra a los guepardos iraníes, pues son los responsables del aceleradísimo exterminio de los pocos que quedan. Entre 2001 y 2016 15 guepardos fueron atropellados.

Aunque el último censo de guepardos (realizado en 2016) arrojó una población estimada de 43 ejemplares, muy dispersos por varias áreas "protegidas", hoy día las estimaciones están en torno de los 12 ejemplares, que dado el ritmo de los atropellos en carreteras y la incesante caza furtiva por parte de los ganaderos aseguran un pronto exterminio.

Rhino, guepardo iraní captado mediante fototrampeo en el Refugio de Naybandan, 2013. Foto: Iranian Cheetah Society

El golpe de Estado islamista de 1979 cortó durante años las políticas conservacionistas que estaba llevando a cabo el Gobierno imperial, y cuando el régimen islámico ha retomado las labores conservacionistas, ya era tarde: en 2014, en un intento de llamar la atención mundial sobre los últimos guepardos asiáticos, el equipo nacional iraní de fútbol que participó en el Campeonato Mundial adoptó al guepardo como mascota, y el equipo recibió también el sobrenombre de "Los Guepardos". Pero en 2018 el régimen detuvo y encarceló a un grupo de científicos iraníes que realizaban un proyecto de seguimiendo de guepardos con cámaras trampa, bajo la acusación de ser una "tapadera para obtener información militar", y esto no ha ayudado en absoluto a la conservación de los últimos guepardos asiáticos.

El regreso del guepardo a India.

Sin embargo, hace unos días el Gobierno indio ha dado luz verde a las agencias medioambientales indias para iniciar un proyecto de reintroducción del guepardo en India, largamente acariciado.

Inicialmente desde los años 1970 India ha mantenido conversaciones con Irán para obtener animales y reintroducirlos en su territorio. Pero Irán justamente ha sido reacio a ello dada la enormemente crítica situación de su propia población de guepardos como ya te he explicado. Cuando en 2009 ya quedaba suficientemente claro que India no podría contar con los declinantes guepardos iraníes, se decide entonces importar guepardos africanos, concretamente de Namibia. 

Plan para la reintroducción del guepardo en India

Paralelamente, se realiza un exhaustivo estudio para decidir los mejores lugares donde reintroducir el guepardo, y se toma la decisión de hacerlo en el Parque Nacional Kuno, en Madhya Pradesh (India central), Se trata de un ecosistema de sabana seca y bosque tropical de galería a lo largo de los ríos. Inicialmente se consideró un lugar idóneo para reintroducir leones asiáticos, toda vez que en la Reserva de Gir, Gujarat, ya no cabe un león más y hay que descongestionar la reserva. Pero a los gujaratíes no les hacía gracia perder su "exclusiva" sobre los leones asiáticos, y el proyecto finalmente decayó.

Pronto empezó la oposición al proyecto y en 2012 el Tribunal Supremo Indio paraliza el mismo y tras una prolongada batalla legal, el 28 de enero de 2020, el Tribunal Supremo autoriza finalmente al Gobierno de India a reintroducir los guepardos africanos. Finalmente, el 17 de septiembre de 2022 llegaron a Madhya Pradesh los primeros ocho guepardos africanos al Parque Nacional Kuno, donde empezará la cuarentena y la aclimatación. En una segunda fase se traerían doce más. El objetivo es llegar a 50 en los próximos 5 años.

¿Cuál es el problema?. Los opositores al proyecto argumentan que, no es que en India no hubiera nunca guepardos africanos, sino que incluso nunca hubo guepardos asiáticos porque, según ellos, los maharajás indios siempre importaron guepardos foráneos para sus cacerías. Esto no se sostiene ya que hay amplia evidencia histórica y científica de que hubo guepardos asiáticos en India hasta su exterminio.

Viñeta: greenhumour.com

Pero ahora viene la segunda parte: también impugnan que se trate de otra subespecie. Vamos a ver, tenemos que pensar con la cabeza. No podemos ser tan tiquismiquis. Estamos hablando, en primer lugar, de una especie. El guepardo es una especie de felino que fue exterminada de India en 1951. Pero el guepardo no se ha extinguido en el mundo. Sigue habiendo guepardos, por lo que es perfectamente posible reintroducir guepardos en India, donde fueron exterminados.

Es cierto que lo ideal hubiera sido elegir guepardos asiáticos al tener el mismo perfil genético que los guepardos que históricamente vivieron en India, claro está. Pero ante la imposibilidad de poder detraer ejemplares iraníes (que, de todos modos, desgraciadamente, van a ser exterminados), no veo nada extraño en recurrir a otra subespecie. Pero el objetivo es volver a tener guepardos. Tenemos que mirar el proyecto a nivel de especies, y no de subespecies que sería secundario en este caso. O, para que lo entiendas, te lo expresaré de otro modo: ¿es mejor tener guepardos africanos (misma especie) o ningún guepardo?

Bienvenidos sean los guepardos en su retorno a India. Ojalá prosperen y se pueda repoblar con guepardos lo que fue su antiguo reino asiático, desde Israel hasta Afganistán. Y si ha de ser con africanos, pues hágase. 

MÚSICA RECOMENDADA: Alexandre Desplat - Argo

SI TE GUSTA MI LABOR DIVULGATIVA, ¡APÓYAME! Patreon.com/cronicasdefauna


Comentarios

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación

El cerdo. Reivindicación de un animal vilipendiado.