Limpian, fijan y dan esplendor. Los buitres del Nuevo Mundo.

Querida hija: 

Cuando a los europeos nos hablan del buitre leonado, el buitre negro o el alimoche sabemos perfectamente de qué nos están hablando, pues estamos familiarizados con estos magníficos animales. Pero apenas conocemos nada sobre sus “colegas” del Nuevo Mundo: los llamados zamuros, zopilotes o gallinazos en el riquísimo español de América. Animales feos, sí, incluso desagradables. Con mala fama, como todos los buitres. Pero realizan una labor insustituible en la Naturaleza: la limpieza y desaparición de cadáveres. Sólo por eso merecen un respeto y una atención, ya que nos evitan muchas enfermedades y contaminaciones, además de darnos un ejemplo de lo que ahora se llama “economía circular”: máximo aprovechamiento de los recursos y ningún desperdicio. 

Los Catártidos tienen todos un aspecto muy similar

Los Catártidos. Los buitres americanos. 

La familia Cathartidae (Catártidos) es un rompecabezas para los ornitólogos. No saben muy bien qué hacer con ella y dónde ubicarla. Parece lógico situarla junto a los buitres del Viejo Mundo en el Órden Accipitriformes pero muchos estudios han llevado a algunos especialistas a sugerir que esta familia podría encajar dentro de las Ciconiformes (cigüeñas y grullas) e, incluso, erigir un Órden propio: Catartiformes. El nombre viene del griego kathartes, “el que limpia”, haciendo referencia a su labor como basureros de la Naturaleza. 

Mientras se profundiza en el estudio de estos buitres y se puede dar una respuesta definitiva acerca de su situación taxonómica, actualmente se acepta que los buitres americanos se encuentran en el mismo Órden que los euroasiáticos y africanos: los Accipitriformes. Sin embargo, los buitres americanos no están emparentados con los del Viejo Mundo, sino que descienden de antepasados diferentes. Por tanto, nos encontramos ante un interesante caso de convergencia evolutiva, esto es, el proceso por el cual una especie (o grupo de especies) alcanza una forma física (morfología) semejante a otra especie no emparentada con ella, que lleva un género de vida semejante. En este caso, la localización y consumo de carroñas. 

Mapa de distribución de los buitres americanos

Los Catártidos, hoy exclusivamente americanos, vivieron también en el Viejo Mundo durante el Terciario. Se han encontrado, por ejemplo, fósiles de los géneros Eocathartes, Plesiocathartes, Diotropornis y Amphiserpentarius durante los periodos Eoceno y Oligoceno, para desaparecer luego del registro fósil, presumiblemente desplazados por los buitres del Viejo Mundo. Ya centrados en los registros americanos, Vultur (el cóndor) aparece en el Plioceno junto con Sarcorhampus (el zopilote), y el resto de géneros actuales aparecen en el Pleistoceno-Holoceno. Probablemente la radiación evolutiva final de este grupo se vio favorecida por la desaparición de las gigantescas Teratornis, que dominaban el panorama rapaz en la inolvidable época de la Megafauna. 

A pesar de la convergencia evolutiva con los buitres del Viejo Mundo, existen importantes diferencias entre ellos. Para empezar, los Catártidos localizan las carroñas usando el olfato, y no la vista, un caso muy interesante en el mundo de las aves. De ahí que sus narinas (los orificios olfativos) se encuentren perforadas, esto es, no están separadas por un tabique nasal como sucede en los buitres euroasiáticos y africanos. Probablemente esta adaptación favorece un mayor flujo olfativo. Más concretamente los Catártidos son sensibles al etanotiol, un gas que se desprende en la descomposición de cuerpos muertos. Además, son más pequeños que sus colegas del Viejo Mundo (excepto los cóndores), su cabeza es relativamente pequeña con relación al cuerpo, y las garras son comparativamente débiles e inadecuadas para la sujeción, en relación con los buitres del Viejo Mundo. Otra diferencia entre ambos grupos de buitres es que los americanos parecen gozar de una buena salud poblacional y no se encuentran en peligro de extinción, con una sóla excepción. 

El zopilote rey y el cóndor de los  Andes son los únicos Catártidos que se salen del diseño del grupo

Todos los Catártidos presentan un comportamiento común: la urohidrosis, que consiste en defecar sobre sus patas para favorecer la disipación de calor, esencial en el clima tropical donde viven en su mayor parte. Físicamente hablando su aspecto es muy parecido, con poca variación entre especies: el plumaje negro con ciertos matices, y la cabeza (a veces también el cuello) desnuda y calva, con la piel muy arrugada y con la presencia de carúnculas o carnaciones. Todo el color que les falta en el cuerpo lo tienen en la cabeza, donde se da una curiosa mezcla de colores. Sólo el zopilote rey escapa a este aspecto tan gris de los buitres americanos. La familia está formada por siete especies pertenecientes a cinco géneros: dos son cóndores, el resto son los llamados zamuros, zopilotes o gallinazos. Vamos a conocerlos. 

Aura gallipavo Cathartes aura 

Tiene una longitud de entre 64 y 81 centímetros y una envergadura de 170 – 183 centímetros, con un peso de hasta 2,26 kg. El plumaje es marrón oscuro tirando a negro, y la cabeza desnuda de color púrpura a rojo, inconfundible, con el pico blanco. La hembra es algo mayor que el macho. Está extendido desde el Sur de Canadá hasta el Sur de Sudamérica, ocupando una gran variedad de hábitats abiertos y semiabiertos. Sólo en la parte más norteña de su distribución emigra durante el invierno. Se trata del buitre más abundante de las Américas, y se encuentra hasta altitudes de 2.500 metros. 

Aura gallipavo

Por la noche duermen en grupos numerosos, en árboles y anida en cuevas. Puede ser depredado por águilas y búhos cornudos aunque por lo general tienen pocos depredadores. Cuando hay un cadáver en el monte suele ser el primer buitre que acude a él. Desplaza a sus congéneres el aura sabanera y la selvática al ser más grande que ellos, pero es desplazado a su vez por el zopilote rey. No construye nidos, sino que pone los huevos en lugares protegidos, lo que es un comportamiento constante para todos los Catártidos. El periodo de incubación está entre 30 y 40 días, y entre 9 y 10 semanas los polluelos abandonan el nido. Se reconocen cinco subespecies. 

Mapa de distribución del aura gallipavo

Aura sabanera Cathartes burrovianus 

Tiene una longitud de entre 53 y 66 cm, con una envergadura entre 150 y 165 cm, y una cola entre 19 y 24 cm. Tiene el plumaje negro y la cabeza desnuda de color amarillo con frente y nuca rojizas, corona azul grisáceo y el pico color carne. Vive en tierras bajas tropicales y subtropicales inundables a baja altitud: costa caribeña, sabanas de Venezuela/Colombia y Guayanas, el Río Amazonas, el Cerrado brasileño hasta Uruguay y el Chaco. 

Aura sabanera en vuelo

Es solitario y rara vez se le encuentra en grupos. Se ha observado que coopera con el zopilote rey puesto que éste supuestamente no puede localizar las carroñas por el olfato y, a su vez, el aura sabanera tiene el pico demasiado débil para poder perforar la piel de los animales muertos, y el zopilote rey le abre el camino. Pone sus huevos en lugares protegidos y se le reconocen dos subespecies. 

Mapa de distribución del aura sabanera

Aura selvática Cathartes melambrotus 

La tercera y última especie del género Cathartes tiene una longitud de entre 64 y 75 cm con una envergadura alar de entre 165 y 210 cm, una cola de entre 22 y 29 cm y un peso de entre 1,2 y 3,2 kg. Al igual que todos los buitres americanos, su plumaje es negro y la cabeza desnuda color amarillo oscuro-naranja pálido con una corona azul grisáceo. Es más grande que el aura sabanera y algo menor que el aura gallipavo. 

Aura selvática

Vive en bosques húmedos tropicales de tierras bajas de Sudamérica al Este de los Andes, siendo su límite Sur las tierras subtropicales. No suele alejarse mucho de los bosques densos. Pasa la noche en árboles muertos que le ofrecen buena visibilidad. Como el resto de buitres americanos, busca su alimento de forma solitaria o en parejas. Se ha observado en el aura selvática el mismo comportamiento de colaboración con el zopilote rey. Pone dos huevos y sus crías abandonan el nido entre dos y tres meses después. 

Mapa de distribución del aura selvática

Esta especie fue reconocida en el año 1964, separándola del aura sabanera. 

Zopilote negro Coragyps atratus 

Es uno de los buitres más abundantes de las Américas. Tiene 74 cm de longitud, 167 cm de envergadura y un peso de entre 2 y 2,75 kg. El plumaje es negro y la cabeza y cuello desnudos, con la piel arrugada y de color gris. No en balde el género Coragyps significa “cuervo-buitre”. 

Zopilote negro

Vive desde el Sur de los EEUU hasta Chile, ocupando tierras abiertas en mosaico con bosques y matorrales, en baja altitud. Es también común en basureros urbanos. A diferencia de otros Catártidos es un buitre sociable que se reúne en grandes grupos. A pesar de ser básicamente carroñero, es el único buitre del Nuevo Mundo capaz de depredar sobre grandes mamíferos como terneros o ciervos. Pone sus huevos en el suelo de zonas boscosas, siempre a menos de tres metros de altura, en número de entre uno y tres, típicamente dos. Los incuba entre 28 y 41 días. 

Mapa de distribución del zopilote negro

Cóndor de California Gymnogyps californianus 

Es una de las mayores aves del planeta y, desde luego, la mayor rapaz de Norteamérica con su longitud de entre 115 y 140 cm y sus tres metros de envergadura alar, con un peso de entre 9 y 10 kilos. La cabeza desnuda de color rojizo, con una papada, y el plumaje negro. En edad adulta la cabeza puede presentar unas barras de colores naranja, rosa y rojo. Es monógamo y presenta el mayor periodo de incubación de cualquier buitre: 54 – 58 días. El macho y la hembra se turnan en la incubación en periodos de entre dos y cinco días cada uno. Su hábitat preferido son las zonas de matorral, sabanas de robles y bosques de coníferas. Con su enorme envergadura alar tiene una gran capacidad de vuelo: puede moverse fácilmente 250 kilómetros en busca de carroña. Anida en cortados rocosos. 

Cóndor de California

Los cóndores son los mayores buitres americanos (y mundiales). Su origen hay que buscarlo en los Andes del Cono Sur desde donde se fueron extendiendo hacia el Norte siguiendo los biotopos fríos y de montaña. En el Pleistoceno los cóndores se distribuían por toda la costa pacífica americana, en zonas montañosas, desde la Tierra del Fuego hasta California. En este contexto se diferenció localmente el cóndor de California del cóndor andino, que quedó reducido a Sudamérica. El cóndor de California se extendió por casi toda Norteamérica, especialmente por la Costa Oeste y toda la zona de las Cuencas Interiores: Nevada, Utah, Nuevo México y Arizona. Los famosos exploradores Lewis y Clark describieron su presencia en la Cuenca del Río Columbia. 

El cóndor de California sufrió su primera gran regresión poblacional cuando se extinguió la Megafauna pleistocena porque seguramente se alimentaba de las carroñas de los grandes perezosos gigantes, mamuts y bisontes de las praderas, probablemente sobreviviendo con las carroñas de otros grandes mamíferos como el bisonte americano, el alce o el ciervo. Pero su regresión definitiva se daría con la llegada del hombre blanco al Oeste de los actuales EEUU. En efecto, los ganaderos de origen europeo, que ya habían olvidado el contacto de sus antepasados con los buitres, cuando veían a los cóndores alimentarse de terneros muertos asumían que eran ellos los responsables de su muerte, y se desató la persecución con la artillería habitual: caza directa y envenenamientos lo que, junto con la degradación de su hábitat y la extensión de los pesticidas pusieron al cóndor de California al borde mismo de su extinción. 

Área histórica de distribución del cóndor de California

En el año 1987 quedaban sólo veintisiete cóndores en libertad, y las autoridades decidieron capturarlos a todos y refugiarlos en el Zoo de Los Ángeles, desde donde se inició un programa de cría en cautividad con vistas a su reintroducción en el medio salvaje. Así, poco a poco se fue reintroduciendo. En 2002 se reintrodujeron trece ejemplares en México (Baja California) donde había desaparecido en 1937. 

En el año 2007 se detectó el primer huevo puesto en México desde su desaparición, y en 2014 se registró el primer nacimiento en el Estado de Utah. En el año 2016 había 446 ejemplares: 276 en libertad y 170 en cautividad. En 2015 por primera vez nacieron más cóndores que los que murieron, en libertad. Actualmente están reintroducidos los cóndores en las montañas circunpacíficas californianas, en la zona del Gran Cañón (Arizona) y en Baja California. Existen dos áreas declaradas “santuario para el cóndor”: Sisquoc Condor Sanctuary (San Rafael Wilderness – montañas de Santa Bárbara) y Sespe Condor Sanctuary (Los Padres National Forest). 

Área de distribución actual del cóndor de California

Cóndor de los Andes Vultur gryphus 

Ya te hablé de esta majestuosa ave en el post sobre las siete aves nacionales más bellas de Sudamérica. Por eso, para no repetirte los mismos datos que te di allí, te remito a que consultes la entrada. 

Zopilote rey Sarcorhampus papa 

El zopilote rey es el único buitre americano que se sale del monocromático diseño físico de los demás: su longitud es de entre 67 y 81 cm, envergadura entre 1,2 y 2 metros y un peso entre 2,7 y 4,5 kg. Después de los cóndores es el mayor de los buitres americanos y el mayor entre los buitres de las tierras bajas. Su plumaje es blanco, con las plumas coberteras y cola negras, y una cabeza con la piel muy arrugada que es una sinfonía de colores, lo que le ha valido el sobrenombre de “buitre pintado”: rojo, morado, amarillo y naranja, con el pico naranja con base negra. Cuando es maduro sexualmente aparece sobre el pico una pequeña cresta o carúncula. 

Zopilote rey

Tiene el cráneo más grande y el pico más fuerte entre los buitres americanos. Se extiende desde el Sur de México hasta el Norte de Argentina, siempre al Este de los Andes, ocupando bosques tropicales de las tierras bajas y las sabanas cercanas a ellos. Los especialistas aún no han conseguido dilucidar si utilizan, o no, el olfato para la localización de las carroñas como hacen sus parientes Catártidos. Se reproduce durante la estación seca poniendo un solo huevo por temporada, anidando en huecos de árboles.

Área de distribución del zopilote rey

Comentarios

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación