101 Lobos. Sobre las subespecies lobunas.

Querida hija: 

El lobo es el gran depredador del Hemisferio Norte. No sólo es un animal prodigioso en todos los sentidos: inteligencia, resistencia, resiliencia, capacidad de adaptación…también atesora un patrimonio genético en forma de subespecies o incluso especies de lobos muy diferentes a lo largo y ancho de toda su área de distribución. Pero este abanico de subespecies lleva no pocas veces a la confusión debido a su elevado número y a las diferencias de apreciación sobre ellas en la comunidad científica. En esta crónica me gustaría resumirte y aclararte el estado de la cuestión de la subespecies lobunas, y darte a conocer este patrimonio genético único. 

Lobos del mundo. Diseño de Belettelepink.com

Consideraciones generales sobre las subespecies de lobos 

Los especialistas no han alcanzado un acuerdo sobre lo que es una especie y una subespecie. Y no es fácil hacerlo, pues hay que tener en cuenta muchos factores que luego en la Naturaleza los animales se encargan de tirar por tierra, como por ejemplo la condición que clásicamente se admitía para distinguir una especie de otra: la imposibilidad de hibridarse y tener descendencia viable entre ambas es una regla que se rompe tan frecuentemente que pienso que debería abandonarse o reformularse. 

Por tanto yo no voy a darte aquí ninguna definición pero sí voy a darte algunas ideas generales. El concepto de especie hace referencia a un grupo de organismos que es distinguible de otros organismos. Cuán distinguible, y qué diferencias hay que tener en cuenta es lo que los especialistas discuten. Así, intuitivamente “sabemos” que un chimpancé es una especie diferente de un macaco. Por su parte, el concepto de subespecie nos conduce a la idea de algún tipo de variedad geográfica de ciertos individuos dentro de una especie. Es un concepto controvertido. Algún autor incluso propugna que no aporta nada al conocimiento de la fauna, y genera confusión pues no siempre una subespecie propuesta es reconocida por la comunidad científica. 

La subespecie hace referencia a variedades geográficas de una especie

Una subespecie se distingue de otra, y del grupo principal de individuos de la especie (llamado “subespecie nominal”) por ciertas diferencias morfológicas (forma, color y tamaño, o una combinación de todas). Y eso es lo que causa el problema, porque lo que una persona aprecia como diferente, otra persona no lo diferencia tanto. Modernamente se hacen estudios genéticos que arrojan algo de luz sobre este tema, ayudándonos a identificar poblaciones de individuos que muestran una distancia genética suficiente con respecto a otras poblaciones, como para considerarlas subespecies o incluso especies, en su caso. 

El lobo Canis lupus es seguramente, tal vez con excepción de ratas y ratones, el mamífero que presenta la mayor área de distribución: históricamente se distribuía por toda Norteamérica y toda Eurasia, incluyendo el Norte de África. Actualmente el ser humano ha exterminado al lobo en las zonas más humanizadas de esta distribución, llamada holártica: el grueso de los EEUU y Europa Central y Occidental. Pero sigue siendo una especie vigorosa en el resto de su amplia área de distribución. 

Ha sido capaz de adaptarse a vivir en los medios más dispares: tundras árticas, bosques boreales, praderas y estepas e incluso desiertos. No es de extrañar, pues, que el lobo haya respondido a distintos ecosistemas y climas con ciertas variaciones en su morfología para su mejor adaptación. Y por eso presenta un número elevado de subespecies. Si bien el número de éstas varía grandemente según los autores que consideremos, he encontrado un consenso básico en torno al número de 36 subespecies. Tal vez te parezcan muchas. Después de presentártelas, te haré una discusión de ellas y entonces podrás sacar tus propias conclusiones al respecto. 

Debo hacerte una aclaración: puesto que se considera que los perros domésticos descienden del lobo, la taxonomía actual tiende a considerar al perro como una subespecie de lobo, Canis lupus familiaris. Por su parte, el dingo australiano es descendiente de perros cimarrones llegados a Australia con los humanos hace 70.000 años. Y por eso es denominado actualmente Canis lupus dingo. En esta crónica yo no voy a aceptar estas dos subespecies de lobo, porque pienso que el perro ha sido sometido a selección artificial, no sólo en la morfología sino también en su carácter. El perro doméstico ha sido mantenido etológicamente en un estadio infantil. En cuanto al dingo, no deja de ser un descendiente asilvestrado de antiguos perros domésticos. 

Área de distribución del lobo. Verde: presente. Rojo: exterminado

Las subespecies de lobo han sido definidas con base en características morfológicas: forma del cráneo, tamaño, forma de la espalda, proporciones…y sólo hasta cierto punto en la variación de colores ya que dentro de una misma subespecie el color del pelo puede variar mucho. Las subespecies norteamericanas han sido más y mejor estudiadas que las euroasiáticas, por la sencilla razón de que Canadá y EEUU forman parte de un mismo complejo científico y cultural de alto nivel, lo que ha facilitado su estudio. En cuanto a los lobos euroasiáticos, lo remoto e incluso peligroso de algunas de las zonas habitadas por lobos, unido a la gran fragmentación política, han dificultado este estudio. Tal vez por eso podré aportarte algo más de información sobre los lobos norteamericanos que los eurasiáticos. 

El género Canis se originó en Norteamérica en el Plioceno Medio, extendiéndose a continuación por el Viejo Mundo. En algún momento del comienzo del Pleistoceno aparece el lobo como especie y una de sus variedades, el “lobo gris”, coloniza Norteamérica donde los primeros fósiles aparecen en el Pleistoceno Medio. A lo largo de este periodo se produjo más de una “invasión” de lobos a Norteamérica. La primera subespecie de lobo fue descrita allí en 1775, se trataba de Canis lycaon, entonces considerada como una especie. Posteriormente en 1823 se describirían Canis nubilus, de nuevo otra especie, y el coyote Canis latrans

En el lobo se cumple a rajatabla la Regla de Bergmann: cuanto más frío es el clima, mayor es el tamaño de un mamífero. En efecto, los lobos más grandes son los lobos árticos, mientras que los lobos más pequeños se dan en el Sur de toda su área de distribución: el lobo mexicano, el lobo árabe y el lobo indio. 

A continuación voy a presentarte las 36 subespecies de lobo más ampliamente aceptadas hoy en día, ordenadas en los tipos básicos de lobos: lobos blancos, lobos grises, lobos pardos y lobos rojos, y en una categoría aparte te hablaré de las subespecies que han sido exterminadas por el ser humano hasta la fecha. Posteriormente discutiremos las subespecies dudosas y los temas abiertos dentro de este campo de estudios. Para ello, me he basado fundamentalmente en la obra clásica de Ramón Grande del Brío El lobo ibérico: biología y mitología, junto con la edición de 2005 del Mammal Species of the World y el Integrated Taxonomic Information System

Las subespecies de lobos blancos 

Los lobos blancos se caracterizan por un pelaje blanco o de tonos claros (pero ojo: hay variabilidad de colores), y viven fundamentalmente en las zonas árticas del planeta. Son las siguientes subespecies: 

Lobo de tundra C.l.albus 
Vive en la tundra eurasiática desde Escandinavia hasta la Península de Kamchatka. Algún autor sostenía que Kamchatka tenía su propia subespecie de lobo: C.l.dybowskii. Actualmente se considera sinónimo de C.l.albus

Lobo de tundra. Alaska.

Lobo ártico C.l.arctos 
Sería el equivalente norteamericano del lobo de tundra. Vive en las islas árticas de Ellesmere y Melville, situadas al oeste de Groenlandia, y también en Alaska. 

Lobo de la Bahía de Hudson C.l. hudsonicus 
Vive en la zona de influencia de la Bahía de Hudson, Canadá: Territorios del Noroeste y Norte de Manitoba. 

Lobo del Mackenzie C.l. mackenzii 
Vive en la cuenca del Río Mackenzie, Canadá, y territorios adyacentes hasta el Gran Lago del Oso. 

Lobo de Baffin C.l. manningi 
Vive en la Isla de Baffin, en el Archipiélago Ártico canadiense. 

Lobo de Groenlandia C.l.orion 
Vive en la banquisa ártica, Groenlandia e Islas Queen Elizabeth 

Lobo de la tundra de Alaska C.l.tundrarum 
Como indica su nombre, vive en la tundra de Alaska, hasta los Montes Brooks 

Las subespecies de lobos grises 

Los lobos grises son los lobos continentales norteamericanos, los que han colonizado las zonas templadas del subcontinente. Son las siguientes: 

Subespecies de lobos norteamericanos

Lobo de Columbia Británica C.l.columbianus 
Vive en la provincia canadiense de Columbia Británica, así como en territorios adyacentes de Yukon y Alberta. 

Lobo de Vancouver C.l.crassodon 
Vive en el archipiélago canadiense de Vancouver, junto a la frontera estadounidense de Washington. 

Lobo del Labrador C.l.labradorius 
Vive en la Península del Labrador, Canadá, territorios adyacentes del norte de Quebec y Terranova 

Lobo de las Islas Alexander C.l. ligoni 
Vive en el archipiélago de Alexander, en el Pacífico canadiense, y en la costa contigua del SO de Alaska. 

Lobo oriental C.l.lycaon 
Originariamente vivía en el Este de los EEUU, desde la Bahía de Hudson hasta Florida y al Oeste hasta los Montes Allegheny y los Grandes Lagos. Actualmente vive sólo en algunas zonas dispersas de Ontario, Quebec, Michigan, Wisconsin y Manitoba. 

Lobo del noroeste C.l.occidentalis 
Vive en los territorios canadienses situados al Sur del Gran Lago del Oso hasta Alberta. 

Lobo del Noroeste

Lobo de Yukon C.l.pambasileus 
Vive en el interior de Alaska. 

Lobo del Norte de las Rocosas C.l.irremotus 
Originalmente se extendía por el Este de Washington y Oregón, Idaho, Casi toda Montana y el Norte-Centro de Wyoming. Era la subespecie que habitaba en el Parque Nacional de Yellowstone hasta su exterminio en el año 1926. A partir de ese año, quedaron muy pocos ejemplares dispersos, reportándose 58 entre 1927 y 1966. Actualmente el Gobierno de los EEUU tiene en marcha un Plan de Recuperación del lobo del Norte de las Rocosas y existen ejemplares en dos poblaciones, en Idaho y en Montana, junto a la frontera canadiense. 

Cuando en 1995-1996 se reintrodujo el lobo en el Parque Nacional de Yellowstone hubo polémica porque la subespecie escogida para ello no fue la original, sino el lobo del noroeste C.l.occidentalis, a partir de un grupo de lobos capturados en el Parque Nacional canadiense de Jasper. Seguramente la razón fue la extrema rareza del lobo del Norte de las Rocosas. También se reintrodujeron algunos lobos en tierras federales de Idaho. En el año 2006 había un total de 1.240 lobos del noroeste entre Idaho y Yellowstone. 

Las subespecies de lobos pardos 

Los lobos pardos son los lobos que viven en las regiones templadas de Eurasia. 

Una de las muchas propuestas de lobos eurasiáticos. El lobo etíope no es un lobo.

Lobo árabe C.l.arabs 
Vive en el Sudoeste de la Península Arábiga. 

Lobo de estepa C.l.campestris 
Vive desde el Kazajstán hasta los desiertos de Asia Central. Actualmente se considera que las subespecies definidas por otros autories como C.l.desertorum y C.l.cubanensis son sinónimos del lobo de estepa. 

Lobo tibetano C.l.filchneri 
Vive en la Meseta tibetana y su área de influencia: Tíbet, Qinghai, Gansu, Ladakh,Cachemira e Himachal Pradesh. Solía considerarse sinónimo de C.l.laniger, pero ésta subespecie era definida más bien para la región del lobo de Mongolia, que vemos a continuación. 

Lobo de Mongolia C.l.chanco 
Definida para los lobos de Mongolia, Norte y Centro de China, Zona del Ussuri (Manchuria/Extremo Oriente ruso) 

Lobos de Mongolia

Lobo eurasiático C.l.lupus 
Esta es la considerada como subespecie nominal de lobo, debido a que Linneo definió la especie a partir de este lobo. Su rango original iba desde Europa Occidental hasta el norte de Mongolia y Manchuria, a través de Rusia. Actualmente ha desaparecido de Europa Occidental y Central, si bien desde Europa Oriental está empezando a recolonizar parte de su territorio original. 

Distribución del lobo eurasiático en Europa.

Las subespecies de lobos rojos 

Los lobos rojos son denominados así por un cierto tono rojizo en su pelaje. Son lobos pequeños que viven en las áreas más cálidas y sureñas de la zona de distribución de los lobos. 

Lobo indio C.l.pallipes 
El más pequeño de los lobos euroasiáticos vive en India, Pakistán, Irán, Turquía, Arabia e Israel. 

Lobo mexicano C.l.baileyi 
El más pequeño de los lobos norteamericanos vivía originalmente en el SO de los EEUU y el Norte de México hasta la Sierra Madre Occidental. La persecución humana provocó un rápido declive de su población en el SO de los EEUU entre 1915 y 1920. En 1917 sólo quedaban 103 y en 1927 se le dio por extinguido en Nuevo México. Para salvarlo de la extinción, en 1976 se firmó un acuerdo audaz entre los EEUU y México para capturar a todos los lobos mexicanos que quedaban en libertad para protegerlos en cautividad y poder reintroducirlos en su antiguo territorio cuando se dieran las condiciones. 

Entre 1977 y 1980 se capturaron cuatro machos y una hembra preñada en Durango y Chihuahua para formar un linaje certificado que funcionase como fundador. Se realizó un programa de cría en cautividad y en 1999 ya había 178 ejemplares. Se produjo la liberación en el Apache National Forest, Arizona, y desde allí los lobos recolonizaron Arizona y Nuevo México. En 2014 nació el primer cachorro en libertad en México y en 2018 se liberaron otros 5 lobos en Chihuahua. Actualmente hay 37 lobos en Chihuahua y Sonora. 

Lobo mexicano

Lobo rojo C.l.rufus 
El lobo rojo vivía históricamente en el SE de los EEUU. Al igual que casi todos los lobos estadounidenses, fue perseguido con saña y en 1970 sólo sobrevivía en la zona costera fronteriza entre Texas y Luisiana. Al igual que sucedió con el lobo mexicano, se seleccionaron ejemplares para realizar la cría en cautividad y en 1987 fue reintroducido en el Alligator River National Wildlife Refuge, en la Península Albemarle, Carolina del Norte. Entre 1987 y 1994 se liberaron 63 ejemplares, y la población subió hasta los 100-120 en 2012, para dar luego un importante bajón hasta los 40 ejemplares de 2018. 

Las subespecies de lobos extinguidas 

Como consecuencia de la persecución secular que el hombre ha perpetrado sobre el lobo, varias subespecies se han extinguido para siempre, la mayoría de las cuales en Norteamérica. Son las siguientes: 

Lobo de Kenai C.l.alces 
Vivía en la Península de Kenai, Alaska. Los problemas para este lobo empezaron con la fiebre del oro desatada en 1895 en la zona. Los mineros afluyeron en masa, como es costumbre en estas situaciones, y ante el temor de que los lobos transmitieran la rabia empezaron una agresiva campaña de caza, trampeo y envenenamientos hasta que en 1915 prácticamente no quedaban ya. En 1925 fue declarado oficialmente extinto. A partir de 1960 los lobos de Alaska recolonizaron la zona. 

Lobo de Terranova C.l. beothucus 
Vivía en la Isla de Terranova, del cual se tiene su último registro en 1911. 

Lobo de Bernard C.l.bernardi 
Era un lobo blanco que vivía en las islas árticas canadienses de Victoria y Banks. Por la excesiva caza, fue exterminado entre 1918 y 1952. 

Lobo negro de Florida C.l.floridanus 
Vivía en la Península de Florida. Era un curioso lobo negro, cuyo último registro data de 1908, dándosele por extinguido oficialmente en 1930. 

Lobo negro de Florida

Lobo de las Cascadas C.l.fuscus 
Vivía en la Cordillera de las Cascadas, en los estados de Washington y Oregón. Fue exterminado en 1940. 

Lobo de Manitoba C.l.griseoalbus 
Vivía en las praderas canadienses de Manitoba y Saskatchewan. Por mucho que he investigado, no he podido encontrar ninguna referencia acerca de su extinción, pero sí he encontrado autores que afirman que esta subespecie no existe, correspondiendo sus ejemplares a C.l.occidentalis o C.l.hudsonicus

Lobos japonés y de Hokkaido 

El lobo de Hokkaido C.l.hattai vivía en las islas de Sajalín, Kuriles y Hokkaido, en Japón. Fue exterminado en 1889. En cuanto al lobo japonés C.l.hodophylax, que vivía en el archipiélago principal, fue exterminado en 1905. Puedes recordar los detalles de su exterminio en la crónica que dediqué a la fauna de Japón

Lobo japonés

Lobo de Mogollon C.l.mogollonensis 
Esta subespecie vivía en la región de Mogollon Mountain, Arizona, hasta la zona de las Montañas Sacramento, en Nuevo México. En 1908 los lobos eran allí bastante comunes pero para 1937 se encontraba prácticamente exterminado pero no se descartaba que hubiera ejemplares en México y otras partes del Sur de Nuevo México y Arizona. Más adelante discutiremos la validez de esta subespecie pues, una vez más, no he encontrado una prueba concreta de su extinción. 

Lobo de Texas C.l.monstrabilis 
Vivía en el Sur y Oeste de Texas y NE de México. En 1942 se reportaba como casi exterminado, pero en mi opinión la validez de esta subespecie está en entredicho como el lobo de Mogollón. Desde el punto de vista zoogeográfico no tiene mucho sentido definir tres subespecies en un área relativamente pequeña y homogénea: lobo mexicano, de Mogollon y de Texas. 

Lobo de la Gran Pradera C.l.nubilus 
Era el lobo de la Pradera por antonomasia, extendiéndose desde el Sur de Manitoba y Saskatchewan hasta el Norte de Texas. Como consecuencia de la vasta colonización europea de la Pradera, fue exterminado hacia 1926. Fue descrito por primera vez en 1823 por el naturalista Thomas Say que estaba agregado a la expedición a las Praderas del Mayor Stephen Long. En 1887 ya se reportaba como muy raro. 

Lobo del Sur de las Rocosas C.l.youngi 
Vivía en el Sur de Idaho, Suroeste de Wyoming, NE de Nevada, Utah y el Oeste y Centro de Colorado, hasta el Norte de Arizona y Nuevo México. Básicamente en las áridas cuencas interiores del Oeste americano. Exterminado hacia 1940. 

Lobo de Gregory C.l.gregoryi 
Vivía en el curso bajo del Río Mississippi. Probablemente extinguido durante los años 60 del siglo XX. 

Discusión de las subespecies de lobos eurasiáticos 

Hasta aquí la relación de subespecies lobunas más ampliamente aceptadas. Me corresponde ahora desbrozar el trigo de la paja y tratar de aclarar un poco este carajal, pues a todas luces me parece un excesivo número de subespecies. En mi opinión, ni son todos los que están, ni están todos los que son. Y, como dijo Julio César, divide et impera y para mayor sencillez, vamos a discutir por separado las subespecies de Eurasia y Norteamérica. 

Lo primero que te habrás preguntado es: ¿dónde está el lobo ibérico

Desgraciadamente tengo que decirte que nuestro entrañable lobo ibérico Canis lupus signatus no está reconocido oficialmente como subespecie por la comunidad científica. Se trata de una situación paralela con el lobo itálico C.l.italicus, que vive en la Península Italiana. Ambas subespecies fueron originalmente definidas por autores españoles e italianos, respectivamente. Pero desde el punto de vista de la ciencia oficial, todos los lobos europeos corresponden a la subespecie nominal. 

Lobo ibérico mostrando las características marcas en los antebrazos

No deja de ser interesante que las Penínsulas Ibérica e Itálica sean geográficamente equivalentes: penínsulas mediterráneas aisladas del continente por cadenas montañosas alpinas. Los análisis genéticos realizados en lobos ibéricos e itálicos, respectivamente, por autores españoles e italianos han arrojado como resultado que ambas poblaciones de lobos se diferencian claramente de los lobos europeos, como no podía ser de otro modo atendiendo al aislamiento geográfico de ambas penínsulas. Pero, atención, es un aislamiento relativo: durante los últimos tiempos el lobo itálico se ha expandido fuera de la bota italiana, extendiéndose por Suiza, los Alpes franceses y ejemplares divagantes llegan frecuentemente a Cataluña y Aragón. 

Probablemente por eso la ciencia aún no reconoce unánimemente las subespecies ibérica e itálica. Es posible que el aislamiento que ambas poblaciones presentan no sea lo suficientemente estricto como para merecer esa categoría. La cuestión sigue abierta, porque como te dije al principio, no hay un consenso unánime sobre qué características definen una subespecie. 

Un segundo punto de confusión en los lobos euroasiáticos se encuentra en las estepas y desiertos centroasiáticos. Diversos autores han definido allí tres subespecies: C.l. campestris, C.l.desertorum y C.l. cubanensis. Lo más probable y lógico es que ambas tres subespecies puedan ser generalizadas como C.l.campestris, bien representada desde el Cáucaso hasta la frontera de China. 

El tercer punto que ha causado despiste fue la definición del carácter de los lobos chinos, tibetanos y del Himalaya. Se ha definido C.l.filchneri para los lobos tibetanos, C.l.chanco para los lobos mongoles, chinos y del extremo oriente ruso, y C.l.laniger también para lobos que viven en la misma área que C.l.chanco. Me parece indudable que los lobos tibetanos han de ser claramente distinguidos con una subespecie propia, C.l.filchneri ya que, como te indiqué en el post sobre la fauna tibetana, la Meseta presenta una importante personalidad zoológica que alberga muchas subespecies propias de animales que viven en Asia, como el oso pardo, el oso negro o el lince. El lobo no me parece una excepción. Se ha hablado de C.l.laniger como sinónimo de C.l.filchneri pero las áreas definidas para ambos son claramente distintas. Yo eliminaría cualquier referencia a C.l.laniger, quedando claramente distinguidos los lobos tibetanos de los lobos chinos y mongoles C.l.chanco

Para complicar más las cosas, se habla de los lobos himalayos como una especie aparte del lobo, que sería Canis himalayensis. Personalmente no me parece que haya ninguna evidencia que justifique una especie de cánido empotrada en el Himalaya, diferenciada del lobo. Otros autores definen un “lobo himalayo” C.l.himalayensis uniendo estos lobos himalayos con los tibetanos. 

Otro intento de definir una especie independiente del lobo se ha hecho con el lobo indio C.l.pallipes de India (no el resto de lobos indios del SO de Asia), y que sería nombrado como Canis pallipes. Esta propuesta merece algo más de atención, ya que el tipo de lobo presente en India parece ser más “chacaloide” que “loboide”, y morfológicamente bastante diferente que el resto de lobos. Por el contrario, otros autores definen un “lobo gris indio” como C.l.indica. Recuerda que los actuales lobos indios son del tipo “lobo rojo”. 

Discusión de las subespecies de lobos norteamericanos 

En Norteamérica la situación es algo más complicada. 26 subespecies de lobos norteamericanos me parecen a todas luces excesivas, teniendo en cuenta que varias de ellas se han definido para áreas relativamente pequeñas y homogéneas, lo que no tiene mucho sentido. 

Distribución actual del lobo en los EEUU

Así, se ha propuesto que C.l.ligoni, C.l.columbianus y C.l. crassodon son, en realidad, la misma subespecie C.l.nubilus (lobo de la gran Pradera) que, así, se rescataría de la extinción. Es decir, no queda clara la identidad taxonómica de los lobos de la Costa del Noroeste. 

Tal como ya te adelanté al hablarte de las subespecies extinguidas, tengo serias dudas sobre la existencia de algunas de las subespecies definidas. Así, algunos autores unen C.l.mogollonensis y C.l.monstrabilis (los lobos de Arizona y Texas) y los unen al lobo mexicano C.l.bayleyi pero otros autores resucitan de nuevo al lobo de la Gran Pradera con estos dos lobos anteriormente mencionados. Como ves, un lío. Yo me inclino por la opción de unirlos al lobo mexicano que, así, tendría una distribución lógica y homogénea. Tampoco me parece claro que los lobos de la Costa Noroeste deban ser nombrados como el Lobo de la Gran Pradera, porque aquello no es la Pradera. 

Como te dije anteriormente, estoy de acuerdo con los autores que eliminan la subespecie de lobo de Manitoba C.l.griseoalbus, y tal vez la mejor opción sea considerarlos como C.l.occidentalis más que como C.l.hudsonicus. Pero seguramente el problema más espinoso en Norteamérica es la consideración y alcance de dos subespecies que algunos autores elevan seriamente a rango de especies. Te los voy a presentar. 

El primero es el lobo rojo, que algunos autores definen como especie por derecho propio con el nombre de Canis rufus. Estos mismos autores definen, entonces, al lobo de Florida y al lobo del Mississippi como subespecies del lobo rojo y no de lobo gris. Particularmente yo pienso que el lobo de Mississippi nunca fue una subespecie verdadera, ni de lobo rojo ni de lobo gris. La principal cuestión es que, según parece, el lobo rojo presenta un importante grado de hibridación con el coyote. Es un asunto complicado. Una subespecie se origina cuando un grupo de individuos de una especie evolucionan separadamente del resto merced a algún tipo de aislamiento reproductivo. Y una especie sería algo más…habría que demostrar que el lobo rojo y el coyote tienen un ancestro común distinto al lobo gris. Las pruebas apuntan a esa dirección, pero no son concluyentes por el momento.

El lobo rojo. ¿Especie o subespecie?

La cosa se complica si consideramos al lobo oriental, C.l.lycaon. El estatus e identidad genética de estos lobos de los Grandes Lagos está en tela de juicio. Algunos autores hablan de una especie propia, C.lycaon, que sería hermana de C.rufus, y con un ancestro común con los coyotes. Otros autores directamente consideran que no existe ninguna subespecie de lobos orientales y que deben ser considerados como C.rufus. Como te expliqué antes, mientras la comunidad científica no establezca unos criterios claros e inequívocos para diferenciar especies y subespecies, estos conflictos van a seguir menudeando porque, como puedes ver, los análisis genéticos aclaran la situación sólo hasta cierto punto. 

Expansión del lobo oriental o algonquino por Minnesota

En este sentido, me parece interesante considerar la propuesta de Nowak en 1995, que simplifica mucho las subespecies norteamericanas, considerando sólo seis: 

C.l.arctos (Islas árticas) 
C.l.occidentalis (lobo de Alaska) 
C.l.nubilus (lobo de Minnesota) 
C.l.bayleyi (lobo mexicano) 
C.l.lycaon (lobo algonquino) 
C.rufus (lobo rojo como especie propia) 

En el caso de que se pudiera demostrar fehacientemente que el lobo indio, el lobo oriental o el lobo rojo son especies con identidad propia, tendríamos que considerar al lobo como un “complejo de especies”, o conjunto de especies estrechamente emparentadas entre sí, y cuyas diferencias sólo pueden ponerse de manifiesto a nivel genético. ¿Y qué pasa con los lobos africanos?. Te remito a la crónica que escribí al respecto, donde desarrollé mis ideas sobre este misterioso lobo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación