Desaparecidas. Las 25 especies más buscadas (I).

Querida hija: 

Mientras me documentaba para la crónica que dediqué a la fauna del Himalaya Oriental, cuando estaba leyendo sobre la ardilla voladora de Namdapha, vi una información que me llamó la atención: esta ardilla se encontraba en el “Top 25 de las especies perdidas más buscadas”. No había oído hablar de este curioso listado, me picó la curiosidad y empecé a husmear. Conocí así una interesante iniciativa de la que voy a hablarte en esta crónica, que estará dividida en dos partes. 

Poster que representa al Top 25 de las especies más buscadas

La búsqueda de las especies perdidas 

Esta iniciativa parte de la organización Global Wildlife Conservation, que organiza y busca financiación para proyectos de conservación de la Naturaleza. Con ayuda del Grupo de Especialistas de la Comisión de Supervivencia de Especies, de la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), elaboraron una lista de nada menos que 1.200 especies animales y vegetales que hace largo tiempo de las que no se sabe nada de ellas, si están vivas o están extinguidas. 

De entre estas 1.200 seleccionaron 25, las “más buscadas”, y lanzaron una iniciativa de recaudación de fondos para organizar expediciones e investigaciones para localizar estas especies “perdidas” y poder documentar su existencia o, por el contrario, su extinción. Evidentemente, esta iniciativa tiene dos partes. La primera parte es genuinamente científica, organizando un esfuerzo de prospección para conocer el destino de estas especies. Y en cuanto a la segunda parte, es evidente que hay un propósito de concienciar sobre la extinción de especies, que hoy día se debe al 100% a la acción u omisión humana. 



De estas especies, se ha constatado que el 80% corresponde a fauna y el 20% a flora. En cuanto a la fauna, el 24% son Anfibios, el 21% Insectos, el 17% Crustáceos, el 15% Peces, el 8% pequeños invertebrados, el 6% Mamíferos, el 5% Reptiles, el 3% Aves y el 1% Corales. Geográficamente, estas especies perdidas están distribuidas así: 23% Sudamérica, 22% África, 17% Islas, 16% Asia, 10% Europa, 7% Norteamérica, y 2% Australia. 

En cuanto al Top 25, 24 especies son animales y 1 vegetal. Voy a hablarte de estas 24 especies animales, y dividiré la Crónica en dos partes de doce especies cada una, para no saturarte. Vamos a conocer estas especies, trágicamente desaparecidas pero para algunas de ellas puede que aún no sea demasiado tarde. 

1 – Colobo rojo de Miss Waldron (Piliocolobus waldronae

Este Cercopitécido fue visto por última vez en 1978 en Costa del Marfil. 

Colobo rojo de Miss Waldron

Fue descubierto en 1933, en una expedición británica que tuvo la gentileza de dar el nombre de la especie en honor a una de las colaboradoras de la expedición. Su hábitat son los bosques que se extienden entre Costa de Marfil y Ghana, en África Occidental. No hay fotos ni videos de este mono, únicamente el ejemplar tipo que recogió la expedición que lo descubrió. 

Sin embargo, hay indicios de su posible supervivencia. Desde 1993 se vienen sucediendo estos indicios. A pesar de declararse oficialmente extinguido en 2000, surgieron posteriormente nuevas pruebas, sugiriendo que podría haber individuos en los bosques que se sitúan entre el Bosque de Ehy y el Río Tanoe, en el ángulo Sudoriental de Costa de Marfil (McGraw & Oates, 2002, McGraw 2005), pero podría tratarse de una población inviable. El caso es que tres cazadores de la zona, que se dedican a matar monos afirmaron que en ese bosque había monos de color rojo y negro, característico del colobo rojo. Todos ellos reconocieron las fotos de diversos primates de la zona, que se les mostraron, incluida la del ejemplar tipo del colobo rojo. 

Desde 2001 se han colectado al menos tres indicios (no concluyentes) de su posible supervivencia: una cola, una piel y una fotografía. 

2 – Canguro arborícola de Wondiwoi (Dendrolagus mayri) 

Visto por última vez en 1928 en Papúa Occidental (entonces Indias Holandesas, hoy Indonesia) 

Fotografías sacadas en 2018 del que podría ser el canguro arborícela de Wondiwoi

Fue descubierto en 1928 en la Península de Wondiwoi, Papúa Occidental, en un bosque montano a 1.600 metros de altitud. La especie se conoce sólo a partir de un macho adulto recolectado en dicha expedición por Ernst Mayr, biólogo evolucionista. 

Sin embargo, el año pasado 2018 un botánico fotografió lo que podría ser un canguro de Wondiwoi en el mismo sitio donde fue descubierto. Los cazadores de la zona indicaron que no suelen aventurarse más arriba de los 1.500 metros de altitud, por lo difícil del terreno por lo que podrían haber sobrevivido unos pocos ejemplares en ese lugar inaccesible. 

3 – Murciélago de cola corta (Mystacina robusta

Visto por última vez en 1967 en Nueva Zelanda. 

Murciélago de cola corta

Este murciélago es uno de los tres murciélagos endémicos del Archipiélago neocelandés. Era común en Nueva Zelanda pero tras la llegada de los europeos y su introducción de diversos depredadores exóticos empezó a desaparecer ya que sus hábitos eran más terrestres que voladores debido a la originaria ausencia de depredadores terrestres en Nueva Zelanda. Por eso, el murciélago de cola corta sólo sobrevivió en unos islotes situados junto a la Isla Stewart (frente a la costa meridional de la Isla Sur), donde no habían llegado los invasores. 

Sin embargo, en 1963 las ratas llegaron accidentalmente a este paraíso provocando una escabechina de murciélagos. A pesar de que las autoridades reaccionaron y erradicaron las ratas tanto de la Isla South Cape como de la Isla Putauhina, el murciélago de cola corta no volvió a ser avistado. 

Declarado extinto en 1990, no obstante en 1999 se recogió una ecolocalización compatible con el género Mystacina, en la Isla Putauhina, así como algunas citas sin confirmar. 

4 – Ardilla voladora de Namdapha (Biswamoyopterus biswasi

Vista por última vez en 1981 en Arunachal Pradesh, India. 

Holotipo existente de ardilla voladora de Namdapha

Esta especie se conoce únicamente por un solo ejemplar colectado en 1981 en el Parque Nacional de Namdapha, en Arunachal Pradesh, Himalaya Oriental. Este holotipo se conserva en el Servicio Zoológico de India, en Calcuta. Desde entonces no se ha obtenido ni una sola cita verificable. 

Su hábitat es una región minúscula de menos de 100 km2 en el límite de Arunachal Pradesh con Birmania, pero no obstante en 2002 se han reportado avistamientos sin confirmar cerca de Halidibari y Deban. Pero lo más interesante es que, en 2015, se describió una segunda especie para el género Biswamoyopterus, cuando se recolectó un ejemplar de una especie desconocida en un mercado local en Ban Thongnami, Laos, especie bautizada como Biswamoyopterus laoensis. ¿Quién sabe?...la verdad está ahí fuera. 

5 – Equidna de pico largo de Attenborough (Zaglossus attenboroughi) 

Visto por última vez en 1961, en el límite entre Papúa Occidental y Papúa – Nueva Guinea. 

Único espécimen conocido del equidna de Attenborough (Museo de Historia Natural de Leiden)

Es el más pequeño de las tres especies de equidna de pico largo, y sólo se conoce por un solo ejemplar recolectado por un botánico holandés en una expedición a las Montañas Cíclopes, al Norte de Papúa Occidental. Sin embargo, los habitantes locales aseguran que aún viven estos equidnas en la zona. Entre 2005 y 2007 se descubrieron madrigueras y huellas de rascaduras que podrían corresponder a este equidna. 

6 – Ciervo ratón de espalda plateada (Tragulus versicolor) 

Visto por última vez en 1990 en Vietnam 

Espécimen de ciervo ratón de espalda plateada, 1990

Este ciervo ratón fue descrito en 1910 basándose en un ejemplar recolectado cerca de Nha Trang, en la Costa Sur de Vietnam (Entonces Annam, Indochina Francesa). Oficialmente la IUCN establece sobre esta especie que los datos son insuficientes como para declararlo extinguido. 

De hecho, el último ciervo ratón de espalda plateada tardó en ser identificado como tal: los rusos Kuznetsov y Borissenko lo recolectaron en 1990 y lo etiquetaron como “extrañamente coloreado”, muy distinto a los 24 ciervos ratón que fueron recolectados en la zona entre 1978 y 1993. Así, estos especialistas rusos lograron identificar en 2004 este ejemplar como un Tragulus versicolor

7 – Rata de las nubes de la Isla Ilin (Crateromys paulus) 

Vista por última vez en 1953, en Filipinas. 

Rata nubosa de la Isla Ilin

La historia de la descripción de esta especie es curiosa. Se conoce a partir de un ejemplar disecado que se encontró en un mercado en la isla filipina de Ilin. En algún momento fue donado al Museo Smithsoniano donde se perdió y posteriormente volvió a aparecer. El problema es que, al tratarse de un animal disecado, no puede asegurarse si procede de la Isla Ilin o de Dios sabe dónde, complicando mucho las tareas para volver a localizar a este roedor. 

Esta sospecha viene confirmada porque los habitantes locales no reconocen este animal como autóctono de su isla. Las investigaciones llevadas a cabo en 1989, 1997 y 2000 fracasaron en encontrar ni un solo ejemplar, pero existen informes no verificados procedentes del Sur de Mindoro en 1993. 

8 – Musaraña elefante somalí (Elephantulus revoilii) 

Visto por última vez en 1968, en Somalia del Norte 

Abajo, espécimen tipo de musaraña elefante somalí

Este pequeño Macroscélido se conoce únicamente por ejemplares de museos procedentes de seis localidades de un área remota y árida del norte de Somalia, todos ellos anteriores a 1968. Estas seis localidades están diseminadas en un área de 60.000 km2. Indudablemente, la complicada situación política de Somalia ha frenado hasta ahora los intentos serios de buscar este fantasma. 

9 – Topo dorado de De Winton (Cryptochloris wintoni) 

Visto por última vez en 1937, en Sudáfrica. 

Topo dorado de De Winton

Ya te hablé de los topos dorados en la crónica que dediqué a los Afroterios. Te dije entonces que estos pequeños animalitos eran endémicos del África Meridional. Este pequeño topo dorado sólo se conoce por el ejemplar tipo recolectado en Richtersveld, Provincia de El Cabo, muy cerca de Namibia, en una pequeña área afectada por la minería del diamante. 

Este topo de De Winton es simpátrico con otro topo dorado, el de Grant (Eremitalpa granti), con el que podría ser confundido. De hecho, algunos ejemplares de museo que estaban identificados como De Winton eran, en realidad, de Grant. 

10 – Conejo de Omilteme (Sylvilagus insonus

Visto por última vez en 1900, en México. 

Piel de conejo de Omilteme conservada en la UNAM

Es uno de los conejos más amenazados del mundo: el furtivismo y la destrucción del hábitat han sido factores clave de su desaparición. Sólo se le conoce en una pequeña y aislada Sierra en el Estado de Guerrero, dentro del sistema de Sierra Madre del Sur, en México, cerca de Omilteme a una altitud de entre 2.100 y 3.000 metros, y se conoce por cinco ejemplares de museos. No hay fotografías en libertad. 

Tras un posible avistamiento en 1991, en 1998 una piel fue obtenida por cazadores locales, si bien la investigación que se llevó a cabo en ese momento no arrojó resultados positivos, aunque sí se observó una especie simpátrica: S. cuniculatus. Esta piel fue depositada en el Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México. 

11 – Pato de cabeza rosa (Rhodonessa caryophyllacea) 

Visto por última vez en 1949, en Birmania. 

Pato de cabeza rosa

Al parecer siempre fue raro, y se conoce por dos especímenes de Birmania. Fue descrito en 1790 y su hábitat eran humedales de tierras bajas y lagunas al Norte del Ganges y al Oeste del Brahmaputra, en India. Inicialmente fue situado en el género Anas y en 1945 en su género actual. Puede ser confundido con el pato de cresta roja Netta rufina

En 2003, 2005 y 2017 se llevaron a cabo búsquedas infructuosas todas ellas. Sin embargo, se habla de avistamientos no confirmados en 2006, en una investigación realizada en Nawng Kwin y en los pastos a lo largo del Río Indawgyi, en Birmania, y otro posible avistamiento en 2011. 

12 – Codorniz del Himalaya (Ophrysia superciliosa) 

Vista por última vez en 1876, en India. 

Espécimen de codorniz del Himalaya

Esta codorniz, que volaba poco, se conoce en sólo dos localidades en Uttarajand, Norte de India. Fue descrita en 1846 a partir de ejemplares vivos de la coleccióndel Duque de Derby en Knowsley Hall, pero no fue localizada en estado salvaje hasta 1865, cuando un cazador abatió dos de ellas. En 1876 otro cazador, el mayor G. Carwithen abatió al último conocido a 2.100 m de altitud cerca de Nainital. 

Precisamente cerca de esta localidad se han reportado posibles avistamientos en 2003. 

(CONTINUARÁ)

MÚSICA RECOMENDADA:

Vangelis: Desaparecido

Comentarios

  1. Hola, felicitaciones por tu blog, es buenísimo y desde que lo conozco lo estoy siguiendo. Si me permites una sugerencia, sería bueno poner referencias o bibliografía adicional, para tener más información del tema. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, y tomo nota de tu sugerencia, aunque incluir bibliografía le quitaría frescura y le daría un aire de publicación científica, intentaré integrar en los textos al menos las referencias más importantes.

      Eliminar
  2. Ame este Blog. Necesito la continuación. Si sacan un libro yo lo compro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues...el caso es que el libro lo tengo escrito desde hace tres años, pero nadie me lo quiere publicar. Así es la vida.

      Eliminar
  3. Y la continuación? Por favor queremos leerla!!!

    ResponderEliminar
  4. El ciervo ratón has ido registrado por cámaras-trampa, en su zona de distribución, al igual que el canguro de Wondiboi

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación