El río que nos lleva: la fauna del Alto Tajo y el Río Dulce

Querida hija:

Este año no pudo ser. El año pasado tuve el placer de vivir la maravillosa experiencia de ser invitado a participar en las II Jornadas de Meteorología y Promoción del Medio Natural, organizadas por el Gobierno de Castilla - La Mancha, viviendo la maravillosa berrea en el Parque Nacional de Cabañeros y descubriendo el increíble paraje de las Barrancas de Burujón. Este año fui también gentilmente invitado a participar en las III Jornadas, en las que íbamos a visitar dos joyas absolutas de nuestro Sistema Ibérico: los Parques Naturales del Alto Tajo y del Barranco del Río Dulce, ambos en la Provincia de Guadalajara. Lamentablemente debido a la situación sanitaria general tuvieron que suspenderse pero la Organización nos preparó un fantástico dossier audiovisual con el que poder preparar esta Crónica. Puro disfrute otoñal.

Paisaje del Parque Natural del Alto Tajo

Introducción.

En 1961, José Luis Sampedro publicó la novela El río que nos lleva, en la que nos describía un mundo que ya ha desaparecido: el de los gancheros que bajaban la madera del Alto Tajo flotando río abajo hasta Aranjuez. En 1989, Antonio Del Real estrenó la versión cinematográfica de la novela, película que gozó de una extraordinaria crítica y público. Un oficio que desapareció a mediados del siglo XX con la construcción de los Embalses de Entrepeñas y Buendía, y la generalización del transporte por carretera para los troncos. Un patrimonio etnográfico y cultural que se liga inextricablemente con un sobresaliente patrimonio natural.

Vivimos en un momento crítico debido a la pandemia que azota el mundo pero especialmente a España. Uno de los pocos aspectos positivos que está teniendo es que los españoles estamos redescubriendo nuestro país, y particularmente el mundo más rural para visitarlo, evitando los viajes al extranjero por la inseguridad sanitaria de los mismos. Y el Sistema Ibérico nos ofrece un patrimonio natural sobresaliente para ello.

Imagen otoñal del Barranco del Río Dulce

El Sistema Ibérico siempre ha sido agreste, salvaje, despoblado y desconocido y, sin discusión, puede ser considerada como la zona más salvaje del Centro de España. Voy a centrar mi atención en esta crónica en dos Parques Naturales situados en la Provincia de Guadalajara: el Parque Natural del Alto Tajo, que es uno de los más grandes de Castilla - La Mancha y que está situado en la parte sudoriental de la provincia, y el Parque Natural del Barranco del Río Dulce, muy conocido por haber servido como lugar de rodaje de muchos capítulos de la legendaria serie El Hombre y la Tierra, dirigida por el inolvidable Félix Rodríguez de la Fuente, en la parte centro-septentrional de la provincia.

En primer lugar, te daré unas pinceladas sobre las características naturales y los valores medioambientales de estos dos maravillosos Parques Naturales, a continuación te haré un resumen sobre la fauna más sobresaliente que se puede observar y detectar en ellos, para finalizar con algunas consideraciones sobre la visita a estos Parques, cosa que pienso hacer contigo y con mamá en cuanto termine la pandemia de verdad.

Parameras, tajos y bosques: el Alto Tajo y el Río Dulce.

Parque Natural del Alto Tajo.

Este Parque se encuentra en la parte sureste de la Provincia de Guadalajara, junto a los límites con Teruel y Cuenca y protege el curso alto del Río Tajo y sus afluentes desde su entrada desde Teruel, aquí siguiendo una dirección Sur - Norte hasta la altura de Molina de Aragón, por Zaorejas, donde el Tajo adopta gradualmente la dirección Este - Suroeste, hasta el municipio de Carrascosa de Tajo, donde aproximadamente empezaría el curso medio del río.

Mapa de situación del Parque Natural Alto Tajo

Se trata de la zona más salvaje del Tajo, con unas aguas cristalinas a menudo interrumpidas por cascadas, estando el lecho de los ríos hundido entre acantilados resultado de la erosión fluvial desde el Cenozoico de las calizas depositadas durante la Era Mesozoica, originando el fantástico paisaje recortado y montuoso de la actualidad, en el que un páramo elevado a más de 1.000 metros de altitud es tajado y cortado en barrancos, hoces y acantilados, en medio de un mar de pinos. La máxima altura del Parque es de 1.881 metros.

Aquí el clima es extremado: mediterráneo continentalizado, los veranos son frescos y los inviernos muy fríos: no en balde en la cercana Molina de Aragón se encuentra uno de los polos del frío de España, con temperaturas mínimas invernales récord de -28,2ºC el 28 de enero de 1952.

Si bien su vegetación climácica (original) debió estar formada más por encinas, robles melojos y sabinas, de las que se conserva uno de los mejores sabinares europeos de Juniperus thurifera en los páramos del centro y el nordeste, con una extensión de 23.000 hectáreas a 1.300 m de altitud, hoy día son los extensos pinares de pino silvestre, laricio y carrasco la formación vegetal señera del Parque Natural. Si bien debo indicarte que se trata de masas forestales antiguas, con lo que se ha formado sotobosque suficiente, que ha permitido una equilibrada biodiversidad.

Bosques del Alto Tajo

El carácter calcáreo de las rocas que forman el Parque (algo muy extendido en el Sistema Ibérico) hacen que aparezcan fenómenos kársticos: dolinas, simas, cuevas, poljés...y caprichosas formas rocosas formadas por la erosión fluvial que contribuyen a dar al paisaje un fantástico valor escénico.

Precisamente la montuosidad de esta región, unida a la pobreza del suelo y a su clima extremado han hecho que sea una de las zonas más despobladas de España, lo que ha contribuido a su conservación medioambiental, pero no ha estado exenta de usos ancestrales como la trashumancia ganadera, o el aprovechamiento de bosques para carbón y madera.

Parque Natural Barranco del Río Dulce:

Mucho más pequeño que el Parque Natural del Alto Tajo, el Barranco del Río Dulce se encuentra en las proximidades de Sigüenza, en la parte centro-septentrional de Guadalajara. Se trata del producto de la erosión del Río Dulce sobre el Páramo Alcarreño. En esencia, es exactamente el mismo origen que el Alto Tajo: barrancos formados por erosión fluvial de rocas calizas, en un páramo situado en altitud. La diferencia del Barranco del Dulce sobre el Alto Tajo está, aparte de la extensión, en un mayor protagonismo del bosque de ribera y un menor protagonismo de masas forestales, puesto que en el Barranco del Dulce el páramo superior es más estepario. Por lo demás, el clima es exactamente el mismo: mediterráneo continentalizado con temperaturas extremas.

Mapa de situación del Parque Natural Barranco Del Río Dulce

En este caso, el Parque Natural tiene una forma rectilínea con orientación Nordeste - Suroeste desde Jodra del Pinar (situado un poco al sureste de Sigüenza) hasta Mandayona y Mirabueno. La Zona Periférica de Protección se extiende hacia el Nordeste desde Jodra del Pinar hasta la línea Bujarrabal - Alcolea del Pinar.

La fauna del Alto Tajo y el Río Dulce.

Para entender la fauna de estos dos extraordinarios lugares debes reconocer primero sus hábitats principales. Tanto en el Alto Tajo como en el Río Dulce encontraremos los siguientes:

-Cortados rocosos

-Bosque (más importante en el Alto Tajo que en el Río Dulce)

-Bosque de ribera (más importante en el Río Dulce que en el Alto Tajo)

-Río.

El principal hábitat de ambos Parques Naturales son los espectaculares cortados rocosos que forman lo esencial del paisaje, y en su fauna asociada las aves rapaces tienen una extraordinaria importancia por ser sus lugares preferidos para la nidificación y, en el caso del Barranco del Rio Dulce estas colonias de aves rapaces han constituido prácticamente la razón principal para la declaración de Parque Natural.

Espectacular pitón rocoso en el Alto Tajo

Así, encontrarás aquí colonias de águila real (Aquila chrysaetos), cuyos efectivos en Castilla - La Mancha constituyen el 15% de la población nacional y concretamente en Guadalajara está casi el 5%, águila perdicera (A. fasciata), que está catalogada como En Peligro de Extinción en Castilla - La Mancha, lo que hace que su presencia sea muy valiosa, con el 11% de la población nacional, el halcón peregrino (Falco peregrinus) o el siempre impresionante y fastuoso buitre leonado (Gyps fulvus).

Alimoche (Foto: A. Andreotti)

Mención aparte merece el alimoche (Neophron percnopterus), el "buitre sabio" que decía Félix por su comportamiento de usar piedras para romper la cáscara de huevos para alimentarse de su interior. Este buitre es migratorio y su presencia en el Alto Tajo y el Río Dulce es estacional durante los meses estivales.  Su presencia en la provincia de Guadalajara es importantísima, pues constituye el 65% de toda la población castellano manchega, correspondiendo al Alto Tajo el 50% de dicha población y el 5% al Barranco del Río Dulce.

Otras aves asociadas a los magníficos cortados rocosos de estos Parques son, el elegante y circunspecto Búho real (Bubo bubo), la chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax), el cuervo común (Corvus corax), el vencejo real (Apus melba), el avión roquero (Ptyonoprogne rupestris), el roquero solitario (Monticola solitarius), el más raro roquero rojo (Monticola saxatilis), el colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros), o el raro e invernante treparriscos (Trichodroma muraria).

Roquero solitario (Foto: Ryan Cheng)

Otras aves rapaces, más ligadas a medios abiertos y por consiguiente más abundantes en la zona de páramos del Barranco del Río Dulce son: el águila calzada (Hieraaetus pennatus), la culebrera europea (Circaetus gallicus), el aguilucho cenizo (Circus pygargus) o el esmerejón (Falco columbarius).

Como te indiqué antes, el ambiente forestal es más característico del Parque Natural del Alto Tajo donde constituye el bioma más extenso e importante. Allí están citadas, entre otras, las dos rapaces forestales ibéricas más típicas: el azor (Accipiter gentilis) y el gavilán (A. nisus), así como el alcotán (Falco subbuteo), y también los dos milanos presentes en la Península: el milano negro (Milvus migrans) y el milano real (M. milvus).

Aparte de estas rapaces forestales, otras aves presentes en estos maravillosos pinares del Alto Tajo son: el cárabo (Strix aluco) y el autillo (Otus scops), entre las Estrígidas, y también el chotacabras gris (Caprimulgus europaeus), el agateador común (Certhia brachydactyla), el pico picapinos (Dendrocopos major), el mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli), el reyezuelo listado (Regulus ignicapilla), o los raros y exclusivamente invernantes acentor alpino (Prunella collaris), mirlo capiblanco (Turdus torquatus) o lúgano (Carduelis spinus).

Las Aves de los bosques de ribera

En los Parques Naturales del Alto Tajo y el Río Dulce, como no puede ser de otra manera, los ríos son también protagonistas importantes por lo que sus bosques de ribera así como otras formaciones vegetales como los carrizales y arbustedas riparias podemos encontrar también una nutrida avifauna entre los que puedo nombrarte, entre otras, el escribano soteño (Emberiza cirlus), el zarcero común (Hippolais polyglotta), el papamoscas gris (Muscicapa striata), el carricero tordal (Acrocephalus arundinaceus) o el rascón (Rallus aquaticus).

Escribano soteño

Las Aves de los ambientes abiertos

Por su parte, en la parte más alta de estos Parques, coincidiendo con las parameras, matorrales y baldíos aparecen las "aves esteparias", más adaptadas a estos ambientes abiertos como por ejemplo la alondra (Alauda arvensis), las collalbas rubia (Oenanthe hispánica) y gris (O. oenanthe), tres especies de alcaudones: común (Lanius senator), meridional (L. meridionalis) y dorsirrojo (L. collurio), así como la cogujada montesina (Galerida theklae).

Cogujada montesina (Foto: Christoph Maning)

Los Mamíferos del Alto Tajo y el Río Dulce

Aquí tenemos Roedores como el Topillo de Cabrera (Microtus cabrerae), endemismo español, y también pequeños carnívoros como el gato montés (Felis silvestris), la jineta (Genetta genetta), la comadreja (Mustela nivalis), la garduña (Martes foina) o el tejón (Meles meles).

También nada menos que 20 especies de Quirópteros tanto forestales como cavernícolas, entre los que puedo destacarte el murciélago de bosque (Barbastella barbastellus), que está catalogado como De Interés Especial en Castilla - La Mancha.

En el Alto Tajo existe una población de cabra montés (Capra pyrenaica), y también buena representación del ciervo rojo (Cervus elaphus). Además, compartido entre ambos Parques Naturales, el corzo (Capreolus capreolus),  en cuanto a los grandes herbívoros.

La fauna de los ríos

El ambiente fluvial es, tras el ambiente rupícola, el más importante de ambos Parques Naturales en lo que a la fauna se refiere.

Los mamíferos ligados a los ríos son: la nutria paleártica (Lutra lutra), que tiene poblaciones tanto en el Río Dulce como en el Alto Tajo, la rata de agua (Arvicola sapidus) y el musgaño de Cabrera (Neomys anomalus). Además, en cuanto al Musgaño de Cabrera sus poblaciones de la provincia de Guadalajara tienen gran interés por ser poblaciones escasas y dispersas, propias de la transición hacia el Sur de una especie de requerimientos más bien norteños. Desgraciadamente ya es tarde para el desmán ibérico (Galemys pyrenaicus), el mamífero acuático más amenazado de la Península, que ya desapareció hace años de ambos Parques Naturales.

Musgaño de Cabrera (Foto: Vilda Photo)

De entre las aves más directamente ligadas a cursos de agua, voy a nombrarte tres: el siempre interesante mirlo acuático (Cinclus cinclus), con representación en ambos ríos, y cuyas poblaciones forman parte de la banda continua que se extiende desde la Sierra de Gata hasta el Maestrazgo, y que está aislada de las poblaciones norteñas y de las poblaciones andaluzas. También está el martín pescador (Alcedo athis) y el aguilucho lagunero (Circus aeroginosus). 

Entre los Anfibios, voy a destacarte especialmente el gallipato (Pleurodeles waltl), el mayor anfibio de Europa y, desde luego, de España con su longitud de 30 cm. Sucede que el Parque Natural del Alto Tajo supone el límite Nororiental ibérico. Aquí su presencia de descubrió en 2010, y sólo vive en tres charcas sometidas a importantes variaciones de nivel estacionalmente.

Cangrejo de río europeo

Y antes de hablarte de los verdaderos reyes de la fauna fluvial, los peces, te haré una mención especial sobre el cangrejo de río europeo (Austropotamobius pallipes), que otrora estaba muy extendido por toda la Península pero que entró en un grave declive a raíz de la introducción del cangrejo de río americano (Procambarus clarkii) y la afanomicosis que extendió en los cangrejos locales. Contrariamente a lo que a veces se piensa, el cangrejo europeo (que es autóctono pero no endémico de la Península) no se ha extinguido pero se ha refugiado en los cursos de agua más recónditos del Norte y el Nordeste peninsular. Tiene poblaciones tanto en el Río Dulce como en el Alto Tajo, lo que añade aún más interés faunístico a estos dos magníficos Parques Naturales.

Los Peces del Alto Tajo y el Río Dulce

El Río Dulce forma parte de la Cuenca del Tajo, al ser un afluente del Henares, que a su vez es afluente del Jarama, que desagua finalmente en el Tajo. Por lo que los peces son compartidos en su mayoría en ambos Parques Naturales.

Destacan estas aguas por la presencia de especies autóctonas de nuestra ictiofauna ibérica: el calandino (Squalius alburnoides), la madrilla (Parachondrostoma miegii), el cacho (Squalius pyrenaicus) o el cacho mediterráneo (S. valentinus, recientemente diferenciado como especie del cacho común) son cuatro especies recientemente inventariadas en el Alto Tajo. Pero hay más: la boga (Pseudochondrostoma polylepis) y la bermejuela (Achondrostoma acasii) son dos especies protegidas a nivel autonómico, estando la última clasificada como Vulnerable.

Boga del Tajo

Por supuesto, aquí tienen lugar los barbos comizo (Luciobarbus comizo) y común (Barbus bocagei), así como la trucha común (Salmo trutta), trucha autóctona cada vez más arrinconada por la trucha arcoíris norteamericana, importada por los pescadores deportivos y cuya cría e introducción goza de los apoyos públicos lamentablemente. Dentro del sistema fluvial del Alto Tajo hay dos poblaciones de trucha común muy importantes por el grado de su pureza genética, en el Río de la Hoz Seca y en la cabecera del Arandilla.

Cómo llegamos hasta allí.

Los Parques Naturales del Alto Tajo y el Barranco del Río Dulce son lugares ideales para visitar en familia e iniciar a los niños en la observación de la fauna y la flora. De hecho, en cuanto termine de verdad esta maldita pandemia, me encantaría llevaros a mamá y a ti allí para pasar un fin de semana. Y no se trata de lugares remotos de difícil acceso, no...El Parque Natural del Alto Tajo tiene el mejor acceso desde Molina de Aragón, desde donde se puede acceder a diferentes puntos de entrada al Parque como Taravilla, Peralejos de las Truchas, Checa y Orea.

Vista del Castillo de Sigüenza

Por su parte, el mejor punto de acceso al Parque Natural del Barranco del Río Dulce es la maravillosa localidad medieval de Sigüenza, desde donde se encuentra a tiro de piedra (11 km) el pueblo de Pelegrina, principal puerta de entrada al Parque. Sigüenza, además, merece una visita por sí misma para contemplar sus calles medievales, su magnífica Catedral románica que alberga una de las obras cumbre de la escultura del Renacimiento: el Doncel, así como su fantástico Castillo.

El famoso Doncel de Sigüenza

Siempre te he dicho que la observación de la Naturaleza no está reñida con el disfrute de la Cultura, la Historia y la buena gastronomía.

Comentarios

  1. Ojo con el Roquero que has puesto, es una subespecie asiática...M. solitarius philipensis. Puede confundir a los lectores....;-)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el artículo, soy un enamorado del Alto Tajo... pero hablar bien de la película El río que nos lleva....como que no. Truño que apenas saca la belleza de la zona y la realidad de los gancheros (el libro sí). Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Por desgracia la presión turística sin ningún control, sobre todo en fines de semana y puentes, esta siendo muy perjudicial para el Parque natural. Muchísima erosión y rotura de plantas, gran cantidad de basura abandonada, molestias constantes a la fauna por culpa de los gritos y actualmente los drones, aunque volarlos esta prohibido por legislación pero la falta de vigilancia hace que esa normativa no se cumpla muchas veces. Como ejemplo del problema de no controlar el cupo de visitantes esta la perdida de la pareja de águila perdicera que anidaba en la localidad de Aragosa, que ha abandonado hace ya varios años del nido donde se apareaba año tras año, con la consecuencia de que ya no hay ningún ejemplar de esa especie en el Barranco del dulce, aunque por fortuna sigue estando en el Alto Tajo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación