Fauna "Made in Taiwan"

Querida hija:

Durante los años 70 y 80, la frase Made in Taiwan era el equivalente al Made in Japan de los 90 y al actual Made in China: productos producidos a bajo coste y calidad mediocre, que invadieron un mercado europeo que ya se estaba quedando sin industria propia. Taiwan es hoy un "país" (luego te puntualizaré esto) donde las cosas han cambiado desde entonces: muy avanzado tecnológicamente y con un elevado nivel de vida. Pero, como sucede tantas y tantas veces, en Occidente lo desconocemos todo sobre su vida salvaje. De modo que ponte cómoda, que voy a hablarte hoy de una fauna made in Taiwan.

Sellos taiwaneses de 2008, representando la urraca azul

Generalidades. La Naturaleza de la Isla Hermosa

Fueron los navegantes portugueses quienes, al llegar a la actual Taiwan, bautizaron la Isla como Ilha Formosa, la "isla hermosa". Desde entonces, el nombre geográfico en Occidente para la isla es Formosa, y la entidad política que la ocupa es Taiwan u, oficialmente, "República de China". Luego te explico esto.

Mapa físico de Taiwan

La Isla de Formosa yace a 150 km al Sureste de la costa de China continental, y tiene una extensión de 35.570 km2, o sea, un tamaño entre el de Bélgica y Holanda o la mitad de Irlanda. Y, sin embargo, tiene una fauna muchísimo más variada que la fauna de estos tres países juntos. Para que entiendas el por qué de una fauna tan variada en una extensión tan pequeña, debes entender primero dos hechos fundamentales sobre Formosa:

El primero, es su clima. Formosa está atravesada limpiamente por el Trópico de Cáncer. Esto quiere decir que la mitad norte se encuentra en la zona templada, mientras que la mitad sur se encuentra en la zona intertropical. En realidad, la mayor parte de la isla goza de un clima subtropical templado, con una elevada precipitación anual: 2.600 mm. En el Norte, sobre todo es en invierno cuando se reciben las precipitaciones, mientras que en el Sur aún se deja sentir la influencia del monzón de verano.

El segundo, es su orografía. Formosa es una isla muy montañosa, que alberga las mayores elevaciones de la región entre Japón y Nueva Guinea. El tercio occidental es una llanura en la que se concentra la agricultura y la inmensa mayoría de la población. Los dos tercios central y oriental son montuosos, con varias cadenas montañosas que se orientan de Norte a Sur, con más de doscientos picos que superan los 3.000 metros, como por ejemplo el Yushan ("Montaña de Jade"), con 3.952 metros de altitud, que es la máxima cumbre de la isla, o el Xueshan, con 3.886.

Montañas de Taiwán

Como puedes imaginarte, la altitud de estas cadenas montañosas modula el clima subtropical imperante por su latitud, introduciendo ambientes alpinos, subalpinos y templados. De hecho, en Formosa hay una especie endémica de abeto: el abeto de Taiwán Abies kawakamii. Por tanto, en una pequeña extensión geográfica se encuentran bosques tropicales, subtropicales y templados, con todas las modulaciones posibles de clima y precipitación, incluso arrecifes de coral en el extremo sur, y fauna adaptada a la Alta Montaña, al igual que a las tierras bajas.

En resumen, la fauna de Formosa consta de 56 especies de mamíferos, 430 de aves, 30 de anfibios o 78 de polillas, por darte sólo una pequeña muestra. A pesar del acelerado desarrollo económico y tecnológico que ha experimentado el país, el Gobierno local ha puesto en marcha la protección de varias áreas: 6 parques nacionales, 18 reservas naturales, 13 áreas de protección de la vida salvaje, 24 áreas naturales protegidas, 29 hábitats principales de vida salvaje y 9 áreas forestales protegidas. No está nada mal para una isla tan pequeña.

Mariposas de Taiwán (de Butterfly Fauna of Taiwan)

El grado de endemismo de esta fauna es elevado: el aislamiento de Formosa es reciente. Hasta hace sólo 10.000 años la isla estaba unida al Continente debido al bajo nivel oceánico imperante durante las Glaciaciones. Al derretirse los glaciares y subir el nivel del mar, Formosa se convirtió en una Isla, y llevaba el cargamento de fauna que arribó desde el vecino continente. Por el consabido proceso de "especiación alopátrica" del que te he hablado en varias ocasiones, muchas de esas especies evolucionaron en especies endémicas de la isla, y en otras ocasiones fueron ciertas subespecies de animales del continente las que se desarrollaron aquí.

En resumen, son endémicos el 64% de los mamíferos, el 19% de las aves, el 32% de los reptiles, el 46% de los anfibios, el 16% de los peces de agua dulce o el 13% de sus mariposas. En total, hablamos del 20% del conjunto de su fauna. Sobre todo voy a hablarte aquí de las especies y subespecies endémicas más notables que viven en esta Isla.

Y antes de entrar en materia faunística, voy a explicarte en dos palabras la curiosa situación política que atraviesa este país que no es un país, para que tengas un cuadro completo de lo que es la Isla de Formosa y sus gentes.

Formosa forma parte del Imperio Chino desde 1683. Anteriormente estuvo bajo el dominio de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, que, a pesar de estar la isla habitada por aborígenes de origen austronesio (de los que aún quedan representantes), favoreció la inmigración de chinos Han desde el Continente. Desde entonces la "sinización" de la isla no hizo más que avanzar hasta convertirse en una provincia china más, salvo un intervalo de ocupación japonesa entre 1895 y 1945 cuando, tras la derrota japonesa en la Segunda Guerra Mundial, la isla vuelve al control de la República de China, también llamada "China nacionalista", al estar gobernada por el Partido Nacionalista de Chiang Kai-shek, el Kuomintang.

Pero en China estalla la Guerra Civil. El Ejército comunista de Mao Zedong se alza contra la República china y el 1 de octubre de 1949 se oficializa su victoria proclamando la República Popular China.

Bamdera de la República de China

Sin embargo, el Gobierno nacionalista se refugia en Formosa, adonde protegido por los cañones de la VII Flota de los EEUU, los comunistas no pueden llegar. Es por eso que la República de China continúa aún viva en lo que populamente se conoce como Taiwán, que funciona como un país independiente de hecho, pero no de derecho ya que sigue siendo una provincia de China. Por eso, todo país que establece relaciones diplomáticas con la República Popular China debe romper previamente con la República de China, ya que este territorio no ha proclamado nunca su independencia. Actualmente sólo 16 estados mantienen plenas relaciones diplomáticas con la República de China. Por su parte, las grandes potencias mundiales sólo reconocen a la República Popular (la China comunista), pero mantienen no obstante relaciones informales con Taiwan, bajo diversos nombres y aspectos.

Pero, hija mía, esto es un embrollo político que ya entenderás cuando seas mayor. Ahora vamos a descubrir las maravillas de la fauna endémica de esta Isla Hermosa.

Los animales de sangre fría

Y empiezo esta pequeña selección por los peces, los anfibios y los reptiles. Tal vez el pez endémico más interesante que nos presenta Taiwán es el salmón de Formosa (Oncorhynchus formosanus). Este género engloba a los salmones del Pacífico, y en el caso de este salmón su situación taxonómica está abierta. Algunos especialistas lo consideran una especie independiente, mientras que otros los consideran una subespecie del salmón de Japón O. masou, distribuido por los mares de Ojotsk y del Japón. El salmón de Formosa es uno de los peces más raros del mundo, se cree que no habrá más de 400 ejemplares que desovan en ríos de montaña de hasta 1.500 metros de altitud como el Chichiawan o el Kaoshan. La sobrepesca ha sido la causa de su declive. Se trata del salmón del Pacífico más meridional.

Salmón de Formosa

Entre los Anfibios, hay cinco ranas del género Rhacophorus que son endémicas. Y destacaré dos: la rana arborícola esmeralda (R. prasinatus) y la rana arborícola verde de Taipei (R. taipeianus). Ambas viven en el húmedo extremo Norte de la Isla, la primera en tierras bajas cerca de la capital, y la segunda algo más al Sur, en terreno más elevado. Estas ranas ejemplifican la principal amenaza que pesa sobre la mayoría de los anfibios de la isla: la pérdida de hábitat. La localidad tipo para la rana esmeralda (o sea, la localidad donde se recolectó el ejemplar sobre el que se describió la especie, en 1987) fue el Valle Hu-Keng-Tzu, a 220 m de altitud. Pues bien, esa localidad tipo ya no existe, sepultada por un embalse.

Rana arborícola esmeralda

Destacaré también una salamandra: la salamandra de Formosa (Hynobius formosanus). En Formosa existen cinco especies endémicas de este género, perteneciente a la familia Hynobidae. Concretamente, la salamandra de Formosa vive en áreas montañosas en torno a 2.100 metros de altitud, en zonas alpinas o en bosques húmedos siempre verdes. Esta salamandra (al igual que la mayoría de las de su familia) tienen una particularidad: apenas pasan por un estadio larval, pasando la metamorfosis alimentándose exclusivamente de la yema del huevo, sin alimentación externa. Consecuentemente, en estado adulto estas salamandras presentan ciertos caracteres larvarios, a nivel óseo normalmente.

Salamandra de Formosa

Para los Reptiles endémicos, fíjate en una pequeña islita perteneciente al Archipiélago: la Isla Orquídea (Lanyu en chino), que se encuentra al Sureste de la punta Sur de Formosa, en el camino de las Filipinas. Esta pequeña islita es hogar de dos especies de gecos que sólo se encuentran aquí. El primero es el geco de dedos escamosos (Lepidodactylus yami). Este reptil, descrito en 1987, fue el primero de este género encontrado en Taiwán, un género ampliamente distribuido por la zona del Pacífico, y con afinidades con especies de Filipinas. De hecho, se interpreta como una especie relicta de una forma llegada de las Filipinas en tiempos más antiguos.  El otro, es el geco de Botel (Gekko kikuchii), descrito en 1912, y del que se sabe muy poco.

Geco de dedos escamosos

En lo que se refiere a las serpientes, te destacaré dos: la culebra devoradora de caracoles (Pareas formosensis), una culebra no venenosa de tamaño pequeño, no supera los 70 cm de longitud, y vive en bosques húmedos de las áreas montañosas donde se ha especializado en el consumo de caracoles y babosas. Su posición taxonómica aún está abierta pues algunos especialistas la consideran una subespecie de alguna forma emparentada en el Continente, que aún no se ha precisado. Entre las serpientes venenosas, te destacaré la coral de Formosa (Sinomicrurus sauteri), perteneciente a la familia Elapidae que agrupa a las serpientes más venenosas. Vive en la región centro-meridional de Formosa, entre los 500 y 1.500 m de altitud. Puede llegar a un metro de longitud, y como todas las serpientes coral, tiene un llamativo diseño: bandas longitudinales rojas y negras.

Coral de Formosa

Las aves

La avifauna de Taiwán presenta nada menos que 17 especies y 60 subespecies endémicas de la isla. De entre todas ellas, he preferido destacarte tres especies concretas por la sencilla razón de que son consideradas como "símbolos extraoficiales" del país. Y empiezo con la bellísima urraca azul (Urocissa caerulea), también llamada allí con el poético nombre de la "dama de la montaña de la cola larga". Cualquiera diría que, observando su bello diseño de colores azul y negro, que se trata de un pariente de nuestra blanquinegra urraca común. Fue colectada por primera vez por Robert Swinhoe, el naturalista inglés que fue el primero occidental en estudiar la fauna de Formosa, desde su puesto de cónsul de Su Graciosa Majestad a partir de 1862.

Urraca azul

La urraca azul es considerada como parte de un complejo de especies junto con la urraca del pico rojo y la urraca de pico amarillo. Vive en bosques de hoja ancha en altitudes relativamente bajas, entre 300 y 1.200 metros. No existe dimorfismo sexual en esta especie, y viven en grupos de hasta doce individuos. Como buena urraca, es omnívora y oportunista, y no rehúye al ser humano.

Las otras dos especies emblemáticas de la avifauna de Taiwán son faisanes. El primero es el faisán de Swinhoe (Lophura swinhoii), también conocido como "faisán azul". Como todos los faisanes, presenta un fantástico diseño de plumas, en este caso blancas, azules y negras, con una carúncula roja en la cara. El macho es más llamativo que la hembra, pero aun esta no se queda atrás del todo. Vive en los bosques de hoja ancha de las montañas centrales de Formosa, hasta 2.300 metros de altitud, donde se alimenta tanto de semillas como de insectos. La deforestación de su hábitat es, junto con la caza, la principal amenaza de esta especie, de la que se cuenta en la actualidad una población de unos 10.000 ejemplares.

Faisán de Swinhoe

El otro faisán es el faisán Mikado (Syrmaticus mikado), que aparece en el billete de 1.000 dólares de Taiwán. Ocupa ambientes montañosos de entre 2.000 y 3.200 metros de altitud, en hábitats de matorral, bosques de bambú y de coníferas. Más discreto en su coloración que el faisán de Swinhoe, presenta también una mayor diferencia de colores entre el macho y la hembra, pero el macho ostenta unas magníficas plumas en la cola que eran tradicionalmente usadas como tocado por los aborígenes de la región. Precisamente la especie fue descubierta, en 1906, a partir de las plumas de un tocado indígena. Su mejor representación se halla en el Parque Nacional Yushan.

Faisán mikado (Lawrence Neo)

Los mamíferos

En cuanto a los mamíferos, desgraciadamente tengo que empezar mi resumen recordando a las especies que han sido exterminadas por los humanos. Empezando por la subespecie local del ciervo sika (Cervus Nippon taiouanus), objeto de caza incontrolada y continua desde la época holandesa, pasando por la época japonesa y en la etapa independiente, hasta ser completamente exterminado en la década de 1960. Un ejemplo más que desmiente el machacón mantra que repiten los cazadores, que sostienen que ellos jamás exterminan los animales que cazan, sino que los conservan ¡ja!.

Taiwán alberga aún los últimos ejemplares de zorro volador de Taiwán (Pteropus dasymallus formosus), el único murciélago frugívoro presente en el archipiélago. Se trata de una subespecie del zorro volador de Ryu Kyu, y presente en la Isla Green. Si bien he encontrado referencias de que la deforestación y la caza indiscriminada (otra vez...) provocaron el exterminio de esta subespecie, la IUCN la considera aún presente en las Islas Green y Turtle, si bien sólo unos pocos ejemplares. Parece ser que ha sido un proceso muy rápido, pues hace unos 25 años se contabilizaban unos 20.000 individuos. Hoy se considera virtualmente extinta, con sólo dos observaciones de murciélagos en 2005, la primera de dos individuos y la segunda de tres.

Pantera nebulosa de Taiwán

Pero es sobre todo la pantera nebulosa de Taiwán (Neofelis nebulosa brachyurus) la que ha concitado mayor atención internacional. Este bellísimo félido es el mayor félido salvaje de Taiwán, y se distinguía de las panteras nebulosas del continente en que su cola era mucho más corta. La deforestación de los bosques de las zonas montañosas junto con la caza fueron reduciendo el número de individuos, y a mediados de los años 1980 se registran las últimas observaciones de este felino. Entre 1997 y 2012 se lleva a cabo una masiva campaña de fototrampeo para tratar de determinar la ocurrencia de la especie, pero no se localiza ni un sólo ejemplar y se declara a la subespecie exterminada.

Sin embargo, en febrero de 2019 se hizo público que, durante el anterior verano de 2018, se avistaron de nuevo dos ejemplares en la región Sureste de la isla. Estos avistamientos se consideran "no confirmados", pero vuelve a resurgir la esperanza de que tan bello felino aún no haya desaparecido de Taiwán. Confiemos en que así será.

En cualquier caso, el mayor carnívoro de Taiwán es el oso negro de Taiwán (Ursus thibetanus formosanus), representante local del ampliamente distribuido oso negro tibetano. Actualmente vive en las áreas montañosas entre 1.000 y 3.000 metros de altitud, donde está clasificado como "En Peligro". A diferencia de los osos de latitudes más templadas o frías, en Taiwán los osos no hibernan sino que bajan a las zonas de menor altitud donde encuentran más fácilmente alimento. Aunque la especie está legalmente protegida desde 1989, y como sucede en tantos y tantos países, los cazadores siguen matándolo ilegalmente. Tal vez no pararán esos enfermos hasta que también lo exterminen.

Oso negro de Taiwán

Y un gran carnívoro de montaña tiene también su contraparte en un gran herbívoro de montaña: el serau de Taiwán (Naemorhaedus swinhoei), que es el único bóvido nativo de Taiwán. Vive en todo tipo de ambientes, preferentemente entre los 1.000 y 3.500 metros de altitud, por lo que puede ser considerado como un ungulado de montaña, como por su parte lo es su pariente continental, el serau, ya que sus pezuñas están perfectamente adaptadas para agarrarse y maniobrar en pendientes rocosas inverosímiles.

Serau de Taiwán

Para terminar este recorrido por la interesante fauna endémica de Taiwán, te hablaré del único primate endémico de la isla, el macaco de Formosa (Macaca cyclopis), si bien ha sido también introducido en Japón. Como todos los macacos, es flexible en sus requerimientos ecológicos, y vive en bosques mixtos, bosques de bambú y praderas a cualquier altitud, entre los 100 y los 3.600 metros. Son monos diurnos, arborícolas y terrestres. Tradicionalmente han sido cazados por su carne y también para la tristemente famosa "medicina" tradicional china. En otras partes de la isla se les alimenta como atracción turística, lo que indudablemente es una falta de respeto y una adulteración de la vida de estos animales.

Macaco de Formosa

Comentarios

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación