El cocodrilo marino: el gigante del pantano.

Querida hija:

Los repetitivos y cansinos documentales de fauna africana nos han mostrado hasta el vómito como si fuera un bucle continuo a los magníficos cocodrilos del Nilo comiéndose a los ñúes durante el paso del Mara en su migración anual. Reconozco que es uno de los momentos más impresionantes de la Historia Natural de nuestro planeta pero también debes saber que existe otro cocodrilo más grande aún que el del Nilo, de hecho es el mayor reptil viviente en nuestro planeta, y del que se habla mucho menos a menos que sea para decir que se ha comido a algún ser humano (aunque el cocodrilo del Nilo se merienda más humanos anualmente). Hoy voy a hablarte del cocodrilo marino.

Cocodrilo marino en Adelaide River, Australia

Taxonomía y descripción

El cocodrilo marino (Crocodylus porosus) pertenece a la familia de los Crocodilianos. Dentro del género Crocodylus, taxonómicamente hablando, existen tres grandes grupos: los cocodrilos americanos, los cocodrilos asiáticos y, por su parte, el cocodrilo del Nilo que parece estar dividido en dos grupos, uno más cercano a los cocodrilos americanos y otro autóctono. Pero nos interesa el grupo asiático, que es donde encuadraremos a nuestro cocodrilo marino.

Se trata de un grupo monofilético, esto es, todas las especies de cocodrilos asiáticos descienden de un único antepasado común, lo que le da bastante coherencia al grupo. Dentro de este clado asiático, el cocodrilo marino estaría directamente relacionado con el cocodrilo de Siam (C. siamensis), del cual te hablé en mi crónica sobre el Mekong, y ambos dos serían un grupo hermano del cocodrilo de las marismas (C. palustris), que vive en el subcontinente indio.

Filogenia de los cocodrilianos. Fuente: A phylogenetic hypothesis for Crocodylus (Crocodylia) based on mitochondrial DNA (Molecular Phylogenetics and Evolution, vol. 60, issue 1, 2011)

Como te dije en la introducción, el cocodrilo marino (también llamado "de estuario" o "de agua salada", más adelante verás por qué) es el mayor reptil viviente del mundo. Y, al igual que sucede con la mayor anaconda o el mayor tiburón blanco, hay controversia acerca de qué longitud máxima ha alcanzado. Veamos.

El mayor cocodrilo marino del que se tiene noticia arrojó una longitud de 8,63 m (¡casi nueve metros!) y fue muerto en 1957 en el McCarther Bank del Norman River, en Queensland (Australia) por una inmigrante polaca llamada Krystyna Pawlowski, que había llegado al país en 1949 y que se ganaba la vida como cazadora de cocodrilos y que, al parecer, logró cierta fama en su país de adopción. Seguramente por eso sus compatriotas dieron por buena la medición que, sin duda, ella misma proporcionó. El problema es que hoy día (en pleno apogeo de las fake news) eso no basta y esta medida se ha puesto en duda porque no hubo ningún testigo y porque no se conservó el ejemplar abatido. Por tanto, este dato no puede ser corroborado.

Fotografía del supuesto cocodrilo cazado en 1957 por Pawlowski. Colección Keith Hart

Por otro lado, en el Museo Nacional de Historia Natural de Camboya se conserva un cráneo de cocodrilo marino que mide 76 cm de longitud. Aplicando a su hipotético cuerpo (que no se conserva) la proporción habitual cabeza/cuerpo en esta especie, estaríamos hablando de un cocodrilo que midió unos 7 metros. Pero sin cuerpo, no hay medición posible sino una estimación.

El mayor cocodrilo marino cuya medición se hizo fehacientemente corresponde a un cocodrilo "pescado" por error en una red en Papúa Nueva Guinea en 1979: su piel arrojó una longitud total de 6,2 metros. Por su parte, el mayor cocodrilo marino medido en cautividad fue Lolong, un cocodrilo de Filipinas que había sido capturado en 2011 tras varios incidentes con humanos, y que murió en cautividad en 2013. Su longitud fue de 6,17 m.

Hoy día nadie discute que el cocodrilo marino es el mayor reptil viviente del mundo

Por tanto, podemos aceptar como longitud máxima para el cocodrilo marino 6-7m, pero como verás más adelante, la caza masiva de la que fue objeto esta especie ha hecho que ejemplares de este tamaño sean hoy extremadamente raros. Lo normal es que los machos midan entre 3 y 5 metros (lo que no está mal; el cocodrilo marino es la única especie de cocodrilo que supera aún con cierta frecuencia los 5 metros), y las hembras miden entre 2,7 y 3,1 m pues se trata de una especie con dimorfismo sexual que se traduce en la diferencia de tamaños.

Para diferenciar un cocodrilo marino de uno del Nilo (aunque viven en continentes diferentes, el cocodrilo del Nilo sigue siendo nuestro referente mental), te diré que el morro del cocodrilo marino es más ancho y redondeado, tiene dos "crestas" que lo recorren desde los ojos hasta la punta de la nariz y, sobre todo, tiene un diseño característico de escudos córneos: tiene la nuca completamente libre de escudos, luego aparece un grupo de cuatro escudos aproximadamente sobre los hombros, y luego otro "hueco" sin escudos hasta que empiezan ya los escudos dorsales. Si te fijas, en el cocodrilo del Nilo sí aparecen las filas de escudos dorsales desde la misma nuca.

Diferencias entre el cocodrilo marino y el del Nilo: obsérvese el distinto patrón de los escudos dorsales

El peso de un cocodrilo marino de 6-7 metros puede superar ampliamente los 1.200 - 1.500 kg, pero el peso promedio de un macho está entre 408 y 522 kg, mientras que las hembras pesan entre 120 y 200 kg.

En efecto, estamos ante una criatura verdaderamente formidable.

Distribución. ¿Dónde podemos encontrarlos?

Si observas cualquier mapa de distribución del cocodrilo marino verás que tiene una distribución muy amplia. De hecho, es la distribución más amplia de cualquier cocodrilo: desde el extremo sur de India hasta Vanuatu (Melanesia) y desde Bangladesh hasta Queensland (Australia), siempre en zonas costeras. El problema es que es una distribución engañosa porque no suelen actualizar estos mapas. El cocodrilo marino ha sido muy cazado a lo largo de la Historia y, de hecho, ha sido exterminado de gran parte de su antigua área de distribución, sobre todo en la zona continental asiática. Por tanto, vamos a repasar aquí su distribución real a día de hoy.

Históricamente hablando, el punto más occidental de su área de distribución fueron las Islas Seychelles. Analizando restos de cocodrilos que había en aquellas islas, se determinó que se trataba de cocodrilos marinos, pero desgraciadamente allí fueron exterminados por los humanos hacia 1819, por lo que el punto más occidental hoy día donde viven cocodrilos marinos es Ceilán, donde se les encuentra en las costas occidental y oriental.

Mapa de distribución del cocodrilo marino. Naranja: exterminado. Verde: existente

En India sólo sobreviven en tres poblaciones: el Parque Nacional Bhittarkanika, en Odisha (costa del Golfo de Bengala), donde hay una población de 1.700 ejemplares, y la población del delta del Ganges y el Brahmaputra (los Sundarbans), compartida con Bangla Desh. La población restante está en los archipiélagos de Andaman y Nicobar, también en el Golfo de Bengala.

En el resto de Asia continental sólo se conservan cocodrilos marinos en el Delta del Irrawaddy, Birmania. Ha sido exterminado de Tailandia (donde los últimos ejemplares de la hiper-turística Isla de Phuket cayeron víctima de la turistización), de Camboya (donde llegaban hasta el Lago Tonlé Sap), Vietnam, Sur de China y Malasia continental.

Cocodrilo marino en el Parque Nacional Bhittarkanika, India

En Filipinas antaño estuvieron extendidos por todo el archipiélago, pero hoy día sólo se conservan en la Marisma de Lingawasan y áreas adyacentes en el Sur de Mindanao, en las islas de Languyan y Siargao y en tres áreas del nordeste de Luzón. También está presente en la República de las Palau (entre 500 y 750 ejemplares), situada al Este de Filipinas.

Indonesia alberga a la tercera mayor población de cocodrilos marinos. Está presente en las islas de Borneo (también en Sarawak, el Borneo malayo), Sumatra, Java (sólo en el Parque Nacional Ujung Kulon), Bangka, Belitung, posiblemente Sumbawa, Timor (y Timor Oriental), Rota, Sumba, Lembata, Célebes, los Archipiélagos de Molucas, Riau y la provincia indonesia de Papúa, en la Isla de Nueva Guinea, donde tiene una de sus mayores poblaciones en el Río Mamberano.

Nueva Guinea como isla mantiene la segunda mayor población de cocodrilos marinos, y en la Nueva Guinea independiente también está muy bien representado en prácticamente todos los cursos de agua de sus tierras bajas, así como en los Archipiélagos de Nueva Irlanda, Nueva Bretaña y la Isla de Bougainville, donde enlazan con la población de las Islas Salomón, donde su situación es complicada al igual que en la República de Vanuatu, que es todavía el punto más oriental de su área de distribución.

Cocodrilo marino en Cahills Crossing, Parque Nacional Kakadu (Australia)

Pero es Australia el verdadero bastión del cocodrilo marino, con una población que oscila entre los 150.000 y 200.000 ejemplares de un total mundial de 300.000. Se halla presente en la costa Norte australiana, desde Australia Occidental hasta Queensland. Aquí está el presente y, sobre todo, el futuro de este formidable cocodrilo.

La gran movilidad del cocodrilo marino hace que se le haya citado como "vagante" en lugares como las Islas Carolinas, Fiyi, Nauru o las Maldivas.

Biología y ecología.

Lo primero que tienes que saber es que el cocodrilo marino hace honor a su nombre por el hecho de vivir en aguas saladas y salobres: costas marinas, estuarios, desembocaduras de ríos (lo que se llaman "ríos mareales"), marismas y manglares. Pero no vive exclusivamente en esos ambientes y se desenvuelve perfectamente igual en hábitats de agua dulce como ríos, lagos o arroyos. Pero no es normal encontrar al cocodrilo marino en zonas demasiado al interior de los territorios.

Todos los cocodrilos tienen unas glándulas en la lengua llamadas "glándulas de sal" que le ayudan a excretar el exceso de sal que inevitablemente absorben en sus actividades en agua salada. Lo que sucede es que el cocodrilo marino ha explotado este nicho ecológico hasta sus últimas consecuencias mientras que las demás especies de cocodrilos han explorado otros nichos diferentes. El exceso de nitrógeno es excretado en forma de ácido rico una orina muy concentrada gracias a unos riñones adaptados a los ambientes salinos. Así el animal minimiza su pérdida de agua interna y se mantiene el equilibrio iónico y osmótico.

Ubicación de las "glándulas de sal" en un cocodrilo marino. Fuente: Rebecca L. Cramp et. al. The effects of saltwater acclimation  on neurotransmitters in the lingual salt glands of the estuarine crocodile (Crocodylus porosus)

El cocodrilo marino presenta otra importante diferencia con respecto de nuestro viejo conocido el cocodrilo del Nilo: mientras éste se presenta en colonias de gran número de individuos, el cocodrilo marino es un animal muy territorial y solitario: el territorio de los machos solapa con el de varias hembras, a las que cubrirá durante la época del celo, y no tolera la presencia de otros machos en su territorio a excepción de ciertas actividades colaborativas que se presentan en determinadas partes de los ríos y en épocas de crecida, para la pesca.

Estos cocodrilos pueden desplazarse estacionalmente hasta cierto punto: en la estación seca los cocodrilos tienden a moverse hacia los cursos bajos de los ríos, donde el agua es más abundante mientras que en época de lluvias pueden moverse más hacia el interior de las cuencas fluviales. Ésta es una de las claves del éxito evolutivo del cocodrilo marino: una gran movilidad que le ha hecho conquistar muchos territorios valiéndose de los cursos de agua como vías de comunicación. 

Hechos básicos sobre el cocodrilo marino. Foto: Binturong Tonos, Texto: Nisarg Prakash, Diseño infografía: Diviya Mehra

Si bien este aspecto está mal estudiado, observaciones hechas en la República de Palau mostraron cómo los cocodrilos usaban los arroyos como forma de acceder hacia cursos de agua situados más hacia el interior, y cómo usaban los manglares como puntos de apoyo para desplazamientos entre manglares costeros y manglares de ríos. Los testimonios de habitantes del lugar relataron, además, cómo los cocodrilos jóvenes de hasta 1 metro de longitud usaban arroyos y vías de agua para refugiarse en manglares costeros, donde encontrarían mayor seguridad hasta crecer hasta los 3 metros, momento en el que se van moviendo a través de los manglares costeros hasta encontrar un territorio en el que establecerse.

La época de celo coincide con la estación de lluvias: las precipitaciones, el incremento de temperatura y humedad ambiental y la crecida del nivel de las aguas parece que son los fenómenos que "disparan" el instinto reproductor. Los machos se convierten en sexualmente maduros cuando superan los 3 metros de longitud (hacia los 16 años de edad), y las hembras al alcanzar los 2 metros (entre los 12 y los 14 años). Se produce un cortejo en el que el macho y la hembra nadan juntos haciendo círculos y frotando las respectivas cabezas contra el cuerpo del otro. El apareamiento se produce en el agua, y la hembra construirá un nido normalmente en zonas con buena cobertura vegetal de juncos. 

Cocodrilo marino en su nido

Como los demás cocodrilos, el nido consiste en una acumulación de barro y vegetación en el interior del cual la hembra abre una "cámara" donde depositará entre 40 y 60 huevos, que se incubarán con el calor generado por la fermentación de la vegetación del montículo. En unos 90 días se producirá la eclosión de los lagartitos, cuyo sexo quedará determinado por la temperatura: entre 28 y 30 ºC todos ellos serán hembras, mientras que entre 30 y 32ºC la mayoría serán machos, y a 33ºC la mayoría volverán a ser hembras. Aquí tienes que reparar en la importancia de las tormentas tropicales que se desatan en toda el área de distribución del cocodrilo marino en época de reproducción: un ciclón puede hacer caer la temperatura a 25ºC en poco tiempo.

Al igual que sucede con la mayoría de cocodrilos, la hembra del cocodrilo marino muestra un interesante comportamiento maternal. Para empezar, ella vigila el nido mientras se está incubando, lo que reduce la predación de los huevos por parte de muchos animales, especialmente los varanos. En Australia se ha comprobado que el cocodrilo marino reduce así en un 95% la predación de huevos comparándola con el otro cocodrilo australiano, el de Johnston Crocodylus johnstoni, que no vigila sus huevos. Una vez la mamá oye los gañidos de los lagartitos cuando han eclosionado, ella les ayudará a salir del nido y les transportará en su boca hacia el agua. No obstante, los pequeños cocodrilos marinos son muy vulnerables a la depredación por parte de muchos animales, y se calcula que sólo el 1% llegará a edad adulta.

La dieta del cocodrilo marino

El cocodrilo marino es un super-depredador en su hábitat. Por tanto, es importante saber qué come. El problema está en que el cocodrilo marino es difícil de estudiar en estado adulto por su imponente tamaño y porque es peligroso para el ser humano, como ya te contaré más tarde. Por tanto, la dieta de los juveniles se conoce bastante bien pero para la de los adultos muchos de los datos conocidos han venido a través de relatos de testigos.

La dieta del cocodrilo marino es la más amplia y variada de todos los cocodrilos, y eso es consecuencia de su movilidad y de vivir a caballo entre el ambiente marino y el fluvial, porque tiene a su disposición presas de ambos mundos. He aquí el segundo gran dato que explica su éxito evolutivo, tras el de su movilidad/uso del espacio.

Cocodrilo marino capturando un tiburón en Adelaide River, Territorio del Norte, Australia

Los juveniles se alimentan de invertebrados marinos, peces, anfibios, gasterópodos y cefalópodos, y pequeños vertebrados como roedores, pájaros, lagartos y serpientes. Pero como es lógico, más o menos cuando el cocodrilo supera los 1,2 metros de longitud, va concentrando su atención en presas más grandes y en general, cuanto más crece el animal, más amplia y variada va a ser su dieta.

Así, los grandes cangrejos del barro del género Scylla son parte importante de su dieta, así como aves acuáticas y aves terrestres que acuden al agua a beber, como el gigantesco emú. Por supuesto, come todo tipo de peces de río y de mar, y se ha documentado al cocodrilo marino alimentándose de tiburones y peces sierra, e incluso de tortugas marinas. Por el lado de los animales terrestres, se cuentan entre las presas del cocodrilo marino los ciervos-ratón (Tragulidae), primates como el orangután, el macaco cangrejero, el gibón o el mono narigudo, wallabies, jabalíes, puercoespines, tejones, liebres o incluso pangolines. También zorros voladores y toda clase de incautos animales domésticos que se adentran en los cursos de agua más de lo recomendado. También se ha documentado el canibalismo en esta especie, en la que los adultos pueden devorar a los juveniles.

Cocodrilo marino comiendo un cangrejo del barro (A. Britton)

Por cierto, se ha comprobado que la mordedura del cocodrilo marino es la más fuerte de cualquier animal existente hoy día. Se realizó una prueba con un ejemplar de 4,59 metros de longitud y su mordida arrojó una fuerza de 16.414 Newtons, pulverizando el anterior récord que lo tenía un aligator del Mississippi.

Como ves, hija, el cocodrilo marino ejerce un verdadero control de poblaciones de muchas especies en los ambientes de influencia de las zonas húmedas donde viven. Pero también ha habido muchísimos incidentes con humanos. ¿Qué pasa aquí?

El cocodrilo marino y los humanos.

Pues verás. El cocodrilo marino tiene fama de ser uno de los animales más peligrosos del mundo para el ser humano, y también fama de que cuenta a los humanos como parte de su dieta. ¿Qué hay de cierto?

Bueno, en primer lugar debo pedirte que nunca uses la expresión "ataque de un cocodrilo". Los cocodrilos no atacan al ser humano por la sencilla razón de que no formamos parte de su dieta. Los cocodrilos marinos no comen humanos. Lo que sucede, como te he explicado anteriormente, es que el cocodrilo marino es un animal muy territorial, y la mayoría de incidentes con humanos se producen al entender el animal que los humanos han perturbado su territorio y pasa a defenderlo (al territorio y a sus crías). Es decir, que no se trata de un comportamiento predatorio sino defensivo.

De hecho, el cocodrilo del Nilo tiene en su haber más incidentes con humanos que el cocodrilo marino, con toda la fama que tiene. Lo que sucede es que, en África, existe una mayor concentración de población humana en ríos y lagos mientras que en la zona donde vive el cocodrilo marino hay menos densidad de ocupación humana. Precisamente por eso y por la ausencia de otros grandes depredadores que puedan matar humanos, cuando ha habido incidentes suelen magnificarse mucho más cuando se trata del cocodrilo marino.

productos hechos con cuero de cocodrilo marino en Australia
 

Porque es innegable que los incidentes con muerte de seres humanos han sucedido en todos los países donde viven los cocodrilos marinos. En Australia, las campañas informativas y la señalética advirtiendo del peligro por la presencia de cocodrilos en los principales cursos de agua han funcionado bien, y allí el número de incidentes se mantiene bajo en una tasa de uno o dos al año. Entre 1971 y 2013 en Australia se registraron 106 muertes de humanos por causa del cocodrilo marino. Pero fuera de Australia la tasa es mayor: entre 2000 y 2003 se registraron en Sarawak (Borneo) 2,8 incidentes al año, el doble que en Australia, y se supone que muchos (o tal vez la mayoría) de los incidentes no se reportan a las autoridades.

¿Te acuerdas de cuando te hablé de la "Masacre" de la Isla de Ramri, Birmania, en 1945?. Bueno, pues ya viste que la cosa era un poco exagerada. Repasa la historia aquí.

Aparte del tema de los incidentes con víctimas, el cocodrilo marino ha sido y es una especie de gran interés económico para el ser humano por su aprovechamiento. Su piel está reportada como la mejor existente para realizar bolsos, cinturones, botas, etc...y también se aprovecha su carne y se comercializa en toda su área de distribución. Por eso el cocodrilo marino fue cazado hasta casi su exterminio durante el siglo XX, cuando había "barra libre" de cocodrilo y cualquiera podía cazar cuantos cocodrilos quisiera sin ningún tipo de regulación.

Así, en Australia, entre 1940 y 1971 su población fue exterminada en un 95% cuando finalmente se le dio protección legal (que, poco a poco, fue también implementada en el resto de países donde aún quedaban cocodrilos marinos). En Australia la población se fue recuperando con rapidez, y por eso en la década de 1980 se empezaron a autorizar granjas de cocodrilos para su explotación comercial, sujetas a cuotas y regulaciones a diferencia de la época anterior de la caza salvaje.

Cada año, se autoriza la recolección de una cuota máxima de huevos silvestres para alimentar las granjas de cocodrilos (donde sólo parte de ellos se crían en cautividad). Lo interesante del sistema australiano es que el 70% de los territorios donde se encuentran los cocodrilos marinos son territorios legalmente de propiedad aborigen, y se ha contado con las comunidades aborígenes para explotar este recurso de una forma sostenible. Así, las autoridades australianas pagan entre 40 y 60 dólares por huevo recolectado en tierras aborígenes, y la recaudación no es despreciable puesto que aproximadamente la mitad de los huevos recolectados lo son en las tierras aborígenes.

 

Cortes de cocodrilo para su venta


Este dinero no se paga a los recolectores, sino a la comunidad aborigen como persona jurídica, que empleará el dinero en políticas y servicios públicos para todos los habitantes de cada comunidad. De este modo, a las comunidades no les interesa que los cocodrilos desaparezcan de su territorio, y se ha fundado una floreciente industria en torno de las granjas de cocodrilos en Australia, mientras la población de estos llega a los 200.000 ejemplares, y su futuro no se encuentra en peligro.

Tenemos aquí un ejemplo de cómo puede explotarse un recurso basado en fauna silvestre de una forma sostenible y que beneficia a los habitantes humanos vecinos de los cocodrilos.

¿Es tan difícil implementar sistemas parecidos en España?

MÚSICA RECOMENDADA: "Cocodrilo" Dundee

Comentarios

  1. Hola (muy buen artículo por cierto) ¿Los cocodrilos marinos pueden cruzar el océano Pacifico? Yo creo que sí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que están capacitados para ello. Saltando de isla en isla han llegado hasta las Islas Fiyi, pero no creo que pudieran atravesar grandes extensiones oceánicas sin tener un punto de apoyo en islas.

      Eliminar
  2. La información estuvo increíble, la música muchísimo más y el hecho de escribir esto para tu hija es lo más hermoso del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable, Susan, por tus palabras. Fue un placer ofrecer esta crónica

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La nutria y las nutrias

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.