Anaconda. La Madre de las Aguas.

Querida hija:

Los españoles de mi generación tenemos una imagen grabada a fuego en nuestra memoria: la imagen de una gran anaconda tirándole un bocado a toda la cara de nuestro inolvidable Félix, en uno de los capítulos de "El hombre y la Tierra" dedicados a los Llanos de Venezuela donde, en plena estación seca, Félix y su equipo se esforzaban por rescatar a la infortunada serpiente desde un barrizal a otro lugar donde pudiera sobrevivir. La anaconda es seguramente la más poderosa de las serpientes, objeto de leyendas y también de múltiples manipulaciones y trucajes de imágenes, hoy te traigo la verdad sobre la Madre de las Aguas.

Anaconda verde

La anaconda y las anacondas

La anaconda es una boa que vive en hábitats pantanosos de Sudamérica al Este de los Andes, desde Colombia y Venezuela al Norte, hasta Brasil, Paraguay y NE de Argentina, en el Sur. Por tanto, la anaconda pertenece al Órden Squamata, familia Boidae, subfamilia Boinae. Aprovecho para decirte qué diferencia una boa de una pitón, tipos de serpientes constrictoras no venenosas que, a menudo, se confunden entre sí. Las boas no tienen huesos postfrontales ni dientes premaxilares pero, sobre todo, las boas son ovovivíparas mientras que las pitones ponen huevos. Así las vas a diferenciar fijo.

Mapa distribución anaconda verde

Las anacondas conservan algunos caracteres primitivos: un par de "espolones" a ambos lados de la cloaca, restos de las antiguas patas traseras de sus antepasados cuadrúpedos. Aprovecho para recordarte que, en Reptiles y Aves, se denomina cloaca al sitio donde confluyen los conductos urinario y genital.

Las anacondas son serpientes semiacuáticas, que viven en todo tipo de ambientes anfibios de agua dulce. Están agrupadas en el género Eunectes, de las que hay cuatro especies:

Anaconda de Bolivia Eunectes beniensis, que vive en los departamentos bolivianos de Beni y Pando.
Anaconda de puntos negros E. deschauenseei, en el NE de Brasil y la Guayana Francesa.
Anaconda verde E. murinus, Sudamérica tropical al Este de los Andes, e Isla de Trinidad.
Anaconda amarilla E. notaeus, Este de Bolivia, Sur de Brasil, Paraguay y NE de Argentina.

Pero normalmente cuando hablamos de anacondas, solemos referirnos a la anaconda verde, la más conocida de todas ellas. Por tanto, todo lo que te voy a contar aquí sobre anacondas se referirán a la anaconda verde, excepto cuando cite otras especies. La anaconda verde fue inicialmente nombrada por Linneo como Boa murina, y había sido descrita por vez primera en 1735. En 1830, el naturalista Johann Wegler acuñó para ella el género Eunectes.

Algunos hechos básicos sobre la anaconda. Infografía: Nicolás Ramallo para la revista Río Verde.

La anaconda verde, como indica su nombre, es una serpiente de un color verde oliva con el dorso tachonado de manchas negras ovaladas, y los costados con manchas negras tipo jaguar. Cabeza triangular relativamente pequeña en comparación con su cuerpo, que es grueso y musculoso: puede alcanzar los 30 cm de circunferencia. Existe una vieja controversia sobre cuál es la mayor serpiente viviente en nuestro planeta. La pitón reticulada parece ser la más larga pero la anaconda es más pesada: entre 30 y 70 kilos en promedio, por lo que podemos decir sin temor a exagerar que la anaconda es la más poderosa de las serpientes.

Las cuatro especies de anaconda: verde, amarilla, del Beni y de puntos negros

El tema de la longitud de la anaconda es también objeto de polémica. A pesar de las muchas historias y leyendas que hablan de anacondas de más de seis metros de longitud (y sobre las que volveremos más adelante), lo cierto es que la anaconda más grande que se ha registrado fehacientemente medía 5,21 metros de longitud y pesaba 97 kilos de peso. Ninguna de las historias que se han contado sobre anacondas más largas que esto no han podido ser demostradas ni probadas.

Parte del problema estriba en la dificultad de estimar a ojo la longitud de una serpiente que normalmente está en movimiento o en diversos grados de enroscamiento. En 1937, el zoólogo Alphonse Hyatt Merrill, que se hallaba realizando una expedición en Guyana, retó a sus compañeros de viaje a que estimasen la longitud de una anaconda que se hallaba en sus proximidades. Las estimaciones variaron entre los 6,1 y los 18,3 m. Pero resultó que cuando se midió dicha anaconda, el resultado arrojó 5,9 metros, valor que de todos modos debe estar equivocado, puesto que sabemos que el récord demostrable está en 5,21.

La máxima longitud de las anacondas es un tema controvertido

De todos modos, una anaconda de 2 - 3 metros y con 50 kilos de peso ya es un animal formidable. En las anacondas, las hembras son mucho mayores que los machos. De hecho, la anaconda presenta la mayor diferencia entre sexos de todos los vertebrados. Si una hembra puede pesar un promedio de 32 kilos, el macho equivalente no superará los 7. No se sabe a ciencia cierta el por qué de esta acusada diferencia entre machos y hembras. Se ha dicho que cuanto mayor es la hembra, es más fértil y tiene más descendencia lo que, con tu permiso hija mía, me parece una solemne memez. Particularmente me inclino a pensar que esta mayor fuerza, peso y robustez de la hembra es una respuesta a los siete meses de periodo de gestación durante los cuales la hembra no come absolutamente nada. Por tanto, antes de la crianza la hembra debe atiborrarse de comida para obtener la energía suficiente. Y, en una serpiente constrictora, cuanto más grande y más fuerte se es, podrá capturar y consumir presas más grandes.

¿Qué es una serpiente constrictora? las boas y las pitones son serpientes no venenosas. Lo que hacen para matar sus presas es enroscarse en torno de su cuerpo y apretar con todas sus fuerzas hasta matarla por un fallo cardo-respiratorio: al no poder respirar y al no poder recibir el corazón la sangre necesaria. Las anacondas son tan fuertes que pueden romper los huesos de sus presas. Como decía un personaje de la película Anaconda, de 1997: Tienes el privilegio de oír cómo tus huesos crujen antes de que te devore.

Anaconda estrangulando un caimán

A este respecto, déjame que te dé algunos ejemplos registrados en revistas especializadas. 

El 26 de abril de 1992, una hembra de 4,55 metros  y 46 kilos de peso , en Apure (Venezuela), dislocó la columna vertebral de un capibara (Hydrochoerus hydrochoerus) a la altura cervical, pero no pudo consumirlo porque otras capitanas pusieron en fuga a la serpiente.

En 1992 y 2001 se han descrito ciervos de cola blanca (Odocoileus virginianus) respectivamente con costillas rotas y espina dorsal dislocada. En 1999 se detectó un Caimán crocodylus con la columna vertebral rota.

Son fuertes, ¿ein?. La anaconda puede considerarse como un super-depredador en su ámbito: consume prácticamente cualquier presa vertebrada que se le ponga a tiro: capibaras, caimanes, aves, peces, zorros, ciervos...la anaconda sigue la misma técnica que los cocodrilos, pues caza al acecho en las charcas o humedales, vigilando cualquier infortunado que vaya a beber o simplemente cruce las aguas en su proximidad. La anaconda puede moverse a gran velocidad en el agua y lanza un ataque fulgurante contra la presa. Antes de que se dé cuenta, varios anillos de puro músculo la tienen aprisionada, y pronto morirá asfixiada. La anaconda puede aguantar su respiración por un periodo de entre 40 y 45 minutos, bajo el agua o bajo el barro.

A continuación, consume su presa de una sola pieza. La anaconda tiene dientes curvados hacia el interior de la boca para facilitar el engullimiento de su presa. Sus mandíbulas están adaptadas a ingerir presas de gran tamaño, y pueden dislocarse y moverse independientemente unas de otras para poder expandir la boca lo máximo posible, y tragar por completo la presa. Y aquí te hago una advertencia: contrariamente a rumores, leyendas y habladurías, la anaconda no ataca al ser humano ni se lo come. Verás en internet muchísimas fotos trucadas a este respecto. No debes creerlas de ningún modo.

Existen registros de anacondas que han consumido zorros de las pampas (Lycalopex gymnocercus) por anacondas amarillas en la Reserva Provincial de Iberá, y en el Parque Nacional Mburucuyá (Corrientes, Argentina): el 8 de octubre de 2013 se observó en Iberá una anaconda amarilla enroscada en torno a un zorro de las pampas, dentro del agua. El 31 de marzo de 2017, en Mburucuyá, se observó una anaconda enroscada en otro zorro, siendo acosada por otros dos zorros que trataban de "liberar" a la víctima. En esa misma región de Iberá, se ha documentado la depredación de la anaconda amarilla sobre Caiman latirostris y C. yacaré, aves acuáticas y el mapache cangrejero Procyon cancrivorus, el zorro cangrejero Cerdocyon thous y jóvenes capibaras. Como ves, el repertorio de presas de la anaconda es muy amplio.

Cráneo de anaconda. Obsérvese la forma de los dientes

La época de reproducción de la anaconda coincide con el comienzo de la estación seca. Esta época es famosa por las llamadas bolas de apareamiento: las anacondas hembras atraen a los machos emitiendo feromonas, y éstos acuden en tropel enroscándose en torno a la hembra y formando una especie de gangbang en la que los machos intentan fecundar a la hembra. Las anacondas, por tanto, son poliándricas y se han observado bolas de apareamiento de hasta 13 y 14 machos en una sola hembra. Los machos usan los "espolones", de los que te he hablado antes, para acariciar y excitar a la hembra.

Después del apareamiento, entre las anacondas no es raro el canibalismo sexual, pues la hembra puede consumir al macho que puedan capturar, como primer aporte proteico ante su preñez. Por ejemplo, el 24 de enero de 2010 se documentó una anaconda boliviana Eunectes beninesas hembra, de 2,20 m de longitud y 6 kg de peso que regurgitó un macho de 1,92 m de longitud y 2,5 kg de peso.

Bola de apareamiento de anacondas

Como te apunté antes, después de una gestación de entre 6 y 7 meses, la anaconda dará a luz entre 20 y 40 juveniles, que pueden llegar hasta 100. Cuando la hembra da a luz, pierde más o menos el 50% de su peso. Estos neonatos miden entre 70 y 80 cm y no existen los cuidados parentales: se lanzan al mundo directamente. Y caen como moscas, ya que estos juveniles son presa apreciada por otros animales. Los machos también son depredados y se han documentado predaciones por parte de Caiman crocodylus en los Llanos de Venezuela. El 25 de abril de 1995 se observó una anaconda hembra de 1,87 m que era acosada por un zorro cangrejero Cerdocyon thous. Por su parte, el 25 de enero de 1996 se detectó un tejú (Tupinambis teguixin) llevando en su boca a un juvenil de anaconda.

En los Llanos de Venezuela, donde son relativamente abundantes, las anacondas atraen turistas a los "hatos", haciendas ganaderas que, en muchos casos, son reconvertidos en centros de educación e investigación ambiental. Si bien la anaconda no se encuentra en peligro de extinción y estar protegida, el ser humano la sigue cazando para obtener su piel y también porque su grasa se usa en medicina tradicional amazónica como cicatrizante y anti-inflamatorio. Estas propiedades han sido estudiadas y demostradas en laboratorio.

Anacondas gigantes: ¿mito o realidad?

Vuelvo ahora sobre el tema del tamaño de la anaconda. Al ser humano siempre le ha fascinado la posibilidad de la existencia de anacondas gigantes. Y cuando me refiero a anacondas gigantes, me refiero a monstruos de más de nueve metros. De hecho, la ONG Global Wildlife Conservation ofrece una recompensa de 50.000 dólares a quien pueda demostrar la existencia de semejante serpiente.

No voy a aburrirte aquí con "citas" de anacondas gigantes. Sólo tienes que buscar información en internet y las verás a cientos. Pero ninguna de éstas citas se ha podido confirmar o demostrar. Ninguna. Sin embargo, tengo que reconocer que la mayoría de las anacondas se han estudiado en medios relativamente "fáciles" de estudiar como los Llanos de Venezuela y, en menor medida, el Pantanal brasileño y paraguayo. No podemos descartar que, en regiones selváticas de difícil acceso, pueda algún día avistarse un ejemplar que rompa los récords de longitud.

La Yacumama es una serpiente monstruosa de la mitología sudamericana

De todos modos, las anacondas gigantes forman parte de la mitología y la cosmogonía de muchos pueblos indígenas sudamericanos. Estas monstruosas serpientes son consideradas como las guardianas de los ríos, de las aguas y de su fauna. Para los indígenas del Sur de Colombia, la serpiente gigante descendió de la Vía Láctea y creó el Amazonas y sus afluentes. Por su parte, los huaoranis de Ecuador creen que la anaconda es la guardiana de los cielos. En las tierras bajas bolivianas las anacondas gigantes son consideradas deidades guardianas de las aguas y dadoras del origen de la vida.

Los pueblos andinos hablan de una serpiente monstruosa, de unos 50 metros de longitud y una cabeza de dos metros, llamada Yacumama, que significa en quechua: "Madre de las Aguas". Los occidentales, siempre más descreídos, tomaron literalmente estas leyendas y mitos y creyeron que estas serpientes gigantes existen y van arrastrándose por ahí derribando árboles de la selva a su paso y arrojando chorros de agua a presión por la boca. No, no te rías...verás cientos de supuestos testimonios que han "visto" a la Yacumama o a cualquier otra serpiente gigante. Pero ninguna prueba en firme.

El tamaño de las anacondas las hace víctimas de todo tipo de sensacionalismos y fake news

El explorador Percy Fawcett, en el libro donde narra su expedición en 1906 a las fronteras entre Bolivia y Brasil, asegura haber abatido una anaconda de ¡19 metros!. Y especifica que 14 metros estaban fuera del agua, y otros cinco dentro. Según él, los caucheros le decían muy convencidos que existían especies aún mayores, y la Comisión Brasileña de Fronteras le confió. que tuvieron noticias de una anaconda capturada en el Río Paraguay, de 24 metros de longitud. Y digo yo...¿dónde está esa anaconda? Tampoco se puede comprobar, como ves. El hecho es que Fawcett fue ridiculizado cuando publicó su libro, aunque a mediados del siglo XX Bernard Heuvelmans, fundador de la Criptozoología moderna, intentó rehabilitarle.

El caso es que ningún testimonio de estas serpientes gigantes ha podido ser demostrado o comprobado. Y es tan fácil manipular...fíjate en este dibujo que circuló a partir de una fotografía publicada en el Diario de Pernambuco el 24 de enero de 1948.

Dibujo que circuló para demostrar la existencia de anacondas gigantes

Fíjate ahora en la foto real: puede apreciarse la perspectiva forzada por el fotógrafo para hacer parecer más grande de lo que es el animal. Esto se consiguen fotografiando de cerca al objeto u organismo que se pretende hacer "crecer", unido con un sutil encuadre muy cercano al elemento.

Fotografía original del Diario de Pernambuco, 24 de enero 1948

Hija mía, no debes esperar a que se descubra una anaconda de 9 metros para maravillarte. Una anaconda hembra de su tamaño normal es ya lo suficientemente formidable como para que nos enamoremos de este depredador poderoso y singular.

MÚSICA RECOMENDADA

Randy Edelman: Anaconda

Comentarios

  1. https://sostenibilidad.semana.com/medio-ambiente/articulo/en-mocoa-aparecio-una-anaconda-de-ocho-metros-de-largo/45041
    Cordial saludo, por favor leer éste artículo para corroborar el tamaño. Saludos desde Colombia.

    ResponderEliminar
  2. Hola, hay una foto en https://www.imagexia.com/anaconda/captura-de-anaconda/
    No encontre la pagina original, que era de un diario de Iquitos. Ahi se aprecia facilmente que el tamaño dista mucho de los miseros 5 y tantos metros que tiene la supuesta anaconda mas grande capturada. Te puedo asegurar que esa es pequeña. Hay más grandes aun en la selva densa de Ucayali, Madre de Dios y Loreto. Esa imagen es del 2011 y fue capturada cerca a Yurimaguas. Saludos desde Iquitos - Perú

    ResponderEliminar
  3. 5 metros XD, Luis andaur atrapó y midió una de 8 metros y 200 kilos de peso y hay incluso más grandes.

    ResponderEliminar
  4. Parece ser que la mayor registrada en los años 50 fue de 8,80 mts y 272 kgs de peso

    ResponderEliminar
  5. Aun que estoy deacuerdo con el tema de la gestación el hecho de ser mas grande si que influye en la fertilidad de un animal, sobre todo uno que pone huevos (ya se que las anacondas no ponen huevos pero los guardan en su interior hasta que eclosionan) cuanto mas grande mas huevos podrá producir.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación