JJ.OO. de Invierno Pyeongchang 2018: la fauna de Corea.

Querida hija: 

Estos días se están celebrando en Pyeongchang, Corea del Sur, los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018. Yo soy un gran aficionado al Movimiento Olímpico que es, en mi opinión, uno de los más grandes logros de la Humanidad y, siempre que puedo, sigo con el máximo interés las citas olímpicas.

Las mascotas de Pyeongchang2018 son dos animales míticos de la cultura coreana

Corea del Sur es un país muy conocido en todo el mundo gracias a su elevado desarrollo tecnológico. En efecto, sus empresas multinacionales en los sectores de la electrónica de consumo, la industria ligera y la robótica son mundialmente admiradas y conocidas. Si yo saliera a la calle y pidiera al azar a la gente que me nombrara tres multinacionales coreanas, estoy seguro que la gran mayoría podrían superar la prueba. Pero…¿qué sabemos sobre la fauna de Corea?. Si realizara a la gente de la calle la misma prueba, pidiéndoles me nombrasen tres animales característicos de la fauna coreana, seguramente se verían en un grave aprieto. 

Mapa físico de la Península de Corea

Y por eso te quiero hablar de la fauna de Corea, con sus luces y sus sombras, para que puedas tener una visión completa de este país. No en vano los organizadores de los Juegos Olímpicos han seleccionado para sus mascotas dos especies emblemáticas de su fauna: para los Juegos Olímpicos, el tigre blanco Soohorang, y para los Juegos Parolímpicos (sí, en castellano se dice Parolímpicos) el oso negro asiático Bandabi. Son dos mascotas muy simpáticas y siento mucho que no se hayan comercializado en España para poder comprártelas. 

Pero en el mundo real, Soohorang y Bandabi han corrido suertes diversas. Desgraciadamente, al igual que ha sucedido en tantos países, en Corea del Sur el ser humano ha exterminado la práctica totalidad de los grandes carnívoros que habitaban el país: el tigre Panthera tigris, el lobo Canis lupus, el leopardo del Amur Panthera pardus orientalis, el lince boreal Lynx lynx y también algún gran herbívoro, como el ciervo japonés Cervus nippon. En cuanto al oso negro…las ha pasado canutas y también ha estado a punto de desaparecer. Pero lo que queda de fauna de Corea es lo suficientemente interesante como para hablarte de ella. Y, como siempre hacemos, antes de limitarnos a enumerar especies, vamos a caracterizar la Naturaleza coreana y establecer el origen de su fauna. 

El medio biogeográfico del País de la Mañana Tranquila

La Península de Corea está situada en Asia Nororiental, entre China y Japón. Su situación geográfica es, curiosamente, simétrica con respecto de la Península Ibérica: se encuentra aproximadamente a la misma latitud que nosotros, pero justo doblando el mapa de Eurasia. Es una península montañosa: el 70% del territorio es montañoso, especialmente en la frontera Norte con China y Rusia, y en la fachada oriental de la Península. Al estar situada en la fachada oriental del continente, su clima es más extremado y duro que el nuestro. En invierno, las masas de aire frío y seco procedentes de Siberia hacen que su invierno sea duro, frío y nevado. Estos días, en Pyeongchang, se están experimentando temperaturas de entre -4 y -12ºC. Por el contrario, en verano, los pesados efluvios procedentes del Mar Amarillo y el Pacífico Occidental hacen que el clima sea cálido, húmedo, lluvioso y bochornoso. 

Como no podía ser de otro modo, los ecosistemas de la Península se definen en gran manera por esta mezcla de situación geográfica, relieve y clima. Existen, grosso modo, tres regiones ecológicas: al Norte, en el sector central de la frontera con China y Rusia, una zona de bosques sub-boreales, de coníferas. El grueso de la Península estaría poblado por una zona de bosques templado-fríos, caducifolios, y el extremo sur, así como la Isla de Cheju, en el Estrecho de Tsushima, estaría en la zona de bosques templado-cálidos, de hoja ancha y siempre verdes. A pesar de la gran densidad de población humana, especialmente en Corea del Sur, el 65% de la Península está cubierta por bosques.

Principales regiones ecológicas de Corea

¿Cuál es la estructura de su fauna?. Desde el punto de vista zoogeográfico, la Península de Corea está situada en la Región Paleártica. La fauna coreana forma una comunidad zoológica con las zonas adyacentes de Manchuria, en China, y los distritos rusos del Amur y el Ussuri. Son numerosos los taxones que tienen esta distribución geográfica. Estos animales podríamos considerarlos como la “fauna autóctona” (aunque no lo sea necesariamente de Corea) o, tal vez más propiamente, la “fauna regional”. A esta fauna regional se agregan varias influencias exteriores: 

Aportaciones de la fauna eurosiberiana: serían los géneros que Corea tiene en común con Europa (si bien en Corea suelen estar representados por especies distintas): el jabalí (con una subespecie de gran tamaño), el corzo, el tejón, el zorro rojo, el armiño, la comadreja, el ratón de campo o los exterminados lobo y lince boreal. 

Aportaciones de la fauna himalaya: el goral y el oso negro asiático, que alcanzaron Corea desde sus orígenes en el Himalaya a través de las cadenas montañosas del interior de China. 

Aportaciones de la fauna siberiana: como por ejemplo, la ardilla voladora y los pájaros carpinteros. 

Aportaciones de la fauna tropical: de la Región Indomalaya proceden los exterminados tigre y leopardo, así como el gato leopardo. 

Por tanto, en Corea confluyen especies de varias regiones del Paleártico y de la Región Indomalaya, lo cual da a la fauna coreana un carácter ecléctico y sorprendentemente variado para la pequeña extensión geográfica de la Península. 

Antes de entrar en materia zoológica, debo hacerte una consideración. Si bien la Península de Corea forma una sólida unidad geográfica y cultural, desgraciadamente está dividida políticamente en dos estados, tras la cruenta guerra civil entre 1950 y 1953. Al Norte del Paralelo 38 (designado como frontera ), está la República Popular Democrática de Corea, conocida como Corea del Norte, un férreo régimen estalinista, reliquia de la Guerra Fría, sometido a un gran control informativo. Al Sur, la República de Corea, conocida como Corea del Sur, que es un régimen capitalista y liberal. En este post me referiré a la fauna de Corea del Sur porque hay más información sobre ella que sobre la de Corea del Norte, muy hermética con respecto al exterior y porque en el Sur es donde se están celebrando los Juegos Olímpicos. 

No obstante, y dado que la fauna no conoce fronteras, cuando sea necesario para el interés del relato, introduciré también datos disponibles para Corea del Norte. Curiosamente, la llamada Zona Desmilitarizada, que separa ambos países técnicamente aún en guerra, con sus alambradas, barreras, minas, torres de vigilancia e instalaciones militares, se ha convertido en un corredor ecológico de primer orden, donde la fauna florece extraordinariamente, debido a la fuerte restricción de acceso a la misma para los humanos, en un fenómeno que también se dio en la zona fronteriza entre las dos antiguas Alemania Oriental y Occidental, y que se ha mantenido hoy como un corredor ecológico protegido. 

Los invertebrados autóctonos de Corea 

Antes de dedicar más tiempo a los animales más emblemáticos de la fauna coreana, no me gustaría dejar pasar la oportunidad de nombrarte algunas de las especies de invertebrados autóctonas que tiene Corea: 

Sphagniana montícola (Insecta: Orthoptera) 
Stenamma coreanense (Insecta: Hymenoptera – Formicidae) 
Demonax seoulensis (Insecta: Coleoptera) 
Ropica coreana (Insecta: Coleoptera) 
Agelena coreana (Arachnida) 
Atypus coreanus (Arachnida) 
Pholcus kwanaksanensis (Arachnida) 
Koreanohadra koreana (Mollusca: Gasteropoda) 
Karaftohelix adamsi (Mollusca: Gasteropoda) 

Koreanohadra coreana es un caracol autóctono de la Península

Los vertebrados de la fauna coreana 

Corea dispone de 67 especies autóctonas de peces de agua dulce, y es un país sorprendentemente rico en Anfibios autóctonos. La elevada humedad de que dispone el país multiplicada por la multitud de valles montañosos y boscosos, hace que tenga muchos hábitats favorables a estos animales. Entre las salamandras autóctonas coreanas más interesantes están: 

Karsenia coreana. Una salamandra sin pulmones, descubierta tan recientemente como 2003. Onychodactylus coreanus 
Hynobius quelpartensis, que es endémica de la Isla de Cheju. 
H. unisacculus 
H. yangi 

La salamandra de Cheju únicamente se encuentra en dicha isla

En la avifauna coreana se manifiestan las dos principales influencias: la norteña y la sureña-tropical. Corea es una zona de invernada para las especies migratorias que crían en verano en Siberia Oriental y Mongolia. Y, a su vez, es zona de cría de aves subtropicales que emigran hacia Formosa y Filipinas cuando el invierno coreano se hace demasiado duro. Algunas de estas aves de origen subtropical son el faisán Phasianus colchicus, o el bellísimo monarca colilargo japonés Terpsiphone atrocaudata, un Paseriforme caracterizado por su larga cola, muy característico de la zona subtropical de Japón (islas de Shikoku, Kyushu, Sur de Hondo) y que, en Corea del Sur, cría en el extremo Sur de la Península y en la Isla de Cheju, en los bosques siempre verdes. Otro paseriforme característico de Corea es el bulbul de orejas marrones Hypsipetas amaurotis

El monarca colilargo es una de las aves más bellas que se pueden encontrar en Corea

Las verdaderas joyas ornitológicas que se pueden contemplar en Corea son las dos especies de grullas que crían en Siberia e invernan en Corea. La grulla de Manchuria Grus japonensis es una de las mayores especies de grulla con sus 150 -158 cm de altura. Blanca, elegantísima, inverna en la Zona Desmilitarizada y en las provincias de Gangwong (la provincia montañosa nororiental donde se están celebrando los JJOO), Gyeonggi e Incheon, estableciéndose en zonas arenosas, intermareales, estuarios de ríos y costas, humedales y tierras agrícolas. Es omnívora, alimentándose de vegetales y pequeños invertebrados. El número de grullas manchurianas invernantes en Corea del Sur se ha ido incrementando: de 382 en 1990 a 1.051 en 2010. La otra gran grulla invernante en Corea del Sur es la grulla cuelliblanca Antigone vipio, de costumbres muy parecidas a la grulla manchuriana. 

La grulla de Manchuria es tal vez la joya de la ornitofauna de Corea

Actualmente no existe ninguna especie de ave que sea estrictamente endémica de Corea, pero hay que hacer una puntualización en el caso del carpintero de Tristram, presente en Corea con la subespecie Dryocopus javensis richardsoni. Esta subespecie fue descubierta en 1879 y se encontraba únicamente en la Península de Corea y en la Isla japonesa de Tsushima. Entre 1898 y 1902 sufrió una caza masiva para abastecer museos y colecciones hasta que en 1920 fue exterminado de Tsushima, quedando únicamente en Corea, pero extraordinariamente raro. Afectado por la deforestación que la industrialización de Corea del Sur imponía, en 1952 fue protegido, y desapareció en 1978. Si bien en 1993 se detectó una pareja en la Zona Desmilitarizada, en 2017 se le dio por oficialmente extinguido. Se cree que en Corea del Norte quedan menos de 50 ejemplares. 

El carpintero de Tristram está muy amenazado

En Corea existe un Lagomorfo autóctono, la liebre coreana Lepus coreanus, que vive en llanuras, matorrales y regiones montañosas. En cuanto a los Roedores, en Corea está presente el ratón de campo Apodemus agrarius (en España está representado por Apodemus sylvaticus), y en 1965 se describió el ratón de campo listado, autóctono de la Isla de Cheju, y caracterizado por una lista negra que recorre todo su dorso. Inicialmente fue reconocido como una subespecie del ratón de campo, Apodemus agrarius chejuensis, pero los modernos análisis genéticos lo han establecido como una especie propia: Apodemus chejuensis

Entre los herbívoros, destacaría el ciervo almizclero Moschus moschiferus que, pese a su nombre, no es un ciervo ya que pertenece a la familia Moschidae, bien representada en Asia Oriental. Es un Artiodáctilo de tamaño pequeño, que produce el famoso “almizcle”, a partir de una glándula situada bajo la piel de su barriga, y los machos presentan unos largos caninos que usan en las luchas para disputarse a las hembras. Viven en bosques de coníferas y valles rocosos junto a corrientes de agua. No llevan una verdadera cornamenta. Los machos llevan dos cuernos pequeños y puntiagusos, curvados hacia abajo y hacia atrás. Han sido cazados por su almizcle, que se usa en perfumería, hasta el borde de la extinción. En Corea del Sur se calcula que quedan menos de cincuenta ejemplares. 

El ciervo almizclero es uno de los herbívoros característicos de Corea

Pero es el goral de cola larga Naemorhaedus caudalis el herbívoro más característico de Corea. Esta reliquia de la fauna Himalaya (ampliamente distribuido por todas las montañas de la Región indomalaya), es un Caprino. Vive por toda Corea, especialmente en las zonas montañosas de Taebaek y el Parque Nacional de Seoraksan, ambos en la provincia de Gangwong, e introducido en los Montes Woraksan. Se ha ido recuperando desde 40 ejemplares en 1982 hasta 860 – 920 en 2015. 

El goral es un extraño caprino himalayo que mantiene poblaciones en Corea

En Corea se puede encontrar la foca manchada Phoca largha. Esta foca se distribuye por Alaska, Mar de Bering, Mar de Ojotsk, Islas Kuriles, Sajalín, Japón y Mar del Japón. En Corea encuentra su área de distribución más meridional, en la Bahía de Garonim y en la Isla Baengnyeong, pero su número va disminuyendo: en 1940 había unas 8.000; 2.300 en los años 80 y entre 600 y 800 ejemplares en 2010. 

El mustélido más interesante de Corea es la marta de garganta amarilla Martes flavigula. Tiene una coloración muy bonita: cabeza negra y cuello-torso amarillo/anaranjado. Es la mayor marta del Viejo Mundo, capaz de depredar sobre cervatillos almizcleros. 

La marta de garganta amarilla es el principal mustélido de Corea

Tal vez la especie más característica de lo que antes llamaba la “fauna regional” coreana sea el perro mapache Nyctereutes procyonoides. Es un cánido ciertamente raro, pues externamente parece un mapache, como reza su nombre común. Vive en bosques mixtos, montañas y en proximidades de cursos de agua. En los momentos más fríos del invierno realizan una falsa hibernación, que no es más que un profundo sueño que cesa si el tiempo mejora. Es un animal oportunista y omnívoro. Tradicionalmente se ha cazado por su piel que, si bien no es especialmente fina, sirve muy bien para los fríos inviernos de Manchuria, China y Corea. Por eso fue introducido en la Rusia Europea, desde donde se extendió como especie invasora, a Polonia, Alemania y Finlandia. 

El perro mapache, autóctono de Asia oriental, ha sido introducido en Europa

Al principio te dije que Corea era tierra de grandes felinos. Pero, exterminados los tigres y los leopardos, el único félido que queda en Corea es el gato leopardo Prionailurus bengalensis. Está distribuido por toda Corea. 

Entonces, ¿qué pasó con los tigres, animales totémicos de Corea?. En efecto, el tigre está presente en el folklore y la mitología coreanas. El tigre blanco se consideraba un animal sagrado, una criatura defensora ante los malos espíritus, símbolo de valentía y poder, que traía buena suerte. El tigre que estaba presente en Corea era el llamado “tigre siberiano”, que hoy sobrevive únicamente en el Macizo montañoso de Sikhote Alin, en el Ussuri ruso, y en algunas zonas chinas limítrofes. Tradicionalmente se consideraba al tigre de Siberia como una subespecie: Panthera tigris altaica. Pero los modernos análisis genéticos muestran que los tigres continentales no presentan subespecies, y sólo se reconoce como subespecie los tigres insulares de Sumatra y Java Panthera tigris sondaica

El tigre de Siberia, hoy prácticamente exterminado de la Península de Corea

El tigre fue perseguido en Corea, a pesar de su papel mitológico, para minimizar ataques a humanos y a ganados. Pero fue especialmente en el periodo colonial japonés (1910 – 1945) cuando desapareció definitivamente, porque entre los oficiales japoneses se puso de moda traerse como recuerdo de su estancia en Corea una piel de tigre, exactamente igual que hacían los ingleses en la India o en África con los leones. Así, entre 1915 y 1942, fueron abatidos 97 tigres y 642 leopardos. El último tigre coreano fue abatido en 1921 y el último leopardo coreano fue muerto en 1969. Actualmente, tigres siberianos procedentes de Rusia penetran esporádicamente en la zona fronteriza con Corea del Norte. Estos tigres han sido estudiados conjuntamente por las Academias de Ciencias de Rusia y de Corea del Norte. 

Periódicamente corren rumores de avistamientos de tigres y leopardos en la Zona Desmilitarizada. Lo cierto es que los muchos estudios con cámaras trampa realizados en la zona no han logrado captar ni un tigre ni un leopardo ni un lince. Los grandes felinos que otrora señoreaban Corea, han desaparecido para siempre. 

Y llegamos finalmente al otro animal totémico de Corea: el oso negro asiático Ursus (=Selenarctos) tibetanus. Es un oso extendido por Asia Meridional y Oriental, desde el Himalaya hasta Japón. La sub-población residente en Corea forma parte de la población de China Nororiental y el Lejano Oriente de Rusia. Su área de distribución aquí se solapa en parte con la del oso pardo Ursus arctos. En Corea se halla presente la subespecie Ursus tibetanus ussuricus, que es la mayor de sus subespecies. Es inconfundible por su color negro adornado por una media luna blanca en el pecho. Vive en bosques caducifolios y de hábitos alimenticios omnívoros. Es un oso más agresivo que el oso pardo, atacando más frecuentemente ganado doméstico y ocasionalmente humanos. 

El oso negro asiático, aún presente en Corea

En la cultura coreana, es el símbolo de la Madre Tierra. Según el mito de la creación de Corea, Dan-gum, el fundador, nació hace 4.340 años hijo de Dios y de una osa encarnada en una mujer. La nación fundada por el Hijo de la osa duró 2.000 años. En Corea del Norte el oso negro se halla presente en las provincias de Jagang, Ranggang, Hamgyung-buk y Hamgyung-nam que corresponden a los distritos fronterizos con China y Rusia. En Corea del Sur la caza ilegal para el suministro de la llamada “medicina tradicional”, diezmó la población hasta quedar 20 ejemplares en 2001, prácticamente todos en los distritos montañosos de la provincia de Gangwong, y en la Zona Desmilitarizada. En el año 2004, y para salvar la especie, se introdujo en el Parque Nacional de Jinsan, en el Centro-Sur, donde en 2015 había unos 40 ejemplares. 

Parque Nacional de Seoraksan, donde se encuentran varias de las joyas de la fauna coreana

Así que ya sabes algo más sobre la fauna coreana. Ahora, cuando veas por la televisión cómo los esquiadores descienden por las laderas nevadas de Pyeongchang, puede que estén observados entre la niebla del bosque, por los últimos osos negros coreanos.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación