La "otra" fauna africana (y III). Las aves del Afrotropical.

Querida hija: 

A las aves africanas les afecta un doble ninguneo. Por un lado, han sido eclipsadas por la gran Megafauna africana: los leones, los rinocerontes, los hipopótamos, los elefantes, etc, al igual que le sucede al resto de fauna africana que estoy tratando de darte a conocer en esta pequeña serie que llega hoy a su final. 

Las aves africanas son tan variadas como desconocidas

Por otro lado, si de verdad nos centramos en las aves, al hablar de África inevitablemente se habla del avestruz, de las fantásticas bandadas de flamencos que se alimentan en los lagos nitrosos del África Oriental, de los feos y carroñeros marabúes y poco más. Sin embargo, la avifauna africana consta de 2.341 especies, el 67% de las cuales son endémicas del continente. He traído aquí ocho de esas especies, que me parecen suficientemente interesantes para que te des cuenta de la variedad e interés de la avifauna africana, tan desconocida. 

Martín pescador pigmeo Ispidina picta 

Los Martín pescadores son aves muy conocidas por posarse cerca de ríos y lagos, vigilando la aparición de los peces que constituyen su dieta. Cuando un infeliz se pone a tiro, el Martín pescador se lanza como un misil de aterradora precisión, arponeando al pez con su poderoso pico. Estos pájaros pertenecen al Órden Coraciformes, junto con los abejarucos, las carracas y los momotos. Y, dentro de este Órden, los Martín pescadores están asignados a la familia Alcedinidae, extendida por África, el Sur y Este de Asia y Australia. En Europa existe sólo una especie, Alcedo athis, que también se encuentra en la Península Ibérica. 

Martín pescador enano (foto de Martin Grimm)

Pero existen en África muchas más especies, y he destacado aquí al Martín pescador pigmeo, con tres subespecies reconocidas: 

I.p.picta, que se extiende desde Senegambia hasta Etiopía y Uganda. 
I.p.ferrugina, presente desde Guinea Bissau hasta Uganda, y hacia el Sur hasta Angola, Zambia y el Norte de Tanzania. 
I.p.natalensis, desde el Sur de Angola al Centro de Tanzania y Sudáfrica. 

Tiene una longitud de doce centímetros y no existe el dimorfismo sexual entre ambos sexos. Puede confundirse con el Martín pescador enano (I. lecontei), pero se distingue por su coronilla de color azul. Este Martín pescador es extraordinario porque no tiene hábitos acuáticos. Vive en bosques, sabanas y bosques costeros, y anida en madrigueras excavadas en muros de arena, como los abejarucos, o también en nidos de termitas. 

Come insectos, predominantemente saltamontes, mantis, gusanos, grillos, libélulas, cucarachas y polillas, incluso también arañas. Ocasionalmente puede consumir pequeños reptiles y ranas. La puesta consta de cuatro a seis huevos. 

Turaco ventriblanco Corythaixoides leucogaster 

Los turacos (seis géneros) son todos endémicos de África, y se ha acuñado para ellos el Órden Musophagiformes y la familia Musophagidae, cuyo nombre significa “comedores de bananas”, por su dieta frugívora, para la que disponen de un pico pequeño y ganchudo. 

Turaco ventriblanco en Kambi ya Tembo, Tanzania

Son pájaros de vivos colores, caracterizados por la posesión de dos pigmentos que no se encuentran en otros pájaros: la turacina, a base de cobre, está presente en las especies donde aparece el rojo en su coloración. Por su parte, el color verde está producido por la turacoverdina. Los especialistas consideran que éste es el único verde auténtico. 

En cuanto al turaco ventriblanco, que es el que te he destacado, vive sobre todo en el Este de África: Eritrea, Etiopía, Kenia, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Tanzania y Uganda. Tiene 51 centímetros de longitud y una cola larga blanca y negra que me recuerda a la de los trogones sudamericanos. 

Carraca lila Coracias caudatus 

De nuevo traigo aquí un ave Coraciforme, esta vez de la familia Coracidae. Este órden engloba aves muy coloridas, y la carraca lila es una bellísima sinfonía de colores. Vive en el África Subsahariana y aparece como ave vagante en el Sur de la Península Arábiga. Se reconocen dos subespecies: 

C.c.caudatus que se extiende de Kenia al Norte de Sudáfrica y al oeste hasta Namibia y Angola. C.c.lorti, más restringida: de Eritrea a Somalia Occidental y al nordeste de Kenia. 

Carraca lila

Tiene una cabeza grande y robusta, con un peso medio de 104 gramos y de 36 a 38 cm de longitud, incluyendo entre 8 y 9 cm de cola. Su envergadura alar es de 50 a 58 cm y tiene la particularidad de tener dedos sindactílicos (o sea, los dedos 2º y 3º fusionados entre sí). 

Ecológicamente hablando, prefiere el bosque abierto y la sabana. Allí, se posa en lugares altos y visibles para localizar sus presas: insectos, escorpiones, caracoles, además de pequeñas aves y roedores. Confecciona nidos planos de hierbas en baobabs, cocoteros, Casuarina o Terminalia. Cuando nidifica, es muy agresiva en la defensa del nido. Es especie monógama y solitaria, y la puesta consta de entre dos y cuatro huevos. 

Secretario Sagittarius serpentarius 

Es ésta una de las más notables aves rapaces (Accipitriformes – Sagittaridae). Los británicos le dieron su curioso nombre porque su “uniforme” (librea gris con “pantalones” negros y un copete de plumas tras la cabeza) les recordaba a los secretarios de tiempos antiguos. 

Secretario (Foto: Amanda Joubert)

Es un ave bastante grande: con una altura de entre 90 y 137 cm, una envergadura alar entre 191 y 220 cm y un peso que oscila entre los 2,3 y los 5 kg, es un ave de hábitos semiterrestres, y por eso tiene los tarsos larguísimos de un ave marchadora: 31 cm de longitud. Vive desde Mauritania hasta Somalia y hacia el sur hasta El Cabo. Como buena ave marchadora, prefiere sabanas y pastos. 

Es la única ave rapaz que localiza y consume sus presas desde la tierra y no desde el aire, que es lo habitual. Se alimenta de insectos, mamíferos del tamaño de ratones a liebres, mangostas, cangrejos, lagartos, serpientes, tortugas, pequeños pájaros y también huevos. Es una especie monógama, que instala sus nidos en acacias entre 5 y 7 metros de altura, hechos de palos y ramas. La puesta consta de 2 a 3 huevos. 

Tántalo africano Mycteria ibis 

Esta preciosa ave es, ni más ni menos, que una especie de cigüeña (Ciconiiformes – Ciconiidae). Tiene un tamaño mediano: entre 90 y 105 cm de altura. El cuerpo es blanco con una cola corta negra. La cara es lo más llamativo, con un largo pico amarillo y un antifaz rojo. Los machos pesan en torno de los 2,3 kg. 

Tántalo africano

Vive sobre todo en África Oriental, pero en general está extendido desde Senegal a Somalia y hasta Sudáfrica. También se halla presente en Madagascar. Es un ave no migratoria que forma grandes colonias. Únicamente realiza cortos desplazamientos en función de la época de lluvias. 

Vive en humedales, pantanos y lagos de aguas someras de entre 10 y 40 cm de profundidad, donde puede moverse gracias a sus larguísimas patas. Come, allí, peces de agua dulce, crustáceos, gusanos, insectos acuáticos y ranas. Ocasionalmente consume pequeños mamíferos y aves. Detecta sus presas al tacto recorriendo el agua con el pico semiabierto. 

La época de cría es marcada por el pico de la estación lluviosa. Entonces, instala el nido sobre árboles altos en zona seca. Como buena cigüeña, los nidos que fabrica son grandes: entre 80 y 100 cm de diámetro. La puesta consta de dos a cuatro huevos. 

Mielero de El Cabo Promerops cafer 

Es ésta una de las aves más curiosas de África. Es una de las seis especies endémicas del bioma conocido como Fynbos, o sea, el cinturón de matorral mediterráneo sudafricano que se encuentra en El Cabo Occidental y Oriental. 

Mielero de El Cabo. Kristenbosch National Botanical Garden (Ciudad de El Cabo)

Es un Paseriforme de la familia Promeropidae. Son éstos pájaros comedores de néctar endémicos de África del Sur, seguramente muy cercanos a los Meliphagidae de Oceanía. Sólo existen dos especies de promerópidos: el mielero de Gurney Promerops gurneyi, que vive en Lesotho, Mozambique, Sudáfrica, Suazilandia y Zimbabwe, y el que nos ocupa, el mielero de El Cabo, de distribución más restringida como has visto. Se caracteriza por una larguísima cola, que sólo está presente en los machos. Su longitud es de 34 a 44 cm (25 a 29 en las hembras). 

Es un ave grandemente dependiente de las flores de Protea y Erica, que poliniza usando su pico largo y fino y su lengua terminada en cepillo, adaptados a la dieta nectarívora aunque la complementa con insectos y arañas. 

Avutarda kori Ardeotis kori 

Si las avutardas (Otidiformes – Otidiidae) son algunas de las aves voladoras más pesadas, la avutarda kori es una de las más grandes con un peso medio de 12,25 kg, y con récords registrados de 20 kilos. El género Ardeotis está integrado por cuatro especies, presentes desee África a la India y Australia. La avutarda kori tiene reconocidas dos subespecies: 

A.k.kori presente en Botswana, Zimbabwe, Namibia, Sur de Angola, Sudáfrica y Mozambique A.k.struthiunculus también llamada “kori somalí”, en Etiopía, Uganda, Sudán del Sur, Kenia y Tanzania. 

Avutarda kori, Tanzania

La coloración es críptica gris y marrón, ideal para mimetizarse en las sabanas y estepas donde habita. Existe un acusado dimorfismo sexual, pesando los machos dos a tres veces más que las hembras. La longitud está entre 120 y 150 cm, y una alzada entre 71 y 120 cm, con una envergadura alar entre 230 y 275 cm. Kenia tiene la mayor población de estas avutardas. 

Es un ave omnívora: consume insectos, pequeños vertebrados, semillas y materia vegetal. La temporada de cría varía según la situación geográfica, siendo en la subespecie norteña de diciembre a agosto y en la sureña de septiembre a febrero. 

Como todas las avutardas, la kori es polígama y los machos montan verdaderos espectáculos de seducción en los leks, o “terrenos de lucha”. El nido consta de un hueco en el suelo donde ponen dos huevos. 

Picozapato Balaeniceps rex 

Esta extraordinaria ave ha sido llamada “el último dinosaurio”, por su gran tamaño: una altura de entre 110 a 140 cm, llegando frecuentemente al metro y medio, subido en sus larguísimos zancos, dado que es un ave que vive en los pantanos y humedales desde el Sudán del Sur hasta Zambia. Su envergadura alar está entre 230 y 260 cm, con un peso entre 4 y 7 kilos. 

Picozapato

Su curioso nombre viene por la forma de su pico masivo y macizo. De hecho, es el tercer mayor pico de ave del mundo, tras los del pelícano y la cigüeña (18,8 a 24 cm). Los anglosajones, por su parte, le llaman también “cabeza de ballena”. Este pico tiene los bordes cortantes para poder cortar sus presas, ya que es un depredador carnívoro. 

Su distribución coincide fuertemente con los pantanos de papiros y con los peces pulmonados, que constituyen una parte importante de su dieta, junto con otros peces de agua dulce, ranas, serpientes, reptiles, caracoles, pequeños mamíferos y aves. Su técnica de caza es permanecer completamente inmóvil hasta que localiza a su presa. Luego se aproxima a ella con movimientos muy lentos hasta que el infortunado lo tiene justo encima, y ya nada puede hacerse. 

Es un pájaro solitario y muy territorial en época de cría. Construye un nido parcialmente sumergido en el agua, hecho con vegetación palustre. Pone allí de uno a tres huevos. Se estima una población total de entre 5.000 y 8.000 individuos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación