Resucitar a un muerto. El tigre del Caspio.

Querida hija:

Retomo mi brasa zoológica tras el descanso navideño, y puesto que 2022 es un nuevo Año del Tigre según la tradición china / oriental, qué mejor manera de hacerlo que proponiéndote una reflexión sobre el pasado, el presente y el futuro de los tigres, los grandes super-depredadores de la mitad Sur de Asia. Una de las "variedades" (llamémosla así por el momento) de tigre que han sido exterminadas por el ser humano ha sido el tigre del Caspio, que vivió en Asia Central hasta mediados del siglo XX. Hoy día hay tímidos movimientos para que el tigre vuelva a rugir en las áridas tierras del centro de Asia. ¿Tiene fundamento? ¿tendrá éxito?. Primero te voy a hablar de este tigre singular y de cómo fue cruel y sistemáticamente exterminado de su feudo.

"Tigre del Caspio", Willem De Beer

La problemática e intrincada identidad del tigre del Caspio.

El tigre (Panthera tigris), el gran superdepredador de Asia, ha sido tradicionalmente dividido en nueve subespecies, seis vivientes y tres exterminadas por los humanos. Las seis subespecies vivientes son:

- Real tigre de Bengala (P. t. tigris), en el subcontinente indio. Es la subespecie más numerosa o, si lo prefieres, la menos amenazada.

- Tigre siberiano (P. t. altaica), en el Extremo Oriente ruso (Macizo montañoso de Sijote Alin), con ejemplares divagantes en Manchuria y en Corea del Norte. Es la subespecie más norteña y de mayor tamaño.

- Tigre de China meridional (P. t. amoyensis), muy amenazado, en una minúscula región entre las provincias chinas de Fujian, Guangdong, Hunan y Jiangxi.

- Tigre de Indochina (P. t. corbetti), en las remotas regiones montañosas entre Tailandia, Laos, Vietnam y Camboya.

- Tigre de Malasia (P. t. jacksoni), disperso entre el Sur de Tailandia (Istmo de Kra) y la Península de Malaca. Críticamente en peligro.

- Tigre de Sumatra (P. t. sumatrae), en la isla de Sumatra. Muy amenazado.

Las tres subespecies exterminadas hasta el momento fueron:

- Tigre del Caspio (P. t. virgata), que es el protagonista de esta crónica, se extendía desde Anatolia oriental hasta el Pamir, en la región semiárida de Asia central. La fecha oficial de su exterminio fue 1970. Luego discutiremos esto.

- Tigre de Java (P. t. sondaica), que vivía en la isla de Java y cuyos últimos indicios (unas huellas) fueron hallados en 1976.

- Tigre de Bali (P. t. balica), exclusivo de la isla de Bali. Se cree que su exterminio debió producirse al final de la Segunda Guerra Mundial.

Distribución histórica y actual de las subespecies de tigre

Este esquema de subespecies ha sido contestado por el Grupo de Especialistas en Felinos de la IUCN, que al revisar la taxonomía del tigre llega a la conclusión de que sólo hay dos subespecies: el tigre continental (P. t. tigris) y el tigre insular (P. t. sondaica, que engloba a las antiguas subespecies de Java, Sumatra y Bali). La teoría es que la subida del nivel oceánico tras la última glaciación dejó aisladas a las poblaciones insulares y continentales, produciéndose la formación de ambas subespecies.

Pero esta visión está lejos de ser aceptada por todos los científicos, y estudios moleculares de 2018 continúan sosteniendo la existencia de seis clados monofiléticos, que corresponderían con las seis subespecies vivientes actuales, englobando las antiguas subespecies insulares en la de Sumatra (que sería sumatrae, y no sondaica), y lo más interesante para nuestra crónica, no reconoce a la subespecie del Caspio, que es englobada en la de Siberia.

Esta visión es aceptada también en un estudio de 2015 que puede considerarse "intermedio", en el que se reconoce también una única subespecie para los tigres continentales pero dividida a su vez en dos clados:

- Un clado norteño formado por virgata + altaica (o sea, Caspio + Siberia)

- Un clado sureño formado por tigris + amoyensis + corbetti + jacksoni

Tigre del Caspio. Heptner y Sludskyi (1972)

En resumen. Estas desavenencias entre estudios taxonómicos y/o moleculares nos están diciendo que, en realidad, la distancia genética entre las "subespecies" de tigres continentales no es tan grande como para que haya una absoluta unanimidad entre la comunidad científica acerca de sus subdivisiones taxonómicas. En lo que se refiere al tigre del Caspio podemos aceptar que, o bien forman parte de una única unidad genética con el tigre de Siberia o bien que sus distancias genéticas son tan reducidas que claramente tienen un origen común. Y, como verás más adelante, esta idea es clave para el proyecto de restauración de la población de tigres de Asia central.

Se cree que el lugar de origen del tigre como especie se encuentra en algún lugar de Siberia meridional. Con el avance de las glaciaciones pleistocenas, el tigre se desplazaría hacia el Sur, a través de Mongolia hasta China, desde donde se extendería por el resto del continente asiático. Los antepasados de los tigres del Caspio y de Siberia debieron emigrar hacia el Oeste usando el Corredor de Gansú, situado entre el Desierto del Gobi y la Meseta tibetana, que es el mismo corredor usado por la Ruta de la Seda y, una vez en Asia central, parte de la población se dirigió hacia el oeste fundando la "variedad" caspiana, y la otra parte tomó el camino oriental, fundando la "variedad" siberiana.

Tigre del Caspio. Zoo de Berlín, 1899

Tras el exterminio del tigre del Caspio, los tigres de Siberia (actualmente unos 560 ejemplares) serían la población superviviente de esta gran población genéticamente monofilética que se extendía desde Anatolia hasta el Pacífico.

Rango geográfico del tigre del Caspio.

¿Dónde se podía encontrar el tigre del Caspio?. Según registros históricos, entre los siglos X y XII existen citas del tigre en las zonas esteparias del Este de Ucrania y Rusia meridional hasta el noroeste de China, y existen registros más recientes en las estepas de Kazajistán en 1880 y 1890, y en las estepas situadas entre Rusia y Mongolia en 1839, 1848 y una dudosa en 1914.

Pero no era la estepa el hábitat normal del tigre del Caspio y aquellas citas deben considerarse como esporádicas. El tigre nunca ocupó ni la estepa ni los semidesiertos, biotopos ambos donde el lobo era, y sigue siendo, el amo y señor. Ni tampoco las montañas, donde el leopardo se mueve como pez en el agua. Por tanto, el tigre ocupaba en general lugares fragmentarios dentro de su aparentemente amplia zona de distribución en Asia central. Vamos a repasar los lugares donde existen citas inequívocas de la presencia del tigre del Caspio.

Tigre del Caspio mantenido como mascota en Uzbekistán. Fecha desconocida

Este de Turquía: la región más oriental de Anatolia era el límite más occidental que el tigre del Caspio alcanzó, y en general cualquier subespecie o variedad de tigre. Hacia 1850, viajeros por la zona del Monte Ararat reportaban que estaba "infestada de tigres", y mayormente se encontraban en la zona de cabecera de los ríos Tigris (que NO tiene nada que ver con la palabra "tigre") y Éufrates, con citas para Sanliurfa, Sirnak, Siirt y Hakkari.

Irak: No fue Irak un feudo donde el tigre fuera demasiado abundante: ejemplares divagantes de la población turca en el Norte, y ejemplares sobre todo en la zona del curso medio del Tigris y el Éufrates más pegados a Irán. Existen registros sobre la caza del tigre por parte de los reyes Neo-asirios en el Alto Éufrates.

Armenia: Existen registros del tiempo de la ocupación romana cuando se cazaba tigres para los circos. En tiempos modernos sólo existe una cita, en 1948. Probablemente se trataba de ejemplares divagantes o disertantes desde Turquía o desde Irán.

Azerbaiyán y Georgia: En Georgia hay evidencias de la existencia de tigres en los bosques de Mingrelia e Imeretia hasta comienzos del siglo XVII, y hasta los siglos XVIII y XIX en las regiones de Tiflis, el Kura y las montañas de Shemaiah. Las últimas citas georgianas son de 1919, 1922 y 1936 en las regiones del Kura y Tiflis. En Azerbaiyán eran relativamente comunes en la región de Lankoran hacia 1860 y también en los Montes Talysh y la llanura aluvial de Kura-Araxes y Mughan, así como en la región fronteriza con Irán.

Tigre abatido en Georgia en 1922 y disecado en el Museo de Tibilisi

Irán: Se trata de uno de los feudos del tigre del Caspio, documentado ya desde la Edad del Hierro con restos arqueológicos. En Irán los tigres se distribuían por toda la vertiente del Caspio, que acabó dando nombre a la subespecie, en las mesetas del Azerbaijan iraní, limítrofes con Azerbaiyán y Turquía, y una banda que enlazaba con la población iraquí, a través del Zagros. Los poetas latinos ya se referían a los "tigres hircanios", refiriéndose específicamente a la región caspiana. También había tigres en zonas limítrofes con Turkmenistán y Afganistán. Existen testimonios de la presencia de tigres en esa región nororiental iraní por parte de un coronel francés que servía como asesor en el Ejército persa en 1845.

Turkmenistán: La presencia del tigre en este país está documentada en su rincón sudoccidental limítrofe con Irán, a lo largo del Río Atrak y sus tributarios y, una vez más, a lo largo de la costa del Caspio. Esta población formaba un continuo con las poblaciones iraní del Alborz y azerí del Talysh. Había otra población marginal en la zona del Syr Daria en el Norte, junto al entonces existente Mar de Aral.

Afganistán: En los valles del Hindu Kush en el extremo norte del país.

Uzbekistán: Al Norte y al Este de Tashkent y también en una población geográficamente separada en la frontera Sur con Afganistán.

Tayikistán: En la zona limítrofe con Afganistán, el Amu Daria superior y la región de Zeravshan.

Kazajistán y Kirguizistán: El tigre aparece representado en petroglifos protohistóricos. El tigre está documentado en la cuenca del Syr Daria, las regiones montañosas entre Kazajistán y Kirguizistán, otra población en torno del Río Ili / Lago Baljash, que enlazaba ya con los confines montañosos con China y sus montañas del Xinjiang, que fueron su área más oriental históricamente documentada.

Mapa de distribución del tigre del Caspio con ubicación de citas históricas

Si el tigre no vivía ni en la estepa ni en los semidesiertos ni en las montañas, ¿dónde vivía?. Según la revisión de la documentación histórica, el tigre del Caspio elegía concretamente dos biotopos asociados a cursos de agua: los cañaverales por un lado, y una formación de bosque de ribera abierto y matorrales denominado tugai, ampliamente representado en toda la región centroasiática. Ciertamente, el tigre también ocupaba algunos tipos de bosques, como los presentes en Transcaucasia y la vertiente iraní del Caspio, donde si acabó subiendo a las montañas fue como consecuencia de la persecución a la que fue sometido.

Ejemplo de tugai, en Kazajistán, hábitat preferido del tigre del Caspio

El tigre del Caspio tenía su población fragmentada debido a su dependencia de estos hábitats riparios y funcionaba como un conjunto de metapoblaciones, esto es, poblaciones separadas entre sí pero lo suficientemente cerca unas de otras como para permitir el imprescindible intercambio genético. Y el tener sus poblaciones fragmentadas en un área en general ecológicamente subóptima para este felino fue un importante factor que facilitó enormemente al ser humano su exterminio.

¿Qué comía el tigre del Caspio? A pesar de tener a su disposición presas silvestres como el saiga (Saiga tatarica), el asno salvaje (Equis hemionus kulan), el camello bactriano (Camelus ferus) o el urial (Ofis vignei), los especialistas han podido establecer que el tigre del Caspio dependía fundamentalmente de estos tres ungulados:

- El jabalí (Sus scrofa)

- El corzo (Capreolus capreolus)

- El ciervo de Bujara o bactriano (Cervus hanglu bactrianus), una subespecie del ciervo rojo centroasiático.

Ciervos de Bujara reintroducidos en la Reserva de Zarafshan, Valle del Syr Daria, Uzbekistán

Y claro, también depredaba sobre el ganado doméstico especialmente cuando los asentamientos humanos acababan ahogando su territorio y quedaban exterminadas o diezmadas sus presas naturales. Entonces entraba a funcionar la eterna e inmemorial trampa que el ser humano siempre ha tendido a los grandes depredadores de nuestro planeta: lo acoso, destruyo su territorio, extermino a sus presas naturales y...en cuanto el tigre come lo único que le queda, que es el ganado humano, se desata la guerra de exterminio.

El sistemático exterminio de un gran depredador

Hacia 1850, el tigre del Caspio gozaba de una razonablemente buena salud en toda su área de distribución. A pesar de estar bien extendida la ganadería en su zona, las comunidades locales habían encontrado la manera de convivir con el tigre básicamente respetando su hábitat y no invadiéndolo. A cambio, el tigre tenía a su disposición presas naturales y no tenía que molestar a los humanos.

Cosacos rusos luchando contra un tigre

Este equilibrio voló por los aires con la aparición del imperialismo ruso, que se anexiona buena parte de los territorios centroasiáticos entre 1850 y 1885, incorporándolos a su lógica de explotación capitalista. Se dieron instrucciones a los oficiales del Ejército ruso para destruir a los tigres, considerados un obstáculo para la explotación agraria de las tierras anexionadas. En efecto, el plan ruso era usar los ríos para irrigar cultivos industriales como el algodón, y para ello era imprescindible destruir el hábitat del tigre, que como ya te he explicado, estaba muy ligado a los ríos con los cañaverales y los "tugais".

Los oficiales rusos cazarán tigres igual que lo hicieron los británicos en India, como un asunto de "prestigio", y también con ellos aparece la caza "deportiva" de sus presas: el jabalí, el corzo y el ciervo. La campaña de acoso y derribo había empezado: la caza directa, la destrucción de su hábitat y la caza de sus presas serán la triple "pinza" que acabará siendo adoptada por los demás Estados de la región, forzados a entrar en la Era del Capitalismo a golpe de bayonetas otomanas o rusas.

Tigre abatido en Irán, 1912

Con todo, será el Irak otomano el primer lugar donde se extirpó el tigre del Caspio por primera vez, en 1887. Probablemente se trataba de una zona relativamente marginal para el tigre, y el último ejemplar asesinado allí fue en Mosul, cerca del foco turco, y seguramente fue un ejemplar divagante desde Anatolia. El Kirguizistán ruso sería el siguiente territorio en exterminar al tigre, en 1890.

En realidad sería el régimen soviético quien acabaría por extirpar al tigre del Caspio en los territorios bajo dominio soviético, anteriormente ruso ya que "heredó" del Imperio zarista la campaña de exterminio de los tigres. Esto debe servirte de reflexión y lección, ya que NO hay ningún régimen político ni económico humano que proteja expresamente la fauna silvestre. El tigre del Caspio fue exterminado tanto por comunistas como por capitalistas. Y el siguiente lugar donde el tigre fue exterminado fue la Transcaucasia soviética, ya pasada la Primera Guerra Mundial: Georgia en 1922, y Azerbaijan entre 1932 y 1940 en las Montañas Talysh, si bien el último ejemplar de la zona fue avistado en 1964. Es probable, que junto con los avistamientos armenios de 1940 y 1948 se tratara de tigres procedentes de Irán y/o Turquía, por lo que podemos considerar que los últimos tigres caucásicos fueron exterminados en la década de 1930.

Uno de los últimos tigres de Irán, abatido en 1953

En la década de 1920, el tigre fue asimismo exterminado de su ámbito más oriental: el Xinjiang chino, donde los últimos ejemplares fueron exterminados hacia 1950 en la zona de las montañas Tien Shan cerca de Urumchi.

Si bien en 1947 las autoridades soviéticas rectifican y prohíben la caza del tigre ya era tarde para el gran felino en territorio soviético ya que el control de las autoridades en las remotas regiones de Asia central no pudo impedir la caza furtiva. Así, el último tigre abatido en territorio del Tayikistán soviético debió corresponder a la Reserva de Tigraya Balka en 1938, y los últimos avistamientos en Kazajistán fueron entre 1945 y 1947. Cierto es que el último tigre avistado en Tayikistán fue en 1971 pero se trataba de un divagante procedente de Afganistán.

Tigre de Tayikistán, 1937

El siguiente clavo en el ataúd del tigre del Caspio fue el Turkmenistán soviético, donde el último tigre fue abatido en enero de 1954 en el Valle del río Sumbar, en las Montañas Kopet Dag y en 1958 cae el último tigre uzbeco en la frontera sur con Afganistán convirtiendo a la prohibición soviética de la caza del tigre en papel mojado. Inmediatamente después le seguiría Afganistán, donde las políticas de modernización económica y occidentalización llevadas a cabo por el Rey Zahir introdujeron al país en la dinámica capitalista de destrucción de la Naturaleza: la persecución al tigre se recrudece en las décadas de 1950 y 1960, avistándose  por última vez en 1964 y 1971 en el valle del Río Vajsh, en la frontera con Tayikistán.

Piel de tigre procedente de Afganistán

En Irán sucedió un proceso social y económico similar al de Afganistán: el Sha Reza Pahlevi lanza un agresivo y autoritario programa de desarrollismo económico una de cuyas víctimas fue el tigre iraní. En la década de 1930 ya eran muy pocos, entre 80 y 100 ejemplares en territorio iraní, cuyo último ejemplar fue abatido en 1959 en los bosques del Caspio. Una exhaustiva búsqueda llevada a cabo por científicos iraníes entre 1973 y 1976 no arrojó ni una sola evidencia de algún superviviente.

Último tigre del Cáucaso, abatido en 1922 cerca de Tibilisi, Georgia

Sólo quedaban tigres del Caspio en Turquía.

El problema del tigre en Turquía estaba en su área de distribución, en las más remotas áreas del Kurdistán. una zona políticamente muy sensible para el régimen ultranacionalista de Ankara, que llevó allí una feroz guerra contra los independentistas kurdos del PKK. El Kurdistán turco fue una región muy militarizada y donde el secretismo oficial cayó sobre una losa. Por eso no hay estudios oficiales sobre la distribución del tigre en Turquía por la sencilla razón de que allí no podía entrar nadie sin autorización del Ejército. 

Por otro lado, el Kurdistán turco es una vía de entrada de la heroína que, desde Afganistán, se exporta a Europa controlada por mafias turcas. Imposible estudiar y conservar al tigre en aquél polvorín. Por eso, paradójicamente, la única cita fiable sobre la presencia del tigre del Caspio en Turquía corresponde con el que supuestamente fue el último tigre del Caspio abatido en Turquía y en el mundo: en Uludere, Sirnak, en febrero de 1970, y porque se pudo fotografiar la piel del animal muerto. Ninguna de las citas anteriores de tigres en esa región se ha podido confirmar con pruebas.

Piel del que está considerado oficialmente como el último tigre del Caspio, abatido en Turquía en 1970

Pero no está claro que fuera ése el último tigre del Caspio. La historia fue publicada en 1974 (con las fotos de la piel del animal) por parte de un botánico que pudo visitar la zona en 1973, y posteriores entrevistas a militares turcos destacados en la región hablan de avistamientos de tigres en fechas posteriores (por supuesto, imposibles de verificar de forma independiente), y los propios militares informan de que en la región se mataba cada año entre uno y ocho tigres cuyas pieles se vendían a ricos propietarios de Irak hasta mediados de la década de 1980. Un oscuro asunto de tráfico de animales en una región hermética infestada de terroristas y narcotraficantes.

Siempre según los militares turcos, la presencia de los últimos tigres del Caspio estaría documentada (según sus testimonios, sin posibilidad de confirmación) hasta bien entrada la década de 1990 o incluso el año 2001, cuando un militar supuestamente observó el último mediante binoculares de visión nocturna cerca de un curso de agua en Uludere, a 3.000 m de altitud.

Una verdadera lástima que el secretismo del régimen turco con respecto del Kurdistán hayan impedido a científicos independientes poder investigar y proteger a los últimos tigres del Caspio.

¿Es posible resucitar a un muerto?

Desde el último Año del Tigre, que fue 2010, las autoridades conservacionistas mundiales y las principales organizaciones ecologistas se plantearon ambiciosos objetivos para el siguiente Año del Tigre, 2022. Y no se trataba sólo de profundizar y mejorar los programas de conservación en marcha sino de tomar nuevas iniciativas. El descubrimiento de que el tigre de Siberia podría ser, como ya te he explicado, genéticamente idéntico o muy parecido al tigre del Caspio ha hecho que algunos imaginen proyectos de reintroducción del tigre en el área centroasiática anteriormente habitada por tigres del Caspio usando tigres siberianos traslocados. ¿Locura o realidad?

El tigre siberiano es genéticamente idéntico o muy cercano al tigre del Caspio

Bien, lo primero que debes saber es que actualmente no hay ningún proyecto oficial para la reintroducción del tigre del Caspio. Pero lo que sí hay son trabajos preparatorios previos para un futuro proyecto de reintroducción. Concretamente, WWF-Rusia ha realizado estudios preliminares para determinar cuál o cuáles podrían ser los lugares ecológicamente idóneos para ello.

Ya sabes cuáles son los requerimientos ecológicos del tigre del Caspio: formaciones vegetales de tugay o cañaverales, en la proximidad de cursos de agua. Por otro lado, los especialistas rusos determinaron que el territorio idóneo para un tigre debe ser grande, mayor de 5.000 km2 y ser capaz de mantener, con presas silvestres, una densidad de 2/3 tigres por 100 km2 que fue lo que calcularon analizando la distribución y los registros históricos. Por otro lado, la zona elegida debería tener una baja densidad de población humana, idealmente por debajo de 3 personas/km2, y tener poblaciones sanas de jabalí, corzo y ciervos, que eran las presas principales del tigre del Caspio.

¿Existen regiones que cumplan todos estos requisitos?. Según los especialistas rusos, sí. Concretamente dos:

1- El delta del Amu-Darya en Uzbekistán, en el medio seco Mar de Aral

2- El delta del Ili en el Lago Baljash y el litoral sur de este lago, en Kazajistán, lugar donde hay registros históricos de la presencia del tigre en el pasado.

Paisaje de la Reserva Natural de Ili-Baljash

De estas dos posibilidades, la más prometedora es la segunda, y así lo entendió el Gobierno de Kazajistán, que, si bien no se ha comprometido oficialmente a reintroducir el tigre en dicha región, al menos ha mostrado interés en el proyecto y sí se ha comprometido al menos a dos cosas. La primera, recuperar la densidad de ungulados presa en la zona para que pudieran vivir allí entre 50 y 70 tigres a largo plazo. En segundo lugar, a implementar la protección legal necesaria del delta del Ili, cosa que en efecto se implementó en Junio de 2018 al fundarse oficialmente la Reserva Natural Ili-Baljash.

Por el momento, las actividades de rewilding llevadas a cabo en esta Reserva por el Gobierno de Kazajistán en asociación con WWF consisten en la recuperación de la vegetación autóctona y las potenciales presas del tigre. En el pasado junio de 2021, por ejemplo, se llevó a cabo la tercera (y hasta el momento más importante) suelta de ciervos de Bujara en la reserva. Las dos primeras se realizaron en 2019 y 2020, con 5 y 14 ciervos respectivamente. Esperemos que sean, efectivamente, la comida del tigre y no la de cazadores furtivos.

Ciervos de Bujara reintroducidos en la Reserva de Ili-Baljash. Foto: WWF - Rusia

¿Cuándo se llevarán allí los primeros tigres siberianos?

Aún no hay previsión para ello. Confiemos en que este proyecto se lleve a término hasta sus últimas consecuencias.

Se lo debemos al tigre que exterminamos a tiro limpio.

MÚSICA RECOMENDADA: Aram Jachaturian - Gayaneh

SI TE GUSTA MI LABOR DIVULGATIVA, ¡APÓYAME! Patreon.com/cronicasdefauna


Comentarios

  1. Que pena me da siempre leer artículos sobre aniumales a los que el ser humano extingue. La natiuraleza funciona como una delicada tela de araña, si una especie desaparece todo el equilibrio se trastoca y tarde o tempreno las consecuencias de esto nos estallarán en la cara.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo! Como siempre, muchísimas gracias por compartirlos, disfruto mucho leyendolos. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo, y esperamos se recuperen las poblaciones de tigres existentes.

    ResponderEliminar
  4. Muy buen artículo, muchas gracias. Sólo una duda que no me ha quedado clara: dices que "el territorio idóneo para un tigre debe ser grande, mayor de 5.000 km2", y sin embargo, luego añades que debe "ser capaz de mantener, con presas silvestres, una densidad de 2/3 tigres por 100 km2". ¿Quieres decir que el mínimo para una población viable serían más de 5000Km2, en los que habría territorios de 2/3 tigres cada 100Km2?
    Muchas gracias otra vez.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación