¿Por qué un curso de "Iniciación a la Fauna Marina"?

Querida hija:

Como sabes, esta semana he lanzado mi Curso a distancia: "INICIACIÓN A LA FAUNA MARINA". Puedes preguntarte por qué y para qué. ¿Acaso no conocemos los Océanos y todo lo que contienen?. Pues en realidad no tanto, y fuera de los ámbitos académicos y de algunas especies mediáticas y muy conocidas (cetáceos, tiburones, etc...) es muy poco lo que las personas de a pie conocen sobre la fauna marina. De modo que pretendo llenar un hueco de conocimiento que hoy día nadie atiende. En la crónica de hoy, voy a hablarte un poco sobre este curso y reflexionar sobre la fauna marina.



Introducción: ¿por qué conocer la fauna marina?

Cuando yo era niño miraba embobado los documentales televisivos del Comandante Jacques Cousteau, el único divulgador que ha sido capaz de llegar al gran público en lo que a fauna marina se refiere. Su obra magna "Mundo Submarino" ha quedado como un hito del siglo XX, y descubrió a toda una generación la belleza de las criaturas marinas pero también su fragilidad. Como sucedió con nuestro Félix y con Carl Sagan, una vez falleció el Comandante nadie tomó el relevo y la fauna marina quedó encerrada en la torre de marfil de la Academia.

Sin embargo, desde instancias internacionales no se nos deja de recordar la importancia de los Océanos: la ONU declaró 1998 como Año Internacional de los Océanos y este año 2021 es el comienzo de la Década de la Ciencia de los Océanos para el Desarrollo Sostenible 2021 - 2030.

Tenía que hacer algo. ¿Sabías que el 75% del oxígeno que respiramos lo produce el fitoplancton oceánico? ¿sabías que hay países enteros que dependen del pescado para su suministro cotidiano de proteínas, como Japón o las Maldivas?. Es mucho lo que el Océano nos da, y es muy poquito lo que nosotros conocemos sobre ellos y sobre su fauna.

Foto: Duncan Murrell

Esto es así porque el ser humano es un animal terrestre que se desenvuelve en un medio subaéreo. El mar, para nosotros, ha sido un entorno hostil e incluso tenebroso para los humanos, que apenas se desenvolvían como mucho a unos pocos metros de la orilla. Pero incluso estos recursos eran importantes en el Paleolítico y el Neolítico, pues se han localizado concheros ampliamente distribuidos por todas las regiones costeras: lugares donde los humanos arrojaban las conchas de los moluscos que recolectaban para comer.

Sin embargo, las navegaciones de altura datan sólo de hace 500 años y aun así, los océanos que surcaban los primeros grandes navegantes hablaban de "monstruos marinos", que incluso se representaban en los mapas de la época. Hoy día sabemos que las ballenas, los peces luna, los tiburones ballena y los calamares gigantes no son monstruos, pero en el siglo XV se tenía esa percepción sobre ellos.

William Evans Hoyle, Octopus Marmoratus, from The Voyage of HMS “Challenger”, 1886.

La primera expedición oceanográfica moderna la llevó a cabo entre 1872 y 1876 el buque británico Challenger, comisionado por la Universidad de Edimburgo. Durante la vuelta al mundo que efectuó este navío se recolectaron cientos de especímenes marinos de todos los grupos zoológicos: el ser humano empezaba a rascar en el océano y se asombraba de lo que descubría. Encima, las sucesivas expediciones oceanográficas y otras actividades humanas redescubrían animales que se consideraban fósiles, como el molusco Neopilina en 1952 o el celacanto (Latimeria chalumnae) en 1938.

En resumen, el ser humano lleva sólo 150 años estudiando las profundidades oceánicas y cada año se descubren nuevas criaturas que desafían nuestros conocimientos adquiridos. Pero, a pesar de que la acción humana en el Océano es relativamente reciente, no está a salvo de la devastación que a nivel planetario estamos provocando: acidificación de las aguas (que provocan blanqueamiento de los corales), sobrepesca, contaminación por plásticos, pruebas atómicas, islas de plástico, etc. son problemas de origen humano que están terminando con el verdadero pulmón y bomba térmica del planeta.


Por eso es fundamental que se conozca qué es el Océano, cómo funciona y qué criaturas alberga. Porque la fauna marina puede entenderse, no es en modo alguno un patrimonio académico que no pueda conocerse por la gente común y corriente.

Por eso un curso de INICIACIÓN A LA FAUNA MARINA.

Voy a recorrer muy someramente qué partes tiene el curso y de qué trata cada una.

Módulo 1: el medio marino

Las criaturas que viven en el mar experimentan unos condicionantes que no tienen las criaturas que vivimos en medios subaéreos. El medio acuático es muy diferente y en este módulo explico la química del océano: cómo está compuesta el agua del mar, lo que es de extraordinaria importancia para las criaturas que viven inmersas en él. También las variables físicas del agua marina influyen poderosamente en la fauna, y antes de conocer esta fauna es preciso entenderlas: la temperatura, la presión hidrostática, las corrientes marinas, fenómenos como los afloramientos, el pH...



Una casa siempre se construye mediante sus cimientos. Si no entendemos primero qué es el medio marino y qué condicionantes opone al desarrollo de la vida en él, hablar de su fauna de sopetón no servirá de nada puesto que no entenderemos gran cosa sobre ella. Y, como ya sabes, no se trata de enumerar animales sino de entender cómo y por qué viven en un lugar determinado.

Módulo 2: adaptaciones al medio marino

En el Módulo 1 aprenderás qué variables físicas y químicas influyen y condicionan la vida marina. En el Módulo 2 aprenderás cómo las diferentes criaturas marinas se adaptan a estas variables y las vencen para que la vida se abra camino también en el Océano.

Así, hay que entender cuáles son las formas y los tegumentos de las criaturas marinas y por qué son como son. También hay que entender cómo se relacionan estática y dinámicamente con respecto del medio marino.

El mayor desafío de las criaturas marinas es la respiración. La fauna marina, al igual que la terrestre, necesita oxígeno para que sus células puedan trabajar y vivir. Pero en el medio oceánico el oxígenos un gas que se halla en disolución en el agua. ¿Cómo, entonces, pueden los diferentes organismos marinos obtener dicho gas en el proceso de respiración?

Otro tema importantísimo para la vida oceánica es la osmorregulación. Cada organismo marino está inmerso en una "sopa de sales". Un exceso de sales en el organismo es tan mortal como un defecto de las mismas. ¿Cómo regulan los organismos el contenido de sales en el cuerpo? ¿qué equilibrio se establece entre los fluidos internos del animal y el agua que lo rodea y permea?



¿Cómo se desplazan las criaturas marinas? las criaturas necesitan moverse para capturar presas o buscar pareja...o no. En el medio marino las criaturas inmóviles tienen una importancia extraordinaria. ¿Cómo pueden sobrevivir sin moverse?

Pero lo más asombroso es comprobar cómo la vida se abre camino en las mayores profundidades de la Tierra. Allí las criaturas soportan presiones hidrostáticas que en tierra aplastarían a un coche. ¿Cómo consiguen vencer estas aterradoras presiones?

Módulo 3: tipos de organismos marinos

Llegamos por fin a la fauna propiamente dicha. ¿Cuáles son las grandes comunidades zoológicas del océano? ¿qué grupos zoológicos forman parte de ellas? Verás que algunos son exclusivos del Océano mientras que otros grandes grupos tienen representantes en el medio terrestre.


También hay criaturas "anfibias" que viven a caballo entre el mar y la tierra, o cuya adaptación a la vida oceánica no se ha completado aún.

Aquí aprenderás un tema básico para entender la fauna marina: las cadenas tróficas. Es bien conocido el dicho: "el pez grande se come al chico". Pero...¿qué come el pez chico?. Veremos cuál es el fundamento alimentario de la vida oceánica y cómo se construyen las redes tróficas a partir de esta base.

Módulo 4: los ecosistemas marinos

Todos estamos familiarizados con los ecosistemas terrestres: bosque caducifolio, tundra, taiga, desierto, manglar, bosque tropical...etc. Y desde una mirada "terrestre" nos parece que el Océano es monótono y que todo es más o menos parecido. Pues no. En el ámbito marino existen igualmente ecosistemas diferenciados, con comunidades faunísticas que varían en mayor o menor grado entre ellos.


Así, los ecosistemas costeros son variados y muy importantes económicamente para las sociedades humanas: la franja litoral con sus mil aspectos como el acantilado, la playa, la zona intermareal, el estuario o el manglar, y luego adentrándonos más en las profundidades encontramos la pradera submarina, el arrecife de coral y más lejos aún la zona fótica de alta mar y los misteriosos abismos oceánicos.

Aquí aprenderás qué define y condiciona cada uno de los ecosistemas, así como una selección de la fauna más representativa de cada uno de ellos.

En conclusión

No podemos seguir viviendo como si el Océano y sus criaturas no existieran. Nos guste o no, la presión humana es cada vez mayor sobre los océanos. Durante la mayor parte de la Historia humana, los incidentes con tiburones por ejemplo fueron siempre extremadamente raros. Sin embargo, durante las últimas décadas estos incidentes se han disparado. ¿Por qué? la razón hay que buscarla en el tremendo incremento de las actividades humanas en el mar especialmente el turismo.

Cada vez hay más humanos hurgando en los océanos, y el fenómeno de la sobrepesca es una de sus más graves consecuencias. Pesquerías históricas como el bacalao de Terranova colapsaron hace décadas y no se han vuelto a recuperar. Fenómenos como las "flotas pesqueras fantasma" que arrasan áreas enteras tanto si son protegidas como si no, o el infame "aleteo" contra los tiburones, arrojados vivos al mar una vez les han amputado las aletas deben ponernos ya en alerta. Hay que parar ya las agresiones al mar y a sus criaturas y este es, y seguirá siendo, uno de los temas candentes del siglo XXI.

¿Quieres estar en el centro del debate o quedarte al margen de él?

Este curso es tu herramienta. Información y reservas: cronicasdefauna@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación