Lazos de sangre: la saga de los Leakey y el origen de la especie humana.

Querida hija:

La reciente muerte del eminente paleoantropólogo y divulgador Richard Leakey (1944 - 2022) me ha hecho reflexionar sobre esta fantástica familia de paleoantropólogos. En una época en la que poderosos grupos empresariales de Comunicación te proponen como modelos a imitar mujeres de futbolistas e hijas de marqueses, yo te quiero proponer como modelo a esta famosa familia que ha excavado en la tierra de Kenia y Tanzania para ayudar a desvelar tus orígenes como especie: Louis y Mary, Richard y Meave, y la actual investigadora que ha tomado la antorcha familiar, Louise. Una familia, además, en la que los éxitos se reparten por igual entre hombres y mujeres. Hoy te hablaré de ellos, de sus hallazgos y sus aportaciones al origen de la Humanidad. Aprende de ellos y, sobre todo, de ellas.

Louis Leakey, fundador de la dinastía de paleoantropólogos más famosa del mundo


Introducción

¿Recuerdas la crónica en la que te hablé del Australopithecus? si la repasas, recordarás cómo a comienzos del siglo XX la comunidad de paleoantropólogos creía que el origen del Hombre se encontraba en Asia, contrariamente a lo que intuyó Darwin, merced a los hallazgos de Pitecanthropus en Java y del "Hombre de Pekín", en China, entre otros hallazgos similares.

Australopithecus afarensis, reconstrucción. Museo de Historia Natural, Londres


Fueron los hallazgos de Robert Broom y Raymond Dart en Sudáfrica durante las décadas de 1920 y 1930 los que empezaron la ardua tarea de cambiar de mentalidad a aquellos científicos "imperiales" hasta convencerles de que nuestros orígenes estaban en África, como así lo ha demostrado la Ciencia desde entonces. Curiosamente en aquella época no se habían encontrado fósiles de hominoideos en África oriental, que hoy es la principal "cantera" de hallazgos en este campo.

Fue la clarividencia de un joven y desconocido paleoantropólogo llamado Louis Leakey quien puso a Kenia y Tanzania en el mapa del Origen de la Humanidad, merced a su perseverancia, su carisma y sus extraordinarias dotes técnicas y organizativas. Pero para entender de dónde salió este extraordinario fundador del Clan Leakey tienes que remontarte a comienzos del siglo XX, cuando una pareja de misioneros anglicanos, Harry Leakey y Mary Bazett son enviados por la Church Mission Society a evangelizar a los Kikuyu en Kabete, en el año 1900, en lo que entonces era el Protectorado del África oriental Británica.

1. Louis y Mary

Louis nace el 7 de agosto de 1903 en la misión de Kabete, y en lo que será una tradición de los niños de la familia Leakey, se crió en la naturaleza, entre animales silvestres y en el caso de Louis con una estrecha relación con los Kikuyu, cuya lengua dominaba al igual que el swahili. Al parecer, llegó a ser incluso iniciado en la tribu Kikuyu. Debido a la constitución débil de sus padres, pasó su infancia a caballo entre Kenia e Inglaterra. Allí estudia en el Weymouth College en 1919 e ingresa en Cambridge en 1922 con la idea de ser también misionero.

Un amigo de la familia lo "enchufa" en una expedición paleontológica que el Museo Británico va a llevar a cabo en Tendaguru, en la recién adquirida África oriental alemana, hoy Tanzania. Allí ocupa labores administrativas pero lo que vio le convenció de que eso es lo que quería hacer. Regresa a Cambridge y en 1926 se gradúa en Antropología y Arqueología. Inmediatamente regresa a África con una misión autoimpuesta: encontrar los fósiles más antiguos de nuestro género, Homo.

Louis Leakey (1903 - 1972)


Empieza su actividad a caballo entre Kenia y Cambridge. En Kenia excava en el Lago Elmenteita, y descubre el sitio achelense de Kariandusi, cuyos hallazgos (industria lítica, o sea, herramientas de piedra realizadas por Homo erectus encontró similares a las que los alemanes habían encontrado en la Garganta de Olduvai, en lo que era entonces el África oriental alemana y ahora bajo administración británica. Visita Olduvai en 1929 y a las 24 horas de llegar allí ya había sacado nuevas herramientas achelenses. Quédate con este nombre, Olduvai, puesto que serán los Leakey quienes lo convertirán en la verdadera "Cuna de la Humanidad" andando el tiempo.

Continuó excavando en Olduvai donde encuentra fósiles no humanoides además de industria lítica variada. En 1933, en Cambridge, cuando buscaba un ilustrador para su libro Adam's ancestors, le presentan a Mary Nicols, ilustradora especializada en Arqueología, a quien convence para realizarle las ilustraciones que necesitaba pero al mismo tiempo inicia con ella una relación, a pesar de que Louis estaba casado desde 1928 y con hijos. En 1935 prosigue excavaciones en los sitios de Kanam y Kanjera, en Kenia, y finalmente en 1936 se divorcia de su mujer para casarse con Mary, que siguiendo la costumbre anglosajona, adoptará el apellido de su marido. Aparece en la escena Mary Leakey.

Estos vaivenes de su vida privada desatarán un escándalo que mantendrá apartado a Louis del mundo académico y científico durante un tiempo. No deja de ser algo paradójico e hipócrita que un divorcio levantase escándalo en una sociedad cuya Iglesia se independizó de la de Roma para precisamente aceptar el divorcio. En fin. Es un buen momento para detenernos aquí y conocer más de quién fue esta Mary Nicols que había robado el corazón de Louis.

Mary había nacido en 1913 en Londres, hija de un pintor de acuarelas que viajaba por todo el mundo (con su familia a cuestas) pintando acuarelas al natural que luego vendía en Inglaterra. Por tanto, al igual que Louis, Mary no tuvo una infancia convencional. En 1925, cuando ella tenía 12 años, estaba viviendo en una comuna de artistas en Les Eyzies, Francia, justo donde se estaban llevando a cabo excavaciones arqueológicas en una cueva cercana. De alguna forma Mary encontró la manera de husmear en la excavación y lo que vio le despertó el interés, que le sería aumentado por el sacerdote de la villa de Cabrerets, que era arqueólogo aficionado, quien le enseñó todo lo que sabía y la llevó a visitar las pinturas rupestres de la cueva de Pech Merle.

Mary Leakey (1913 - 1996)


Sin embargo, Mary fue una alumna rebelde que era expulsada de todo tipo de colegios e instituciones por lo que no pudo obtener la formación universitaria que ella necesitaba. No obstante, su gran habilidad para el dibujo arqueológico le abrió las puertas de varios profesionales que contrataron sus servicios, y fue a través de éstos como acabó conociendo a Louis, como ya te dije. A partir de su matrimonio, Louis y Mary funcionaron como una verdadera sociedad engrasada y bien organizada. Y los resultados acabaron por llegar.

Reinstalados en 1937 en Kenia, los Leakey empiezan una travesía del desierto. Debido al gran conocimiento que Louis tiene del país y de las lenguas Kikuyu y swahili, el Gobierno colonial lo incorpora al Servicio de información durante toda la Segunda Guerra Mundial, labor que trataba de compaginar con la de conservador del Museo Coryndon, hoy Museo Nacional de Kenia, y con excavaciones en la Cueva Njoro, Isla Rusinga (en el Lago Victoria) y Olorgesailie. En 1944 nacerá nuestro otro protagonista de esta crónica su hijo Richard, el segundo de tres hijos.

Cuando terminó la guerra, termina la mala época de los Leakey y los resultados empiezan a llegar. En 1948 en las excavaciones de la Isla Rusinga, Mary descubre el que hasta entonces era el cráneo mejor preservado de Proconsul, que ellos adjudican a la especie africanus. Proconsul fue un primate hominoideo que vivió en África durante el Mioceno (hace entre 23 y 14 millones de años), género que había sido descrito anteriormente pero este cráneo, con mandíbula y maxilar completos así como el cráneo, arrojaría nueva luz sobre este primate, que fue el primero africano del Mioceno en descubrirse, y cuyo lugar en el árbol filogenético parece encontrarse en algún punto intermedio entre los monos del Viejo Mundo y los simios, y actualmente se tiene claro que no se encuentra en la ascendencia del ser humano.

Cráneo de Proconsul heseloni encontrado por Mary Leakey. Museo Nacional de Kenia


En 1993 P. africanus fue renombrado como P. heseloni, y para los Leakey fue un acicate para continuar sus investigaciones y les facilitó la llegada de fondos para ello. En 1951 los Leakey empiezan excavaciones intensivas en Olduvai, lo que les llevará a su descubrimiento más famoso y que les catapultará a la fama mundial: el 17 de julio de 1959 Mary descubre un cráneo de una especie de homínido que Louis denomina Zinjanthropus boisei, espécimen que también llaman "cascanueces". La investigación moderna ya no reconoce este género, que ha sido asignado a Paranthropus, pero ya se trata de un homínido, si bien la línea de los parántropos no conduce al ser humano y constituyen una línea evolutiva paralela a la de los australopitecos, que sí son antepasados nuestros.

Cráneo de Zinjanthropus boisei encontrado por Mary Leakey en la Garganta de Olduvai en 1959


La fama alcanzada por este descubrimiento les abrirá la financiación por parte de National Geographic y nuevos resultados llegaron: Heselon Mukiri en 1959 y el pequeño de los Leakey, Jonathan, en 1960, descubren en Olduvai restos de un homínido nuevo: Homo habilis, que fue formalmente descrito en 1964. H. habilis se interpreta como la continuación de los australopitecos gráciles hacia H. erectus. Vivió hace entre 2,3 y 1,65 millones de años. Por fin África oriental reveló un nuevo Homo.

Louis se llevó toda la fama de estos descubrimientos porque él firmaba los artículos científicos, pero como ves Mary y otros miembros de su equipo era quienes realizaban el trabajo duro y diario, pero así es como se repartían el trabajo. Louis, además, era el encargado de obtener financiación para las campañas de excavación y de publicitarlas, algo que se le daba muy bien.

Placa conmemorativa del hallazgo de Australopithecus (hoy Paranthropus) en Olduvai. Foto: George Lamson


No obstante, a comienzos de los años 60 diversas circunstancias profesionales y personales distancian a los esposos Leakey que, si bien no se divorciaron nunca, sí llevaron vidas profesionalmente separadas. Louis abandonó la paleontología de campo y se consagró al proyecto de The Trimates. Louis estaba convencido de que la observación y comprensión del comportamiento de los grandes simios arrojaría luz sobre el propio comportamiento de los antepasados del ser humano y eso redundaría en la mejor comprensión de nuestros orígenes. Por eso preparó a tres mujeres, dos de ellas sin formación científica previa, Jane Goodall para los chimpancés, Dian Fossey para los gorilas, y una tercera esta sí con formación científica, Biruté Galdikas para los orangutanes

"The Trimates": Dian Fossey, Jane Goodall y Biruté Galdikas. Foto: The Dian Fossey Gorilla International Fund


La labor de estas tres mujeres ha resultado ser absolutamente impagable y el caudal de conocimientos que han recabado y ayudado a recabar ha dado la razón a Louis Leakey, quien murió finalmente en Londres en 1972.

Por su parte, Mary se focalizó desde 1968 en continuar la dirección de las excavaciones en Olduvai donde no sólo continuaron los hallazgos de fósiles e industria lítica (los Leakey definieron el olduvayense como el más antiguo periodo cultural de la Humanidad) sino que descubrió 15 especies nuevas de animales fósiles y un nuevo género fósil también.

Huellas de Laetoli. Foto: John Reader


Paralelamente, Mary investiga también a partir de 1975 el yacimiento de Laetoli, Tanzania, donde las cenizas del Volcán Olmoto habían preservado una fantástica secuencia de huellas de homínidos de hace dos millones de años que ella documenta entre 1976 y 1981. Estas huellas confirmaron el bipedalismo de los australopitecos (se cree que A. afarensis fue el autor de las huellas) y se convirtieron en fósiles muy famosos.

Mary Leakey finalmente falleció en Nairobi el 9 de diciembre de 1996.

Richard y Meave

Al igual que su padre, Richard creció asilvestrado en el altiplano keniano rodeado de animales de todo tipo y participando de las excavaciones de sus padres. Su destino estaba sellado y, con un gran espíritu emprendedor, a comienzos de los años 1960 inició negocios de suministro de fósiles y de organización de safaris fotográficos. Por su cuenta prospectó arqueológicamente los Lagos Natrón y Baringo, aunque con magros resultados.

Richard Leakey (1944 - 2022)


El comienzo más "serio" de su carrera como paleoantropólogo se remonta a una conversación en una cena que tuvo su padre, Louis, con el presidente de Kenia Jomo Kenyiatta y el Emperador de Etiopía Haile Selassie. El Emperador, muy agudamente, preguntó a Louis por qué en Etiopía no se habían encontrado fósiles al mismo estilo que en Kenia y Tanzania. Ni corto ni perezoso, Louis Leakey mueve los hilos para organizar una expedición que prospectara el valle del Río Omo, una zona muy prometedora (que, en efecto, se revelaría como tal) en la zona fronteriza con Kenia.

En 1967 Richard Leakey participó en aquella expedición en la que los cocodrilos atacaron la barca de madera de los expedicionarios, dejándolos en una situación peligrosa. Aquella expedición dio frutos, pues el gran amigo y colaborador de Richard, Kamoya Kimeu, descubrió restos de Homo sapiens de una antigüedad de 160.000 años. Pero la gloria para Richard estaba reservada en otro lugar.

Mapa de situación del Lago Turkana y el sitio paleontológico de Koobi Fora


El Omo desemboca en el Lago Turkana (desde 1975, antes se conocía como Lago Rodolfo), que es fronterizo con Kenia. Mientras sobrevolaba dicho lago en su avioneta, Richard pudo ver las posibilidades arqueológicas que tenían sus alrededores, y se propuso investigarlo. En 1968 solicita y obtiene financiación de National Geographic para un nuevo yacimiento arqueológico situado junto a la orilla oriental del Lago Turkana: Koobi Fora.

Allí, Richard y sus colaboradores encuentran fantásticos hallazgos: un cráneo de Paranthropus boisei en 1969, un cráneo de Homo rudolfensis en 1972 y otro de H. ergaster en 1975, el más antiguo de todos los fósiles conocidos de esta especie de homínido. Pero en el ínterin, y en cierto modo siguiendo los pasos de su padre, en 1969 se divorcia de su primera mujer y al año siguiente se casa con su colega Meave Epps.

Meave Leakey


Meave, británica, estudió Zoología y Zoología marina disciplinas en las que se doctora en 1968. Conoció a los Leakey cuando trabajaba en el Centro de Investigación de Primates de Tigoni, que estaba dirigido por Louis Leakey, y tras casarse con Richard formará con él una sociedad profesional y personal tan fructífera como la que lograron anteriormente Louis y Mary. En 1976 Richard descubre otro magnífico cráneo de H. ergaster en Koobi Fora.

Este yacimiento siguió aportando increíbles conocimientos sobre nuestro origen, dado que en 1984 Leakey y Kamoya Kimeu descubren un esqueleto casi completo de un joven H. ergaster de entre 11 y 12 años de edad en las orillas del río Nariokotome, cerca del Lago Turkana, que ha pasado a la historia paleontológica como el Niño de Turkana, y que ha ayudado a conocer cada vez mejor a nuestros antepasados. Al año siguiente, "cae" otro cráneo, esta vez de Paranthropus aethiopicus.

Niño de Turkana. Smithsonian Natural History Museum


Sorpresivamente, en 1989 el Gobierno de Kenia le aparta de la paleontología para encargarle la dirección del Servicio de Vida Salvaje. Los cazadores furtivos estaban exterminando los elefantes de Kenia y la principal industria turística del país se tambaleaba. Richard compaginó ambas actividades pero su paso por el Servicio de Vida Salvaje le aportó la visión conservacionista que no tenía, y sobre todo, puso en marcha el programa de rangers entrenados para disparar primero y preguntar después, si veían a un furtivo. Drástico pero efectivo. Logró salvar a los elefantes y mantener más o menos a raya a los furtivos.

La Sexta Extinción. Richard Leakey/Roger Lewin


Desgraciadamente, en 1993 Leakey sufre un accidente de avioneta que resulta en la amputación de sus dos piernas. Siempre se sospechó de un sabotaje por parte de los muchos enemigos que su política de lucha contra los furtivos le granjeó. Pero, una vez restablecido, redobló su actividad conservacionista y divulgadora mediante sus conferencias y sus libros sobre el origen y evolución de la Humanidad, que se hicieron rápidamente populares como por ejemplo Origins, Origins Reconsidered o The Sixt Extinction, entre otros varios.

Mientras tanto fue Meave quien cuidó fundamentalmente de la "pata" paleontológica de los Leakey. En 1999 realiza un descubrimiento fundamental: en el Lago Turkana, y junto con su hija Louise descubre los restos de una nueva especie de homínido: Kenyanthropus platyops, cuya antigüedad hace entre 3,5 y 3,2 millones de años, contemporánea de Australopithecus, hizo a la comunidad científica plantearse la complejidad de los primeros orígenes de la Humanidad, y asumir que los Homínidos no presentaron una única línea originaria hasta al menos el Plioceno.

Réplica del cráneo de Kenyanthropus platyops. Museo de Brno


Meave ha publicado también profusamente sobre los hallazgos del Lago Turkana si bien, a diferencia de su esposo Richard, ha mantenido sus publicaciones más en el ámbito académico que en el divulgativo. Ella trabaja actualmente en el Turkana Basin Institute, con sede en Nairobi, un proyecto personal de Richard Leakey, que logró poner en marcha con donaciones privadas en 2016. Después de un paréntesis de actividad política en Kenia y académica en los EEUU, en 2015 regresa a Kenia donde el gobierno le nombra de nuevo Director del Servicio de Vida Silvestre. Falleció en Nairobi el pasado 2 de enero de 2022.

Louise: la nueva generación

Louise, nacida en Nairobi en 1972 e hija mayor de Richard y Meave es la tercera generación de esta extraordinaria familia de paleontólogos kenianos y significativamente nació el mismo año en que murió su abuelo Louis, el fundador de la dinastía. Siguiendo la tradición familiar, con 5 años ya estaba desenterrando huesos en las excavaciones de sus padres. Obtuvo su título universitario en Geología y Biología en la Universidad de Bristol y su Doctorado en Londres.

Louise Leakey. Foto: Turkana Basin Institute


Desde 1993 es, junto a su madre Meave, la co-directora de las excavaciones de Koobi Fora (ya te conté antes que fue la co-descubridora del Kenyanthropus platyops en 1999). Ha puesto en marcha una interesante iniciativa para descargarse modelos de fósiles africanos e imprimirlos en 3D. Se casó en 2003 con el primatólogo belga y también aristócrata Príncipe Emmanuel de Merode, quien a la sazón es desde 2008 el Director del Parque Nacional Virunga, en la R.D. Congo, y tienen dos hijas.

Espero y confío que el origen aristocrático de la cuarta generación de los Leakey no acabe con la tradición familiar y nos prive de nuevas figuras de la paleoantropología mundial.

Hija mía, aprende de los grandes hombres y mujeres, que han hecho avanzar la Ciencia. No dejes que otros intereses intenten hacer que sigas a personajes pequeños e insignificantes, cuyo único mérito es engordar sus cuentas bancarias sin dar ni golpe.

MÚSICA RECOMENDADA: John Barry - Memorias de África

SI TE GUSTA MI LABOR DIVULGATIVA, ¡APÓYAME! Patreon.com/cronicasdefauna

Comentarios

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación