Pájaros de fuego. Las aves de Hawai.

Querida hija: 

Con la fauna de las Islas Hawai pasa una cosa muy curiosa. Cuando ves documentales sobre fauna hawaiana, se suele hacer mucho hincapié en su rica fauna marina. Sus fértiles aguas están henchidas de vida: tiburones, cetáceos de todo tipo, tortugas verdes, fondos abisales, arrecifes de coral…sin embargo, a decir de muchos especialistas, lo más notable e interesante de la fauna de este archipiélago de fuego es su avifauna, especialmente sus aves de bosque. 

Las aves de Hawai son una de las ornitofaunas más extraordinarias del Planeta.

Evolucionadas en uno de los lugares más aislados del mundo, estas aves han alcanzado un alto grado de diferenciación. Pero su destino ha sido trágico, y en pocos lugares del mundo se pone de manifiesto la fragilidad de los ecosistemas insulares como en estas islas. Voy a hablarte hoy de las aves de Hawai. 

Nociones básicas sobre Hawai 

El Archipiélago de las Hawai es una ristra de islas de origen volcánico, cuya superficie total es de 28.311 km2. Se encuentra casi en el centro del Océano Pacífico, al Norte del Ecuador. Es un lugar geográficamente muy aislado: se encuentra a 3.200 km del Suroeste de los Estados Unidos, y a 4.100 al Este de Japón (contando hasta el Atolón de Midway). La longitud total del archipiélago es de unos 2.400 km, en sentido noroeste-sureste. 

Situación geográfica del Archipiélago de Hawai

Estas islas pueden dividirse en dos partes. Al Sureste, las islas principales, más grandes y pobladas: Niihau, Kauai, Oahu, Molokai, Lanai, Kahoolawe, Maui y Hawai (que dio nombre al archipiélago). Al Noroeste, las llamadas “Islas de Sotavento”, un conjunto de atolones, islas bajas arenosas y rocas que se pierden en el Pacífico: Nihoa, Necker, French Frigate, Gardner Pinnacles, Maro, Laysan, Lisianski, Pearl and Hermes, Midway y Kure. De éstas, no todas pertenecen administrativamente a Hawai, sino que algunas son territorios no incorporados de los EEUU. 

Islas principales de Hawai

El clima de Hawai es tropical, atemperado por los vientos alisios que consiguen que la temperatura sea constante en torno a los 28 ºC. Es un archipiélago volcánico cuyos principales volcanes están activos: Mauna Kea, Mauna Loa, Kilauea o el Haleakala. 

Las Islas Hawai se originaron hace 65 millones de años, a partir de un “punto caliente”, una grieta en el fondo oceánico por la cual surge magma del centro del Planeta, originando una isla cuando su acumulación es tal que emerge de la superficie acuática. Debido al movimiento de la placa tectónica sobre la que se asientan, las islas así formadas “derivan” hacia el noroeste, siendo afectadas por la erosión. Por eso, las Islas de Sotavento corresponden con las primeras islas que se formaron, y por eso son las más afectadas por la erosión, mientras que las islas más jóvenes son las que se encuentran más al Este, y son altas, montañosas y escarpadas. 

El Bosque de Waikamoi, en Maui, es un ejemplo de ecosistema forestal habitado por las aves locales

El aislamiento geográfico de estas islas ha marcado el carácter de su fauna y flora. En cuanto a los Vertebrados, originalmente las islas sólo están habitadas por aves y dos mamíferos: la foca monje del Pacífico, de la cual ya te hablé en una crónica anterior, y el murciélago hoary (Lasiurus cinereus), que llegó desde América. En Hawai no hay reptiles (excepto un geco), anfibios, mosquitos, moscas, piojos ni cucarachas de forma originaria. 

Incluso el ser humano es un poblador relativamente tardío en Hawai, pues los polinesios llegaron entre los años 500 y 800, introduciendo ya por primera vez animales exóticos en este edén aislado. Hawai fue descubierto para el mundo occidental por el Capitán Cook en 1778 (donde encontraría la muerte en 1779), y entre 1810 y 1893 fue un Reino independiente reconocido internacionalmente. Entre 1893 y 1898 fue una República, anexionada a los EEUU en ese año. Entre 1898 y 1959 tuvo el estatus de Territorio de los EEUU, y es Estado de la Unión desde 1959. 

Características básicas y problemas de la avifauna de Hawai 

Como has visto, el aislamiento geográfico ha definido el carácter de la fauna de Hawai. Básicamente una avifauna que se ha desarrollado en ausencia de depredadores que las pudieran inquietar. Centrándonos ya en las aves hawaianas, se pueden dividir en tres grandes grupos: las aves endémicas son el grupo más importante, producto de millones de años de evolución en aislamiento. Se ha comprobado que el grueso de la ornitofauna de Hawai es de origen americano, fundamentalmente norteamericano. Esto no es sorprendente, dado que Norteamérica es la masa continental más cercana, y se encuentra en la dirección de los vientos alisios que soplan desde el Nordeste. Sólo una pequeña parte de las aves endémicas hawaianas tienen otro origen: 

Centroamérica: los Drepánidos 
Migratoria Alaska/Hawai: chorlito dorado 
Micronesia: carricero de Nihoa 
Melanesia: elepaio 

Te hablaré por extenso más adelante de las aves endémicas hawaianas, pues es el grupo más notable y con mayor interés. 

Las aves autóctonas son el segundo grupo. Son aves que tienen representantes en Hawai, pero que viven en otros lugares también, como por ejemplo el martinete común (Nycticorax nycticorax), que es básicamente americano. Un caso particular de aves autóctonas lo constituyen las aves marinas. Dada su condición de archipiélago oceánico, rodeado por aguas ricas, la presencia de las aves marinas es muy importante, especialmente en los atolones del Noroeste. Tienen presencia en estas islas, el alcatraz de patas rojas (Sula sula) o el petrel hawaiano (Pterodroma sandvicensis). 

Los albatros tienen una fuerte presencia. Si bien son aves propias del hemisferio austral, existen tres especies de albatros que viven en el Pacífico Norte, y son las que vienen a criar a las Islas de Sotavento entre octubre y noviembre, en el único momento del año que pisan tierra firme: son el albatros de pies negros (Diomedea nigripes), el albatros de Laysan (D. inmutabilis) o el raro albatros de cola corta (Phoebastria albatrus). Esta elevada concentración de aves marinas atrae también a la gran fragata (Fregata minor), llamada por los hawaianos “ladrona”, porque acosa a las demás aves para obligarles a soltar sus presas, y comérselas ellas. 

Albatros de Laysan

También están presentes en Hawai tres petreles: el petrel de Bulwer (Bulweria bulwerii), el petrel de Bonin (Pterodroma hypoleuca) y el petrel de las tormentas (Oceanodroma castro). 

Finalmente, el último grupo de aves que encontrarás en Hawai es el de las aves introducidas. El ser humano ha introducido 76 especies con propósito de cazarlas, y otras 60 con otros propósitos. Así, puedes encontrarte cormoranes o gorriones como en Europa, e incluso perdices. 

La influencia occidental fue muy temprana en Hawai ya que el Reino estuvo desde su origen muy mediatizado por una influyente población de origen europeo y norteamericano que empezó la trágica transformación del medio ambiente hawaiano: se roturaron bosques milenarios para fundar plantaciones de caña de azúcar y de piña (los primeros motores económicos de Hawai), y se introdujeron especies animales y vegetales exóticas. Especialmente grave para la fauna endémica fue la introducción de perros, gatos, ratas, conejos e incluso mangostas (entre otros). Estos animales han sido devastadores porque devoran huevos, polluelos y aves autóctonas. 

Como resultado trágico, las Hawai tienen el mayor índice mundial de extinción de aves: el 40% de sus aves endémicas están actualmente extinguidas. Aves que no volverán jamás. Como un pequeño ejemplo de este proceso te voy a contar lo que sucedió en la pequeña isla de Laysan, con sólo 4 km2 de extensión, situada en las Islas de Sotavento. A pesar de su pequeñez, Laysan contaba con cinco aves endémicas: un trullo, un ave zancuda, dos certiolas y una curruca roja. 

Isla de Laysan

Anexionada al Reino hawaiano en 1857, en 1890 la isla fue arrendada a unos recolectores de guano, y su explotación floreció entre 1892 y 1904. Pero en 1903 llegaría el desastre, con la introducción de conejos con vistas a su cría, como un nuevo negocio. En poco tiempo inundaron la isla, devorando hasta la última brizna de vegetación, y destruyendo el refugio de las aves locales, que vieron cómo su hogar se convertía en un desierto. Muy pronto, tres de las aves nativas se extinguieron. En su debido momento, los conejos fueron erradicados, la vegetación se recuperó y hoy la Isla es una reserva natural. Pero las especies extinguidas a causa de los conejos, no volverán nunca. 

Colonia de albatros en Laysan, 1903.

Las aves endémicas. Sonrisas y lágrimas 

En Hawai existen nueve familias de aves que tienen en el archipiélago algún género, especie o subespecie endémica. Aparte de éstas, existe una familia completamente endémica (Mohoidae), y una subfamilia (Drepanidinae), de trágica historia. Voy a hablarte de estos tesoros únicos. 

Anatidae 

Entre las anátidas, es imprescindible nombrar al ganso nene (Branta sandvicensis), que tiene la consideración de Ave Estatal de Hawai. Ya te hablé de él en la crónica que dediqué a las más notables aves estatales de los EEUU. Endémico de la Isla de Hawai, e introducido en Maui en 1962. También destaca el koloa o pato hawaiano (Anas wyvilliana), originario de las islas principales menos Lanai y Kahoolawe. Fue objeto de caza hasta 1945. Finalmente, el pato de Laysan (Anas laysaniensis), que ha estado en peligro de extinción durante mucho tiempo, al igual que sus otros parientes. Sólo quedaban siete en 1912 y, desde la eliminación de los conejos de Laysan, se empezó a recuperar la especie, con 20 individuos en 1923, y 600 en 1970. Para asegurar su futuro, 42 ejemplares se traslocaron al Atolón de Midway y Kure. En 2004 había un total de 576. 

Accipitridae 

Entre las rapaces, se encuentra el io o halcón hawaiano (Buteo solitarius). Raro y en peligro de extinción, sólo vive en la Isla de Hawai. 

Halcón hawaiano

Rallidae 

Por alguna razón, los rállidos son una familia de aves muy propensa a desarrollar endemismos insulares, con fuerte tendencia a perder la capacidad de volar. Y las Islas Hawai no son una excepción. Estaba la polluela de Laysan (Porzana palmeri), no voladora. Fue descubierta en 1828 y en 1915 había unos dos mil ejemplares. Pero tras la devastación de la isla por la invasión de conejos, la polluela desapareció en torno a 1936. Años antes, en 1891, una pareja fue introducida en Midway, donde parecía que la especie podría sobrevivir, pero fue definitivamente exterminada debido a la intensa actividad bélica que Midway sufrió en la Segunda Guerra Mundial, con una de las batallas más decisivas de la Guerra del Pacífico. Desapareció en 1944. 

Polluela de Laysan, 1913.

Otra polluela no voladora era la polluela de Hawai (Porzana sandvicensis), de pequeño tamaño y endémica de la Isla de Hawai. La especie fue devastada por los perros, gatos y ratas introducidos por el ser humano. En 1864 se capturó por última vez, y se dio por extinguida en 1884. La gallineta de Hawai (Gallinula galeata sandvicensis) fue inicialmente considerada una subespecie de la gallineta común eurasiática, pero hoy se sabe que se trata de una subespecie de la gallineta norteamericana. Habita todas las islas principales excepto Lanai y Kahoolawe, y se encuentra en peligro por la desaparición de los humedales que constituyen su hábitat. 

Finalmente existe también la focha hawaiana (Fulica americana alai), una subespecie de la focha americana, y que vive en aguas más abiertas que la gallineta, y vive en todas las islas principales, siendo especialmente común en Kauai. Eran ave de caza hasta 1939 y actualmente hay unos 1.500 individuos. Uno de sus lugares típicos es la Laguna de Kanaha, en Maui. 

Recurvirostridae 

En esta familia se encuentra la avoceta hawaiana (Himantopus himantopus knudseni). De buen tamaño, es endémica de las islas principales, aunque su número se ha ido reduciendo. Era ave cazable hasta 1941, y actualmente quedan unos 1.500 ejemplares, sobre todo en Oahu y Maui. 

Strigidae 

Las rapaces nocturnas están representadas por el pueo o búho de orejas cortas (Asio flammeus sandvicensis), pero esta subespecie difiere de la especie continental en que es diurna, no nocturna. Esto es porque en Hawai existen menos competidores y por eso no le es necesario cazar de noche, como hacen las estrígidas continentales para evitar la competencia con las muchas especies de rapaces diurnas. Es propio de pastos abiertos y campos de lava. Nidifica en el suelo. 

Búho de orejas cortas

Corvidae 

Desgraciadamente debo hablarte de nuevo de otra ave endémica extinta, aunque con matices. El cuervo hawaiano (Corvus hawaiiensis) era endémico de la Isla de Hawai. Como todos los cuervos, era despreciado por el hecho de serlo, y la gente lo disparaba indiscriminadamente, hasta que se extinguió en estado salvaje en 2002. Afortunadamente existía un Centro de Cría en el Zoo de San Diego, con 115 ejemplares, a partir de los cuales se ha iniciado su reintroducción en libertad en 2017 – 18. 

Cuervo hawaiano

Turdidae 

Los tordos hawaianos están representados por el tordo de Kauai (Phaeornis palmeri), que se encuentra en grave peligro confinado en los bosques de ohia en el Pantano de Alakai (Kauai), del cual volverás a oír hablar. También se encuentra el tordo de Hawai (Phaeornis obscurus), que desarrolló subespecies en todas las islas principales excepto Maui. Las subespecies de Lanai y Oahu están ya extinguidas y existen dudas con la de Molokai. La subespecie de Kauai (P.o. myadestina) es aún más rara que el propio tordo de Kauai, que vimos antes, mientras que la subespecie nominal, la de la Isla de Hawai, es la más abundante. 

Sylviidae 

Los dos carriceros endémicos de Hawai han sufrido suertes dispares. El carricero de Laysan (Acrocephalus familiaris familiaris), sufrió la suerte de las otras cuatro especies endémicas de Laysan que fueron exterminadas por la plaga de conejos. En 1923 ya no quedaba ninguno. En cuanto al carricero de Nihoa (A.f.kingi), existen entre 500 y 600 en la isla de Nihoa. Pero su existencia depende por completo de que no se permita la llegada a la isla de los gatos, perros y ratas. Usan para refugiarse la densa cobertura de Chenopodium sandvicensis, donde nidifican. No se sabe con certeza cómo llegaron estos carriceros a estas islas tan remotas. La teoría más aceptada es que su origen es asiático, y llegaron a Polinesia saltando de isla en isla. 

Muscicapidae 

El elepaio (Chasiempis sandvicensis) tiene una cierta importancia en el folclore hawaiano. Ha desarrollado subespecies en Kauai, Oahu y Hawai. Antes de 1900 no era un ave común pero ha sabido adaptarse a la humanización del archipiélago y convivir con el ser humano. Es habitante de bosques mixtos. 

Mohoidae 

Trágica es la historia de esta familia completamente endémica de las Islas Hawai, pero hoy completamente exterminada. Todos y cada uno de los dos géneros y cinco especies han desaparecido, pues eran cazados desde antiguo por los hawaianos para obtener sus plumas como adornos. Lo más curioso de todo (tal vez tragicómico), es que la familia fue identificada recientemente, cuando la familia ya había desaparecido, a partir de los estudios genéticos realizados a partir de los ejemplares conservados en colecciones y Museos. Antes se consideraba a estos pájaros como miembros de la familia Meliphagidae, una familia del Viejo Mundo con 160 especies, que ocupan el mismo nicho ecológico que los colibríes de América. Se descubrió que los Mohoidos habían desarrollado las mismas características físicas como resultado de convergencia evolutiva. Estos son los cinco Mohoidos, que jamás volverán: 

Las especies de Mohoidae, todas extintas

Oo de Kauai (Moho braccatus). Era la única especie cuyas plumas no eran tan apreciadas. Milagrosamente fue redescubierto en 1960 en las profundidades del Pantano de Alakai (Kauai), pero finalmente extinguido en 1987, desapareciendo con él toda la familia. 

Oo de Oahu (M. apicalis). Extinguido desde 1837. 

Oo de Molokai (M. bishopi). Extinguido en 1904. 

Oo de Hawai (M. nobilis). Extinguido en 1934. 

Kioea (Chaetophila angustipluma). Era grande y llamativo. El espécimen tipo data de 1840 en la Isla de Hawai. No se ha vuelto a ver desde 1859. 

Drepanidinae 

Si bien los drepánidos no han sufrido la trágica suerte de los mohoidos, han sufrido grandemente la extinción de buena parte de sus efectivos (prácticamente se han extinguido todos los que vivían en Oahu, Lanai y Molokai y la mayoría de los de Hawai). Inicialmente fueron clasificados como una familia propia pero recientemente fueron “degradados” a subfamilia de los Fringillidae. 

Los drepánidos constituyen un ejemplo de radiación adaptativa

Estos pájaros son muy notables por haber protagonizado una espectacular radiación adaptativa, aún más grande que la presenciada y descrita por Darwin en las Galápagos con los pinzones. A partir de un solo antepasado llegado probablemente desde Centroamérica, los drepánidos se diversificaron en todas las islas (incluso las de Sotavento, donde una subespecie de apapane cayó víctima de los conejos de Laysan) y prácticamente en todos los nichos ecológicos, desarrollando insólitas y variadas formas de picos: rectos, curvos, largos, cortos, finos, gruesos, etc…adaptados a diversas fuentes de alimentación. En la Isla de Kauai es donde mejor se han conservado los integrantes de esta extraordinaria subfamilia, y esto es debido a que es la única isla donde no se introdujeron las mangostas, que han hecho una escabechina en las otras islas. La mayoría confinados en el ya conocido Pantano de Alakai, y en los bosques de las faldas del Haleakala. 

Pantano de Alakai (Kauai), último refugio para muchas especies de aves.

Vamos a conocerlos, con sus preciosos nombres hawaianos: 

Amakihi (Hemignathus virens). Con cuatro subespecies, es el segundo más abundante, en todas las islas principales. 

Amakihis y akialoas

Anianiau (Magumma parva), en la Isla de Kauai. 

Amakihi grande (Loxops sagittirostris). Extinto en 1895. 

Akepa (L. coccínea), con 4 subespecies en las islas principales. 

Kauai akialoha (Hemignathus procerus). Muy raro. 

Akialoa (Akialoa obscura). Extinto en 1940. 

Nukupuu (Hemignathus lucidus). Muy notable por su pico curvado con la mandíbula superior de mayor longitud que la mandíbula inferior.  Desgraciadamente la subespecie de Oahu está extinguida, y la de Kauai es rara, siendo la de Maui redescubierta en 1967 después de dada por desaparecida. 

Nukupuu

Akiapolaau (H. wilsoni). Con la mandíbula superior curvada y la inferior recta, sólo conocido en el Parque Nacional de los Volcanes. 

Pico de loro de Maui (Pseudonestor xantophrys). Con un característico pico de loro, Vive en las laderas más altas y húmedas del Haleakala. 

Pico de loro

Ou (Psittirostra psittacea). Visto por última vez en 1989.

Certiola de Laysan (Telespiza cantans cantans). Descrita en 1890, y logró sobrevivir a la invasión de los conejos por sus hábitos omnívoros. Es abundante y ha sido introducída en los atolones de Hermes, Pearl y Midway. 

Certiola de Nihoa (T.c.ultima). Entre 4.800 y 5.000 ejemplares en la Isla de Nihoa. 

Palila (Loxioides bailleui). Vive en los bosques de mamane-naio en las faldas del Mauna Kea. Muy amenazada. 

Pinzón koa mayor (Rhodacantis palmeri). Vivía en la isla de Hawai. Los bosques donde vivía fueron talados para el ganado, y se extinguió en 1896. 

Apapane (Himatione sanguínea). Es el más abundante de los drepánidos hawaianos supervivientes. Vive en los bosques de todas las islas, predominando en Hawai. 

Apapane

Akohekohe (Palmeria dolei). Únicamente sobrevive en el bosque nublado de la falda Norte del Haleakala, en la Isla de Maui. 

Ula-ai-hawane (Ciridops anna). Habitante de la Isla de Hawai, extinta en 1892. 

Iiwi (Vestiaria coccínea). Muy llamativo, de pico largo y curvo, es bastante común en la mayoría de las islas principales. 

Iiwi

Mano (Drepanis pacifica). Extinto en 1899. 

Mano negro (D. funérea). Extinto en 1907. 

Epílogo 

Una vez más, hija mía, se pone de manifiesto la grandeza y miseria de los ecosistemas insulares. Por su aislamiento geográfico la evolución propicia en ellos formas animales completamente originales y únicas. Pero dependen del mantenimiento estricto del statu quo para prosperar, pues en cuanto se introducen elementos extraños en sus dominios, se rompe el equilibrio que los mantiene, y desaparecen en poco tiempo. Hawai es un trágico recordatorio de esta verdad. Hace doscientos años los humanos podíamos alegar ignorancia sobre cómo funcionan los ecosistemas, y estoy convencido de que la gran mayoría de las extinciones provocadas por los humanos fueron inadvertidas. Pero hoy día es completamente inadmisible que sigamos propiciando la extinción de animales, como en 1987 o 2002 en Hawai, y en todo el planeta en cualquier año. Si no es ignorancia, ¿qué es? 

Inconsciencia. Codicia. Negligencia.

MÚSICA RECOMENDADA: El pájaro de fuego (Igor Sravinsky)

Comentarios

  1. Magnífico documental sobre la avifauna hawaiana. Mucho se sabe sobre la extinción del dodo en Mauricio, o de toda la familia de los moas y otras aves desaparecidas en Nueva Zelanda, pero pocos conocen que casi la mitad de las especies originales de aves de Hawai han dejado de existir desde la llegada del ser humano a las islas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación