En la tierra del Fantasma: la fauna de las Montañas Celestiales

Querida hija:

Probablemente no hayas oído hablar de las Montañas Celestiales, traducción al castellano de su nombre chino Tien Shan, pero se trata nada menos que el quinto mayor sistema montañoso del mundo, tras el Himalaya, los Andes, las Montañas Rocosas y el Pamir. Forma parte del "Techo del Mundo", el rosario de elevadas montañas de Asia Central y se encuentra a caballo entre China y Kirguizistán. Una vez fue un punto importante del paso de la legendaria Ruta de la Seda pero también un punto notable en cuanto a fauna se refiere. Hoy voy a hablarte de la fauna de este formidable sistema montañoso.

El leopardo de las nieves es el animal emblemático del Tien Shan

Geografía del Tien Shan

El Tien Shan tiene una forma alargada y orientada de Este a Oeste en una longitud de unos 2.500 km y alcanza una anchura máxima de unos 700 km. Nace en China, casi casi del mismísimo Desierto de Gobi, con sus estribaciones más orientales en las montañas de Barkol y Bogda Shan, y muere al Oeste, en el Nudo del Pamir. La mayor parte de esta cordillera se reparte entre China (en su Región Autónoma de Sinkiang, al Noroeste) y Kirguizistán (que hace frontera con China), si bien corresponde la parte más larga a China.

Paisaje de las altas cumbres del Tien Shan

Estamos hablando de una gran cordillera con picos que superan los 4.000 metros de altitud, con dos picos que superan los 7.000: el pico más alto del Sistema, el Jengish Chokusu (Pico de la Victoria, 7.439 m.), entre China y Kirguizistán, y el Jan Tengri (Señor de los Espíritus, 7.010 m) en la frontera entre Kirguizistán y Kazajistán.

Su situación geográfica es clave: separa las estepas semiáridas de Kazajistán y Zungaria, en su lado Norte, del aterrador Desierto de Taklamakan al Sur. De hecho, la importancia ecológica de estas montañas es sobresaliente, ya que se eleva entre desiertos y estepas semiáridas pero tiene la altitud suficiente para captar la humedad procedente del Ártico especialmente en invierno, cuyos vientos del noroeste se convierten en copiosas precipitaciones de nieve. El Tien Shan es un reservorio de nieve que luego, en el deshielo de primavera, alimenta una gran red hidrográfica que da de beber al desierto: en ríos como el Sir Daria o el Tarim, y alimentando vía acuíferos al rosario de oasis del Desierto de Taklamakan que hacen posible la vida allí. Simplemente, sin el Tien Shan no sería posible la vida en esta parte de Asia.

Mapa de situación de la cordillera del Tien Shan (Encyclopaedia Britannica)

Precisamente por esta orientación geográfica Este-Oeste, el Tien Shan presenta dos vertientes ecológicamente muy diferentes. La cara Sur es más seca y desértica por no llegarle la humedad del Ártico, y prácticamente está desprovista de bosques siendo la vegetación predominante la estepa seca en sus faldas y las estepas montanas (a 1.100 - 1.500 m de altitud) y prados alpinos a mayores altitudes. Las precipitaciones son aquí de entre 100 y 200 mm.

En cambio, la cara Norte recibe precipitaciones de entre 600 y 800 mm, suficientes para permitir el desarrollo de magníficos bosques subalpinos compuestos principalmente por el abeto asiático (Picea schrenkiana), que es endémico de esta cordillera, hasta los 2.700 metros de altitud.

Abetales en Xueling, China

Al estar el Tien Shan orientado de Este a Oeste, nunca ha constituido una barrera insalvable para los seres humanos, y culturalmente ha sido un paso obligado en la Ruta de la Seda: desde el corredor de Gansú, esta Ruta lo salvaba bifurcándose en dos: un ramal por el Norte, dando un rodeo por Zungaria, y el ramal del Sur, que recorría los oasis del Desierto de Taklamakan (originados, a su vez, como ya te he dicho, en las nieves del Tien Shan) y luego atravesaba la Cordillera por el Paso de Torugart, a 3.752 m. de altitud, y perfectamente practicable para los viajeros de la época.

Otro punto importante que le da al Tien Shan una gran importancia cultural estriba en que en esta región se originan importantes cultivos de árboles frutales que luego se extenderían desde aquí, como el manzano, el peral, el nogal, el albaricoquero o el melocotonero. De hecho, el cultivo de frutales es uno de los principales capítulos económicos de la falda Sur del Tien Shan y de los oasis del Taklamakan. Por esta razón, tanto el Tien Shan Occidental como el Oriental están catalogados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Cara Norte del Pico Jan Tengri, con el Glaciar Englichek (Frederick Heymes)

El primer naturalista occidental que visitó estas regiones fue el ruso de origen alemán Alexander von Schrenk (1816 - 1876), en honor de quien se nombró el abeto asiático o abeto de Schrenk. Viajó por el Norte de Rusia, los Urales y Asia central y visitó concretamente la Zungaria, la Depresión situada en el extremo nordeste del Tien Shan donde identificó especies de plantas y de insectos en el año 1840, y que dejó constancia en su obra: Bericht über eine im Jahre 1840 in die östliche Dsungarische Kirgisensteppe unternommene reise.

Pero fue el explorador ruso Pyotr Semenov (1827 - 1914) quien recorrió exhaustivamente la Cordillera entre 1856 y 1857, estudiándola a conciencia. Visitó el Lago Issyk Kul, situado en el corazón de la cordillera, y fue el primer europeo en ver el Pico Jan Tengri. Escribió su viaje en: Travels in the Tian Shan 1856 - 1857. Nicolás II reconoció su gran labor otorgándole el apodo honorífico de Tian-Shansky: "Del Tien Shan".

La fauna del Tien Shan

Como siempre hago cuando te hablo de la fauna de una región geográfica, en realidad sólo te daré algunos ejemplos sobresalientes sobre la Fauna Vertebrada, ya que es imposible en una crónica darte una visión exhaustiva. Sí puedo darte antes algunas ideas generales sobre la fauna de estas montañas. Se trata de una región situada en la Región Paleártica, dentro de la cual forma la Provincia de Tierras Altas del Pamir y el Tien Shan. 

La fauna del Tien Shan tiene fuertes afinidades con la fauna boreal eurosiberiana, a pesar de estar separada de ella por las estepas kazajo-mongolas, y por eso podemos encontrar aquí especies de amplia distribución eurosiberiana (que también se encuentran en la Península Ibérica) como por ejemplo el águila real, el quebrantahuesos, el lobo (un poco más adelante te hablaré un poquito más sobre los lobos de esta región), la chova piquirroja, el zorro rojo, el ciervo rojo, el oso pardo, el lince boreal, el ratón de campo, el cuco europeo, el mirlo europeo, el chochín común y otros tantos. Por eso, te nombraré aquí en mi apresurado resumen especies más específicas de estas montañas o de su área de influencia.

También existen especies representantes de la fauna del Sur de Asia, provenientes de regiones más termófilas, y que prosperan en la árida falda Sur de este sistema montañoso, como por ejemplo la gacela persa (Gazella subgutturosa), pero en general predomina el tipo de fauna Holártico.

Peces

Hablar de peces en las Montañas del Tien Shan es hablar de peces que viven en ríos, lagos y arroyos de montaña, y especialmente del Lago Issyk-Kul, que es el segundo mayor lago de montaña del mundo tras el Titicaca, y que se encuentra enclavado en la parte central del Tien Shan, íntegramente en territorio kirguiz, a una altitud de 1.609 metros y que ocupa una superficie de 6.200 km2, y que es también un popular lugar de baño y vacaciones para la población local.

Este lago es el centro de una cuenca endorreica (que no tiene salida al Mar), lo que le da un interés especial a su ictiofauna, cuyo origen es centroasiático, con presencia de lochas del género Tryplophysa, ciprínidos de la subfamilia Schizothoracinae, que es un grupo "hermano" de nuestros conocidos barbos, y también presencia de los leuciscos, pequeños peces de origen siberiano.

Osman desnudo

Más concretamente, en la Cuenca del Issyk-Kul existen 4 especies y 6 subespecies endémicas: el leucisco de Issyk-Kul (Leuciscus bergi), el leucisco de Schmidt (L. schmidti), el foxino del Issyk-Kul (Phoxinus issykulensis), con su subespecie P. i. relictus, la marinka (Schizothorax pseudaksaiensis isykkuli), o el osman desnudo (Gymnodiptichus dybowskii), que presenta además una subespecie para los ríos de la cuenta, y otra subespecie para el lago.

Desgraciadamente, y al igual que sucede en casi todos los lagos del mundo, en el Issyk-Kul se han introducido especies exóticas por su interés cultural y/o deportivo, como por ejemplo la trucha del lago Sevan, originaria y endémica de este lago armenio, y que allí se encuentra amenazada, pero que en el Issyk-Kul actúa como un agresivo depredador que amenaza a las especies autóctonas.

Anfibios y Reptiles

Entre los Anfibios me gustaría destacarte aquí al sapo de Pevzov, también conocido como sapo de Sinkiang (Bufotes pewzowi), que se distribuye en toda el área del Tien Shan, Pamir, y montañas circundantes de China, Mongolia, Kazajistán, Uzbekistán y Kirguizistán. Es un interesante ejemplo de cómo estos vertebrados aparentemente frágiles y tan dependientes del agua y la humedad son capaces de buscarla literalmente debajo de las piedras, pues se trata de un sapo que vive fundamentalmente en entornos secos y semidesérticos, pero en el Tien Shan se encuentra tanto en la vertiente Norte (la húmeda) como en la Sur (la seca), y se le ha citado hasta los 3.000 - 4.000 metros de altitud.

Sapo de Pevzov (Mijail Bagaturov)

Entre los Reptiles, tenemos en esta región 19 especies pertenecientes a los órdenes Testudines y Squamata.  Te destaco otro Reptil bien adaptado a los ambientes desérticos y esteparios como la tortuga de Asia central (Testudo horsfieldii), que en el Tien Shan sólo se observa en las faldas del Karatau, que es una ramificación noroccidental del Tien Shan que sale del norte de Kirguizistán y se adentra en las estepas kazajas. También tenemos aquí escincos termófilos como el eslizón sin párpado del Alai  (Asymblepharus alaicus) y el eslizón sin párpados del desierto (Ablepharus deserti). 

Las serpientes están representadas, entre otras, por la serpiente látigo moteada (Hemorrhois ravergieri), la culebra ratonera de la estepa (Elaphe dione) o la víbora siberiana (Gloydius halys), que en la zona del Tien Shan está representada por una de sus cinco subespecies, la víbora de Karaganda (G. h. karaganus).

Serpiente látigo moteada (Omid Mozaffari)

Aves

Como siempre, son las Aves el grupo de vertebrados con mayor número de especies sobre el terreno (unas 370 especies), y aquí se distribuyen por todos los ambientes ecológicos: bosques boreales, prados alpinos, roquedales, faldas esteparias o desiertos. Voy a tratar de hacerte aquí una selección de algunos taxones representativos de la avifauna de este sistema montañoso.

En los abetales, tenemos la tórtola oriental (Streptopelia orientalis), la bisbita arbórea (Anthus trivialis), el coqueto y bonito colirrojo de Eversmann (Phoenicurus erythronotus) o el arrenga común (Myophorus caeruleus), con un curioso canto que recuerda a la voz humana.

Colirrojo de Eversmann

En los bosques caducifolios tenemos el gavilán chikra (Accipiter badius), la paloma Zurita (Columba oenas), el pico aliblanco (Dendrocopos leucopterus) o el miná común (Acridotheres tristis), que es uno de esos representantes de la fauna de Asia meridional que alcanza en Tien Shan precisamente su límite Norte de distribución.

En roquedas de la zona alpina entre los 2.000 y los 5.000 metros, se encuentra aquí el gallo de las nieves del Himalaya o del Tien Shan (Tetraogallus himalayensis), que concentra aquí en estas montañas en 80% de su población de la Región Autónoma china del Sinkiang.

Gallo de las nieves. Sinkiang, China. (Liang Nigulayi)

Mamíferos

Y llegamos aquí a los Mamíferos. Seguramente te estarás preguntando quién es el "Fantasma" al que me refería en el título de esta Crónica. Y ya te lo puedo desvelar: se trata del magnífico, bellísimo y elusivo leopardo de las nieves (Panthera uncia), que es el verdadero icono de la fauna del Tien Shan y es, junto con el manul (Felis manul) el único felino adaptado a las inhóspitas altitudes de las Montañas del Asia central.

Y se le conoce como "El Fantasma" porque es extremadamente difícil de ver. Por su camuflaje de pelaje blanquecino con manchas oscuras, que no te imaginas cómo lo camufla en los roquedales situados en las nieves perpetuas entre los 2.000 y los 6.000 metros, y por sus cautelosas costumbres, además del difícil acceso de los lugares donde habita. De hecho, los especialistas que estudian este magnífico y vulnerable animal se valen de métodos indirectos para detectarlo: huellas de pisadas, excrementos e imágenes tomadas mediante cámaras-trampa. Puede vivir a tales alturas y bajísimas temperaturas merced a su pelo espeso y sedoso, y que desgraciadamente ha alimentado el infame comercio ilegal de pieles que está diezmándolo. 

Leopardo de las nieves

El leopardo de las nieves es el único panterino que no ruge, pero tiene a cambio un amplio repertorio de otros tipos de vocalizaciones. Se calcula que no habrá más de 5.000 ejemplares en toda su área de distribución, estimándose en Kirguizistán una población de entre 150 y 500 individuos, mientras que en el Sinkiang chino se encontraría su mayor población en Asia central, entre 700 y 1.000 ejemplares, de ellos habría de 500 a 600 en el Tien Shan chino. O sea, que en total hablaríamos de una población total de leopardo de las nieves en Tien Shan que oscilaría entre los 650 y los 1.100 ejemplares.

Además del oso pardo, el zorro rojo y el zorro corsac (Vulpes corsac), o el lince boreal, el otro gran depredador del Tien Shan es el lobo gris como ya te indiqué antes. Aquí en Tien Shan estaría presente la subespecie nominal Canis lupus lupus, y aunque está presente en toda el área del Tien Shan, está algo más concentrado en Kirguizistán (unos 4.000 individuos) y algo más disperso en la parte china (6.000 para todo el país entre Sinkiang, Tíbet-Qinghai, Manchuria y, Mongolia Interior).

Lobo fototrampeado en la Reserva de Sarychat (Kirguizistán)

Tanto el leopardo de las nieves como el lobo gris compiten por las mismas presas, diríamos que se disputan el cetro de super-depredador de estas montañas, pero en realidad date cuenta que el lobo es algo más generalista en cuanto a requerimientos ecológicos, mientras que el leopardo de las nieves es un especialista en hábitats de alta montaña alpina, lo que en la práctica reduce mucho la competencia entre ellos.

No obstante, la presa más consumida por ambos (se ha estudiado en la Reserva Natural de Sarychat-Ertash, en la región kirguiz de Issyk-Kul, donde ambos viven juntos) es el argali u oveja de Marco Polo (Ovis ammon), una extraordinaria y espectacular oveja salvaje que vive en toda el área de las montañas centroasiáticas, seguida por el no menos espectacular íbice siberiano (Capra sibirica). El argali está representado aquí por la subespecie del Tien Shan (O. a. karelini), y vive a altitudes hasta los 5.800 metros, mientras que el íbice (con su subespecie C. s. alaiana) llega incluso a los 6.000 metros. Se ha estudiado que, en Sarychat-Ertash, el argali es algo más consumido por el lobo y el íbice por el leopardo, seguramente porque el argali puede encontrarse a altitudes tan bajas como los 300 m, mientras que el íbice no baja de los 2.000.

Cabra siberiana (Gunnar Ries)

Tras estos dos grandes herbívoros, aunque el corzo siberiano (Capreolus pygargus) debe ser también ampliamente consumido por el lobo, son las marmotas las terceras presas en importancia para lobos y leopardos. Aquí en Tien Shan se encuentran la marmota de Menzbier (Marmota menzbieri), que es endémica del Tien Shan Occidental, y también la marmota de cola larga (M. caudata), que tiene una distribución más amplia por otros sistemas montañosos centroasiáticos.

Marmota de Menzbier en un sello soviético

Otros roedores interesantes de la región son la ardilla terrestre del Tien Shan (Spermophilus relictus), el lirón balcánico (Dryomys nitedula), que tiene una curiosa distribución desde el Norte de Italia hasta estas montañas del Tien Shan, donde alcanza su límite oriental, la rata del Turkestán (Rattus pyctoris), que puede alcanzar los 4.200 metros de altitud, o el topillo-topo norteño (Ellobius talpinus).

Los caballos celestiales.

No quiero terminar esta crónica sin hacerte referencia a un curioso episodio histórico que muestra la gran importancia cultural que tuvieron las montañas Tien Shan dentro de lo que fue la Ruta de la Seda.

Estamos en el año 138 a. C. Para que te sitúes, la República Romana acababa de salir victoriosa de la Guerra contra los Lusitanos en la Península Ibérica y eran cónsules ese año Publio Cornelio Escipión y Décimo Junio Bruto. En China gobernaba la poderosa Dinastía Han, una de las Civilizaciones más avanzadas y cultas de la Humanidad, en todo comparable a su coetánea República Romana. Al igual que le sucedería más tarde al Imperio Romano, la China del Emperador Wudi (141 - 87) estaba en continuo conflicto con los xiongnu, una confederación de pueblos "bárbaros" que hostigaba la frontera Norte del su Imperio.

Expansión Han a lo largo de la Ruta de la Seda

Llegó a sus oídos la información de que el Reino Occidental de Dayuan (situado en lo que hoy es el Valle de Fergana, al pie del Tien Shan entre Uzbekistán, Tajikistán y Kirguizisán) había derrotado recientemente a los Xiongnu, y envió una embajada encabezada por el diplomático y explorador Zhang Qian con el fin de negociar una alianza entre ambos Reinos. Qian reportó la existencia de los maravillosos caballos que criaban en Dayuan, que "sudaban sangre" y que, sin duda, habían sido el arma perfecta para derrotar a los Xiongnu. Qian bautizó aquellos caballos como Los Caballos Celestiales. Inmediatamente el Imperio Han quiso comprar esos increíbles caballos y, ante la obstinada negativa de los Yuezhi de Dayuan a vender, cada año enviaban embajadas para comprarlos.

Finalmente, ante la tensión que apareció entre ambos Estados, acabó surgiendo la disensión y un embajador Han fue asesinado en Dayuan, lo que desató la respuesta militar del Imperio Han, una guerra que ha pasado a la Historia con el nombre de "La Guerra de los Caballos Celestiales".

Caballo Volador de Gansú. Dinastía Han. Museo Provincial de Gansú, Lanzhou

Tras una primera campaña en el año 104 a.C. en la que 20.000 soldados Han siguieron el camino de la cadena de oasis del Desierto de Taklamakan y tuvieron que volver con el rabo entre las piernas al no poder tomar la capital de Dayuan, Ershi (hoy Juyand, Tajikistán), una segunda expedición en 102 a. C. terminó con la completa victoria del Imperio Han, que pudo por fin disponer de los estratégicos caballos celestiales y derrotar con ellos a los Xiongnu.

Hasta aquí la Historia, y empieza la Zoología. ¿Qué tipo de caballos eran estos?

Según diversas obras de arte como la escultura del "Caballo Volante de Gansú", o los caballos bactrianos representados en las monedas de Eucrátides I de Bactriana (descendiente de los generales de Alejandro Magno), observa que se trata de un tipo de caballo robusto, masivo, fuerte y de patas cortas, nada que ver con los caballos de tipo "oriental" de los que te hablé cuando te hice la crónica sobre el caballo árabe (caballos turkmenos y árabes, más esbeltos y veloces). Seguramente este tipo de caballos estaban seleccionados para un combate cuerpo a cuerpo en formaciones de caballería pesada, y era lógico que los Han quisieran adquirirlos, puesto que los especialistas han analizado los caballos Han (basándose en los caballos de las tumbas de la Dinastía Qin, inmediatamente anterior a la Han) y han llegado a la conclusión de que no eran caballos muy adecuados para el arte militar.

Caballo de terracota. Tumba de Xian

Durante las Dinastías anteriores a la Han, parece ser que los caballos chinos eran más parecidos al "tipo Przwalski", con baja estatura y patas cortas pero la selección caballar que hacían los chinos iba en la dirección de obtener caballos más altos y esbeltos. Seguramente en tiempos de Wudi era ya palmaria la diferencia entre los caballos chinos y los bactrianos, sin duda más cercanos aún al "tipo Przewalski" centroasiático,  y del cual no quedan ya descendientes en ninguna línea de caballos modernos, acaparadas genéticamente hoy día casi al 100% por los caballos de tipología "oriental".

Los estudios moleculares que se han llevado a cabo en las modernas razas caballares chinas y mongolas han arrojado una extraordinaria variedad genética, lo que se interpreta como la prueba de los antiguos intercambios comerciales en la región, así como los movimientos militares de pueblos nómadas montados a caballo que prácticamente no cesaron hasta el siglo XVII. 

¿Qué hay del famoso "sudor de sangre" que observó Zhang Qian en los Caballos Celestiales?

Los especialistas aventuran la teoría de que entre aquellos caballos podría estar extendida una parasitosis causada por el gusano Nematodo Parafilaria multipapillosa, que provoca nódulos hemorrágicos subcutáneos en las orejas y en la parte superior de las patas delanteras de los caballos. Este nematodo está ampliamente distribuido por las estepas asiáticas y excava galerías bajo la piel de los caballos.

MÚSICA RECOMENDADA: Kitaro - Silk Road






Comentarios

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación