Horizontes lejanos. La fauna de la Expedición Lewis y Clark.

Querida hija:

La expedición que Meriwether Lewis y William Clark dirigieron entre 1803 y 1806 a través del continente norteamericano ha pasado a formar parte de los mitos fundacionales de los EEUU. A partir de ella, vastos territorios del Oeste norteamericano se abrieron a la explotación económica y a la colonización por parte de personas que buscaban una vida mejor. Pero también fue el punto de partida del exterminio de muchas culturas aborígenes y de buena parte de la fauna de la región. Fue una expedición sobre todo política y geográfica en la que la investigación científica ocupaba un lugar secundario. No obstante, la fauna que investigaron y descubrieron merece la pena rescatarla del olvido.

Lewis y Clark se reúnen con los Chinuk en el Columbia. (Charles Marion Russell, 1905)

Introducción histórica. El Territorio de Luisiana.

El 9 de marzo de 1804 tuvo lugar en San Luis (hoy Saint Louis, Missouri, EEUU) una curiosa ceremonia que ha pasado a la Historia como El Día de las Tres Banderas. Ese día, el comandante español de la Alta Luisiana, Carlos Hault de Lassus, arría la bandera española y entrega la soberanía de la región al Imperio Francés con las siguientes palabras:

"Pueblo de Alta Luisiana: por orden del Rey entrego este puesto y sus dependencias. No volveréis a ver la bandera que os ha protegido durante 36 años. El juramento que prestasteis ya no está en vigor.  La valentía y la fe con la que la sostuvisteis no será olvidada jamás. Desde el fondo de mi corazón os deseo prosperidad".

La bandera francesa que sustituyó a la española, última que ondeó en la Luisiana, estuvo ondeando hasta el día siguiente, 10 de marzo, en el que fue arriada a su vez y se izó la bandera de la nueva y pujante República de los Estados Unidos de América. El capitán de la Marina de los EEUU Meriwether Lewis estaba entre los testigos de esta singular ceremonia. ¿Qué había pasado aquí?

Situación del Territorio de Luisiana y el recorrido de la Expedición de Lewis y Clark (Victor van Werkhooven)

Lo que se conocía como Territorio de Luisiana era una vasta porción de Norteamérica que se extendía  al Oeste del Mississippi, hasta las Montañas Rocosas y el límite con el Virreinato de Nueva España. Este territorio había sido explorado y estructurado por los franceses, que desde sus bases en Canadá y en los Grandes Lagos bajaban por el Alto Mississippi y entraban en la región. Así, el explorador Robert Cavalier de La Salle recorrió todo el curso del Mississippi desde los Grandes Lagos hasta el Golfo de México y el 9 de abril de 1682 toma posesión de todo el territorio para el Rey de Francia. 

En 1718 fundan Nueva Orleáns, en la desembocadura del Mississippi y harán de ella la capital del Territorio, que jamás lograrán colonizar ni estructurar. La escasa población europea se concentrará en Nueva Orleáns y, río arriba, en Saint Louis, que se convertirá en la capital de la Alta Luisiana. El resto del inmenso territorio quedará siempre para los aborígenes. Sólo los tramperos y comerciantes se adentrarán en el Territorio para comerciar con ellos, aportando un escaso e insuficiente conocimiento geográfico, etnográfico y zoológico de lo que había en él.

En 1762 Francia cede Luisiana a España para compensarla de las pérdidas sufridas en la Guerra de los Siete Años, y el Territorio conocerá un periodo de esplendor bajo la Ilustración de Carlos III. Pero el 1 de Octubre de 1800 España vuelve a ceder el territorio a Francia bajo el Tratado de San Ildefonso para intercambiarla por ciertos territorios en Toscana. Este tratado se mantuvo en secreto y, en la práctica, el territorio continuó administrado por España.

En 1801 toma posesión el tercer Presidente de los EEUU, Thomas Jefferson. Este presidente estaba muy influido por las historias de exploradores que recorrían el Pacífico norteamericano y tuvo la ambición y la visión de futuro de unos EEUU que se extendían de costa a costa a través del continente. Más allá de Luisiana se extendía el Territorio de Oregón, cuyas costas eran cada vez más visitadas por comerciantes peleteros y Jefferson no quería que ninguna potencia europea se estableciera allí. En cuanto tuvo noticia del Tratado firmado por España y Francia, envió representantes a París para negociar la compra del Territorio de Luisiana.

Barcaza en la que viajaba la Expedición

De hecho, cuando las negociaciones estaban ya maduras, Jefferson empezó a planear una expedición que se enviaría para reconocer el nuevo territorio y buscar una manera de llegar al Océano Pacífico a través de él. El 22 de Febrero de 1803 el Congreso y el Senado dieron la autorización y Jefferson comisionó a su secretario personal, el Capitán de Marina Meriwether Lewis para organizar la expedición. Al no tener experiencia en estas lides, Lewis tuvo que formarse a toda prisa en medicina, astronomía, botánica, etc...buscó la colaboración de un antiguo conocido suyo, el Teniente William Clark. Las instrucciones que Jefferson dio a Lewis serán:

"El objeto de su misión será la exploración del Río Missouri, su curso y su comunicación con las aguas que vierten al Océano Pacífico, en el Columbia, Oregón o el Colorado, o cualquier otro río que ofrezca la vía de comunicación más directa y practicable a través del continente con propósitos comerciales"

Finalmente, el 4 de julio de 1803 se hace público el acuerdo por el cual el Territorio de Luisiana será comprado por los EEUU al Imperio Francés por 15 millones de dólares. Inmediatamente después, el 31 de Agosto, la Expedición Lewis y Clark se hace a la vela en una barcaza por el río Ohio desde Pittsburgh: bajarán hasta la confluencia con el Mississippi en San Luis, donde esperarán a que el Territorio de Luisiana pase oficialmente a la soberanía de los EEUU. La transferencia oficial de soberanía se produce el 30 de noviembre de 1803 en Nueva Orleáns: el Gobernador español Juan Manuel De Salcedo cede la soberanía al nuevo Gobernador francés Pierre Clement de Laussat quien sólo estará un mes en el cargo antes de ceder el mando el 20 de diciembre al Gobernador estadounidense William Claiborne.

Toma de posesión de Luisiana por los estadounidenses en Saint Louis

La Alta Luisiana, como has visto al principio, será el último territorio que verá una ceremonia de entrega de soberanía. Ahora la expedición podrá adentrarse en lo desconocido el 14 de mayo de 1804 con una tripulación de 40 soldados, remeros e intérpretes. Curiosamente no había ningún especialista en Historia Natural, tarea que asumirá especialmente el Capitán Lewis.

La expedición remontará el Río Missouri, cuya cuenca estructura el Territorio de Luisiana, alcanzando las Grandes Praderas y comunicando a las naciones aborígenes que ahora ellos dependían del "Gran Padre" de Washington. Así, ascenderán por lo que hoy son los Estados de Kansas, Nebraska y las dos Dakotas donde pasarán el primer invierno entre noviembre de 1804 y abril de 1805 en Fort Mandan, Dakota del Norte.

Fort Mandan, donde Lewis y Clark pasaron el invierno de 1804 - 1805

En la primavera siguiente terminarán de remontar al Missouri hasta su origen en las Rocosas y remontarán uno de los ríos que le dan nacimiento para atravesar la Divisoria Continental el 12 de agosto de 1805 en Lemhi Pass, en lo que hoy es la frontera entre Montana e Idaho. Descienden entonces hacia la vertiente del Pacífico a través de los ríos Clearwater, Snake y Columbia hasta alcanzar por fin el Océano Pacífico el 8 de diciembre en lo que hoy es Astoria, Oregón, en el Estuario del Columbia. Pudieron enviar noticias de su viaje a Jefferson a través de un comerciante peletero que operaba en la zona. 

El viaje de regreso fue, en general, por el mismo recorrido que la ida, pero más rápido porque ahora tenían el Missouri a favor de la corriente: el 23 de septiembre de 1806 llegan a Saint Louis tras una ausencia de dos años, cuatro meses y diez días.

Si bien el estudio de la fauna de las regiones exploradas no era el objetivo principal del viaje, los resultados que obtuvieron fueron más que notables teniendo en cuenta que no eran especialistas en la materia y que tuvieron que ser formados casi a toda prisa: observaron y describieron 134 especies de animales, de las cuales descubrieron 22 nuevas especies para la Ciencia. Pero sobre esto tengo que hacerte una aclaración.

Las Grandes Praderas en Flint Hills, Kansas. (Sharon Day)

En Zoología, una cosa es "descubrir" una especie, esto es, ser la primera persona que "ve" una especie y la comunica a sus semejantes y otra cosa es la "descripción oficial" de la misma. Describir una especie es comunicarla a la Ciencia mediante un artículo escrito al efecto, y realizando una completa descripción anatómica, proponiendo una clasificación taxonómica y un nombre científico para ella.

En este sentido Lewis y Clark "descubrieron" varias especies y subespecies nuevas, pero la descripción científica la realizaron especialistas a lo largo de las décadas siguientes. Hubo dos tipos de descripciones. En el primer caso, un especialista realizaba una descripción a partir de un espécimen recolectado por los expedicionarios. En el segundo caso, aunque Lewis y Clark realizaron descripciones informales de ciertas especies en la documentación de su viaje, la descripción científica de las mismas se realizaría a través de especímenes que serían recogidos en expediciones posteriores, por otros exploradores. 

No sólo localizaban especies para la Ciencia, sino también para comer. Las expediciones de caza para alimentar a los integrantes de la expedición fueron una fuente de conocimiento de la fauna de la región, pero inevitablemente se pueden considerar como el "pistoletazo" de salida del posterior exterminio de esta fauna: la expedición cazó 1.001 ciervos (de cola blanca y ciervos mulo), 35 uapitíes, 227 bisontes, 62 antílopes americanos, 113 castores, 104 gansos y similares, 48 aves acuáticas, 46 gallos de pradera, 45 patos y 9 pavos. Pero también mataron (sin comérselos), 43 osos grizzly, 23 osos negros, 18 lobos y 16 nutrias.

Primera parte: la fauna de las Grandes Praderas.

Dado que la expedición se movió casi todo el tiempo en ríos, empezaré por nombrarte las especies de peces que Lewis y Clark descubrieron en su recorrido por el Missouri, en esta primera parte de su recorrido. El primero de ellos es el pez gato americano (Ictalurus punctatus). Es muy curioso que este pez fuera descubierto por Lewis y Clark en 1804 cuando es un pez muy abundante y extendido por los cursos de toda la mitad Este de los EEUU. Forzosamente alguien había tenido que pescarlo u observarlo antes. O quizá fueron Lewis y Clark los primeros en poner por escrito sus observaciones sobre este pez, que es el más pescado de su tipo en los EEUU y está declarado "pez estatal" de varios Estados de las Praderas.

Pez gato americano (Ryan Somma)

Aguas más arriba del Missouri, allá donde hace curva para adentrarse en Dakota del Sur, descubrieron otro pez gato, el pez gato azul (I. furcatus), que es el mayor pez gato de los EEUU con una longitud máxima de 165 cm. Su distribución está más restringida a la Cuenca del Mississippi, el Río Grande y la Costa mexicana del Golfo. Y ya cuando el Missouri estaba llegando a sus fuentes en las Rocosas de Montana, hallaron al ojo dorado (Hiodon alosoides), una de las dos únicas especies de su propia familia y Orden, distribuido por Canadá y el Norte de los EEUU.

Pero volvamos ahora al ecosistema terrestre. Las Grandes Praderas eran entonces un lugar muy desconocido y hostil. Modernamente constituyen una Ecorregión denominada "Praderas mixtas septentrionales", y se caracterizan por un duro clima continental con una temperatura media anual de 3ºC con temperatura media en verano de 15,5ºC y media en invierno de -10ºC. Es una región semiárida con precipitación media anual entre 325 - 450 mm. Todo ello hace imposible el desarrollo de árboles y las praderas son una monótona sucesión de pastos y matorrales sólo interrumpidos por colinas y valles de ríos.

Durante su viaje por las Praderas del Norte, Lewis y Clark descubrieron los siguientes mamíferos:

Ciervo mulo (Odocoileus hemionus) o, como le llaman en los EEUU: mule deer, nombre que fue precisamente acuñado por Lewis. Fue avistado por primera vez el 5 de septiembre de 1804 cerca de la boca del Río Niobrara, Nebraska, y abatieron el primer ejemplar el 17 de septiembre cerca del White River, Dakota del Sur. Inmediatamente se dieron cuenta de que se trataba de un ciervo diferente del conocido y familiar para ellos ciervo de cola blanca (O. virginianus) del cual, por cierto, descubrieron y diferenciaron una de sus subespecies del Pacífico, O. v. ochruros o O. v. leucuros, no queda claro cuál. Proporcionaron una descripción detallada del mismo y la especie pudo ser descrita científicamente en 1817. Viven en la mitad Oeste de Norteamérica.

Perro de las praderas de cola negra (Wade Tregaskis)

Muy cerca de donde divisaron por primera vez al ciervo mulo, los intrépidos expedicionarios encuentran otra nueva especie: el perro de las praderas de cola negra (Cinomys ludovicianus ludovicianus), el 7 de Septiembre de 1804 justo pasada la confluencia del Niobrara con el Missouri y fueron bautizados por Lewis como "ardillas ladradoras" y por Clark por el más afortunado nombre de "perros de las praderas". Capturar ejemplares de los túneles de sus madrigueras les llevó un día completo, pues estos perritos son los más sociales de los de su tipo y viven en "ciudades" subterráneas que pueden albergar a cientos y miles de individuos. Dos de ellos fueron enviados al Presidente Jefferson. La especie sería descrita formalmente en 1815. Están distribuidos por las Grandes Praderas desde Texas hasta Montana.

Tal vez el mamífero más interesante de los descubiertos por Lewis y Clark fue el antílope americano (Antilocapra americana), un velocísimo bóvido verdadero símbolo de todo el Oeste de los EEUU. Avistado por primera vez el 6 de septiembre de 1804 en la productiva zona del Río Niobrara, pudieron hacerse con el primer ejemplar una semana más tarde en White River, Dakota del Sur. Fue inesperado para los expedicionarios avistar un animal tan extraordinario, y lo denominaron cabra salvaje y fue descrito por el Capitán Clark como más como el antílope o gacela de África. De hecho, llegaron a consultar un diccionario que llevaban para ver si se ajustaba a la descripción que de la gacela se daba allí. Se describió científicamente en 1818. Desgraciadamente, este animal sería virtualmente exterminado de las Praderas del Norte durante el siglo XX, aunque últimamente se ha podido recuperar algo.

Antílopes americanos en las praderas de Colorado (Tony Hake)

Curiosamente la mayoría de los mamíferos descubiertos por la Expedición en las Grandes Praderas lo fueron en una estrecha zona fronteriza entre Nebraska y Dakota del Sur a lo largo del Missouri, entre los tributarios Niobrara y White. Aquí, cerca de donde abatieron su primer antílope americano, el 14 de septiembre de 1804 descubren la liebre de cola blanca (Lepus townsendii), que se distribuye por toda la región norteña de las Praderas y las Montañas Rocosas. Es una liebre de buen tamaño y una de las más solitarias. Debido a la dureza del clima de la zona donde vive, en otoño cambia su pelaje a blanco anticipando las nieves del largo invierno. Era un animal abundante en la zona de las Dakotas, pero la brutal caza la ha convertido en rara en la región: en una cacería celebrada allí en 1924, se abatieron 7.500 liebres de cola blanca, dándoles la puntilla durante la Gran Depresión.

Liebre de cola blanca en Alberta, Canadá. (Adam Lowe)

El 20 de octubre de 1804, en la boca del Río Heart, cerca de lo que es hoy la capital de Dakota del Norte, Bismarck, la Expedición observa por primera vez al oso grizzly (Ursus arctos horribilis), confirmando las huellas e indicios indirectos que llevaban observando días atrás pero no abatirían su primer ejemplar hasta la primavera siguiente, el 29 de abril de 1805 mucho más adelante, junto a la boca del Río Yellowstone en Montana. Este ejemplar fue la base para la descripción de lo que entonces se pensaba era una nueva especie de oso (Ursus ferox) en 1815, pero que finalmente se definió como subespecie del oso pardo. Una de las más grandes, peligrosas y agresivas con los que los expedicionarios tuvieron algún disgusto que otro. Hubo ejemplares tan grandes y fuertes que ni con diez balazos eran capaces de abatirlo. Desgraciadamente, los osos grizzly fueron exterminados de las Praderas del Norte entre 1890 y 1897, y hoy día viven en el corazón del Norte de las Rocosas.

Cuando estaban ya a punto de remontar las fuentes del Missouri para ascender a la Divisoria Continental en las Rocosas, la Expedición descubre sus dos últimas especies de mamíferos: la rata de bosque de cola tupida (Neotoma cinerea), el 2 de julio de 1805 en Great Falls, Montana, y el zorro veloz (Vulpes velox), un pequeño zorro del tamaño de un gato doméstico y con un hermoso pelaje grisáceo claro, cuya distribución está restringida a las vertientes occidentales de las Rocosas Centrales. Descubierto el 6 de julio de 1805 también en Great Falls. Sería descrito científicamente en 1823.

Zorro veloz (Gordon Court)

Curiosamente, fue también en esta inesperadamente interesante zona de Great Falls donde Clark describe minuciosamente una especie de trucha, la trucha degollada (Oncorhynchus clarkii) que, si bien a partir de su detallada descripción propició la descripción científica de la especie en 1836, en realidad fue la primera trucha del Nuevo Mundo conocida por los europeos, concretamente desde la Expedición de Francisco de Coronado en 1541, en el Río Pecos, cerca de Santa Fé.

Por otro lado, si bien el coyote (Canis latrans) era conocido en la época, sobre todo a partir de registros españoles, no quedaba claro si era algún tipo de lobo. Fue observado por primera vez por los expedicionarios el 18 de septiembre de 1804, y queda en el mérito de Lewis el haberse dado cuenta de que se trataba de una especie diferente al lobo, al describirlo como un "lobo" de pequeño tamaño, excavador de madrigueras y que ladraba. Las detalladas observaciones de Lewis sirvieron de base para su descripción oficial como nueva especie en 1828. En la época de Lewis y Clark el coyote sólo vivía muy al Oeste del Mississippi pero, como ya te conté en la crónica sobre los lobos, pumas y coyotes en la Conquista del Oeste, el exterminio del lobo y otras razones hicieron que el coyote se acabara extendiendo por todo el continente.

Coyote en Little Buffalo River, Arkansas (little-buffalo.com)

Y no quiero dejar este apartado de los mamíferos de las Grandes Praderas sin recordar uno de los pasajes más bellos de los Diarios de la Expedición, cuando Lewis y Clark observaron la fauna de las Grandes Praderas en todo su esplendor, el 22 de abril de 1805 en las proximidades del Río Little Missouri contemplando "inmensas manadas" de bisontes, ciervos y antílopes americanos extendiéndose por todas las direcciones. Una estampa que hoy ya no es posible ver en las Grandes Praderas.

Las aves descubiertas por la expedición en esta primera parte de las Grandes Praderas serían: el charrancito americano (Sternula antillarum antillarum), el 5 de agosto de 1804 cerca de Blair, Nebraska. Se trata de un ave que cría en varias zonas de los EEUU y Baja California, e inverna en las Antillas y el Norte de Brasil. Fue descrita minuciosamente a partir de dos ejemplares que abatieron . Pero finalmente la especie sería descrita oficialmente en 1847 a partir de un ejemplar colectado en el Caribe.

Charrancito americano (Dorian Anderson)

El 16 de octubre de 1804 en la boca del Cannonball, Dakota del Sur, descubren el chotacabras pachacua (Phalaenoptilus nuttallii), con su gran boca como todos los de su tipo, y muy bien dotado para mimetizarse en los pastizales donde vive, desde Canadá hasta México. Es la única ave conocida que, en invierno, entra en un estado de "torpor", observado agudamente por Lewis y que costó ser reconocido y aceptado por los ornitólogos. La especie fue descrita científicamente por el famoso Audubon en 1844.

El 5 de junio de 1805, mientras exploraban el Río Marias, tributario del Missouri por el lado Norte, ya en Montana muy cerca de sus fuentes, descubrieron una de las aves más espectaculares de Norteamérica: el gallo de las Artemisas (Centrocercus urophasianus), del grupo de las Faisánidas de la subfamilia Tetraóninas. Aves de gran tamaño, terrestres, dependientes casi en exclusiva de matorrales de artemisa (de ahí el nombre), los machos adquieren un aspecto espectacular para impresionar a las hembras durante la época de celo. Las Praderas norteamericanas son abundantes en este tipo de urogallos terrestres, de los que Lewis y Clark observaron también (pero no descubrieron) especies como el urogallo azul (Dendragapus obscurus), el urogallo de cola afilada del Columbia (Tympanuchus phasianellus columbianus), el urogallo de cola afilada de las Praderas (T. p. jamesi), o el grévol engolado (Bonasa umbellus).

Gallo de las Artemisas (Brian Small)

El 20 de julio de 1805, ascendiendo ya las Rocosas en Prickly Peer Creek, cerca de lo que hoy es el Bosque Nacional de Helena (Montana), Lewis realiza uno de los más importantes descubrimientos ornitológicos: el pájaro carpintero de Lewis (Melanerpes lewis), que lleva su nombre en su honor. Fue descrito con la minuciosidad que caracteriza a estos exploradores, y al menos un espécimen pudo llegar al Museo de Filadelfia, donde fue estudiado y descrito en 1849. Se trata de uno de los mayores pájaros carpinteros de Norteamérica con 28 cm de longitud y un bonito diseño de plumas en rojo, blanco y azul. Está distribuido por toda la zona de las Rocosas, donde prefiere bosques espesos. Es especie migratoria.

Pájaro carpintero de Lewis (Alan Wilson)

Segunda parte: de las Rocosas al Pacífico.

Hija mía, como ves durante el verano de 1805 los intrépidos expedicionarios, que sólo habían perdido a un solo hombre (por apendicitis aguda) cruzaban la Divisoria Continental y bajaban hacia la vertiente pacífica. Curiosamente esta segunda parte del viaje fue pobre en descubrimientos faunísticos, aunque igualmente rica en observaciones, aclaraciones y descripciones de especies que ya eran conocidas.

No obstante, hubo algunos descubrimientos. La última especie de ave que descubrieron fue el cascanueces americano (Nucifraga columbiana), un córvido que en inglés se nombra en honor al Teniente Clark: Clark's nutcracker, que vive en las áreas montañosas del Oeste de los EEUU y parte de Canadá, donde se alimenta de piñones y es un gran dispersor de semillas. Fue descubierto junto al Río Salmón, justo al otro lado de la frontera entre Montana e Idaho, al otro lado de la divisoria de aguas. La especie sería descrita oficialmente en 1811.

Cascanueces americano (Steven Pavlov)

En cuanto a los peces de esta parte del recorrido, hubo una nueva especie descubierta por los expedicionarios: el corégono de montaña (Prosopium williamsoni), uno de los salmónidos más extendidos en Norteamérica, por la Cuenca del MacKenzie y el Noroeste de los EEUU. Finalmente, ya en el Estuario del Columbia, descubrirían al esturión blanco (Acipenser transmontanus), el mayor pez fluvial de los EEUU, y fue avistado por Clark en Cape Disappointment, el primer campamento que establecieron en el Estuario. Puede alcanzar los 160 cm de longitud y vive la mayor parte del año en la Costa Noroeste de Norteamérica, remontando los ríos para desovar. Existe una población en el Río Columbia que fue la que contemplaron Lewis y Clark.

Otros dos salmónidos descritos (pero no descubiertos) por Lewis y Clark fueron nombrados en su honor: la subespecie del Pacífico de la trucha degollada (Oncorhynchus clarkii lewisii) y la subespecie de la costa de la misma trucha (O. c. clarkii).

Marmota de vientre amarillo (Diliff)

Aunque pobre en descubrimientos de especies, Lewis y Clark aportaron descripciones precisas y noticias de especies como la marmota de vientre amarillo (Marmota flaviventris), de la cual había observado pieles entre los Shoshone, y posteriormente vio una marmota usada como mascota en el Río John Day, afluente del Columbia por el Sur, en Oregón. Esta marmota está ampliamente distribuida por todas las montañas del Oeste de los EEUU. Entre otras muchas especies, Lewis describió la subespecie Lynx rufus fasciatus del lince rojo, que está distribuida por la zona del Noroeste de los EEUU y la Columbia Británica. Fue observado y descrito en Fort Clatsop, que fue la base definitiva de la Expedición en el Estuario del Columbia, al que habían llegado por fin el 15 de Noviembre de 1805, llevando su misión al éxito.

EPÍLOGO

Como has visto antes, parece que la biodiversidad disminuye en la vertiente del Pacífico con respecto de las Grandes Llanuras: la mayoría de los descubrimientos de nuevas especies los hicieron en las Praderas, mientras que a partir de las Rocosas fueron muy pocos. ¿Por qué?

Se ha sugerido que la densidad de población (aborigen en este caso) tuvo algo que ver, puesto que a mayor población humana, mayor presión de la caza y por eso esta disminución de la biodiversidad afectó mayormente a las especies de mayor tamaño como el bisonte, el antílope, el oso, el lobo, etc. En sus Diarios, Lewis y Clark apuntan que allí donde había tribus en guerra parecía haber mayor cantidad de vida salvaje.

Se ha calculado que la mayor densidad de población se hallaba justo en el Valle del Columbia en comparación con las Grandes Praderas. Por ejemplo, en la parte oriental de Montana Lewis escribió: "Toda la superficie del país estaba cubierta con manadas de bisontes, uapitíes y antílopes, y los ciervos son también abundantes pero se concentran más en los bosques. Búfalos, uapitíes y antílopes son tan mansos que pasábamos junto a ellos mientras se alimentaban sin que apareciera ningún signo de alarma entre ellos y cuando atraíamos su atención más bien se acercaban para ver quiénes éramos nosotros..." lo que indica que estos animales no estaban acostumbrados a que los humanos los cazaran, mientras que en la vertiente del Pacífico los animales eran más "tímidos".

Manada de bisontes deteniendo un tren (Eldora Lorenzini)

No obstante, no ha podido demostrarse que la desaparición de algunos grandes animales de la Cuenca del Columbia como el bisonte o el antílope haya sido obra de los aborígenes locales, aun contando con el uso del caballo desde 1720 como una forma de amplificar la eficacia de sus métodos de caza.

Pero la correlación entre presencia humana y abundancia de fauna está ahí: décadas después del viaje de Lewis y Clark, en 1837, un vapor de la American Fur Company, el St. Peter, que llevaba a bordo personas infectadas de viruela, además de suministros para el Valle del Missouri desató una grave epidemia entre los pueblos indígenas de la región, la misma que había sido visitada por Lewis y Clark, que costó 17.000 vidas entre poblaciones inermes ante las enfermedades que traían los hombres blancos y casi exterminó a la nación Mandan que, de unos 2.000 integrantes quedó reducida a una veintena de supervivientes. También se vieron gravemente afectados los Pies Negros (dos tercios murieron), la mitad de los Assiniboine, Arikaras y Crows, y un cuarto de los Pawnees.

Pues bien, tras esta tragedia el comerciante Pierre Chouteau escribió que "el bisonte nunca había sido tan abundante desde que no hay indios para cazarlos".

El paisaje original de las Grandes Praderas está desapareciendo. Pozo petrolífero en Ray, Dakota del Norte

Hoy día la mayor parte de la fauna silvestre ha sido extirpada sobre todo de las Grandes Praderas, donde se conserva muy poco del ecosistema originario. Ninguna de las especies observadas por Lewis y Clark ha sido exterminada pero sí han sido erradicadas de amplias zonas que ellos recorrieron. Ya te hablé en su momento de cómo el bisonte fue cazado hasta casi su exterminio. Hoy sólo hay un puñado en las zonas de Dakota donde antes eran muy abundantes, y lo mismo cabe decir del antílope americano o el oso grizzly. El lobo ha sido extirpado de toda la región, y sólo sobrevive en Yellowstone (donde fueron reintroducidos) y en algunas zonas del interior de las Rocosas de Montana e Idaho, procedentes de Canadá.

Gran parte de dicha fauna tiene algún tipo de calificación federal como Amenazada o En Peligro, o denominaciones similares a nivel estatal. Por ejemplo, están calificados federalmente como "En Peligro" el esturión blanco, el conejo pigmeo, el lobo gris, el turón patinegro, el pez limpiabotas de Topeka, cuatro especies de salmón del Pacífico, el caribú de los bosques, el esturión pálido, y el charrancito americano.

Ese es el legado y el valor de la Expedición Lewis y Clark: nos han inmortalizado una América que ya no existe y que ya no volverá.

MÚSICA RECOMENDADA: Bruce Broughton - The Blue and the grey










Comentarios

  1. Quiero agradecer al Dr. Padman por ayudarme a curarme de mis enfermedades de HERPES, por como 6 meses. Ahora he estado sufriendo de HERPES, pero un día, mientras navegaba por Internet, encontré una publicación sobre una mujer que fue curada por el Dr. Padman, así que decidí intentarlo para ver si podía salvarme la vida. Por suerte para mí, fui curado por él. No puedo dejar de agradecerle por lo que ha hecho por mí, Dr. Padman, muchas gracias por su cura inmediata de mi enfermedad de HERPES, debo decir que para curar mi enfermedad, soy dueño de usted a cambio. Gracias y sea bendecido Dr. Padman. si necesita su ayuda, también quiere curarse de la misma manera que yo obtuve la mía, solo envíe un correo electrónico a través de su padmanlovespell@yahoo.com o agréguelo en WhatsApp +19492293867 Su sitio web: https://padmanspell.com y obtenga su curación

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación