La langosta: la octava plaga.

Querida hija:

En el lenguaje común se habla de que algo se extendió "como una plaga de langosta" cuando se extiende con rapidez en una gran extensión de terreno. Las plagas de langosta han sido un azote de la Humanidad, sobre todo en aquellas regiones y épocas en las que se dependía mucho más que hoy de los cultivos, que eran devorados por estos insaciables insectos. Ahora bien, nos surgen preguntas: ¿qué es una langosta? ¿se diferencia en algo de un saltamontes? ¿siguen sucediendo las plagas de langosta? ¿por qué se producen estas plagas y de dónde salen?. En la Crónica de hoy voy a explicártelo todo.

Niño corriendo entre langostas en Nakuru, Kenia. Foto: Brian Inganga

Introducción.

"Yahveh dijo a Moisés:"extiende tu mano sobre la tierra de Egipto para que venga la langosta; que suba sobre el país de Egipto y que coma toda la hierba del país, todo lo que dejó el granizo. 

Moisés extendió su cayado sobre la tierra de Egipto; y Yahveh hizo soplar el solano sobre el país todo aquel día y toda la noche. Y cuando amaneció, el solano había traído la langosta.

La langosta invadió todo el país de Egipto, y se posó en todo el territorio egipcio, en cantidad tan grande como nunca había habido antes tal plaga de langosta ni la habría después."

Éxodo, 10, 12-14.

La Biblia nos habla de la que es, probablemente, la plaga de langosta más famosa de la Historia: la Octava de las Plagas de Egipto, que Dios desató contra el Faraón a través de Moisés para que dejara ir a Su pueblo, que estaba esclavizado. Durante siglos, la langosta ha sido una pesadilla recurrente de los agricultores de todo el mundo, pues sus enormes enjambres que cubrían miles de kilómetros cuadrados eran capaces de devorar toda planta a su alcance, llevando la ruina y el hambre allá donde pasaban.

Pero las plagas de langosta no son cosa del pasado y continúan sucediendo hoy en día. Tal vez en Europa o América no tengan los efectos devastadores que tenía en el pasado, pero en regiones pobres como África y Oriente Medio siguen siendo un factor que agrava las ya difíciles condiciones de vida de millones de personas.

De modo que vamos a entrar en materia y vas a entender qué es una langosta, cómo y por qué forma esos enjambres que constituyen plaga.

¿Qué es una langosta? Biología y ecología

Lo primero que debes tener claro es qué diferencia hay entre un saltamontes y una langosta, puesto que estamos hablando en todo momento de insectos ortópteros de la familia Acrididae. La langosta, o langostas, son varias especies de saltamontes acrídidos, especialmente de la subfamilia Cyrtacanthacridinae, que experimentan ciertos cambios físicos y de comportamiento cuando se encuentran en una situación de hacinamiento. Es lo que se conoce como polimorfismo de fase.

Voy a explicártelo más claramente. En condiciones normales, los saltamontes son animales solitarios que se evitan unos a otros, y las langostas viven también así en lo que se conoce como fase solitaria que es la fase, digamos, "normal" o "por defecto". Pero bajo determinadas condiciones, las langostas forman enjambres en lo que se conoce como fase gregaria en un proceso denominado gregarización. ¿Qué es lo que provoca esta gregarización.

Diferencias morfológicas entre la fase solitaria y gregaria de la langosta del desierto. Arriba: estadio larval ("saltón"), abajo, estadio adulto

Existen langostas en las regiones cálidas de todo el mundo pero están adaptadas a vivir especialmente en las regiones áridas o semiáridas. La razón es que la hembra necesita suelo desnudo para poner sus huevos dentro, mediante la introducción de su ovopositor en él. Un suelo cubierto de vegetación, bien regada por precipitaciones regulares no le sirve porque entonces sería impenetrable a su ovopositor. En las regiones áridas, semiáridas y subdesérticas donde viven las langostas las precipitaciones son irregulares y, dependiendo de esas precipitaciones, la vegetación será más o menos rica de año en año.

Sucede que hay años de lluvias abundantes que permiten el desarrollo de vegetación suficiente para que haya mucho alimento para las langostas, que son insectos herbívoros, e inevitablemente aumenta su población y su densidad. Las langostas intentan evitarse mutuamente para seguir viviendo solitariamente pero les es imposible: al alejarse de unas, acaban topándose con otras. Entonces sucede algo asombroso, que descubrió el entomólogo ruso-británico Borís Uvarov (1886 - 1970), mientras estudiaba langostas en el Cáucaso: cuando las langostas son estimuladas en las patas traseras (las "saltadoras") por el contacto continuo con otras langostas durante un periodo entre una y cuatro horas, aumentan los niveles de serotonina segregados por el animal.

Distribución de la langosta migratoria

Esto desata una serie de cambios: el animal cambia de color y de tamaño (se hace más grande), come más y se reproduce más rápidamente. Las primeras agrupaciones de langostas se conocen con el nombre de "bandas", que cuando se agrupan en grupos más grandes se denominan "surgimientos", que acaban convirtiéndose en "enjambres" de miles de millones de individuos que cubren cientos o miles de kilómetros cuadrados que acaban desatando la "plaga".

Ahora bien, hace falta algo más para que se desate una plaga de langosta. Como has visto, uno o dos años buenos de lluvia y abundante comida provocan que la langosta pase de la fase solitaria a la fase gregaria, pero para que se inicie una plaga hace falta una sequía que acabe con la abundancia de alimento que había. Entonces aumenta la competencia entre individuos para obtener un alimento que ahora es más escaso y, como respuesta evolutiva al hacinamiento, el enjambre se hace migratorio, aunque sería más correcto llamarlo nómada: se desplazan en busca de más alimento para evitar la competencia entre los individuos, con movimientos coordinados. Ahora sí se ha desatado la plaga, y la región geográfica donde se ha producido está en un grave problema.

Enjambre de langostas en Nanyuki, Kenia. Foto: Reuters

Finalmente, la plaga decae merced a varios factores: la intervención humana (que veremos más adelante), la falta de alimento, la llegada a lugares con un clima desfavorable, la aparición de circunstancias climáticas adversas, etc, que provocan que el enjambre se disgregue y disminuya el contacto físico entre individuos. Entonces el nivel de serotonina vuelve a la normalidad y se vuelve a la fase solitaria. También tienes que tener claro que no toda fase gregaria desemboca en plaga necesariamente pero que aunque no se conviertan en plaga, pueden ser también peligrosas.

Lo que quiero que entiendas es que la fase gregaria de una langosta sólo es posible bajo ciertas condiciones:

- Lugares áridos, semiáridos o semidesérticos

- Lluvias irregulares abundantes seguidas de una nueva sequía

- La plaga se gesta en un periodo de dos-tres años anteriores

Por eso, las plagas no se originan en cualquier parte, sino que son más frecuentes en ciertas regiones de su área de distribución que se llaman áreas gregarígenas.

Antes de continuar hablándote del ciclo vital de la langosta, y de la dinámica de su enjambre, voy a hablarte ahora de algunas de las especies de langostas.

Empezaré por las dos más famosas. En primer lugar, la langosta del desierto (Schistocerca gregaria), protagonista de las plagas más devastadoras y que fue con toda seguridad la protagonista de la Octava Plaga de Egipto. Vive en toda el área sahelo-sahariana, Oriente Medio y Arabia hasta Pakistán e India. En esta especie, por ejemplo, el individuo en fase solitaria tiene un color verdoso-grisáceo mientras que en fase gregaria, aparte de aumentar de tamaño (especialmente las alas), su color vira al amarillento, con manchas negras. Su principal área gregarígena, muy castigada por este insecto, es el Cuerno de África.

Langosta del desierto poniendo huevos en Mauritania, 1994. Foto: Christiaan Kooyman

Tenemos luego a la langosta migratoria (Locusta migratoria), cuyo feudo es el África subsahariana pero que también se ha extendido por áreas de Asia, Australia y Nueva Zelanda, siendo muy rara en Europa. Aquí, el adulto en fase solitaria es marrón verdoso mientras que en fase gregaria es marronáceo con amarillo.

En Australia, la langosta más importante desde el punto de vista de los daños económicos que provoca es la langosta australiana (Chortoicetes terminifera), cuya principal área gregarígena es el oeste de Queensland. En América del Sur ha sido históricamente la langosta migratoria sudamericana (Schistocerca cancellata), que se distribuye desde Bolivia hasta Argentina y Chile la que ha originado las más graves plagas. La principal zona gregarígena de esta langosta se encuentra en la zona semiárida del noroeste de argentina, sureste de Bolivia y oeste del Paraguay, en lo que es el Chaco y su área de influencia.

Langosta sudamericana. Foto: Birdphotos.com

¿Y en España? nosotros también tenemos langostas, siendo la más importante desde el punto de vista económico la langosta mediterránea (Dociostaurus maroccanus), que se distribuye por el área circunmediterránea, Oriente Medio y Asia Central, y que en España tiene áreas gregarígenas: La Serena (Badajoz), el Valle de Alcudia (Ciudad Real), Los Pedroches (Córdoba) y Los Monegros (Huesca/Zaragoza). Más secundariamente, también se halla presente en España la langosta italiana (Callyptamus italicus).

Langosta mediterránea. Foto: gentoo

Curiosamente, Norteamérica es el único continente que no tiene una especie de langosta. Existía una: la langosta de las Rocosas (Melanoplus spretus), que ha pasado a la historia cuando en 1875 su famoso "Enjambre Albert" batió el récord de mayor concentración animal conocida, con una estimación de 12.500 millones de insectos, que cubrieron 510.000 km2. Misteriosamente, la especie se extinguió en 1902 y jamás se ha sabido a ciencia cierta por qué sucedió.

Ciclo de vida y comportamiento del enjambre

Al igual que todos los insectos, la langosta tiene un ciclo de vida. Como buen ortóptero, presenta una metamorfosis hemimetábola o incompleta, dado que cuando eclosiona el huevo, no sale una larva como tal, sino una versión en miniatura del adulto, pero que no puede volar. En la langosta del desierto el huevo eclosiona tras un periodo de entre 10 y 65 días (dependiendo de las condiciones atmosféricas y la fase del animal), y emergen las "larvas" que atraviesan por cinco estadios que básicamente se diferencian sólo por el tamaño. En español, a estas larvas se les llama "mosquitos", "moscas" y "saltones", durante un periodo de 24 - 95 días (36 de media).

Tras el último estadio, se produce una última muda hacia el primer estadio volador, que se denomina "volantón", fase que dura entre 40 y 50 días, dando paso al adulto definitivo, que madurará en un periodo de entre 2 y 4 meses. En total, todo el ciclo completo dura entre 2 y 6 meses.

Ciclo de vida de la langosta del desierto

Una vez se ha producido el proceso de gregarización, ¿cómo se comporta el enjambre? Los estudios que se han realizado han averiguado muchas cosas pues es vital conocer la dinámica de la plaga para poder luchar mejor contra ella.

En primer lugar, las bandas, grupos o enjambres se mueven exclusivamente de día, en un periodo que oscila desde 2-3 horas tras el amanecer hasta más o menos una hora antes del anochecer. Se ha constatado un comportamiento algo diferente dependiendo si el enjambre se desplaza en un suelo desnudo o con vegetación. 

En caso de suelo desnudo: al amanecer, las langostas de la banda se ponen de cara al sol, luego descansan y se ponen en marcha hasta el mediodía, en el que vuelven a ponerse al sol. Por la tarde vuelven a ponerse en marcha y al anochecer descansan y se alimentan.

En caso de suelo con vegetación: pasan la noche subidas a las plantas y cuando amanece, bajan al suelo, toman el sol, se desplazan y se alimentan. Al mediodía vuelven a subirse a las plantas a tomar el sol vuelven a moverse, tomar el sol y comer. Al anochecer suben a las plantas para "dormir".

Cuando se forman los grandes enjambres, éstos también pasan la noche subidos a los árboles y arbustos. Luego entre las 8-9 de la mañana empiezan a realizar cortos despegues y aterrizajes, seguidos de un despegue en masa hacia las 10 de la mañana y recorren cientos de kilómetros e incluso más si son empujados por los vientos dominantes, hasta el anochecer, momento en el que se posan en el suelo y se alimentan. Cuando el cielo está nublado, el despegue se produce más tarde que cuando hace sol y también se desplazan más lentamente.

Plagas de ayer y hoy

Como ya has podido comprobar cuando te cité la Biblia, las plagas de langosta en cultivos humanos son tan antiguos como la Humanidad misma. No sólo la Biblia las cita, sino también el Corán (que cita las Plagas de Egipto) o la Ilíada lo hacen. En las antiguas sociedades agrarias, las plagas de langosta eran verdaderamente devastadoras porque acababan con el único sustento de las poblaciones, y de ahí su carácter maldito, que muchas veces se interpretaba como un castigo divino por el mal comportamiento del pueblo o de sus gobernantes.

Ya los antiguos egipcios, antes de lo de Moisés, representaron langostas hace entre el 2470 y el 2220 a.C. Aristóteles estudió la vida y reproducción de las langostas, y en tiempos de los romanos Tito Livio describió una plaga que sucedió en Capua en 203 a.C, asociando las epidemias y pestilencias que sucedieron tras la plaga con la misma. Los anales chinos hablan de una mortalidad del 98% de la población humana tras una plaga de langosta en el noroeste de China en 311.

Enjambre de langostas. Cromolitografía de Emil Schmidt (1882.1884)

En Europa mediterránea las plagas han sido recurrentes, ya que en tierras más norteñas el suelo cubierto de vegetación y las precipitaciones abundantes y regulares son un límite climático para la langosta. Tomemos el ejemplo de España: la primera plaga de la que se tiene constancia en nuestro país data del año 1040 en La Rioja y Navarra. En aquella ocasión, se pidió ayuda al Papa, que pidió rogativas. Al tercer día, tuvo la revelación de enviar al obispo Gregorio de Ostia quien, acompañado de Santo Domingo de la Calzada, fue por los pueblos afectados predicando penitencias y rogativas hasta que la plaga desapareció. Tras su muerte en 1044, fue santificado y muchos pueblos lo proclamaron protector. A San Gregorio Ostiense se le representa con una langosta sobre el hombro.

Moisés enviando la plaga de langostas al Faraón en grabado medieval

Era normal que durante el Medievo y parte del Renacimiento, el "remedio" para la plaga de langostas fuera la oración y la penitencia, pues se interpretaba la plaga como un castigo divino. Así, hubo en España plagas en 1268 en Toledo, 1357 en Castilla, Valencia y Navarra, en 1458 en Lérida. Pero a partir de 1587 ya se ve que eso de las rogativas no funciona mucho, y se emplean otros métodos como el aplastamiento de las langostas, pero sobre todo desde el Tratado de Juan de Quiñones en 1619, el arado de los terrenos donde las langostas ponían sus huevos fue el remedio más eficaz, pero siempre antieconómico e insuficiente.

En el resto del mundo, la situación era la misma. Se ha calculado que, en China, hubo 173 plagas de distinta consideración y extensión en un periodo de  1.924 años. En la primavera de 1747, una plaga arrasó Damasco. Un barbero local, Ahmad al-Budayri dejó escrito: "vinieron como una nube negra y lo cubrieron todo: los árboles y los cultivos. Que Dios todopoderoso nos ayude".

En 1875 se produjo la última gran plaga en España, que se gestó en Ciudad Real entre 1872 y 1873, y a partir de 1874 se fue extendiendo por gran número de provincias del interior peninsular, y seguirían produciéndose plagas de mayor o menor consideración hasta la década de 1940 cuando empiezan a generalizarse diversos tipos de insecticidas. Desde los años 1950 ésta es la única solución, que tiene como inconveniente la contaminación del suelo y de los seres vivos. Es paradójico, pero la langosta es un insecto comestible, y en el grueso de las áreas donde forma plaga, luego dejaba cientos de miles de individuos listos para ser comidos por los pobres campesinos que se quedaban sin sustento, pero los insecticidas hacen imposible que las langostas puedan luego ser consumidas por los humanos.

Plaga de langosta en Ciudad Real, 1844. La langosta. Agustín Salido, 1874. Biblioteca Nacional

Modernamente, sigue habiendo graves plagas, especialmente en África y Asia occidental. Fue especialmente grave la plaga de langosta que asoló la zona sahelo-sahariana y Arabia entre 1986 y 1989: comenzó en el invierno de 1986 en el litoral sudanés del Mar Rojo y se extendió por el Sahel en el verano de 1987, y en el Magreb en la primavera de 1988 (lo que llevó a las autoridades del Gobierno de España a ponerse en alerta en aquel momento). Ayudadas por un huracán, hubo langostas que alcanzaron el Caribe en sólo diez días desde África, y también hubo una avanzada que alcanzó Gran Bretaña.

A esta grave plaga, que costó muchos millones de dólares en pérdidas, siguieron varios brotes, y muy recientemente en la primavera de 2020 se ha producido una plaga en el Cuerno de África, que se extendió a Yemen y Kenia, y que finalmente logró controlarse. 

Hoy día las plagas de langosta constituyen un grave problema global que exige para su gestión y combate una cooperación internacional a gran escala, pues las langostas no entienden de fronteras. La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) coordina los esfuerzos de control y lucha contra la langosta en África y otros lugares, y por ejemplo en África existen organizaciones como la DLCO-EA (Desert Locust Control Organization for East Africa). Hoy día la más avanzada tecnología y el "Big Data" se usan para combatir la plaga.

Mapa de la infestación de langosta del Cuerno de África en 2020. Comisión Europea

En primer lugar, se efectúan numerosos controles y monitorizaciones preventivas sobre el terreno para poder detectar precozmente las formaciones de las primeras bandas y brotes de langosta, es decir, detectar tempranamente la formación de la fase de gregarización para impedir que se llegue a consolidar. En caso de que los enjambres se hayan formado, se usan helicópteros para localizarlos. Una vez localizados se envía su ubicación GPS a un centro de control, que envía los aviones de fumigación al punto concreto donde está el enjambre, para evitar una fumigación indiscriminada. Este sistema es el que se ha empleado en Kenia en 2020 para derrotar a la plaga en las áreas poco pobladas.

Si en la zona del enjambre hay humanos o animales, se aborta la misión para no perjudicarlos, ya que aunque se sigue experimentando con hongos y parásitos de la langosta para implementar un arma biológica que luche contra ellas, todavía no se ha coronado con el éxito esta línea de actuación, los insecticidas siguen siendo hoy por hoy la única arma de que disponemos.

MÚSICA RECOMENDADA: Randy Newman - Bichos

SI TE GUSTA MI TRABAJO DIVULGADOR, ¡APÓYAME! Patreon.com/cronicasdefauna

 

Comentarios

  1. Excelente cronica,hasta ahora no sabia como se formaban tales enjambres

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación