Los varanos. Corazón de dragón

Querida hija: 

Cuando hablamos de varanos, automáticamente pensamos en los asombrosos dragones de Komodo, los mayores lagartos del mundo y unos de los mayores reptiles de nuestro planeta. Pero el dragón de Komodo no es sino uno más de un grupo muy amplio de reptiles: los Varánidos. Con una notable unidad de tipo morfológico, los varanos son depredadores comparables a mamíferos placentarios en cuanto a su papel ecológico, y a pesar de ser junto a cocodrilos y pitones los reptiles más grandes, permanecen a grandes rasgos muy desconocidos. De modo que voy a hablarte hoy de ellos. Te van a sorprender. 

Los varanos constituyen uno de los grupos de reptiles más interesantes

Taxonomía, anatomía y origen de los varanos 

¿Qué entendemos por “varano”? la palabra viene del árabe waran, que tiene un significado entre “lagarto” y “dragón”. A los varanos se les suele llamar también “lagartos monitores”, denominación que viene del inglés y que alude a la costumbre de algunos varanos de erguirse sobre sus patas traseras para “fisgar” o “monitorear”. Yo particularmente prefiero la denominación de varano. Y, como siempre hacemos cuando empezamos a estudiar una especie, o grupo de especies, vamos a situarlos en el Árbol de la Vida. 

Cladograma que muestra el lugar de los varanos dentro de los Escamosos

Los varanos son Saurópsidos del Órden Squamata (que engloba a los lagartos y las serpientes). Dentro de éstos, forman parte de los Anguimorfos, caracterizados por tener una lengua bífida de la que luego te voy a hablar. Y, finalmente, definen la familia Varanidae, con nada menos que 73 especies. Los varanos suelen agruparse con los Lanthanotidae, o lagartos monitores sin oído (Lanthanotus borneensis), los Helodermatidae (el Monstruo de Gila americano) y los extintos Mosasaurios en la Superfamilia Varanoidea. Es interesante que sepas que los Varanoideos son los saurópsidos más estrechamente relacionados con las serpientes. Todos los varanos actuales pertenecen a un único género: Varanus. 

Filogenia del género Varanus

Ahora bien, ¿qué es lo que hace que un varano sea un varano y no una iguana, pongamos por caso?, voy a indicarte algunas de sus características anatómicas y morfológicas que definen el “tipo varanoideo”, que es normalmente inequívoco e inconfundible. 

Los varanos tienen la cabeza alargada y aplastada, un cuello largo y esbelto, una cola larga y musculosa, cuerpo alargado y extremidades bien desarrolladas, que culminan en manos y pies pentadáctilos con fuertes uñas en cada dedo. En los varanos no se da la autotomía, es decir, no tienen la posibilidad de “desprenderse” de ciertas partes de su cuerpo que luego podrán regenerar, normalmente con fines defensivos como sí hacen muchas especies de lagartijas. Su lengua es muy característica: muy larga, bífida, que cuando está en reposo se encuentra dentro de una “funda” situada en el suelo de la boca. La lengua es un elemento importante para los varanos ya que localizan sus presas por el olfato (tienen un órgano de Jacobson muy desarrollado), y con la lengua, que sacan y meten continuamente, lo que hacen es mover el aire para incrementar su capacidad olfativa. 

La lengua bífida es uno de los rasgos distintivos de los varánidos

El hocico es elongado, con posición variable de las narinas. La cola es redonda pero en las especies nadadoras se ha aplanado en sentido transversal para ayudar en la natación. El género Varanus es el género de vertebrados que presenta un mayor rango de tamaños: desde los varanos enanos australianos como V. brevicauda, con 20 cm de longitud, hasta el gigantesco dragón de Komodo V. komodoensis, con sus 3,5 metros. 

El varano de cola corta es el varano más pequeño del mundo

Los varanos tienen la particularidad de que la mandíbula superior puede moverse de forma independiente del resto del cráneo, facultad que facilita el poder tragar las presas. Tienen dientes curvos y aserrados comprimidos lateralmente. Una característica taxonómicamente importante es que los varanos tienen una vértebra cervical más que el resto de los lagartos. 

El corazón de un varano no es un corazón típico de lagarto, y es una característica que los acerca más a las Aves y los Mamíferos que a los demás Saurópsidos: en comparación con los lagartos, está situado en una posición más trasera y rodeado de un grueso pericardio. Su estructura de cuatro cámaras y la disposición de sus válvulas da como resultado el logro de una mezcla limitada de corrientes sanguíneas pulmonar y sistémica. Dentro de los Saurópsidos, los varanos presentan la mayor capacidad aeróbica, lo que es una ventaja para su papel depredador. 

Los varánidos están distribuidos por África, la Península Arábiga, Oriente Medio, Sur y Sureste de Asia, el archipiélago Indo-Australiano, Australia y algunas islas de Melanesia y el Pacífico Occidental. Se han definido seis grupos taxonómicos: 

Grupo V. niloticus: África y Sur de Arabia 
Grupo V. salvator: Sureste asiático hasta la Línea de Wallace 
Grupo V. griseus: Sahara, Norte de África, Oriente Medio 
Grupo V. varius: Norte y Este de Australia, Este de la Línea de Wallace, Melanesia y Micronesia Grupo V. gouldii: Australia y Sur de Nueva Guinea 
Grupo V. odatria: Australia y Nueva Guinea 

Mapa de distribución de los varánidos

Origen de los varánidos 
Precisamente esta distribución geográfica ha resultado un desafío para dilucidar el origen biogeográfico de los varanos. Los fósiles más antiguos se han encontrado en Norteamérica, Europa y Mongolia datados en el Cretácico Inferior, y es evidente que existieron muchos más géneros de varanos anteriormente. Fue, pues, un grupo con una distribución más amplia en el pasado. Durante el Pleistoceno de Australia apareció el mayor varano conocido hasta el momento: Megalania prisca que, con sus 7 metros, se convirtió en un superdepredador del que ya te hablé en su momento en la crónica de la Megafauna de Australia.

Esta localización de los fósiles más antiguos, junto con el hecho de que una gran parte de los varanos se localizan en Eurasia, hizo pensar en la teoría de un origen de los varanos en Laurasia, con posteriores radiaciones hacia África y Australasia. Debido a que los varanos faltan en América del Sur (donde su papel ecológico es sustituido por los Teiidae) y en Madagascar, los varanos no podían tener un origen gondwánico. 

Por otro lado, debes considerar que el 60% de las especies de varanos actuales se encuentran en el archipiélago indo-australiano y en el Norte de Australia. Es decir, se trata de un verdadero centro de dispersión de varanos (prácticamente cada isla tiene su especie de varano endémica), lo que introduce un factor ineludible sobre el problema del origen de los varanos: ¿australiano o asiático? 

El varano acuático es uno de los más extendidos por el SE asiático. Frecuenta zonas humanizadas

Durante los años 70 del siglo XX se llegó a la conclusión de que los varanos tenían su origen en Asia, y desde allí hubo dos radiaciones: una hacia Australia, donde se desarrolló allí un grupo autóctono monofilético, y la segunda hacia Oriente Medio y África. A su vez, desde Australia parece haber habido tres radiaciones secundarias hacia Asia hace entre 15 y 20 millones de años. En el año 1998 se realizó el primer estudio genético sobre 23 especies de varanos para tratar de dilucidar esta cuestión. Sus conclusiones fueron las siguientes: 

-La existencia de un clado de varanos australianos (7 especies subgénero Odatria) 
-La existencia, dentro de éste, de un clado indo-australiano (6 especies, que incluyen al dragón de Komodo) 
-La existencia de un clado indo-asiático (6 especies) 
-2 especies africanas situadas aparte de los clados anteriores 

El análisis de estos resultados indican que todos los varanos australianos son un grupo monofilético (descienden de un único ancestro común), mientras que los varanos asiáticos son parafiléticos junto con los australianos. Por su parte, los varanos africanos están más relacionados con los varanos asiáticos que con los australianos. Por consiguiente, se confirmó la hipótesis de un origen asiático para los varanos, con sendas radiaciones hacia África y Australia, y se elimina la posibilidad de un origen gondwánico para este interesante grupo de reptiles. 

Biología de los varánidos 

Desde el principio tienes que tener claro que los varanos son depredadores y carroñeros. En su mayoría son carnívoros excepto tres especies de varanos arborícolas filipinos que, además, incluyen en su dieta las frutas: V. olivaceus, V. mabitang y V. bitatawa. Son predominantemente diurnos y se desplazan por el suelo, si bien, como ya te he dicho, hay especies arborícolas y otras que también pueden nadar como V. indicus, V. mertensi, V. niloticus, V. salvator y V. semiremex

Varano disponiéndose a comer una tortuga

Recordarás que los varanos localizan sus presas por el olor. Una vez capturadas, si son de tamaño pequeño, las tragan directamente usando movimientos del cuello. Si la presa es grande o se trata de una carroña, usan sus garras como elemento de sujeción mientras la despedazan usando los dientes. 

Los varanos son ovíparos y crían una vez al año. Algunas especies ponen sus huevos en los nidos de las termitas, así se aseguran una temperatura constante de 25ºC, con un elevado grado de humedad, pero normalmente la puesta se verifica en nidos construidos al efecto. 

No se conoce la esperanza de vida de los varanos en libertad, pero en cautividad se han observado de 15 a 20 años. Ocupan una gran variedad de hábitats: de acuáticos y terrestres/arbóreos, y desde desiertos y matorrales templados hasta los bosques tropicales. Son generalmente solitarios y se caracterizan por disponer de áreas de campeo grandes. 

Su dieta de compone de invertebrados (insectos, crustáceos, moluscos y, ocasionalmente, grandes vertebrados). Cuando mayor es la especie, más grandes son sus presas. Los varanos más grandes como V. komodoensis, V. giganteus o V. glebopalma están especializados en vertebrados. 

Durante el celo, los machos entablan combates rituales entre sí que se asemejan a competiciones de lucha libre. Durante unos pocos días, la hembra puede acoplarse con varios machos, siendo la duración de la cópula aproximadamente de unos diez minutos. El macho y la hembra pueden pasar también varios días con cópulas intermitentes. 

Los varanos que viven en entornos desérticos o con variaciones amplias de temperaturas pueden pasar periodos de inactividad e incluso de verdadera hibernación. 

Algunas especies de varanos se caracterizan por tener “veneno” o, al menos, una saliva venenosa que puede provocar graves infecciones si se recibe una mordedura. Se ha discutido mucho la presencia de este veneno en todas las especies, y también se discute sobre su función y propósito. Por el momento la teoría más aceptada es que se trata de sustancias que favorecen el proceso digestivo. 

El tráfico de mascotas y pieles son las mayores amenazas para los varanos

Las principales amenazas que afectan a los varanos, aparte de la consabida destrucción de su hábitat, es el comercio internacional de mascotas y de pieles. Desde Asia se exporta cada año entre 425.000 y 1,3 millones de pieles, y desde África entre 275.000 y 800.000. La ley internacional protege a los varánidos, pero como suele suceder en muchos países estas normas de protección son papel mojado con diversos pretextos. La honrosa excepción es Australia, donde están estrictamente protegidos, y donde no se capturan ni se recolectan para ningún propósito. Los principales países exportadores de varanos son: Indonesia, Singapur, Sudán, Nigeria y Mali, mientras que los principales importadores son Bélgica, Francia, Italia, los EEUU y Japón. 

Algunos ejemplos de varanos 

Dejando aparte el famoso dragón de Komodo, muy conocido por su gran tamaño y por aparecer en documentales donde se les atrae con cadáveres de ciervo para ver cómo se los comen, yo quería hablarte hoy de otras especies de varanos para que conozcas su gran variedad y cómo pueden vivir en muchos hábitats distintos. 

El primer varánido descrito para la ciencia, nada menos que por el mismo Linneo fue el varano del Nilo (V. niloticus), que fue nombrado originalmente en 1758 como Lacerta monitor. Es el varano africano más conocido y extendido, pues vive en casi todo el Continente, desde Senegal hasta Somalia, y desde el curso del Nilo hasta Sudáfrica. En 1790 White describió el primer varano australiano Varanus varius (como Lacerta varia), en Nueva Gales del Sur. En este Continente, el descubrimiento de las especies de varanos fue paralelo a la propia exploración del país: hasta 1869 sólo se describieron especies costeras, para empezar a describirse especies de interior entre 1885 y 1903 y, desde 1942, en el Norte tropical. 

Varano del Nilo

Como ya te dije anteriormente, en Australia, donde los llaman goannas, los varanos son especialmente abundantes. V. gouldii es uno de los mayores pues alcanza los 1,6 metros de longitud, y vive en el interior árido. Otro ejemplo es V. rosenbergi, con un bonito diseño atigrado y que con su metro de longitud vive en el Sur y Suroeste australiano. Uno de los goannas más pequeños es el varano de cola corta o goanna pigmeo V. brevicauda, que vive en desiertos con matorral de spinifex en Australia Central y Occidental. 

Goanna del desierto, Varanus gouldii

Un ejemplo de varano de Melanesia lo proporciona Varanus spinulosus, descrito en 1941 en la Isla de San Jorge (Islas Salomón). Durante 50 años esta especie fue conocida únicamente desde este holotipo (o espécimen tipo). Recientemente en 2007 fue de nuevo observado en las islas de Bougainville y Santa Isabel. 

Después del dragón de Komodo, los mayores varanos son: el varano acuático V. salvator, que está muy extendido por el Sureste asiático. Si bien su longitud normal se encuentra entre los 1,5 y 2 metros, se ha registrado un récord de longitud en Sri Lanka, con 3,21 metros. Su peso máximo estaría en los 50 kg. Vive en el SE de Asia, Sur de China, Islas Andamán y Nicobar, Java, Sumatra, Célebes, Bali e Indochina. Por su parte, el varano gigante australiano o perentie, V. giganteus, que vive en áreas áridas del Centro-Norte de Australia puede alcanzar hasta 2,5 metros , siendo el intervalo normal entre 1,75 y 2 metros, con un peso de 15 kg. 

Varano gigante australiano

Uno de los varanos con la distribución geográfica más amplia y extraña es el varano del Pacífico Occidental (V. indicus), que vive desde las Islas Molucas, Amboina e Islas Salomón, pasando por las Islas Palaos, hasta las Carolinas, Marianas y Marshall, es decir, ha colonizado la Micronesia, algo que tiene desconcertados a los especialistas. Por un lado, se cree que estos varanos han podido ser llevados por los primeros habitantes austronésicos como suministro de carne fresca y, por otro lado, se sabe que recientemente los japoneses lo han introducido en las Islas Marshall (mandato japonés desde 1918) para combatir las ratas. 

Varano del Pacífico o de Manglar

Sea como fuere, este interesante varano está considerado como un complejo críptico de especies, con lo que no sería de extrañar que en futuras revisiones taxonómicas fuera “desmembrado” en varias especies de forma oficial. Es un varano nadador, que vive en bosques costeros, manglares y lagunas interiores. 

Y termino este pequeño recorrido por una pequeña muestra de las 73 especies de varanos, hablándote del varano cuya distribución es la más septentrional: el varano del desierto (V. griseus). Este varano, adaptado a los ecosistemas desérticos y áridos, está subdividido en tres subespecies: la nominal, que vive en el Norte de África y Oriente Medio, V.g.koniecznyi, distribuido por Pakistán e India, y finalmente V.g.caspius, que se adentra profundamente en Asia Central: norte de Irán, Turkmenistán, Uzbekistán, Kirgizistán y Tajikistán. Como este varano se encuentra sometido a inviernos con bajísimas temperaturas, hiberna en temporada invernal. 

Varano del desierto, subespecie cáspica, en el Desierto de Kyzyl Kum

Precisamente el varano del desierto está relacionado con una de las últimas especies de varanos descubierta, el varano de Nesterov (V.nesterovi), un interesante episodio que te ilustrará sobre la importancia de los especímenes zoológicos que guardan los museos. La historia comienza con un ejemplar de varano que recolectó el naturalista ruso Nesterov en Juzistán (Irán) en 1914, y que se hallaba en el U.S. National Museum de Washington DC. Este varano había sido identificado como un varano del desierto V. griseus pero los especialistas que lo examinaron se dieron cuenta de evidentes diferencias de este varano con respecto de los varanos del desierto. En 2013 y 2014 pudieron comparar el espécimen con unas fotos de otro ejemplar localizado en libertad en Defzal, al suroeste de Irán, quedando confirmado que se trataba del mismo animal, y que el varano de Nesterov debía ser descrito como una nueva especie, que se localiza en las laderas occidentales y sudoccidentales de los Montes Zagros, entre los 500 y 1.000 metros de altitud. 

Varano de Nesterov, uno de los últimos descubrimientos

En definitiva, los varánidos constituyen un interesante grupo de grandes reptiles depredadores, que se caracterizan por su resistencia y su fidelidad a un tipo morfológico que les ha proporcionado una adaptación perfecta a su medio de vida.

MÚSICA RECOMENDADA: Dragonheart (Randy Edelman)

Comentarios

  1. Me encantó :D. Los dragones de Komodo eran mis animales favoritos de niño. Actualmente me encuentro estudiando Biología con especialización en Ecología, y para el proyecto de una materia estoy trabajando con el V. komodoensis y me entró después de muchos años la curiosidad por los varanos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación