Las islas del fin del mundo: la fauna de las islas subantárticas.

Querida hija:

Cuando era niño y adolescente solía pasar horas perdiéndome en un Atlas. Miraba tierras lejanas y me preguntaba qué había allí. Me intrigaban especialmente una serie de islas situadas en la vecindad de la Antártida, aparentemente situadas en medio de ninguna parte, muy alejadas de la tierra firme. Esos puntitos del mapa eran las Islas Subantárticas, de las cuales ya te di un adelanto de la fauna de la mayor de todas ellas: la Isla Kerguelen. Hoy voy a hablarte de la fauna de estas islas, uno de los conjuntos de animales insulares más interesantes pero a la vez extremadamente amenazados.

Los albatros son grandes protagonistas de la fauna subantártica

Introducción: la región e islas subantárticas

La región subantártica se extiende aproximadamente entre las latitudes 46º S y 60º S que es el límite oficial del Tratado Antártico. Se trata de una región predominantemente oceánica caracterizada por la Convergencia Antártica: una banda oceánica donde las frías aguas procedentes del Antártico se hunden bajo las aguas relativamente más templadas de latitudes subantárticas y subtropicales más norteñas. Este fenómeno provoca una surgencia de aguas profundas, ricas en nutrientes, y por eso la Convergencia Antártica es una de las zonas oceánicas más ricas en pesca, sobre todo de calamares, lo que se traduce en una gran abundancia de fauna depredadora de esa pesca,  fundamentalmente aves y mamíferos marinos.

Ubicación de la Convergencia Antártica

Dentro de esta amplia región subantártica existe una serie de archipiélagos oceánicos, la gran mayoría de ellos de origen volcánico y, por esta razón, no han estado unidos a continente alguno en ningún momento de su historia geológica. A las islas situadas al Norte de la Convergencia Antártica se les denomina Islas Subantárticas, que están situadas lo suficientemente al Sur como para que los mares que las rodean sean fríos, y lo suficientemente al Norte como para que esas aguas no se hielen nunca, al contrario de lo que sucede a las islas situadas al Sur de la Convergencia, que son propiamente Islas Antárticas, a las que se aplica el Tratado Antártico si están situadas al sur del paralelo 60 º S.

Ecológicamente hablando, estos archipiélagos subantárticos se caracterizan por formar parte de una ecorregión de tundra: vegetación rala, con inexistencia de árboles y predominio de arbustos enanos, una especie de desierto polar sin árboles. Su clima, según la clasificación de Köppen sería ET, un clima de tundra con fuerte influencia oceánica: en las Islas Crozet, por ejemplo, la máxima temperatura media es 10,4ºC en Enero y la mínima en invierno de 0,9 ºC, con máximas registradas de 22,4º C y mínimas absolutas de -6.6 ºC en septiembre.

Varias de las islas subantárticas albergan instalaciones científicas

Estas islas subantárticas se estructuran en tres grupos:

-Grupo de las Antípodas: Islas Bounty, Snares, Antipodes, Auckland, Campbell y Macquarie
-Grupo del Índico: Islas Kerguelen, Crozet, Príncipe Eduardo y Heard/Macdonald
-Grupo Americano: Malvinas, Georgia del Sur y Bouvet

Isla de Bouvet

Voy a hablarte de la fauna de estos tres grupos de islas separadamente, haciendo hincapié en las especies endémicas cuando las haya. Pero antes de empezar con las islas subantárticas propiamente dichas, me gustaría hablarte de un grupo de islas de carácter más subtropical situadas al Norte de esta región, pero que sirven como una perfecta zona de transición entre los Trópicos y el Antártico, con una interesantísima avifauna endémica. Empezaremos por ahí.

Las islas de transición hacia el Subantártico.

Estas islas son tres archipiélagos situados entre los 37 º S y 44 º S, aproximadamente como las Azores en el Hemisferio Norte:

- Tristán da Cunha, situado en el Atlántico Sur y políticamente integrante del Territorio Británico de Ultramar de Santa Helena, Ascensión y Tristán da Cunha.

- Gough, situado en el Atlántico Sur y políticamente integrante del Territorio Británico de Ultramar de Santa Helena, Ascensión y Tristán da Cunha.

- Amsterdam y San Pablo, situado en el Índico Sur e integrante de las Tierras Australes y Antárticas Francesas

- Chatham, situadas 800 km al Este de la Isla Sur de Nueva Zelanda. Pertenecen políticamente a Nueva Zelanda.

En todos estos archipiélagos subtropicales vamos a encontrar una riquísima avifauna marina compuesta fundamentalmente por Procelariformes (albatros, petreles, fulmares, etc...), que como recordarás cuando te hablé de la fauna de Kerguelen, son aves perfectamente voladoras que pasan la vida en el Océano, y sólo tocan tierra una vez al año para criar, y lo hacen precisamente en estas islas oceánicas donde, en teoría, están a salvo de depredadores que sí se encuentran en áreas continentales,  e incluso vamos a encontrar también aquí pájaros bobos, cuyas especies te especificaré en las islas subantárticas. Pero me interesa especialmente aquí subrayarte la notable fauna endémica de estos archipiélagos de transición.

Tristán da Cunha: el petrel atlántico (Pterodroma incerta) se mueve por todo el Atlántico Sur desde Brasil a Namibia, se alimenta en un 87% de calamares y cría exclusivamente en los archipiélagos de Tristán da Cunha y Gough, donde forma enormes colonias. Por su parte, la Isla Inaccesible es el único lugar del mundo donde cría la parcela de anteojos (Procellaria conspicillata), es un ave rara, clasificada como En Peligro Crítico, y con una población de entre 31.000 y 45.000 ejemplares. En el pasado se cree que también criaba en la Isla Amsterdam, en el Índico.

Petrel atlántico

En cuanto a las aves terrestres, este archipiélago es hogar del zorzal de Tristán da Cunha (Turdus eremita), endémico de estas islas donde hay una subespecie en cada una de las islas norteñas del grupo. En la Isla Inaccesible se encuentra una de las aves más raras del mundo, el rasconcillo de Tristán da Cunha (Atlantisia rogersi), y que tiene el honor de ser el ave no voladora más pequeña del mundo con un peso de entre 35 y 49 g. Forma parte de los rállidos, un grupo de aves especialmente propenso a producir especies endémicas y no voladoras en islas oceánicas. Se cree que su origen es sudamericano.

Rasconcillo de Tristán de Cunha

Isla Gough: aquí se encuentra el único lugar del mundo donde cría el albatros de Tristán (Diomedea dabbenena), con unas 1.500 parejas aunque algunos años algunas crían también en la Isla Inaccesible. Pero el ave más conocida de esta isla es la endémica gallineta de Gough (Gallinula comeri), descubierta en 1888 y de la que hay unas 2.500 parejas. En 1956 se introduce en la vecina Tristán da Cunha para "sustituir" a la exterminada gallineta de Tristán (G. nesiotis), y que fue exterminada a fines del siglo XIX por la caza y por el cáncer de todas las islas subantárticas: la introducción de especies exóticas como vas a ver hasta la saciedad. Algunos especialistas piensan que ambas especies de gallinetas son, en realidad, subespecies de una misma especie.

Críticamente En Peligro se encuentra un paseriforme endémico de esta isla: el semillero de Gough (Rowettia goughensis)

Islas Amsterdam y San Pablo: la Isla Amsterdam es el hogar del endémico albatros de Amsterdam (Diomedea amsterdamensis), que sólo cría en esta isla. Fue descrito como especie independiente en 1983, y hasta entonces se le consideraba una subespecie del albatros viajero (D. exulans). Desgraciadamente, esta isla vio el exterminio del endémico pato de Amsterdam (Mareca marecula), visto en 1696 pero del que ya no quedaba ningún ejemplar en 1874 cuando una expedición de naturalistas visitó la isla. Se cree que fue exterminado por las ratas introducidas que ya infestaban la isla. En cuanto a la Isla de San Pablo, aquí se pudo erradicar la colonia de ratas introducidas, y por tanto se recuperaron las poblaciones de aves marinas que criaban normalmente aquí.

Albatros de Amsterdam

Islas Chatham: Este es el único de los archipiélagos que consideraremos aquí fue tuvo presencia humana estable, primero los moriori, luego los maoríes y finalmente los británicos. Es también el archipiélago con más especies endémicas de aves y, desgraciadamente, con el mayor número de especies endémicas exterminadas por los humanos o sus animales introducidos. Voy a repasártelos aquí brevemente.

En cuanto a las especies de aves endémicas más notables: el Petrel magenta (Pterodroma magentae), una de las aves más raras del mundo, que sólo se encuentra aquí y que se pensaba estaba extinguida hasta su redescubrimiento en 1978, el ostrero de Chatham (Haematopus chathamensis), la curruca de Chatham (Gerygone albofrontata), la paloma de Chatham (Hemiphaga chathamensis), la cotorra de Forbes (Cyanoramphus forbesi), la concita de Chatham (Coenocorypha pusilla),el chorlitejo de Chatham (Thinornis novaeseelandiae), exterminado del archipiélago neocelandés, y que encuentra en el aislamiento de las Chatham su último refugio, el cormorán de Chatham (Leucarbo onslowi), el cormorán de Pitt (Phalacrocorax featherstoni), o el rarísimo albatros de Chatham (Thalassarche eremita).

Paloma de Chatham

Entre las especies exterminadas, se encuentran el cuervo de Chatham (Corvus moriori), la yerbera de Chatham (Megalurus rufescens), el rascón de Chatham (Cabalus modestus), el rascón de Dieffenbach (Gallirallus diefenbachii) o el rascón gigante de Chatham (Diaphorapteryx hawkinsi), estos tres últimos, sin capacidad de volar.

Grupo de las Antípodas

Y entro ya de lleno en las verdaderas Islas Subantárticas empezando con el Grupo de las Antípodas. Se trata de un grupo de archipiélagos situados al Sur de Nueva Zelanda, país al que pertenecen todos ellos a excepción de la Isla Macquarie, que pertenece a Australia y es, además, la isla más austral y "antártica" de todo el grupo. Este grupo de islas tiene una importancia ecológica excepcional porque no sólo es refugio de miles de mamíferos marinos y millones de aves marinas, sino que presenta también un refugio para especies que han sido exterminadas en Nueva Zelanda por influencia humana, y en estos inhóspitos archipiélagos aún pueden sobrevivir.

Mapa que ubica el Grupo de las Antípodas

Entre las aves acuáticas terrestres, puedo nombrarte la chochita de Nueva Zelanda o tutukiwi (Coenocorypha aucklandica), exterminado de Nueva Zelanda pero del cual han sobrevivido tres subespecies, cada una en un archipiélago: Antipodes, Auckland y Campbell. Además, su estrecho pariente la chochita de Snares (C. huegeli) sobrevive también en las Islas Snares.

Aquí podemos encontrar dos especies de patos que han perdido la capacidad de volar: el pato de Auckland (Anas aucklandica) y el pato de Campbell (Anas nesiotis).

Pero son las aves marinas las que definen la fauna de estas islas, lo que han valido a estos archipiélagos el sobrenombre de "Capital mundial de las aves marinas". Pues aquí crían 50 especies de aves marinas, que anidan por millones, y otras 120 especies han frecuentado estos archipiélagos de una u otra forma. Por ejemplo, diez de las especies de albatros conocidas, las aves de mayor envergadura, anidan aquí, y de éstas nada menos que seis especies no anidan en ninguna otra parte del mundo, son: el albatros de Gibson (Diomedea antipodensis australis), el albatros de las Antípodas (D. exulans antipodensis), el albatros real del Sur (D. epomophora), el albatros de Campbell (Thalassarche impavida), el albatros de corona blanca (T. steadi) y el albatros de Salvin  (T. salvini).

Anidan aquí también 21 especies de petreles, fulmares, pardelas y priones, el 30% de las especies mundiales. En estos archipiélagos se han citado diez especies de pájaros bobos, cuatro de ellos crían aquí: el pájaro bobo real (Eudyptes schlegeli), endémico de la Isla Macquarie con una colonia de 1,5 millones de individuos, el pájaro bobo de ojo amarillo (Megadyptes antipodes), el pájaro bobo de las Antípodas (Eudyptes sclateri), y el pájaro bobo de Snares (E. robustus).

Pájaros bobos de Snares

No puedo seguir indicándote aves marinas porque su variedad es inagotable. En cuanto a los mamíferos marinos, en esta región podemos encontrar cinco especies de Pinnípedos que crían: el más raro de todos es el león marino de Hooker (Phocarctos hookeri), el 95% de cuya población cría en las Islas Auckland, el elefante marino del Sur (Mirounga leonina), con una de las mayores poblaciones mundiales en la Isla Macquarie, y cuatro especies de lobos marinos: el de Nueva Zelanda (Arctocephalus forsteri), el subantártico (A. tropicalis) y el antártico (A. gazella). Entre las focas, tenemos aquí (pero sin criar), la foca leopardo (Hydrurga leptonyx), la Cangrejera (Lobodon carcinophagus) y la de Weddell (Leptonychotes weddellii), mientras sus aguas son patrulladas por la ballena franca austral (Balaena glacialis), que cría en las aguas entre las Islas Campbell y Auckland.

Todos estos archipiélagos están catalogados como Reservas Naturales de Nueva Zelanda y Australia, y Patrimonio de la Humanidad.

Grupo del Índico

Dentro de los archipiélagos de este grupo, ya te hablé de la fauna de Kerguelen, por lo que me centraré en los otros, ordenados de Oeste a Este:

Ubicación de los archipiélagos del Grupo del Índico

-Islas del Príncipe Eduardo: Situadas a 1.769 km al SE de Port Elizabeth, Sudáfrica, pertenecen políticamente a este país. El archipiélago está formado por dos islas: Marion y Príncipe Eduardo.

-Crozet: Situada a medio camino entre Madagascar y la Antártida, forma uno de los distritos administrativos de las Tierras Australes y Antárticas Francesas.

-Islas Heard y MacDonald: Es uno de los archipiélagos más aislados del mundo, situado a una distancia de 4.099 km al SW de Perth, Australia, 4.200 km al SE de Sudáfrica, 3.830 km al SE de Madagascar y 1.630 km al norte de la Antártida. Es vecina de Kerguelen, a 450 km al Este. Políticamente forma el Territorio externo australiano de las Islas Heard y MacDonald.

En lo que a la fauna se refiere, estos archipiélagos se caracterizan por albergar especies de preferencia subantártica y especies de preferencia antártica. Por ejemplo, las Islas de Marion y Crozet son el punto más al norte donde cría el pájaro bobo Gentú (Pygoscelis papua). Por eso, en estos archipiélagos del Índico es común encontrar parejas de especies simpátricas, esto es, que comparten un mismo hábitat siendo una de ellas más subantártica y la otra más antártica. Veamos algunos ejemplos.

Aquí se encuentran dos especies de albatros ahumado: Phoebetria fusca (subantártico) y P. palpebrata (antártico); dos especies de Petrel gigante: el subantártico Macronectes halli y el antártico M. giganteus, y dos especies de lobos marinos: el subantártico Arctocephalus tropicalis y el antártico A. gazella, que crían simpátricamente sólo en esta región y además en la Isla de Macquarie, como te expliqué antes.

Petrel gigante subantártico

Además de las aves antes especificadas, con categoría de "Vulnerable" tenemos aquí el pato de Eaton (Anas eatoni), endémico de Crozet y Kerguelen, el albatros viajero (Diomedea exulans), el albatros de nariz amarilla (Thalassarche carteri), el albatros de cabeza gris (T. chrysostoma), otras dos especies de pájaros bobos, el saltarrocas (Eudyptes chrysocome) y el macaroni (E. chrysolophus), o el Petrel de pecho blanco (Procellaria aequinoctialis).

La riqueza faunística de estas islas es difícilmente imaginable para el profano. En las Crozet crían simpátricamente las seis especies de albatros presentes en esta región, el 80% de la población mundial del prion de Salvin (Pachyptila salvini salvini) cría en la Isla del Este del Archipiélago de las Crozet, en la Isla Príncipe Eduardo se encuentra el 10% de la población mundial de los albatros ahumado, viajero, nariz amarilla y cabeza gris, y del pájaro bobo macaroni. Y hay más: sólo en la Isla de Marion se encuentra el 31% de la población mundial del magnífico pájaro bobo Rey (Aptenodytes patagonicus), y de esta misma especie se halla en el Archipiélago Crozet más de la mitad de su población mundial, con 300.000 parejas sólo en la Isla de los Cerdos de este Archipiélago.

La paloma antártica de cara negra es uno de los carroñeros de la zona

Entre la fauna endémica, existen sólo en estos archipiélagos una curiosa especie de ave marina que se ha especializado en carroñear: la paloma antártica de cara negra (Chionis minor), que tiene además una subespecie endémica de la isla Heard y otra endémica de las Príncipe Eduardo. En Crozet existe también una mosca no voladora endémica de dicha isla: Belgica albipes. El cormorán de Crozet (Leucarbo melanogenis) es endémico de Crozet y Príncipe Eduardo. Por su parte, las islas Heard y MacDonald albergan su propio cormorán endémico, el cormorán de Heard (Leucarbo nivalis).

Grupo americano

Este grupo de islas ha estado menos aislado que los otros archipiélagos, por su relativa cercanía al Continente Americano (excepto Bouvet), lo que se refleja en su fauna, especialmente la de las Islas Malvinas. Son las siguientes:

Ubicación de las Islas Malvinas y Georgia del Sur

-Islas Malvinas: Situadas justo al Este de la costa patagónica, políticamente forman un Territorio Británico de Ultramar.

-Isla Georgia del Sur: Yace a 1.400 km al Este-Sureste de las Malvinas. Políticamente forman un Territorio Británico de Ultramar

-Isla Bouvet: situada a 1.700 km al Norte de la Antártida, justo en mitad del Atlántico Sur, políticamente es una Dependencia del Reino de Noruega.

La fauna de las Islas Malvinas es muy similar a la de Patagonia por su cercanía. Tanto, que las Malvinas albergaban la única especie endémica de mamífero terrestre que existía en todas las Islas subantárticas, el warrah o zorro malvinero (Dusycion australis), que fue exterminado hacia 1876 por los ganaderos locales debido a sus ataques al ganado ovino. Las aguas de las Malvinas son muy ricas en pesca, lo que atrae a 227 especies de aves y también de mamíferos marinos (pinnípedos y cetáceos). Las Malvinas presentan dos especies de aves endémicas: el pato vapor malvinero (Tachyeres brachypterus) y el chochín malvinero (Troglodytes cobbi).

Chochín malvinero

En las Malvinas cría nada menos que medio millón de parejas de seis especies de pájaro bobo: rey, saltarrocas, magallánico, gentú y macaroni, así como el elefante marino del Sur y el león marino sudamericano.

En cuanto a Georgia del Sur, aparte de la mayoría de las especies que te he nombrado para otros archipiélagos, tiene como aves endémicas el cormorán de Georgia del Sur (Leucarbo georgianus), la cachirla de Georgia del Sur (Anthus antarcticus), el único paseriforme del archipiélago y una de las pocas aves no marinas de la región, y el pato de Georgia del Sur (Anas geórgica georgica).

Por lo que se refiere a la Isla Bouvet, a pesar de su aspecto intimidante montañoso, acantilado, con las cumbres nevadas y rodeada de nubes, niebla y un océano rugiente, es un Área Importante para las Aves donde crían 117.000 parejas de tres especies de pájaro bobo y 100.000 parejas de Fulmar del Sur (Fulmarus glacialoides), entre otras muchas especies de aves marinas. En Bouvet crían también el elefante marino del Sur y el lobo marino antártico.

Amenazas de estas islas

Claramente el punto más crítico que afecta a la fauna de las islas subantárticas es la presencia de especies invasoras. Desde que estas islas fueron frecuentadas por balleneros y cazadores de focas a comienzos del siglo XIX, ratas y ratones han invadido prácticamente todos los archipiélagos. En una segunda fase, los marineros y los primeros habitantes que se ocupaban normalmente de estaciones meteorológicas introducían también ganado doméstico. Las ratas y ratones devoran los huevos de las aves y también a las propias aves, y han provocado el exterminio de varias especies endémicas, como ya te he dicho.

Especialmente sangrante es el caso de la Isla Marion, en el Archipiélago del Príncipe Eduardo, donde los ratones domésticos en un principio convivían pacíficamente con las aves marinas, puesto que se dedicaban a comer materia vegetal. Pero cuando los ratones proliferaron tanto resultó que ya no había alimento para todos, y a comienzos del siglo XXI se ha detectado un cambio de comportamiento en los ratones: se han vuelto zombies que devoran vivas a las crías de aves marinas, curiosamente empezando por la parte superior de la cabeza. Se encuentran a menudo aves vivas pero a medio devorar por estos ratones. Las aves aún no han desarrollado conductas defensivas ante estos ratones que antes no eran ninguna amenaza para ellas, y se ha observado que se dejan devorar pasivamente. Por esto, a la Isla de Marion se la conoce como "la Isla de los ratones zombies".

Juvenil de albatros medio devorado por ratones en la Isla de Marion. Foto: Thomas P. Peschak

En muchos casos se introducían gatos domésticos para controlar a las ratas y los ratones, pero los gatos encontraban más apetitosas a las aves marinas que criaban en las islas, y la solución era peor. Por eso, en muchas de las islas donde fueron introducidos los gatos al final se les ha erradicado.

También se han introducido conejos, cerdos, cabras...y hasta renos y muflones. Poco a poco se intenta ir erradicando toda esta fauna introducida, y se va logrando pero muy lentamente. Por ejemplo, en Georgia del Sur ya se consiguió erradicar las ratas y también los renos, y ya te conté cómo en Kerguelen se erradicaron los muflones, o en algunas islas de los archipiélagos de las Antípodas se ha ido erradicando también el ganado doméstico.

Pero aún queda mucho por hacer y sólo espero que no sea tarde para más especies de fauna endémica.

MÚSICA RECOMENDADA: Mark Isham - Bajo cero 




Comentarios

  1. Desde que descubrí este blog espero ansioso cada nueva publicación que, siempre, se me hace demasiado breve.
    No suelo comentar (no me gusta molestar ni para dar las gracias, pero sí que recomiendo a diestro y siniestro), pero aprovecho una duda para reconocer y agradecer el enorme trabajo que hay detrás de cada artículo.
    Y la pregunta es: ¿hay alguna diferencia entre los términos "pájaro bobo" y "pingüino"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡HOla Miguel!, muchas gracias por tus amables palabras. En efecto, hay diferencia entre el uso de pájaro bobo (que yo recomiendo) y pingüino, que me parece incorrecta. Lo razono todo en esta crónica de mi Blog: http://cronicasdefauna.blogspot.com/2017/08/errores-comunes-los-pinguinos-no-existen.html

      Eliminar
  2. Quisiera decir que he estado al borde del llanto mientras leía este espléndido texto. Francamente, han estado la suma de distintos factores los que me han conmovido, tales como la maravillosa capacidad de sintetización y divulgación, o el hecho de encontrar a alguien que hable de estas sensacionales islas subantárticas. Lo que he sentido es como una suerte de resurgimiento, de amar locamente, de nuevo, estos territorios insulares. Claro está que todavía es mucho lo que me queda por aprender, pero suerte que tenemos de gente como vosotrxs! Es un enorme placer de haberos conocido y leído! Moltes Gràcies!

    ResponderEliminar
  3. Buenos días. Deberían ajustar la expresión, "políticamente forman un Territorio Británico de Ultramar" al referirse a las Islas Malvinas y Georgia del Sur. No se ajusta a la política, sino al control militar.
    Interesante presentación. Saludos desde Argentina

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación