¿Qué es exactamente un "antílope"?

Querida hija:

Los aburridos, plúmbeos y repetitivos documentales televisivos de fauna africana no hacen más que mostrarnos enormes manadas de antílopes, aunque sólo se centran en la migración de los ñúes y en tratar de captar gacelas o impalas capturadas por leones o guepardos. Pero ni te explican lo que es un antílope (y lo que no es) ni te explican la enorme variedad de especies que hay en la actualidad, ni por qué existe esa variedad, ni te hablan de especies absolutamente desconocidas que están al borde del exterminio. Por eso hoy te quiero hablar, una vez más, de lo que no te hablan esos pelmazos documentalistas.

Antílopes del mundo. Poster: Animal Sport


La base: qué es un antílope.

La palabra "antílope" viene del griego ἀνθάλωψ, ἀνθάλοποςy fue empleada por primera vez por Eustacio, obispo de Antioquía, para designar una criatura fantástica que vivía supuestamente en la ribera del Éufrates y que tenía cuernos aserrados con los que podía cortar árboles. Se ve que el prelado tenía demasiado tiempo libre para dedicarse a inventarse criaturas. Parece ser que, una vez llegada a la Europa medieval a través del francés y del inglés, se usó en Heráldica y, a comienzos del siglo XVII empezó a usarse para nombrar animales "tipo" ciervo.

Filogenia de los bóvidos. Fuente: Wikipedia


Se trata de un nombre común y genérico que no tiene valor zoológico/taxonómico como tal. Es como decir "pez", esto es, bajo el nombre "antílope" se agrupan animales que no tienen necesariamente un antepasado común. Para ser más exactos, la palabra "antílope" se usa para denominar aquellos Bóvidos (Artiodactyla) que no son ni bovinos, ni caprinos ni ovinos. Vamos a aclarar un poco esto antes de continuar.

La familia Bovidae es una de las diez familias que integran el Orden Artiodactyla (los ungulados con pezuñas pares), y dentro de éstos, del suborden Rumiantes. Dentro de la familia Bovidae se agrupan los toros (toros salvajes y domésticos, los búfalos, los bisontes y algunas especies emparentadas), las ovejas (ovejas salvajes como el muflón y también las domésticas), las cabras (cabras monteses, rebecos, cabras domésticas y otros ungulados relacionados) y luego vendría un nutrido grupo de especies que, al no ser ni "toros" ni "ovejas" ni "cabras" se denominan colectivamente "antílopes". Bien, voy a intentar poner un poco de coherencia en este esquema.

La familia Bovidae se divide en dos grupos monofiléticos y claramente demostrados por los estudios morfológicos y moleculares: la subfamilia Bovinae y el clado Aegodontia. Ambas ramas son "hermanas" taxonómicamente hablando. Bien, si la convención establecida nos dice que un antílope no puede ser un "toro", en mi opinión debemos excluir del nombre "antílope" a todos los miembros de la subfamilia Bovinae. 

El chusinja indio no puede ser considerado un antílope


Esto afecta, además de a los toros salvajes, a los bisontes y a los búfalos, a dos bovinos del subcontinente indio: el nilgai (Boselaphus tragocamelus) y el chusinja (Tetraceros quadricornis), que forman ambos la tribu Boselaphini. Al chusinja se le denomina popularmente "antílope" de cuatro cuernos pero como te he dicho, al tratarse de un bovino no debería ostentar este nombre, y propongo generalizar su nombre vernáculo indio.

Hay otra tribu de bovinos a los que no se debería dar el nombre de "antílopes": la tribu Tragelaphini, popularmente denominados "antílopes de cuernos espirales", y que engloba a bovinos exclusivamente africanos como Tragelaphus (kudus y bushbuck) y Taurotragus (el eland).

En resumen: ninguna de las tres tribus de la subfamilia Bovini tiene antílopes. Estos se encuentran en el clado hermano, Aegodontia.

Los antílopes "verdaderos"

Dentro del clado Aegodontia están definidas nueve subfamilias. De estas nueve, las ovejas y las cabras están definidas en la subfamilia Caprinae donde, como te he dicho, están incluidas las cabras y ovejas salvajes y domésticas, y también el "antílope" tibetano (Pantholops hodgsonii) que, como has visto al tratarse de un ovicaprino, no debería llamarse "antílope" para llamarse chiru, que es su nombre vernáculo.

Por lo tanto, los verdaderos antílopes son las 91 especies de ungulados artiodáctilos bóvidos que pertenecen a las subfamilias siguientes (esta taxonomía está en revisión):

Aepycerotinae: una única especie, el impala (Aepyceros melampus), africana.

Impala


Cephalophinae: son los duikers, los antílopes más pequeños. Exclusivamente africanos, consta de tres géneros (Cephalophus, Philantomba y Sylvicapra), y 22 especies.

Duiker cebra


Oreotraginae: una única especie: el klipspringer (Oreotragus oreotragus), africano.

Klipspringer


Antilopinae: afroasiática, con una única especie eurasiática: el saiga (Saiga tatarica), que es también el único antílope europeo. Consta de las gacelas (géneros Eudorcas para las africanas y Gazella para las asiáticas), el antílope indio (Antilope cervicapra), el springbok (Antidorcas), el gerenuc (Litocranius), el dibatag (Ammodorcas), las gacelas dama (Nanger), los antílopes centroasiáticos (Procapra), el beira (Dorcatragus), los dik-diks (Madoqua, que disputan a los duikers el título de antílopes más pequeños), el antílope real (Neotragus), el oribí (Ourebia) y los steenboks/grysboks (Raphicerus), con un total de 38 especies, cuatro de ellas desgraciadamente exterminadas ya.

Springbok


Reduncinae: son los antílopes acuáticos (Kobus) y los reedbucks (Redunca), con un total de 8 especies, todas africanas.

Reedbuck


Alcelaphinae: incluye al virola (Beatragus), los topis (Damaliscus), el alcélafo (Alcelaphus) y los ñúes (Connochaetes), con un total de seis especies. Todas africanas.

Alcélafo


Hippotraginae: incluye los sables (Hippotragus), los órices (Oryx) y el addax (Addax), con ocho especies, una de ellas exterminada (el bluebuck). Todas afrotropicales (el órix de Arabia entra dentro del Afrotropical).

Orix de El Cabo


Origen y evolución de los antílopes.

Los Bóvidos aparecen hace 23 millones de años, con el fósil más antiguo conocido de este grupo: Eotragus de Francia. Aparecen en un momento de lento pero inexorable enfriamiento del planeta: aparecen los casquetes polares, con el consiguiente descenso del nivel oceánico. Al haber menos océano, hay menos producción de CO2 atmosférico y evoluciona un grupo de plantas herbáceas que realizan la fotosíntesis maximizando el uso de ese CO2 menguante. Se llaman "plantas C4" y tendrán un gran éxito: ellas forman las primeras praderas herbáceas, que se extenderán por todo el mundo.

Los bóvidos experimentarán una gran explosión evolutiva para explotar estos pastos cada vez más extendidos, especialmente a partir del Mioceno final, hace entre 8 y 6 millones de años. Pero justo antes sucedieron dos hechos fundamentales: el cierre del Mar de Tethys y la colisión del continente africano con Asia hace unos 17 millones de años. Los bóvidos emigran entonces desde Asia hasta África, colonizándola. Allí se originan los Aegodóntidos (donde están los antílopes), y algunos de estos antílopes recolonizan Asia desde África como por ejemplo las gacelas, quienes hace unos 3 millones de años, coincidiendo con la máxima expansión de las sabanas, migran a través del Sahara y el Oriente Medio hasta el corazón de Asia, donde hoy continúan viviendo.

Fauna pliocena de la sabana africana. En primer término, antílopes. José Antonio Peña


Precisamente es en este momento, hacia el Plioceno medio, cuando se produce en África la verdadera explosión evolutiva de los antílopes, para explotar lo más eficientemente posible los pastos de la sabana en África oriental, austral y el Sahara, que al comienzo era un lugar mucho más verde y feraz. Esa es la razón por la que África es el paraíso de los antílopes y por qué hay tantos. Por eso me gusta decir que observar las grandes manadas de antílopes africanos es observar una fauna miocena, que poco ha cambiado durante los últimos 15 millones de años.

Los yacimientos paleontológicos de Lothagam (Kenia) y Toros-Menalla (Chad) nos proporcionan los más antiguos restos de subfamilias como Reduncinae, hace 8 millones de años, o Hippotraginae, hace 7 millones de años, y también de Alcelaphinae hace 7,5 - 6,5 millones de años. De entre los linajes de antílopes, los impalas aparecen como los más recientes pues aparecen justo al comienzo del Pleistoceno.

Expansión de las gacelas desde África hacia Asia


Biología y ecología de los antílopes africanos

Voy a centrarme aquí en hablarte de los antílopes africanos que, al fin y al cabo, constituyen la gran mayoría de los antílopes a nivel mundial.

Hay una gran variedad de tamaños entre los antílopes: desde el más pequeño, el antílope real (Neotragus pygmaeus) con 24 cm de altura y 3 kg de peso, hasta el grande antílope sable negro o gigante (Hippotragus niger), con 1,5 m de altura, 2,45 de longitud y 240 kg de peso. Si bien la mayor parte de los antílopes se alimentan de los pastos abiertos de las sabanas tropicales del Sahel, el África oriental y austral, también hay antílopes que viven y se alimentan en otros ecosistemas como por ejemplo los antílopes acuáticos (Reduncinae), que se alimentan de plantas acuáticas en humedales, los pequeños duikers y dik-diks moran más bien en zonas más arboladas, y los hipotraguinos en general y algunas gacelas en particular están adaptados a vivir en ámbitos áridos e incluso desérticos.

El antílope sable es el mayor de los verdaderos antílopes


Como buenos bóvidos, los machos de las diferentes especies de antílopes están dotados de cuernos, cuernos óseos permanentes y no astas caedizas como entre los cérvidos. Estos cuernos pueden variar en forma y tamaño desde sencillos bultos que apenas sobresalen del cráneo hasta los elaborados cuernos espirales o en forma de lira de los impalas o de los antílopes acuáticos, pasando por los cuernos "taurinos" de los ñúes. Estos cuernos, contrariamente a lo que podrías pensar, no son principalmente defensas aunque en situaciones desesperadas pueden usarlos como tales, sino herramientas que usan los machos para luchar por las hembras en la temporada reproductiva. 

Cuernos de antílopes. Diccionario enciclopédico Brockhaus y Efron (1890 - 1907)


La principal arma de los antílopes para burlar a los depredadores es, sin duda, su gran velocidad a la carrera, para la que están bien adaptados al igual que para el salto y para trepar por las rocas. Para detectar a los depredadores, sus sentidos están muy desarrollados: buen olfato, buen oído con orejas grandes y erguidas, y buena vista con los ojos situados lateralmente para poder cubrir bien los flancos.

Aunque estamos acostumbrados a ver a los antílopes agrupados en enormes manadas, lo cierto es que su organización social depende de la dieta que llevan, del ecosistema donde habitan y del tamaño corporal. Más concretamente, cuanto más pequeño es el tamaño corporal, más boscoso suele ser el hábitat, más ramoneadora la dieta y el tamaño del grupo es menor, mientras que las manadas más grandes se encuentran entre las especies de antílopes de mayor tamaño,  más pastadores y más adaptados a sabanas abiertas. Porque entre los antílopes encontrarás las dos formas principales de alimentación herbívora terrestre: pastadora y ramoneadora. Por supuesto, todos ellos son Rumiantes, por lo que sus estómagos están compartimentados y su digestión compleja.

Manada de springboks en el Parque Nacional Etosha, Namibia


La forma de vida también influye en el estilo reproductivo, toda vez que los antílopes pequeños suelen formar parejas monógamas mientras que los antílopes grandes que viven en manadas muestran el esquema clásico polígamo del macho rodeado de un harén de hembras.

Problemas de conservación

Podría parecerte que los antílopes, en general, son animales fuera del peligro de exterminio dado su gran número. Es engañoso porque hay que mirar especie a especie. Ya te he hablado de los antílopes exterminados a día de hoy: el antílope azul (Hippotragus leucophaeus), exterminado por los cazadores blancos de la Colonia de El Cabo y por la competencia con su ganado, la gacela roja (Eudorcas rufifrons), misteriosa gacela sólo conocida por ejemplares comprados en mercados argelinos a finales del siglo XIX y que jamás se vio en estado salvaje, y la gacela saudí (Gazella saudiya), exterminada por los cazadores beduinos hacia 1970.

El antílope azul fue exterminado a comienzos del siglo XIX


Hoy día casi el 30% de las especies de antílopes tienen algún tipo de clasificación "peligrosa" por parte de la IUCN. "Críticamente en peligro" se encuentran:

Addax (Addax nasomaculatus), que una vez estuvo extendido por todo el Sahara pero que fue diezmado por los cazadores y luego los furtivos hasta que sólo queda una única y exigua población en estado silvestre: en la Reserva de Tin Toumma - Termit, donde sólo quedan no más de 15 ejemplares que se mueven también por el vecino Chad, acosados por los furtivos, por la compañía china que está prospectando petróleo en la mismísima reserva y por las mafias de tráfico de seres humanos y terroristas varios, aunque existen ejemplares en cautividad por todo el mundo.

Los últimos addax en libertad, en Níger. Foto: Thomas Rabeil


Hirola (Beatragus hunteri), con entre 200 - 250 ejemplares que se mueven entre el Nordeste de Kenia y el Suroeste de Somalia.

Hirola. Foto: Joshua Rains


Duiker de Ader (Cephalophus adersi), unos 14.000 ejemplares en la isla tanzana de Unguja y en dos poblaciones más en la costa índica de Kenia.

Duiker de Ader


Gacela dama (Nanger dama), de la que ya te hablé en mi crónica sobre la "Operación Bohor" y de cómo los españoles la salvamos del exterminio. Aparte de las poblaciones reintroducidas en Senegal y en Marruecos, existe otra población silvestre en la misma reserva nigerina que el addax.

Gacela dama


Saiga (Saiga tatarica), el único antílope europeo, del que ya te hablé también en su propia crónica.

Saiga


Finalmente, el órix cimitarra (Oryx dammah) fue exterminado en estado silvestre y se cría en cautividad en Túnez, Marruecos y Senegal. En 2016 se reintrodujo en estado silvestre en Chad.

Orix cimitarra


MÚSICA RECOMENDADA: George Fenton - Grita libertad

SI TE GUSTA MI LABOR DIVULGATIVA, ¡APÓYAME! Patreon.com/cronicasdefauna



Comentarios

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación