El corazón rojo de Australia: la fauna del Gran Desierto de Arena

Querida hija:

Cuando se habla de desiertos (y su fauna) instintivamente pensamos en el Sahara o en los cinematográficos desiertos norteamericanos, tan popularizados por el western. Pero no nos acordamos que Australia también tiene desiertos, los más extensos del Hemisferio Sur y que estos desiertos tienen fauna. De entre los varios desiertos que conforman lo que se suele llamar el "corazón rojo de Australia" he seleccionado uno de ellos, el Gran Desierto de Arena, como caso de estudio para contarte qué animales viven en él. Una fauna desconocida para un desierto desconocido.

El diablo espinoso (Moloch horridus) es uno de los reptiles más característicos de los desiertos australianos

Introducción: los desiertos australianos

Los desiertos del Hemisferio austral son menos extensos y más dispersos que los del Hemisferio norte en razón de la menor masa continental que hay allí abajo. Pero su origen es el mismo: a lo largo del cinturón de latitud subtropical se establece una amplia zona de altas presiones originadas por el aire de altas capas de la atmósfera que, enfriado y seco, "caen" hacia la superficie terrestre. Esta alta presión casi completamente estable dificulta la entrada de borrascas portadoras de humedad, y entonces la insolación y evaporación se hacen fuertes y dominantes.

En Chile se encuentra el Desierto de Atacama y en África del sudoeste se encuentra el Kalahari, con sus respectivos "escoltas" costeros: el Desierto peruano y el Desierto del Namib. Pero los desiertos de Australia son más desconocidos y además tienen algunos rasgos que les diferencian de los otros desiertos (tanto australes como boreales).

Mapa que muestra la situación de los desiertos de Australia

Si bien Australia está considerado como el continente más árido del mundo (tras la Antártida), puesto que el 70% de su superficie puede considerarse como zona árida, los desiertos propiamente dichos ocupan el 18% de su superficie fundamentalmente en la región centro-occidental del continente. Allí se definen los siguientes desiertos (por orden de extensión): Victoria, Gran Desierto de Arena, Tanami, Simpson, Gibson, Pequeño Desierto de Arena, Strzelecki, Sturt, Tirari y Pedirka.

La primera particularidad de los desiertos de Australia es que son más húmedos que cualquier otro desierto del mundo. Si el Desierto del Sahara presenta unas precipitaciones de entre 40 y 150 mm anuales, los desiertos de Australia pueden oscilar entre los 400 y los 200 mm anuales. Esto es así porque el continente australiano presenta una menor distancia entre los océanos y su interior, y está sujeto a dos sistemas de precipitación: uno antártico que trae lluvias de invierno desde el Sur, y uno monzónico-tropical que trae la lluvia en verano desde el Norte. Ambos sistemas afectan en general a los desiertos australianos, si bien el sistema monzónico es más influyente y suelen caer las precipitaciones en verano, agravadas en ocasiones por ciclones tropicales, que pueden llevar inundaciones.

Paisaje característico del Gran Desierto de Arena. Foto: Stephen Zozaya

Así, aunque en los desiertos de Australia existen sistemas de dunas de arena (erg) o superficies rocosas (hamadas), el aspecto típico de un desierto australiano es una llanura arenosa de color más o menos rojizo tapizada por una nutrida alfombra de arbustos, y con la presencia de árboles  y matorrales dispersos.

Centrándonos ahora en el Gran Desierto de Arena, objeto de nuestra crónica de hoy, te puedo decir que tiene una superficie de 267.250 km2, si bien forma parte de una ecorregión del mismo nombre que tiene una extensión mayor: 395.250 km2 repartidos en un 75% en la parte norte del Estado de Australia Occidental, y el 25% restante en el rincón suroeste del Territorio del Norte, pero a efectos prácticos el Gran Desierto de Arena se considera como perteneciente a Australia Occidental. Al encontrarse muy cerca ya del borde de la Australia tropical, las precipitaciones de verano se hacen notar y aumentan de sur a norte. Pero, como sucede en todo desierto, estas precipitaciones son irregulares de un año a otro y puede haber sequías graves que duren años.

Al Sur el Gran Desierto de Arena linda con los desiertos de Gibson y Pequeño de Arena, con los que forma también una unidad geo-ecológica. El aspecto de este desierto es de una planicie arenosa cubierta con unos curiosos matorrales con forma de montículo erizado (también le llaman "planta-erizo") del género Triodia, que allí también reciben el nombre de "spinifex", con acacias dispersas (mulgas) y algún eucalipto despistado. Las temperaturas máximas del verano superan ampliamente los 45 - 48 ºC y las mínimas invernales pueden ser heladoras, típico de los desiertos subtropicales.

La región está prácticamente deshabitada desde el punto de vista humano, con un sólo asentamiento minero de cierta importancia (Telfer) y comunidades aborígenes que tímidamente han ido regresando a esta tierra, después de que durante el siglo XX fueran expulsados de ella por el Gobierno australiano y reasentados en el Territorio del Norte. 

Paisaje del Parque Nacional Karlamilyi

Un solo Parque Nacional se encuentra en este Desierto: el Parque Nacional Karlamilyi, situado a caballo entre el Gran y el Pequeño Desierto de Arena, es el mayor y más remoto de los parques nacionales australianos. También cruza este desierto la mayor y más dura de las rutas ganaderas australianas, llamada Canning Stock Route Trail, que une Halls Creek con Wiluna (ambas en Australia Occidental) tras 1.850 km de longitud lo que la convierte en la ruta histórica más larga del mundo.

Bien hija mía, ya te has situado. Ahora vamos a conocer la fauna de este desierto y sus desventuras: 37 especies de mamíferos, unas 180 de aves, 75 reptiles y 3 anfibios.

Los mamíferos

Como es normal en Australia, los mamíferos marsupiales son los dominantes en este ambiente, si bien en general se trata de animales de tamaño mediano a pequeño, la mayoría de ellos depredadores (fundamentalmente insectívoros), y algunos herbívoros que, curiosamente, son más pastadores que ramoneadores. Y comienzo este pequeño repaso hablándote de los dos mamíferos emblemáticos de este desierto desgraciadamente por su grave situación conservacionista.

El bilby mayor (Macrotus lagotis) también es llamado "conejo marsupial" por sus grandes orejas y su aspecto compacto aunque por supuesto nada tiene que ver con los conejos. El bilby es un omnívoro nocturno del Orden Peramelemorpha y es propio de las zonas áridas del centro y noroeste de Australia. Excava madrigueras subterráneas con una curiosa forma espiral para dificultar la penetración de los depredadores. Su población ha declinado durante las últimas décadas y va quedando confinado en el árido rincón noroeste de Australia. Está clasificado como "Vulnerable" y se están llevando a cabo programas de cría en cautividad y reintroducciones en otros lugares de su antiguo rango geográfico.

Bilby mayor

El problema que está acabando con los bilbies y que es una constante amenaza para los demás mamíferos (y que ya ha exterminado a unas 10 especies de marsupiales autóctonos de esta región) es la fauna introducida, especialmente dos: los gatos domésticos asilvestrados y el zorro rojo europeo así como el ganado europeo que se comporta en Australia como invasor agravando la desertización de ecosistemas que jamás estuvieron preparados para un pastoreo en masa.

El otro animal emblemático de este desierto es el ualabí liebre rojizo (Lagorchestes hirsutus),  uno de los más pequeños canguros de Australia con un peso de entre 800 y 1.600 gramos y que una vez estuvo ampliamente distribuido en los desiertos del centro y occidente de Australia. Desgraciadamente las especies introducidas y los fuegos incontrolados exterminaron la última población salvaje en 1990, y se conserva sólo en cautividad desde entonces. En el Gran Desierto de Arena se registró por última vez en 1931. Se han reintroducido en el Desierto de Tanami y en otra área "libre de predadores ferales" en el Territorio del Norte en 2019. Esperemos que la especie pueda volver a prosperar.

Ualabí liebre rojizo. Foto: Michael Hains

Además del gran canguro rojo (Macropus rufus), otros marsupiales registrados en el Gran Desierto de Arena son, entre los Falangéridos, el possum norteño cola de pincel (Trichosurus arnhemensis), entre los Dasiúridos (los carnívoros marsupiales) tienes el dunnart de patas peludas (Sminthopsis youngsoni) o el curioso "jerbo marsupial", el kultarr (Antechinomys laniger) que si bien está ampliamente distribuido en toda el área árida del centro y oeste de Australia, en el Gran Desierto de Arena sólo mantiene una pequeña y localizada población.

Kultarr. Foto: Michael J. Barritt

Dentro de los mamíferos placentarios destacan los múridos, los ratones que llegaron a Australia cuando terminó la Última Glaciación y se han diversificado muy bien. El ratón más abundante en los ambientes desérticos australianos y también bien representado en el Gran Desierto de Arena es el ratón saltador del spinifex (Notomys alexis), también llamado "tarkawara", muy característico de los matorrales de spinifex de la Australia árida. Nocturno y también adaptado a moverse a saltos como los jerbos, en otro ejemplo más de convergencia evolutiva. Otro ratón presente en este desierto (entre otros varios) es el ratón de arena del interior (Pseudomys hermannsburgensis).

Por citarte un murciélago de este desierto entre los mamíferos placentarios, te puedo decir el murciélago barbudo de Gould (Chalinolobus gouldii), que está distribuido por toda Australia.

Entre los marsupiales que han sido desgraciadamente exterminados de este desierto por la fauna introducida de origen europeo y por la presión ganadera, puedo citarte como ejemplos el mulgara (Dasycercus cristicauda), que no se ha detectado en el Gran Desierto de Arena desde 1977 y que sólo queda en una reducida área del centro de Australia, el quoll occidental (Dasyurus geoffroi), no detectado desde 1931 (aunque sí presente en otras zonas de Australia) o el bandicut del desierto (Perameles eremiana), este sí exterminado a nivel mundial y cuyo último ejemplar fue precisamente registrado en el Gran Desierto de Arena en 1943.

Mulgara. Foto: Intortuz

La fauna mamífera de este desierto pertenece a tres categorías biogeográficas:

-Fauna eyreana: es el componente más abundante en este desierto, y es el grupo de mamíferos adaptados a las zonas áridas y semiáridas del interior del continente. 19 especies de las cuales dos de ellas, Sminthops youngstoni y Antechinus rosamondae sólo se conocen de zonas áridas del Norte del Trópico de Capricornio, o sea, que son lo más parecido a "especies endémicas" que en realidad no existen en el Gran Desierto de Arena.

- Fauna torresiana: son las especies propias del norte tropical y lluvioso australiano. Cuatro especies de esta fauna viven en este desierto, la mayoría de ellas en el borde Norte del desierto, limítrofe ya con áreas de sabana tropical como por ejemplo el canguro rabipelado del Norte (Onychogalea unguifera).

- Fauna pan-australiana: especies ampliamente distribuidas por toda Australia, en total 14 especies como por ejemplo el canguro rojo anteriormente citado.

Luego está la fauna introducida: el dingo, el dromedario, el conejo europeo, el gato feral, el zorro rojo, o el ratón doméstico, que tanto daño hacen a la fauna autóctona.

Los pájaros del desierto

Al igual que sucede con los mamíferos, no hay aves endémicas del Gran Desierto de Arena. En parte esto es debido a que la fauna del desierto como regla general es nómada: no establece territorios fijos, estables e inamovibles y se va desplazando en función de la abundancia local de alimentos y especialmente de la disponibilidad de agua. Así, puedes encontrarte en un área de cualquier desierto australiano como nuestro caso de estudio y puede que no logres detectar ningún pájaro. Pero tras un episodio de lluvias, aparecerán los pájaros como por ensalmo para alimentarse de los insectos que, también, saldrán de la nada tras las lluvias. 

De todos modos, hay aves más proclives a ocupar ciertos hábitats más que otros. Por ejemplo, hay aves que se refugian en los matorrales de spinifex, y otras que prefieren vivir en las mulgas o en las escasas áreas húmedas que pueden formarse tras las lluvias como el Lago Gregory, un lago salino permanente que se encuentra entre nuestro Gran Desierto de Arena y el vecino Desierto de Tanami: en este lago se encuentran aves como la grulla australiana o Brolga (Antigone rubicunda), el chorlito de frente negra (Elseyornis melanops) o la pagaza piconegra (Gelochelidon nilotica), que es un ave cosmopolita que sólo falta en la Antártida.

Brolga o grulla australiana. Foto: Luke Shelley

Centrándonos ya en las aves propiamente de las regiones áridas australianas (el grueso de las aves de aquí son eyreanas), la reina de todas ellas es indiscutiblemente la avutarda australiana (Ardeotis australis), que es moderadamente común en este desierto y se encuentra prácticamente en todas sus áreas.  

Tras la avutarda, los "loros del desierto" son tal vez las aves más interesantes. Solemos asociar a los loros y cotorras a áreas bien arboladas tanto de latitudes tropicales como subtropicales, pero en Australia Occidental una especie de loro está confinada sólo a los desiertos: el perico princesa (Polytelis alexandrae), que tiene una cola muy larga y estrecha y anida en las acacias y eucaliptos dispersos por las regiones áridas así como en las propias matas de spinifex. Hay más especies de psitaciformes que se encuentran en estos desiertos australianos.

Otras aves del desierto que puedo citarte son: la rara paloma bronce arlequín (Phaps histrionica), el precioso y multicolor diamante cebra (Taeniopygia guttata), con dos subespecies: una australiana y otra en las Islas de la Sonda, otro diamante, el diamante pectoral (Heteromunia pectoralis), endémico del Norte de Australia y que recibe su nombre por el evidente "pectoral" plateado que ostenta, el diamante colirrojo (Neochmia ruficauda), con un rostro y pico de un rojo escandaloso, el maluro estriado (Amytornis striatus), precisamente uno de los pájaros más asociados a los matorrales de spinifex, donde encuentra alimento en forma de semillas e insectos.

Diamante cebra. Foto: Ar.R. MacNeill

Los anteriores ejemplos que te he puesto están más asociados a los matorrales de spinifex en mayor o menor grado, pero otros pájaros que están más asociados a las acacias pueden ser la acantiza apical (Acanthiza apicalis) o el mielero golicanelo (Acanthagenys rufogularis), un representante de los Melifágidos (pájaros mieleros), un pájaro muy generalista ampliamente distribuido por Australia, pero que precisamente a la latitud del Gran Desierto de Arena encuentra el límite norte de su distribución, pues no penetra ya en el Norte tropical.

Mielero golicanelo. Foto: Sunphlo

Los herpetos

Ningún ambiente más hostil para los anfibios que el desierto ya que éstos necesitan el agua para su ciclo de vida y porque su piel necesita estar húmeda. Sin embargo, hay anfibios en los desiertos de Australia. Siempre te he dicho que los desiertos son "tramposos" y siempre hay lugares donde se almacena agua bien de forma permanente como estacional. Y el Gran Desierto de Arena no es ninguna excepción, donde se han citado ocho especies, de las que te destacaré la rana de agua australiana (Ranoidea platycephala), que se hincha de agua y se entierra en el barro a la espera de que lleguen las lluvias para salir y poner los huevos. Los aborígenes son capaces de localizar estas ranas, desenterrarlas y exprimirlas en caso de necesidad para beberse el agua que han almacenado.

Rana de agua australiana

En cuanto a los reptiles, están en su elemento. No hay vertebrados mejor adaptados a los climas áridos que ellos. Y tal vez por eso Australia, el continente más árido del mundo, es a la vez el más diverso del mundo en especies de reptiles. De ellos, 75 especies se han citado en el Gran Desierto de Arena, siendo los grupos más abundantes los escincos, con 31 especies, los gecos y los agámidos (llamados allí "lagartos dragón") con 13 especies cada uno.

De entre los escincos no me resisto a destacarte el gran escinco del desierto (Egernia kintorei), que es endémico de la mitad occidental de Australia y uno de los mayores del mundo con una longitud de 19 centímetros y un aspecto verdaderamente robusto y rechoncho. Este escinco excava madrigueras subterráneas que pueden alcanzar los 12 metros de longitud y tener más de veinte entradas. Cosa excepcional entre los lagartos, alcanzan cierto grado de cooperación social. 

Gran escinco del desierto. Foto: Adam Show

En el grupo de los gecos, puedo destacarte el precioso geco de cola nudosa de tres líneas (Nephrurus levis), de una hermosa coloración anaranjada y con unos evidentes "anteojos" blancos. Es miembro de una familia endémica de Australia, Carphodactylidae, y la especie está más extendida en la zona centro-sur de Australia pero tiene su representación en nuestro desierto estudio.

Geco de cola nudosa

Australia es un continente abundante en varanos, y a pesar de ser animales considerados como ligados a medios tropicales húmedos, el Gran Desierto de Arena tiene una representación de nada menos que seis especies, empezando por el más extendido y grande de los varanos australianos, el monitor de arena (Varanus gouldii), pero también curiosamente el segundo varano más pequeño del mundo, el varano pigmeo de cola corta (Varanus brevicauda).

Las serpientes no están demasiado bien representadas en este desierto: tres pitones como por ejemplo la bonita pitón de Ramsay (Aspidites ramsayi) y cinco elápidos como por ejemplo la serpiente de nuca naranja (Furina ornata).

Pitón de Ramsay. Foto: Alison Wright

MÚSICA RECOMENDADA: Brian May - Mad Max

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación