Los trogones. La selva esmeralda.

Querida hija: 

Cuando se habla de la variadísima avifauna americana, inmediatamente nos vienen al recuerdo los colibríes, verdaderas joyas aladas de los que ya te he hablado. Si recuerdas cuando te hablé de las siete aves nacionales sudamericanas más hermosas, había dos de ellas: el quetzal resplandeciente (Guatemala) y el tocororo (Cuba) que pertenecen a un grupo de aves llamado comúnmente “trogones y quetzales”, y que está considerado con justicia el segundo grupo de aves más hermosas de América.

El gran ornitólogo John Gould publicó una hermosa colección de los Trogones.

Sus variadas combinaciones de colores de tonos irisados y su hieratismo, que les hace moverse lo mínimo posible en sus posaderos, los han hecho muy populares entre los aficionados a observar aves, debido a que, una vez localizados, pueden ser observados y fotografiados con relativa facilidad. Además, son aves de misterioso origen cuyos secretos aún no han sido del todo revelados. Por tanto, voy a hablarte de estas aves singulares. 

Biología de unas aves flemáticas. 

Los trogones son los únicos representantes de la familia Trogonidae, a su vez única familia incluída en el Órden Trogoniformes. Esto ya puede hacernos sospechar que estamos ante un grupo de aves poco común. Los trogones comprenden siete géneros y treinta y nueve especies distribuidas por los bosques tropicales y subtropicales tanto de los trópicos del Nuevo Mundo como los del Viejo Mundo, es decir, una distribución pantropical que, como te contaré más adelante, es un quebradero de cabeza para los especialistas. Estos son los géneros actuales de trogones: 

Apaloderma (3 especies) es el único género africano 

Trogón narina (Apaloderma narina)

Harpactes, con 11 especies, es género indomalayo junto con Apalharpactes (1 especie) 

Y finalmente, las 24 especies neotropicales, agrupadas en los géneros: 

Euptilotis 

Pharomachrus 

Priotelus 

Trogon 

Trogón mexicano Trogon mexicanus, ejemplo del género Trogon

Los dos primeros corresponden a los famosos y bellísimos quetzales. De entre todos estos trogones, el trogón elegante es el único que penetra en el Neártico desde México, más concretamente en Arizona (montes Huachuca y Chiricahua), y Nuevo México (montes Ánimas). Dos trogones son endémicos de sendas islas del Caribe: el trogón cubano o tocororo Priotelus temnurus y el trogón de la Española Priotelus roseigaster. Por su parte, el trogón narina, africano, es el que tiene el área de distribución más grande pudiendo ocupar un rango de hábitats desde bosques espesos hasta sabanas abiertas. Finalmente, debes saber que los quetzales son propios de bosques de niebla, o montanos. En el Cono Sur se denominan surucuás

Los quetzales son también Trogónidos. Como este quetzal dorado Pharomachrus fulgidus

Su morfología es bastante homogénea. Una forma compacta y rechoncha, con cabeza pequeña casi sin cuello, pico ancho y corto, y sobre todo una cola larga formada por doce plumas rectrices anchas, rectas y truncadas en el final, que le dan un aire rectangular. Las dimensiones varían desde los 23 cm de longitud y 40 g de peso de Harpactes duvaucelli a los 40 cm y 210 g del quetzal resplandeciente Pharomachrus mocinno. Las patas son tan débiles que los trogones casi no pueden caminar ni siquiera cambiar de orientación en una rama sin apoyarse en movimientos de las alas. 

John Gould lo nombró como Trogon, hoy asignado a Harpactes, uno de los trogones asiáticos

La estructura de sus pies es única entre las aves y su verdadero rasgo distintivo: los dedos I y II están orientados hacia atrás y los dedos III y IV son frontales y unidos por la base, siendo el dedo I (el hállux, o equivalente al “dedo gordo”) el más externo. Esta distribución de dedos, llamada “heterodáctila”, con una reversión de los dedos II (hacia atrás) y IV (hacia adelante) conlleva una anormalidad en la disposición de los tendones de los músculos flexores digitales del pie: el flexor profundo del pulgar se divide en dos ramas que se cruzan una sobre la otra, hacia los dedos I y II. 

Estructura heterodáctila del pie de un trogón, su verdadero signo de identidad.

Si bien los trogones son capaces de volar, hacen poco uso de sus alas (cortas pero fuertes) y la mayor parte del tiempo se encuentran posados sobre una rama, vigilando posibles fuentes de alimento. Muy de cuando en cuando emprenden cortos vuelos para alimentarse, una vez localizada la comida. Los quetzales sí son capaces de realizar vuelos más largos. Se ha interpretado esta inactividad como una técnica defensiva de camuflaje, ya que pueden ser depredados por halcones y pequeños mamíferos predadores como el ocelote. 

Los trogones están considerados aves omnívoras, pues se alimentan tanto de frutas (lo que las convierte en dispersoras de semillas) como de insectos. Se da la circunstancia de que los trogones africanos y asiáticos son más insectívoros, mientras que los neotropicales son más frugívoros. Más adelante discutiremos este hecho notable. 

Se trata de pájaros territoriales y monógamos. Normalmente los machos atraen a las hembras mediante su canto, excepto los quetzales, que realizan vistosos vuelos de exhibición. Anidan en agujeros o cavidades de los árboles y también en termiteros. La puesta oscila entre 2 y 4 huevos, que ambos padres incuban al alimón durante un periodo entre 16 y 19 días. Los pollos nacen completamente desvalidos, ciegos y desnudos. 

Al tratarse de un grupo de aves íntimamente ligado a medios boscosos, los trogones constituyen un muy buen indicador de calidad ambiental. Actualmente el grueso del grupo se encuentra en una situación de buena salud, a excepción del trogón de Sumatra, que es el único que está clasificado como “En Peligro” por la IUCN. 

Origen y dispersión de un grupo oscuro 

Como ya te adelanté antes, los Trogoniformes tienen una distribución pantropical: viven en las regiones tropicales de Sudamérica, África y región Indomalaya, hasta el mismo límite de la Línea de Wallace. Esta distribución la comparten con otros grupos de Aves: Anhingidae, Capitonidae, Heliornithidae, Jacanidae y Psittacidae, así como otros Vertebrados como los cocodrilos y los cecílidos. Este tipo de distribución es un problema, porque no se sabe bien cómo se ha llegado a ella, si mediante difusión a partir de un punto de origen, o mediante especiación vicariante in situ, es decir, mediante la fragmentación de poblaciones separadas por los movimientos tectónicos, que luego evolucionan en aislamiento mutuo. 

Mapa que muestra la distribución pan tropical de los Trogónidos

Por tanto, el origen de los trogones está sujeto a estudios y teorías. ¿Se trata de especies de origen en Laurasia? ¿O son especies gondwánicas?. Para empezar, se han realizado análisis moleculares y genéticos para tratar de dilucidar las relaciones internas entre los trogones. Estos análisis arrojaron un resultado interesante: los trogones africanos parecen situarse en la base del grupo, siendo los neotropicales e indomalayos grupos hermanos entre sí. Si tenemos en cuenta que los fósiles de trogónidos más antiguos que se conservan provienen del Terciario de Europa (Suiza, Francia), esta teoría apunta a un origen euro-africano ligado al clima tropical que imperaba entonces en Laurasia. Una vez el clima empezó a enfriarse, el grupo emigró al Sur, donde pudieron diversificarse en las tres subfamilias actuales, cada una en un continente. 

Una de las filogenias propuestas para los Trogónidos

En este contexto, los trogones, frugívoros, tuvieron que encontrarse en África con la competencia de fuertes grupos ya establecidos, como los Bucerótidos (cálaos), que copaban el nicho alimenticio de las frutas. Presumiblemente por eso tuvieron que adaptarse a una dieta insectívora (principio de exclusión competitiva) mientras que, en el Neotrópico, a partir de una escasez de aves frugívoras, los trogones pudieron conservar allí su nicho alimentario original. 

El trogón de Sumatra (Apalharpactes mackloti) es una rareza, y no sólo por su escasez. Este trogónido de los bosques montanos de Java y Sumatra resulta ser un linaje relicto, el más antiguo de los trogones indomalayos, y más emparentado con los Apaloderma africanos que con sus hermanos asiáticos. 

El bello y escaso trogón de Sumatra

Sin embargo, el asunto está lejos de ser zanjado. Como hemos visto antes, los trogones son aves poco voladoras y esto dificulta su dispersión pantropical, pues necesitarían vencer amplios huecos marítimos entre continentes, aun en sus fases tempranas de su separación. Por otro lado, no están presentes en los trópicos australianos mientras que, por ejemplo, las Psittaciformes sí han llegado absolutamente a todos los trópicos. 

Existe una dificultad más. Los análisis genéticos no acaban de coincidir. ¿Por qué pasa esto?. Un análisis genético puede diseñarse usando como marcador una determinada secuencia genética o bien otra. Debido a que los genes tienen, a su vez, historias evolutivas diferentes, uno tiene que saber bien qué está buscando, qué quiere demostrar y, sobre todo, cómo interpretar los datos. El resultado anterior que indicaba los trogones africanos como un grupo basal estaba basado en el análisis comparativo del citocromo-b. Pero otros estudios, igualmente rigurosos, basándose en la secuencia de ADN llamada 12SDNA, muestran a los trogones neotropicales como el grupo basal, y original, que luego se expandiría, vía Europa (de ahí los fósiles), hacia los trópicos del Viejo Mundo. Esto explicaría que, de entre los trogones, los americanos son los más numerosos en especies (la teoría alternativa explicaba esto en función de la nula competencia en el nicho frugívoro). 

Otro enfoque más, el zoogeográfico, ha venido a complicar el asunto. 

Analizando la clasificación cladística de las Aves (te recuerdo que un clado es un grupo de especies que descienden de un antepasado común), podemos ver que los trogones forman parte de un grupo con afinidades “terrestres” (en contraposición con las aves “acuáticas” o “marítimas"” Este super-clado, llamado “Afroaves”, estaría formado por los Coraciformes, Piciformes, Rapaces nocturnas y diurnas, Buitres del Nuevo Mundo, pájaros-ratón, la carraca curol, los seriemas, Psittaciformes y Paseriformes). Este superclado estaría relacionado con el clado hermano denominado “Australaves”. 

Clasificación cladística de las Aves, indicando el lugar de los trogones.

El análisis de la patria original de este amplio conjunto de aves señala al antiguo supercontinente Gondwana como su origen. Por tanto, al fragmentarse este continente, los trogones africanos (una vez más, basales) iniciarían una dispersión hacia Asia Oriental, por un lado, y hacia Norteamérica y Sudamérica a través de Europa, lo que interpretaría los fósiles europeos como un paso contrario al que sugería el análisis del 12SDNA. Como ves, el hecho de que una especie, o grupo de especies, se encuentre en un lugar del mundo y no en otro influye decisivamente en la determinación de su posible origen. Siempre debes interrogarte acerca de ello, y reflexionar. 

Las "Afroaves", entre las que se incluyen los trogones, son un grupo de aves que tienen origen común

Mientras tanto, los trogones, exhibiendo su irisado plumaje en sus posaderos, se dejan fotografiar ajenos por completo al misterio de su origen.

MÚSICA RECOMENDADA: "Los últimos días del Edén" (Jerry Goldsmith)

Comentarios

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación