Origen y difusión del gato doméstico: así empezó todo.

Querida hija:

Sin duda ninguna el gato es el segundo animal doméstico más popular tras el perro, aunque según mi percepción creo que esto está cambiando y las nuevas generaciones creo que prefieren al gato sobre el perro. El gato es un animal curioso, que es objeto de una relación amor-odio por parte de los humanos. No deja a nadie indiferente: o lo amas con fanatismo o lo odias con furia. Su arrogante independencia no le impide mostrarse tiernamente cariñoso cuando quiere y con quien quiere, y contribuye a darle una profunda personalidad que fascina de un modo u otro. Pero, como sucede con todo animal doméstico, su origen suele estar envuelto en un halo de misterio que voy a contarte aquí.

El gato es uno de los animales domésticos más populares del mundo


Introducción: los gatos salvajes.

El gato, como cualquier animal doméstico, tiene un agriotipo salvaje: una especie silvestre de la cual deriva. Así, la oveja doméstica deriva del muflón, o el cerdo deriva del jabalí. El gato doméstico deriva evidentemente de un gato silvestre, pero ¿cuál de ellos?. Voy a hacerte aquí un breve resumen de las especies de gato salvaje "candidatas", todas ellas gatos de tamaño pequeño y externamente muy parecidos a ciertas variedades de gato doméstico.

Existen cinco gatos salvajes que taxonómicamente han sido consideradas hasta hace poco como subespecies del gato montés europeo: Felis silvestris, pero que hoy día parece claro que constituyen especies independientes entre sí (pero emparentadas):

- Gato montés europeo (Felis silvestris): Europa, Anatolia y Cáucaso
- Gato salvaje africano (Felis lybica): África del norte y del sur, Oriente Medio y Asia central
- Gato salvaje de Asia Central, considerado primero subespecie del gato montés europeo y ahora es considerado subespecie del gato salvaje africano (F. l. ornata)
- Gato salvaje subsahariano, mismo caso del anterior, hoy subespecie del africano (F. l. cafra)
- Gato salvaje chino (Felis bieti), restringido a una pequeña zona de Qinghai y Gansú, en China septentrional.

Gato montés europeo. Foto: M. Hartman


Bien, ya tenemos nuestros candidatos. Hasta hace poco, se tenía la idea (tanto a nivel científico como a nivel popular) de que el gato había sido domesticado en el Antiguo Egipto, hacia el 3.600 a. C. Pero la Ciencia nos muestra hoy un escenario bien diferente si bien a nivel popular se sigue pensando que los antiguos egipcios fueron los responsables de su domesticación.

En 2017 se publica en Science Express el artículo The Near Eastern Origin of Cat Domestication, en el que se analizan genéticamente 979 individuos de gatos tanto domésticos como de las especies y subespecies de gatos silvestres que te he indicado antes, para dilucidar esta cuestión. El resultado fue muy claro, y no ha sido rebatido ni discutido desde entonces:

Los gatos domésticos actuales descienden de 5 hembras de gato silvestre africano Felis lybica que fueron domesticados en Oriente Medio. El árbol filogenético sitúa a los gatos domésticos junto a los gatos salvajes africanos de Oriente Medio. Y este proceso se inició hace unos 9.000 años según este artículo.

Es posible que te sorprenda que el gato montés europeo no se encuentre en la ascendencia del gato doméstico. Al fin y al cabo prácticamente todas las razas domésticas actuales se crearon en Gran Bretaña desde 1800 aproximadamente. Pues no, no tiene nada que ver. Además, los estudios de comportamiento animal (etología) apoyan los hallazgos genéticos de los que ya te he hablado puesto que el carácter del gato montés europeo es irreductiblemente salvaje, es tímido y no tolera la presencia humana. Todos los intentos por domesticarlo han fracasado y se considera que es un gato irreductible a la domesticidad. Por su parte, el gato salvaje africano (verdadero progenitor del gato doméstico) es un animal mucho más flexible y presenta diferentes grados de tolerancia a la proximidad humana, siendo su carácter más moldeable.

El gato salvaje africano es el progenitor del gato doméstico


Actualmente el gato montés europeo, en su subespecie caucásica, se encuentra presente tanto en Anatolia como en el Cáucaso pero antes de la llegada del Neolítico a Europa la situación era muy distinta ya que el gato montés europeo ocupaba Europa a excepción de los Balcanes y Anatolia, que entonces era zona de distribución del gato salvaje africano.

Ya tienes pruebas genéticas y etológicas. Pero ¿también la Arqueología apoya el origen medio-oriental del gato doméstico? Ahora toca entender cómo se realizó este proceso y cómo se produjo la popularización del gato como animal doméstico. Es lo que me propongo explicarte a continuación.

Los comienzos de la domesticación del gato.

En el año 2001 el arqueozoólogo Jean Denis Vigne, del Museo Nacional de Historia Natural de París excava una tumba en la localidad chipriota de Shillourokambos. En ella encontró los restos de un gato. Lo extraordinario del asunto es que el gato de marras estaba enterrado claramente en asociación con una persona y, por consiguiente, era lógico suponer que se trataba de un gato doméstico o, al menos, domesticado. La tumba fue datada hace 9.500 años.

El caso es que en Chipre no había originariamente gatos ni ningún otro depredador terrestre por lo que se supone que fue traído por los primeros pobladores neolíticos que arribaron a Chipre desde el vecino continente, justo la zona de Oriente Medio donde nació la agricultura y donde se domesticó al gato. De hecho, en Chipre tampoco había seres humanos y fueron estos agricultores neolíticos los primeros humanos que colonizaron Chipre. Y si hace 9.500 años había humanos que llevaban gatos en sus embarcaciones (forzosamente Chipre fue colonizada por mar), es lógico suponer que en el Continente el gato debía llevar mucho tiempo domesticado. Estamos hablando, por tanto, de una horquilla de hace entre 11.000 y 10.000 años, que es justo la datación que el "reloj genético" nos dice que fue cuando se separó el linaje del gato doméstico del linaje del gato salvaje africano.

Tumba de Shillourokambos: véase abajo el gato que está enterrado con un ser humano (PrettyAwfulThings)


De hecho, en niveles pre-neolíticos y pre-cerámicos de Jericó (considerada la ciudad más antigua del mundo) datados hace entre 10.000 y 9.000 años se han encontrado restos de huesos y dientes de gato, pero no queda claro si era doméstico o salvaje toda vez que los gatos podían ser consumidos por el ser humano e incluso aprovechar su piel.

Pero afinando más, se cree que la domesticación del gato salvaje africano se produjo concretamente en Anatolia. Analizando restos de gatos anatolios del Neolítico temprano se encontró un haplotipo mitocondrial  ("mitotipo") exclusivo de Anatolia, denominado IV-A* que no se encontraba en ningún otro lugar y que era diferente del mitotipo del gato salvaje africano que se encontraba en Europa sudoriental, llamado IV-A1. Pues bien, este mitotipo anatolio de gato salvaje africano ha sido hallado en el yacimiento de Asikli Höyük, cerca de Konya, y que está datado hace 10.200 años indicando que nuestro Felis lybica se encontraba tanto en ambientes naturales como en ambientes humanos. ¿Qué podemos deducir de esto?

Los especialistas han visto claramente que el comienzo de la civilización neolítica implicó el almacenamiento del grano cosechado. E, inevitablemente, este grano tuvo que atraer la indeseada atención del ratón doméstico (Mus musculus) y también de otras especies de roedores ávidos de llenar sus abazones y despensas con esta nueva fuente de alimento que los nuevos agricultores ponían "a su disposición".

Inevitablemente también, esta concentración de roedores junto a los silos de los primeros agricultores tuvo que llamar la atención de los gatos salvajes, al menos de aquellos más tolerantes a la presencia humana, para tratar de capturar y devorar estos roedores, que debieron ya ser considerados como una "plaga" por aquellos primeros neolíticos. Con el tiempo, humanos y gatos se acostumbraron mutuamente a sus respectivas presencias, y viendo los humanos que los gatos salvajes les libraban de los molestos roedores acabarían favoreciendo su presencia seguramente ofreciéndoles alimentos, agua o refugio.

La habilidad del gato para cazar ratones fue la razón por la que acabó siendo domesticado


De ahí a la captura de gatitos para criarlos en cautividad no debió mediar demasiado tiempo: el ser humano tenía un nuevo amigo y aliado: el gato.

La evidencia arqueológica demuestra que esto debió ser así. Estudiosos polacos de la Universidad de Torún examinaron restos de gatos hallados en el Sur de Polonia y datados entre el 4.200 y el 2.300 a.C. y analizaron su paleo-dieta mediante estudio de los isótopos acumulados en sus cuerpos. Se encontró que estos gatos eran gatos salvajes africanos que en una gran parte se habían alimentado de roedores que, a su vez, se habían alimentado de granos cultivados por los seres humanos mientras que otra parte de su dieta correspondía a presas que no habían tenido contacto con alimentación de origen humano.

Es decir, que los gatos salvajes africanos habían "seguido" las migraciones de los primeros agricultores neolíticos que, desde Oriente Medio, se dirigieron a Europa Central, y empezaron a merodear por los establecimientos humanos en busca de los roedores que eran atraídos por los almacenes de grano.

Esta relación de "comensalismo" entre los gatos silvestres neolíticos y los humanos es algo que se ha documentado también en tiempos más modernos. Por ejemplo, en la década de 1860 el explorador alemán Georg Schweinfurth realizó diversos viajes por África central. El explorador teutón narra cómo los bongo del Sudán del Sur capturaban gatos salvajes a los que no les costaba luego domesticar para ayudarles en el control de las ratas. El mismo Schweinfurth acabó adoptando un gato silvestre para mantener a raya los roedores que atacaban sus colecciones botánicas. Por otro lado, este comportamiento también ha sido documentado en tribus amazónicas, que frecuentemente capturan y domestican felinos como el ocelote o el margay para el control de roedores y proteger su horticultura de subsistencia.

Yacimientos polacos donde se encontraron evidencias de comensalismo neolítico con gatos salvajes africanos


En cualquier caso, muchos especialistas consideran que durante esta fase neolítica, el gato no era aún "doméstico" sino "domesticado", es decir, que los humanos capturaban gatos silvestres para criarlos en cautividad o al menos favorecían la presencia de los gatos salvajes para que se habituaran a los humanos. Los mismos especialistas consideran que fue en el Antiguo Egipto donde el gato fue plenamente domesticado, esto es, criado y seleccionado desde el principio por el ser humano. 

Tanto si esto fue así como si no, es algo que no tiene demasiada importancia para nosotros. Lo que sí te interesa entender es que el antiguo Egipto fue el lugar clave desde el cual el gato doméstico acabó extendiéndose por todo el mundo. Por eso ahora vamos a ver la "siguiente fase".

Las aventuras del gato en el Antiguo Egipto.

Las primeras representaciones del gato en Egipto aparecen en pequeños amuletos hacia el 2300 a.C pero la primera representación pictórica del gato en un contexto antrópico data del 1950 a.C (Reino Medio), en la tumba de Baket III en Beni Hasan donde un gato aparece enfrentándose a una rata. A partir de entonces las representaciones de gatos se hacen más abundantes así como restos de ofrendas e incluso gatos momificados, indicando que en Egipto el gato alcanza un estatus de plena integración en la vida humana.

Estatua de gato en el Antiguo Egipto


Analizándose los gatos momificados de la época Ptolemaica (ya periodo helenístico), se encuentra el ya conocido mitotipo anatolio IV-A* pero también otros dos mitotipos que sólo se encontraron originariamente en Egipto, los IV-C* y IV-C1. Quédate con estos últimos porque serán importantes en el futuro.

En Egipto se supone que el gato siguió el mismo proceso que en Anatolia, es decir, se asoció al ser humano en el entorno de los silos de grano amenazados por los roedores. Pero de las representaciones pictóricas se ve al gato también cazando aves silvestres en el ámbito de cacerías humanas por lo que se supone que el gato era usado también para "levantar" la caza de aves en las pantanosas orillas del Nilo, un uso cinegético que hoy acaparan razas de perros especializados.

Gato en escena de caza. Detalle de la tumba de Nebamun, Tebas, XVIII Dinastía (1400-1350 a.C)


Mucho se ha hablado sobre la divinización del gato en el Egipto de los faraones, existiendo la Diosa Bastet, representada con apariencia de gato. Se ha sugerido ampliamente que la importante labor que el gato prestaba a los silos sagrados comiéndose a los ratones es la causa de la divinización del gato. Sin embargo, en el Egipto predinástico y hasta el final del III Milenio a. C no hay evidencias de una especial significación religiosa relacionada con el gato.

De hecho, estas primeras manifestaciones eran más "mágicas" que religiosas puesto que entre el 2000 y el 1500 a.C aparecen gatos representados en los llamados "cuchillos mágicos", instrumentos cortantes hechos de marfil que se usaban como amuletos protectores contra la mala fortuna, los accidentes, enfermedades, problemas del embarazo o pesadillas, entre otras cosas. Por aquella época los gatos machos empiezan a asociarse al dios solar Ra seguramente por el famoso tapetum lucidum, el "fondo reflector" que los ojos del gato muestran de noche y que supuestamente era el arma que Ra usaba para luchar cada noche contra la Serpiente de la Oscuridad, Apofis. Y esto era así porque sencillamente los egipcios veían frecuentemente a los gatos luchando contra las serpientes.

Bajorrelieve egipcio representando a la Diosa Bastet


Fíjate que la representación más antigua de la diosa Bastet, hacia el 2800 a.C estaba claramente representada con la cabeza de una leona, no de una gata. No fue sino hasta la XXII Dinastía (entre el 945 y el 715 a.C) cuando Bastet empieza a ser representada con los rasgos de una gata. Más tarde Herodoto nos refiere la existencia de una colonia de gatos asociada al Templo de Bastet, con el cargo de "cuidador de los gatos" como un empleo hereditario. Entre Abril y Mayo, el Festival de Bastet era el más importante y populoso de Egipto, y se reunían multitudes de 700.000 peregrinos.

Adonde voy es que el gato fue divinizado porque era un animal, y la religión egipcia era una religión animalista en la que se representaban animales que eran familiares a los muy observadores egipcios, como la cobra, el escarabajo, el babuino o el chacal entre otros. Nada que ver específicamente con su papel de controlador de plagas del grano.

En cualquier caso, los egipcios tenían claro que los gatos eran unos aliados valiosos y prohibieron la exportación de gatos fuera de su Imperio. De hecho, incluso tenían un cuerpo "policial" encargado de descubrir y repatriar a los gatos que habían sido exportados ilegalmente de su territorio. ¿Cómo entonces acabó expandiéndose el gato doméstico desde Egipto?

La expansión por el Mediterráneo y más allá.

Durante la Antigüedad clásica se produce una primera globalización mundial al tejerse redes económicas que unen los Estados ribereños del Mediterráneo: griegos, etruscos, romanos, egipcios, fenicios, cartagineses, tartesios, etc, forman parte de una maraña económica y política. Los comerciantes fenicios y griegos serán el lubricante que hace funcionar la máquina. Es más, nabateos, egipcios y fenicios serán intermediarios con los productos suntuarios procedentes de la India, mientras que la China Han queda conectada con la Roma de los Césares mediante la Ruta de la Seda.

¿Qué tiene que ver todo esto con los gatos?. Pues verás. Los marineros se dan cuenta de que tener un gato a bordo es utilísimo para controlar las ratas de los barcos y prevenir así tanto enfermedades como el deterioro de según qué cargas. Y esto no es ninguna tontería: en la Royal Navy británica era obligatoria la presencia de un gato en cada navío hasta 1975.

Se cree que fueron los comerciantes fenicios quienes difundieron el gato doméstico por el Mediterráneo


Se cree que fueron los comerciantes fenicios los primeros en extender al gato doméstico por la cuenca del Mediterráneo. Pero como estaba prohibido sacarlos de Egipto, los fenicios los sacaban ilegalmente. Eran "ladrones de gatos", aunque me imagino que también sacarían gatos de otros lugares de Oriente Medio.

¿Cómo sabemos que los gatos que se fueron extendiendo por el Mediterráneo eran egipcios?. ¿Recuerdas los mitotipos egipcios IV-C y IV-C1*? pues estos mitotipos fueron encontrados en la mitad de los gatos anatolios del periodo romano-bizantino, junto con el linaje anatolio original IV-A* y otros nuevos como IV-E e incluso Felis lybica ornata, el gato centroasiático. De hecho, restos de esta subespecie de gato salvaje africano fueron encontrados en el puerto egipcio-romano de Berenike, en el Mar Rojo, y se cree que era un puerto que comerciaba con India.

Es cierto que los griegos (la primera representación de un gato en Grecia es en un mármol de 480 a.C) y los romanos no mostraron inicialmente el mismo entusiasmo por los gatos que habían mostrado los egipcios, pero esto tiene una explicación: ellos llevaban siglos usando al hurón (que es un turón domesticado) para el control de roedores. Pero, sin duda, acabarían viendo las ventajas del gato sobre el hurón. Fueron los romanos quienes extendieron al gato por Europa y hay evidencias de su presencia en Britania a mediados del siglo IV a.C.

Detalle del Mosaico del Baño de los Pájaros. Pompeya, ss I -III. Museo Arqueológico de Nápoles


Finalmente, los vikingos serían quienes terminaran de extenderlo por su área de influencia en el norte de Europa durante los siglos VIII y IX, a tenor de los restos de gato doméstico con mitotipo egipcio encontrados en el puerto báltico de Ralswieck datados en el siglo VIII.

¿Y fuera de Europa?

Existen evidencias de la presencia de gato doméstico en la Civilización del Valle del Indo, concretamente en Harappa (2100 -2500 a.C), cosa nada sorprendente tratándose de una civilización de base agrícola. Incluso se han encontrado huellas dejadas en ladrillos de barro de un gato perseguido por un perro en Chanu-daro. Si bien no se tiene claro si los gatos del Indo fueron resultado de importaciones de Egipto o un episodio local de domesticación independiente.

Finalmente se ha calculado que el gato doméstico llegó a China hacia el año 200 a.C

MÚSICA RECOMENDADA: Klaus Badelt - Catwoman
 
Si te gusta mi trabajo como divulgador, ¡Apóyame haciéndote patrón!. Visita mi cuenta de Patreon e infórmate de qué puedo ofrecerte: 

Comentarios

  1. Muy interesante, me gusto mucho.

    ResponderEliminar
  2. Un artículo muy didáctico y enriquecedor.

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito e interesante artículo.

    ResponderEliminar
  4. Espectacular lo contado sobre los pq del gato domésticos. Me encantó. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  5. El Gato es una obra de arte en movimiento!

    ResponderEliminar
  6. Articulo muy interesante. Conocer la procedencia de mi animal preferido me hace feliz.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante el artículo, como todos los que publicas. Enhorabuena y gracias por compartirlo con nosotros. Por cierto leí acerca del gato-zorro de Córcega, sabes si es una especie aparte o es una subespecie de gato salvaje africano o del montés europeo? Gracias

    ResponderEliminar
  8. Por cierto. Publicas también en Facebook??

    ResponderEliminar
  9. Gracias por tanto.... fascinante

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación