El río de los gigantes: la fauna del Mekong

Querida hija:

Pronunciar el nombre "Mekong" es evocar algunas de las mayores atrocidades cometidas por el ser humano en el Siglo de la Megamuerte, como la Guerra de Vietnam o el Genocidio de Camboya pero afortunadamente los tiempos hoy son otros y quiero hablarte de la fantástica biodiversidad del mayor río de Indochina. Tras el Amazonas, es el río más rico en fauna del mundo y alberga en sus aguas algunos de los peces fluviales más grandes de nuestro planeta. Pero, como siempre pasa, el ser humano está acabando con este paraíso natural. 

Una selección de las 92 especies de peces gato del Mekong


El Río de los Nueve Dragones.

Si bien el Mekong es el principal río de Indochina, no destaca especialmente a nivel mundial por su longitud: sus 4.350 km lo sitúan en el séptimo lugar en Asia y en el duodécimo del planeta, y riega una cuenca hidrográfica de 795.000 km2, que afecta a seis países: China, Birmania, Laos, Tailandia, Camboya y Vietnam.

Mapa de la Cuenca del Mekong

El Mekong nace en la Reserva Natural Sanjiangyuan, en la Meseta del Tibet, al Sur de la provincia china de Qinghai, una Reserva que se estableció para proteger el nacimiento de tres grandes ríos asiáticos que empiezan su recorrido en esta región: el Amarillo, el Yangtsé y el Mekong. Más concretamente, y tras varias expediciones que señalaron diversos cursos de agua en la zona que podrían ser la fuente del Mekong, en 2013 se estableció que la fuente oficial es un curso de agua llamado Gaodepu, que nace a una altitud de 5.374 m.

El curso alto del Mekong (donde se le denomina Lancang) transcurre en territorio chino y constituye la mitad del curso total del río. Baja en dirección Sur por Tibet y Yunnan y tiene el carácter de río de montaña muy encajonado entre murallones de 4.000 -5.000 metros de altitud, y su lecho a unos 1.500 m. La pendiente del curso alto del Mekong es alta: desciende 2,5 m por kilómetro hasta llegar aproximadamente a Chiang Saen, en Birmania muy cerca de la frontera con China y Laos, donde se considera que empieza el curso medio, algo menos empinado pero todavía atravesando relieves accidentados.

El Mekong en Laos (Andi Mezger)

Este curso medio atraviesa parte del territorio laosiano atravesando sus dos principales ciudades: Luang Prabang y Vientiane, la capital, y luego forma la frontera con Tailandia. En esta parte de su recorrido, el lecho y su llanura de inundación se van ensanchando pero su curso está interrumpido por rápidos y cataratas más abajo de Vientiane como los rápidos de Jemmarat, de Khon y de Preabang, justo en la frontera de Laos y Camboya, y donde empieza el curso bajo.

Aquí el Mekong es un río de llanura ya remansado y donde su crecida alcanza todo su poder. Atraviesa el territorio camboyano de Norte a Sur y riega su capital, Phnom Penh, donde empieza su gran delta, que se encuentra en territorio vietnamita. En el delta el río se divide en nueve brazos, de los que hoy sobreviven siete, y por eso en Vietnam se conoce al Mekong como el Río de los Nueve Dragones, desembocando en el Mar de la China Meridional.

Bien, hasta aquí el esquema geográfico del Mekong. Pero, ¿cómo "funciona" este río?

Durante su curso alto, el régimen del Mekong es nival, esto es, su caudal depende de la nieve y el hielo de la Meseta del Tíbet-Qinghai y de las montañas que lo encajonan. Por eso, es en el mes de Junio cuando alcanza su máximo caudal con el deshielo. Pero cuando entra en la Península de Indochina, el régimen del Mekong pasa a ser monzónico: durante la estación seca se produce el descenso de su caudal entre Noviembre y Mayo, justo cuando empieza el monzón y entonces su caudal se dispara hasta alcanzar en septiembre/octubre su máximo con récords de 26.000 m3/s.

En Phnom Penh se produce la confluencia con el Tonlé Sap. Es éste un lago situado algo más al oeste que tiene un importantísimo papel regulador de la crecida del Mekong, algo así como una válvula de escape. En temporada seca, el Tonlé Sap ocupa una superficie de unos 2.000 km2 y vierte sus aguas a través de un emisario hacia el Mekong. Pero cuando se produce la gran crecida del Mekong en época del monzón, ésta es tan fuerte que el curso del agua se invierte y es el Mekong el que vierte aguas en el Tonlé Sap, que aumenta su superficie hasta unos asombrosos 16.000 km2, trasvasándose nada menos que 38.000 millones de metros cúbicos de agua.

Lago Tonlé Sap, Camboya

Los rápidos del curso medio del Mekong impiden su navegación y le han negado la posibilidad de convertirse en una vía de comunicación fluvial que estructure la Península de Indochina. Esto fue constatado en la primera expedición científica que estudió el curso del Mekong, la Expedición del Mekong de Lagrée y Garnier entre 1866 y 1868: remontaron el río desde el Protectorado francés de Cochinchina (en la zona del Delta) hasta Yunnan, en China, y desde allí bajaron por el Yangtsé hasta Shangai.

Seguramente esta imposibilidad de navegación (al menos navegación "comercial") ha preservado el Mekong (hasta ahora) como un "punto caliente" de biodiversidad y su fantástica riqueza pesquera: el Mekong ocupa el primer puesto mundial en pesquería fluvial: sólo en el Bajo Mekong se pescan anualmente dos millones y medio de toneladas de pescado, y no contamos aquí otros productos como crustáceos o moluscos. La pesca es de extraordinaria importancia para la población de la cuenca del Mekong, donde constituye entre el 49 y el 82% de la ingesta total de proteínas. Aquí se consume mucho pescado; entre 24 y 34 kg de pescado por persona y año (en España, uno de los países donde más pescado se consume, estamos a 22,53 kg/persona/año).

Mercado de pescado de Psar Thmei (Phnom Penh, Camboya - Foto de Urf)

Te sorprenderá saber que es Camboya el país del mundo con una pesquería más eficiente: merced al curso bajo del Mekong y al Lago Tonlé Sap, Camboya pesca anualmente casi 600.000 toneladas de pescado fluvial, contra 120.000 toneladas de pescado marino. Aquí el rendimiento de la pesquería fluvial es extraordinario: una hectárea produce 230 kg de pescado cada año.

La fantástica biodiversidad del Mekong.

La región del Mekong es el segundo punto caliente de biodiversidad más importante en número de especies tras la Cuenca del Amazonas, pero si consideramos la densidad de dichas especies, la Cuenca del Mekong ocupa el primer lugar mundial en número de especies animales y vegetales por unidad de superficie. 

De hecho, continuamente se están descubriendo nuevas especies en esta región: por ejemplo entre 1997 y 2008 se descubrieron nada menos que 1.231 nuevas especies para la Ciencia, entre animales y vegetales (145 sólo en 2009), entre ellas 6 de Anfibios, 10 de Reptiles, 2 de Aves, 5 de Mamíferos y nada menos que  26 de peces. Y no es casualidad que los peces sean el grupo de Vertebrados que más aumenta en el Catálogo de esta región, porque nos hallamos en pleno corazón de la biodiversidad ictiológica. Como sabes, cuando me ocupo de la fauna de un río siempre me refiero a la fauna que vive directa o indirectamente en el río, y nos ocuparemos aquí sobre todo de su ictiofauna.

La variedad de peces del Mekong es asombrosa (Fishes of the Greater Mekong Ecosystem with Species List and Photographic Atlas)

En efecto, la Cuenca del Mekong es una de las tres regiones Megadiversas para los peces continentales, junto con las cuencas del Amazonas y del Congo: se han catalogado oficialmente en el Mekong nada menos que 898 especies de peces autóctonos (con un elevado número de endemismos) y 24 introducidos, pero se cree que la cifra total puede estar en torno de las 1.200 especies, de las que 120 son de interés comercial para las importantísimas pesquerías del Mekong como te expliqué en el apartado anterior. Los dos grupos mejor representados entre esta ictiofauna son los Cipriniformes (377 especies) y los Siluriformes (92 especies), pero sólo en Camboya tenemos representados ¡17 órdenes!

Para entender el por qué de esta extraordinaria biodiversidad de peces, debes entender dos hechos: uno biogeográfico y otro ecológico.

-Biogeográficamente hablando debes saber que, durante la bajada del nivel oceánico que se dio alternativamente durante las Glaciaciones del Pleistoceno, la actual Península de Indochina formó parte del llamado Escudo de la Sonda, una vasta tierra emergida que unía Indochina, Malasia, Borneo, Sumatra y Java, así como sus respectivos sistemas hidrográficos, lo que facilitó procesos de intercambio de especies entre distintos cursos fluviales que luego quedaron aislados entre sí al subir el nivel del mar tras la Última Glaciación y quedar Borneo, Sumatra y Java convertidos en islas.

Al separarse estos sistemas hidrográficos, muchas poblaciones de especies quedaron partidas en dos, y evolucionaron separadamente para dar lugar a nuevas especies. Por ejemplo, en el Mekong se conocen al menos doce "especies hermanas" que evolucionaron así. Por ejemplo, el pez gato Bagrichthys majusculus es endémico de la parte tailandesa de la Cuenca del Mekong, y su "especie hermana", el lancero negro B. macracanthus vive en Sumatra, Borneo septentrional y Malasia peninsular.

-Ecológicamente hablando, tienes que comprender la extraordinaria importancia de las crecidas del Bajo Mekong, que inundan los bosques de la región cada año, proporcionando a los peces un importantísimo campo de alimentación y desove. Una vez que se retiran las aguas, se crean multitud de ecosistemas que son aprovechados por multitud de especies que se van adaptando a ellos o, en otras palabras, el clima monzónico impone un ciclo anual de crecidas y sequías que incrementa notablemente el rango y naturaleza de hábitats disponibles para los peces. Y este hecho ecológico es un poderoso motor evolutivo para el desarrollo de nuevas especies.

Bosque inundado por la crecida del Mekong


No menos importante es el papel ecológico que cumplen los rápidos del Mekong, que como te expliqué al comienzo de la Crónica jalonan el curso medio del Mekong entre Vientiane y la frontera camboyana, imponiendo barreras ecológicas al desplazamiento de muchas especies entre los tres cursos del río, con tres grandes áreas de aislamiento genético especialmente en los cursos alto y medio.

Es importante que entiendas también la dinámica de migración de los peces del Mekong, pues el 87% de sus especies realizan desplazamientos estacionales según el estado del ciclo anual del río puesto que el grueso de ellos dependen de las áreas inundadas para el desove, pues la crecida ayuda a la dispersión de los huevos. Así, por ejemplo, en la zona de los Rápidos de Khon, Laos, cuando el nivel de las aguas está en plena bajada los ciprínidos de todos los tamaños migran hacia el curso alto del Mekong donde los efectos de la sequía se notan menos. Por el contrario, cuando se inicia la crecida los ciprínidos vuelven para desovar, mientras que los Pangásidos migran río abajo precisamente para encontrarse con el pico de la crecida.

La Cuenca del Mekong está dividida en cinco Ecorregiones de agua dulce: el Lancang Superior (curso alto del Mekong, en territorio chino), el Bajo Lancang (Yunnan, Laos, Birmania oriental y un poco de Tailandia septentrional), la Meseta de Khorat (Tailandia), Kratie-Stung Tren (Camboya) y el Delta (Vietnam).

Los gigantes del Mekong: ¿últimos de un linaje?

Y vamos a empezar nuestro repaso de la ictiofauna del Mekong por los Gigantes. Ya te dije antes que el Mekong tiene cinco especies de grandes peces, más que ningún otro río del mundo. El crecimiento de los peces, en general, tiende a ser indefinido si no hay factores que lo limiten. Y el Mekong ofrece algunos factores que han favorecido la existencia y persistencia de algunas especies XXL, como la existencia de 170 pozas de aguas profundas que constituyen un refugio perfecto para estas especies durante las épocas de sequía, junto con la estabilidad y abundancia de alimentos y el refugio que suponen cientos de afluentes en lugares aislados y protegidos. Científicamente se considera que un pez es "gigante" si alcanza normalmente crecimientos de hasta 2 metros de longitud y 100 kg de peso. Pues aquí algunos de ellos superan estos números de largo:

-La raya gigante (Himantura chaophraya)

Se trata de uno de los mayores peces fluviales del mundo, con longitudes máximas de 5 metros y pesos de hasta 600 kg. Fue descubierta para la Ciencia tan recientemente como 1990 y no es endémica de la Cuenca del Mekong, pues también vive en la vecina cuenca tailandesa del Chao Phraya.

Raya gigante del Mekong (Zeb Hogan - WWF)

Se la encuentra en los estuarios y en las áreas de gran profundidad donde se entierra en la arena del fondo para encontrar a sus presas, que son invertebrados bentónicos y peces del fondo. Como buena raya, está dotada de un aguijón venenoso que alcanza la longitud de 38 cm capaz de atravesar carne y hueso, como un verdadero arpón. Es ovovivípara y da a luz "rayitas" que tienen ya el diámetro mayor que una mano humana, unos 30 cm.

-El pez gato gigante del Mekong (Pangasionodon gigas)

Este gigantesco siluro, a pesar de ser un pez gato no tiene las características barbas de su grupo y se caracteriza por tener los ojos en posición muy baja, debajo incluso del nivel de la boca, que es desdentada. Alcanza fácilmente los 2 metros de longitud y los 350 kg de peso, y se cree que puede alcanzar los 3 metros. Este pez ostenta el récord actual de la mayor captura de pez de agua dulce del mundo desde que se tienen registros, que se realizó en Tailandia en 2005, con una hembra que midió 2,7 m y pesó 293 kg. Aunque la Ley tailandesa ordena devolver estos peces al agua tras extraerles huevos para el programa de cría en cautividad, desgraciadamente este gigantesco ejemplar murió y fue vendido a aldeanos locales para comida.

Pez gato gigante del Mekong

Está también protegido en Camboya desde 1971 y en Laos desde 1987 pero como siempre sucede en el mundo cultural oriental, las creencias supersticiosas son un grave peligro pues se le captura ilegalmente porque su consumo se considera que trae "buena suerte" para toda la vida, y así un pez gato gigante de 250 kg puede pagarse a 2.500 dólares USA.

Por eso, un pez que era tan abundante al final del siglo XIX como para observarse grupos de hasta 7.000 ejemplares, hoy día se captura una media de diez, y su población ha declinado un 90% en los últimos 20 años.

Originariamente se le podía encontrar en todo el curso desde Vietnam hasta Yunnan, y aprovechaba la crecida anual para migrar hacia el Norte y desovar. Hoy día parece encontrarse en poblaciones pequeñas y aisladas en el Medio Mekong así como en el Tonlé Sap. Es un pez que se alimenta de zooplancton en estadio juvenil, y se vuelve herbívoro de adulto alimentándose de algas filamentosas.

-El pez gato "devoraperros" gigante (Pangasius sanitwongsei)

Tenemos aquí otro pez gato gigante que puede alcanzar los 3 metros y los 300 kg de peso pero lo normal es que mida en torno a los 2 metros. Se distingue del pez gato gigante del Mekong en que sus ojos sí están un poco por encima del nivel de la boca, y por sus largas y curvadas aletas dorsal, pectorales y anal.

Pez gato devoraperros

También se diferencia en que es un depredador: se alimenta de crustáceos, otros peces y también carroñea carcasas de animales grandes, de donde tal vez le vino la fama de "devorar perros" demasiado distraídos que nadan en el río o se acercan demasiado a sus orillas. Es endémico de la cuenca del Mekong, pero como siempre la sobrepesca y otros factores que analizaré al final de la crónica han hecho que se haya extinguido de amplios sectores de Tailandia, aunque paradójicamente se le cría para acuicultura. También ha sido introducido ilegalmente en Anatolia y Sudáfrica, seguramente para los mismos propósitos.

- La carpa gigante (Catlocarpio siamensis)

Este verdadero "submarino con aletas" es el pez nacional de Camboya (el cual se halla representado en relieves del famoso Angkor Vat) y el mayor ciprínido, con 1,8 metros de longitud y 150 kg de peso (dimensiones que no se han superado desde 1994, ilustrando el declive del tamaño de estos gigantes por causas antrópicas).

Carpa gigante del Mekong

Sus hábitats preferidos son las aguas lentas: los bosques inundables, pantanos, bordes de los ríos y pequeños tributarios. Vive en las Cuencas del Mekong y el Chao Phraya, y su población no deja de decaer debido a la sobrepesca: si en 1964 se pescaron en Camboya 200 toneladas de carpa gigante, en 1980 fueron 50 ejemplares y en 2000 sólo 10. Por eso es especie protegida en Camboya. Entre 1993 y 1999 sólo se localizó un ejemplar por debajo de las cataratas Khon. En Vietnam existe un programa de cría en cautividad pero el problema es que al liberar alevines, éstos son devorados rápidamente por los peces depredadores y sólo unos pocos pueden llegar a adultos, lo que nos llama de nuevo la atención sobre las consecuencias de haber interrumpido los sistemas naturales de migración y desove, en los que cada especie buscaba el hábitat y el momento adecuado del ciclo fluvial para maximizar sus posibilidades de supervivencia.

Parece ser que en la cuenca del Chao Phraya la situación no es tan mala como en el Mekong.

Otros peces y criaturas fluviales del Mekong

Aparte de estos gigantes, voy a hacerte aquí un pequeño recorrido por otras especies notables del Mekong.

Otro ciprínido pariente cercano de la carpa gigante es la carpa dorada de Jullien (Probarbus jullieni), hermoso y robusto pez que puede alcanzar el metro y medio de longitud o algo más y 70 kg de peso. Tiene como rasgo distintivo las "barbas" como las de nuestro barbo y una fila de dientes faríngeos que es de suponer le ayudan al ingerir crustáceos y gambas que son su dieta, complementada también con plantas acuáticas, lo que le convierte en un pez omnívoro. Si bien originalmente se extendía por varias cuencas indochinas, ahora se concentra sobre todo en el Mekong (aunque no exclusivamente), donde prefiere aguas rápidas y estanques de agua clara.

Carpa dorada de Jullien

Uno de los más recientes descubrimientos de ictiofauna del Mekong (en este caso en un pequeño río de la Cuenca, situado en el Estado birmano norteño de Kachin) es el pez drácula (Danionella dracula), llamado así por los notables colmillos que presenta al frente de cada mandíbula. Pero tranquila, que si te bañas por aquellas aguas no te va a chupar la sangre: es un pequeñísimo pez de algo más de 16 mm de longitud.

Pez Drácula, con detalle de sus colmillos

Las formas de los peces del Mekong son sorprendentes y variadísimas, como por ejemplo el pluma de bronce (Notopterus notopterus), un osteoglosiforme con un dorso muy curvado y cuya aleta caudal es en realidad una única aleta continua que recorre todo el vientre del animal. Las anguilas están representadas también aquí, como la anguila moteada gigante (Anguilla marmorata), de metro y medio de longitud, ampliamente distribuida por el Indo-pacífico, y que sube por el Mekong al igual que otros ríos de la región para desovar. Los siluros son también muy variados como Hemibagrus nemurus, con largas barbas y afiladas aletas dorsales, u Ompok bimaculatus con su forma de daga y aleta anal continua en todo el vientre.

También los extraños peces-fideo pequeños y transparentes, del género Sundasalanx, el pez sapo de bandas (Halophryne diemensis), que es un clásico pez de roca habitante de arrecifes de coral en la región Indopacífica, pero que se encuentra también en el Delta del Mekong, el medio pico (Hyporhampus limbatus), un Beloniforme de aspecto afilado cuya mandíbula es muchíiiiiiiisimo más larga que el maxilar, con forma de aguja afilada, y tantísimos otros que aquí no podría reflejarte. Es difícil hacerte idea de la extraordinaria diversidad de la ictiofauna de este río singular.

Pez medio pico

Pero no todo son peces. Como otras criaturas acuáticas de esta cuenca, voy a destacarte el delfín del Irrawaddy (Orcaella brevirostris), un delfínido con cabeza globosa que normalmente se le clasifica entre los delfines de río (aunque taxonómicamente no pertenece a los Platanístidos) pero que en realidad vive en aguas costeras salobres, estuarios y manglares de la región indopacífica. En el Mekong se le ha visto normalmente en el Delta, pero también ha remontado el río hasta los rápidos que le impiden el paso en Laos.

Delfín del Irrawaddy en Camboya (Gerry Ryan - WWF Camboya)

La nutria que domina estas aguas es la nutria lisa (Lutrogale perspicillata), ampliamente distribuida en los cursos de agua de la región Indomalaya. Aquí también están representados dos tipos de cocodrilos: el cocodrilo de Siam (Crocodylus siamensis), clasificado como En Peligro Crítico, pues ha sido exterminado del 99% de su área de distribución original (Indochina, Borneo y Java) y es el cocodrilo más amenazado del mundo, y sólo quedan 30 poblaciones dispersas en Camboya (entre 200 y 400 ejemplares), una pequeña población en Tailandia (dos ejemplares originalmente reforzados por reintroducciones) y en Vietnam (menos de 100 ejemplares). En Laos se descubrió una camada de juveniles en 2005 y fuera de Indochina, una población en Borneo oriental.

Cocodrilo siamés en el Lago Mesangat (Borneo oriental)

El otro cocodrilo del Mekong es el cocodrilo marino (C. porosus), el mayor reptil de la actualidad, que vive en los estuarios, costas y manglares de una amplia zona del Indopacífico. En el Mekong se encuentra desde el Delta hasta el Tonlé Sap, pero aguas arriba de este lago parece estar extinguido.

Un paraíso ictiológico que desaparece

Como te dije anteriormente, la imposibilidad de navegación en el Mekong preservó su maravillosa biodiversidad...hasta ahora. Todo este fantástico sistema se ve hoy amenazado por las presas hidroeléctricas que han proliferado en el Mekong desde hace dos décadas.

Embalses del Mekong (Mongabay.com/SaveTheMekong.org)

El tramo chino del Mekong (Lancang) es muy adecuado para la instalación de presas por su encajonamiento entre empinadas montañas. Desde que China entró en un acelerado proceso de desarrollismo industrial, se han construido 17 presas en la cuenca superior del Mekong (7 de ellas en el mismo Mekong), mientras que en el curso bajo se encuentran otras 53 presas por encima 1 MW de capacidad de producción en funcionamiento o en construcción, y otras 159 en proyecto.

Esto tiene graves consecuencias en el ecosistema de la Cuenca del Mekong. En primer lugar, el caudal del río disminuye y las crecidas dejan de ser predecibles y sujetas al ciclo natural. El río baja o demasiado bajo de caudal (con sequías cada vez más graves) o bien las sueltas de agua sobrante de los embalses provoca catastróficas consecuencias. Como te expliqué antes, el desove de muchas especies de peces depende de la magnitud, extensión y duración de la crecida. Con los embalses, éstas disminuyen y se ven afectadas tanto las migraciones de los peces como su desove, que pasa a ser subóptimo.

Pero no creas que esta situación perjudica únicamente a la fauna del río. Perjudica también, y mucho, a los habitantes que dependen del Mekong para vivir. Los pescadores del río empiezan a ver cómo las antiguamente inagotables capturas de peces empiezan a disminuir, y ya hay pescadores que abandonan su oficio y medio de vida porque ya no pueden pescar lo que antes acostumbraban.

Presa de Xayaburi (Laos). Foto: Nationthailand.com

Por otro lado, las crecidas del Mekong son también las responsables de que Indochina (y especialmente el Delta del Mekong en Vietnam) sea una de las principales zonas arroceras del mundo, puesto que los sedimentos nutritivos que arrastra el río se desparraman por la llanura de inundación fertilizando los campos de manera natural (y gratuita para los agricultores). De esta manera, en Indochina se obtienen nada menos que tres cosechas anuales de arroz. Pues bien, los embalses han conseguido que, al limitar las crecidas del río disminuya la fertilidad de los campos de arroz, y los agricultores ahora se ven obligados a emplear agroquímicos (que les cuestan dinero), que además acaban contaminando el río y añadiendo un nuevo factor de deterioro.

Lo que sucede es que la producción de electricidad de estas presas no beneficia a los habitantes rurales de la región, sino que va a alimentar las grandes ciudades con su modo de vida depredador y despilfarrador, como el Gran Bangkok, con 14 millones de habitantes, y por supuesto, a las regiones de turismo barato y masivo a las que tantos turistas españoles gustan de visitar cada año. 

Arrozales en el delta del Mekong

Seguramente me harás la pregunta que tantas personas me hacen: "¿entonces qué, tenemos que volver al Paleolítico?". Desde luego que NO se trata de volver a la Edad de Piedra. El ser humano tiene la capacidad y el raciocinio para diseñar un desarrollo tecnológico sostenible y real para los propios humanos. No se trata de hacer muchas infraestructuras por todas partes sino de planificar y ejecutar unas pocas bien diseñadas y pensadas. Lo primero que hay que hacer es frenar el despilfarro de energía que tiramos todos los días especialmente en las ciudades. Una vez se haya alcanzado una eficiencia energética real, vas a ver cómo en realidad no sólo no son necesarias tantas infraestructuras, sino que más bien van a sobrar muchas de las que ya están construidas.

Un enfoque así del desarrollo tecnológico no sólo beneficiará de verdad a los humanos, sino que el Medio Ambiente también lo agradecerá.

MÚSICA RECOMENDADA: Carmine Coppola - Apocalypse now

Comentarios

  1. Aunque se la llame raya gigante, en realidad no es una raya sino una pastinaca.

    ResponderEliminar
  2. Creo que la foto no se corresponde con el pie de página (La variedad de peces del Mekong es asombrosa (Fishes of the Greater Mekong Ecosystem with Species List and Photographic Atlas)), son peces marinos...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La nutria y las nutrias

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.