¿Qué es un animal doméstico? ¿qué no lo es?

Querida hija:

Durante los últimos tiempos ha aparecido en ciertos sectores sociales de Occidente una cierta confusión de ideas acerca de la naturaleza y consideración de los animales domésticos. El mascotismo "exótico" ha añadido más caos al extenderse como "mascotas" animales como iguanas o pitones, mientras que por otro lado, animales domésticos "tradicionales" como cerdos, perros o gatos se asilvestran en amplias zonas del Planeta poniendo en peligro a las fauna silvestres. ¿Qué pasa aquí?. ¿hay diferencias entre animal doméstico, animal silvestre y animal asilvestrado? ¿qué pasa con el rewilding? ¿es oro todo lo que reluce en la Domesticación?. Hoy te voy a responder a estas candentes cuestiones.

Las vacas son el ganado doméstico más conocido


Animales domésticos: conceptos generales.

La Domesticación de animales es una de las "conquistas culturales" más decisivas de la Humanidad, y aparece hace 11.500 años, justo después de la modificación de objetos para convertirlos en herramientas, el uso del fuego y el uso de pieles para protegerse del frío. Y precede a la Agricultura, si bien ésta es consecuencia de la domesticación previa de ciertas plantas. Debo aclararte que en esta Crónica hablaré exclusivamente sobre animales domésticos, y no sobre plantas domésticas toda vez que estas últimas no han experimentado la confusión de ideas sobre las que te hablaba en la introducción.

Pinturas rupestres neolíticas que representan ganado vacuno


La primera pregunta que debo hacerte es: ¿qué es un "animal doméstico"? La pregunta es condenadamente difícil porque la Domesticación es un asunto muy complejo y multifacético. De hecho, me atrevo a decirte que no existe ninguna definición satisfactoria de lo que es un animal doméstico porque siempre hay una o varias especies que no cumplen alguno de los requisitos de cada definición.

Por lo tanto, lo que haré será darte una definición que me parece lógica e intuitiva, que te dará una idea general de lo que es un animal doméstico, y no debes tomarla al pie de la letra sino captar y entender su espíritu. 

Un animal doméstico es un animal que ha sido seleccionado y criado por el ser humano para satisfacer ciertas necesidades.

He destacado en negrita y en cursiva lo que, en mi opinión, define lo que es un animal doméstico:

-Selección artificial humana

Esta es una de las claves principales sobre lo que es un animal doméstico, y lo que le contrapone a un animal silvestre. El animal silvestre está sujeto a la selección natural, un conjunto de presiones de origen natural que favorecen al más apto para sobrevivir en un ecosistema dado, que será quien sobreviva y transmita sus genes a la descendencia. En el animal doméstico, el ser humano sustituye la selección natural por su propio criterio selectivo. Si la selección natural favorece al más apto para sobrevivir, el humano seleccionará aquellos animales que mejor pueden satisfacer la necesidad concreta que busca en él.

La selección artificial a partir del lobo dio origen al perro y sus razas


Por tanto, puede suceder que la dirección de desarrollo de un animal doméstico sea diametralmente opuesta a aquella que habría seguido de permanecer bajo la presión de la selección natural. El criterio ya no es sobrevivir en la Naturaleza sino satisfacer mejor las necesidades humanas.

-Crianza humana.

El humano toma al animal doméstico bajo su protección y su cuidado. Lo aloja, lo alimenta, lo protege de depredadores silvestres, cura sus enfermedades y controla su reproducción. Es éste un aspecto clave de la domesticación: el humano decide qué individuo se va a reproducir, con quién y bajo qué circunstancias.

La crianza implica protección y manutención del animal

Si en la Naturaleza existe el mecanismo de la Selección Sexual por el cual machos y hembras seleccionan determinadas características en un individuo del sexo opuesto para aparearse con él, el ser humano elimina la selección sexual en el animal doméstico, y la sustituye por su propia selección: decide qué macho se aparea con qué hembra para obtener una descendencia que mantenga o mejore aquellas características del animal que satisfacen la necesidad humana.

-Satisfacción de necesidades humanas.

Finalmente todo lo anterior se hace para obtener un beneficio, y es frecuente que un mismo animal doméstico satisfaga necesidades diferentes, como la oveja con la carne, la leche y la lana. El ser humano ha domesticado animales para obtener fundamentalmente cuatro tipos de beneficios:

-Comida: el humano se alimenta de la carne, la leche y algunos productos elaborados por los animales domésticos (como la miel)

-Materiales: si hace milenios los humanos aprovechaban la piel para vestirse, los huesos para fabricar armas o herramientas, o los tendones para coser, hoy día se siguen aprovechando los animales domésticos para obtener materiales: las mejores cuerdas de arpa se fabrican a base de la tripa de corderos, la lana de ovejas y vicuñas sigue siendo uno de los materiales principales para la confección de prendas de vestir o la seda segregada por los gusanos de seda han sido siempre un tejido de lujo altamente demandado.

Bueyes tirando de un carro, un ejemplo de animal criado para trabajar


-Trabajo: varios animales han sido domesticados para aprovechar su fuerza, su inteligencia o sus cualidades fisiológicas para desempeñar trabajos para el ser humano o ayudarle en la realización de trabajos: bueyes y caballos de tiro, caballos y camellos para el transporte, perros pastores o perros policía...

-Necesidades psicológicas: lo que llamamos normalmente "mascotas" no son más que animales domésticos que hacen compañía a personas (sean solitarias o no lo sean). También hay animales que sirven como apoyo a terapias psicológicas, como ayuda para personas con dificultades de socialización, etc.

¿Por qué se produjo la domesticación?. 

No es objeto de esta crónica el hablar de cómo se gestó y se hizo el proceso de domesticación, pero sí sus motivaciones. El hombre del Paleolítico obtenía la satisfacción de sus necesidades mediante la caza de animales silvestres, de los cuales obtenía la carne y materiales como pieles, huesos o tendones. Pero la caza estaba sujeta a azares: mal tiempo, escasez periódica de las especies de interés para los humanos e incluso el exterminio de especies por sobrecaza.

Al parecer, los grandes cambios climáticos y ecológicos que se produjeron en el mundo tras el Último Máximo Glacial crearon las condiciones propicias para que se diera la Domesticación de los primeros animales: el perro fue el primero de ellos hace unos 13.000 años a partir del lobo (su agriotipo, esto es, especie silvestre de la que se obtiene una especie doméstica), en algún lugar del Norte de Eurasia. Seguido  de la cabra (hace 10.000 años, Irán), el cerdo (hace 9.000 años, China y Asia occidental) y la oveja (hace 8.500 años, Anatolia y Montes Zagros), en un proceso que no se ha interrumpido desde entonces en varias otras partes del mundo y con otras especies.

Cronología aproximada de la domesticación de los principales animales

Los especialistas parecen estar de acuerdo en que la Domesticación no fue un proceso conscientemente buscado por los humanos, sino que fue más bien un descubrimiento: en los primeros entornos naturales modificados por los humanos, se daba una relación previa de comensalismo y habituación con una o varias especies silvestres. Los humanos se iban dando cuenta de los beneficios de tener "a mano" esos animales que les ahorraba el tener que salir a esas azarosas y peligrosas expediciones de caza, y tras esa habituación mutua, los humanos empezarían a buscar el control permanente de ellos a través de cercados o la eliminación de los adultos para criar a los descendientes, más fáciles de moldear.

Por ejemplo, se cree que el origen de la domesticación del perro estaría en un cierto comensalismo que los lobos establecieron con los humanos, al alimentarse aquellos de las carroñas dejadas por éstos. Los lobos que tenían asentamientos humanos cerca seguramente acudirían con cierta frecuencia a carroñear y se produjo una habituación mutua entre ambas especies. De ahí a que algún humano tuviera la ocasión de cuidar y criar algún lobezno abandonado o encontrado por azar, debió mediar muy poco.

Progresivamente la Domesticación mostró sus ventajas y los humanos que la adoptaban abandonaron la caza y la recolección silvestres para asegurarse, así, un suministro estable de carne y materiales, pero no tardarían mucho en darse cuenta de los otros beneficios que un animal doméstico podía ofrecerles. Fue una verdadera Revolución Cultural que ha cambiado a la Humanidad desde entonces, para bien y para mal.

Principales animales domésticos.

Según la necesidad humana que satisfacen, puedo nombrarte los siguientes (listado no exhaustivo):

-Comida: vaca, cerdo, oveja, caballo, pollo, pavo, conejo, búfalo acuático, abeja melífera, cabra, cobaya, pato, ganso, yak, reno

-Materiales: oveja, gusano de seda, llama, alpaca

El perro es la mascota más famosa

-Trabajo: caballo, buey, búfalo acuático, perro, cobaya, ratón de laboratorio, burro, mula/burdégano, camello/dromedario, yak, llama, alpaca, hurón, elefante asiático, reno

-Necesidades psicológicas: perro, gato, aves canoras, caballo, hámster

De entre todos ellos, debo aclararte algo sobre el elefante asiático. El elefante se captura en estado salvaje y luego se entrena para realizar trabajos pesados para el humano. Es decir, podríamos hablar de un animal adiestrado o semi-domesticado toda vez que el humano no ha sido capaz de realizar con él crianza o selección artificial para obtener una raza completamente doméstica.

La polémica sobre los animales domésticos. ¿Qué está pasando?

Existe en Occidente un colectivo de personas (muy minoritario pero ruidoso) que opina que criar animales domésticos para comérselos y/o aprovechar su trabajo es "crueldad" y "maltrato animal", y propugnan o bien la "puesta en libertad" de estos animales o su conversión en mascotas (al parecer, el cambiar el matadero por una esclavitud de por vida no es maltrato).

Vamos a ver si aclaramos las ideas. No puedo estar de acuerdo con esta visión del animal doméstico. Si queremos propugnar otra relación del ser humano con la Naturaleza, más cercana y consciente, debemos empezar ineludiblemente por aceptar el hecho de que el humano es un animal. Y, como animal (ser heterótrofo), el humano está obligado a tomar la vida de otros seres vivos (animales y vegetales) para alimentarse. Esto es Biología. Si fuéramos plantas seríamos organismos autótrofos y podríamos sintetizar nuestro propio alimento. Pero no es así, y más vale que empecemos a aceptar este hecho, establecido por la Evolución desde hace miles de millones de años.

Los movimientos animalistas de Occidente se oponen a la existencia de animales domésticos

Un animal doméstico es en gran parte una creación humana. Un ser artificial que ha sido apartado de la Naturaleza y de su camino evolutivo natural para ser moldeado física y etológicamente para la satisfacción de necesidades humanas. Porque la domesticación implica también cambios psicológicos muy profundos: no sólo se seleccionan aquellos aspectos morfológicos que son de utilidad al humano (mayor producción de carne o leche) sino que se seleccionan los rasgos del carácter que impliquen mayor docilidad. Un animal doméstico es, en sí mismo, un elemento extraño para la Naturaleza (más adelante te voy a matizar esto), como idea general.

¿Sabías que los animales domésticos forman la abrumadora mayoría de la población animal de este planeta, con excepción de los Artrópodos?. Superan amplísimamente en número a los animales silvestres en virtud, desgraciadamente, del exterminio de animales silvestres al que la Humanidad se ha entregado desde hace doscientos años. Si "liberamos" a todos estos animales y los soltamos en el campo crearíamos un desastre ecológico de proporciones bíblicas. 

La población de animales domésticos es abrumadoramente superior a la de salvajes

Y sería otro desastre más provocado por el ser humano. No existe en nuestro planeta un número de depredadores suficiente para controlar a 1.100 millones de ovejas, 1.000 millones de cerdos, 1.400 millones de bovinos o 16.000 millones de gallos y gallinas. Si los humanos estamos esquilmando el planeta, una suelta generalizada de animales domésticos terminaría de arrasar el planeta.

Esto es así porque todo ecosistema tiene una capacidad de carga: puede sostener sólo un número determinado de animales. Por eso, una comunidad animal donde están adecuadamente representados los herbívoros y los depredadores está en equilibrio con el ecosistema, ya que no prolifera un grupo sobre los demás. Curiosamente estos sectores sociales suelen ser conscientes de que nuestro planeta es finito y no podemos extraer de ellos recursos indefinidamente. Es decir, que de cara al ser humano se agita (acertadamente) el concepto de capacidad de carga del planeta. Pero a la hora de propugnar barbaridades como la "liberación" de los animales domésticos esa capacidad de carga y ese planeta finito desaparecen.

Por tanto, el ser humano como animal tiene todo el derecho del mundo a criar animales para comérselos. Ahora bien...¿está todo bien en la domesticación de animales? ¿está todo perfecto o hay cosas que hay que cambiar?. Por supuesto que sí. Hoy día existen intolerables abusos dentro de la domesticación de animales. Y esos abusos hay que denunciarlos, atajarlos y solucionarlos. Voy a hablarte de ellos en el siguiente apartado.

El abuso de la domesticación y el peligro para el Planeta.

Falta de respeto al animal doméstico

Cuando un cazador de culturas tradicionales (bosquimanos, pigmeos, etc...) caza un animal para comérselo, lo primero que hace es pedirle perdón por haberle quitado la vida, y a continuación le da las gracias porque su carne servirá para mantenerlo vivo a él y a su familia. Eso es RESPETO. Eso es agradecer los dones que la Naturaleza pone a nuestra disposición. Al animal doméstico que va a alimentarnos con su carne, con su leche o va a trabajar para nosotros deberíamos mostrarle el mismo respeto.

La cría intensiva de ganado es una de las mayores faltas de respeto hacia estos animales

¿Y qué nos encontramos muchas veces?. Hacinamiento, malas prácticas, manejo como si fueran cualquier cosa, y especialmente en la cría intensiva o industrial. Sí, es cierto: va a ser sacrificado (espero que rápida e indoloramente) pero el hecho de que vayamos a tomar su vida o cualquier otro producto aunque no suponga su sacrificio no quiere decir que se pueda tratar a un animal doméstico de cualquier manera. Incluso el león que caza una gacela mata rápidamente a su presa, y va "al grano". No juega con ella. Hija mía, siempre siempre deberás estar agradecida por el alimento o los productos que provengan de un animal doméstico.

Ganadería exacerbada

En Occidente abusamos exageradamente del consumo de carne. En general, comemos mucho más de lo que necesitamos. Esto ha llevado a una masiva destrucción de tierras vírgenes (especialmente bosques tropicales) para dedicarlas a pastos para el ganado (especialmente vacuno) o soja para alimentarlo. Nuestro desaforado apetito de carne está literalmente devorando el planeta para criar a las vacas que han de satisfacerlo.

Deforestación de la Amazonía. Muchas veces es para ganar tierras para el ganado

Por favor hija mía, te aconsejo y te exhorto a que seas frugal en las comidas, y reduzcas el consumo de carne a lo que indica una dieta equilibrada y sana y, a ser posible, de ganado de proximidad. Sigue el ejemplo que ves en casa. Sólo así se reducirá la demanda de carne que está destrozando nuestro planeta. Pero ¡cuidado!. No sacralices tampoco la dieta vegetariana pues no es inocua. Sólo te pondré un ejemplo: la palma aceitera es otro terrorífico causante de deforestación de bosques tropicales a gran escala. El aceite de palma que se obtiene de ella es un producto vegetal para consumo humano que está contribuyendo al destrozo de los últimos bosques tropicales. Mucho cuidado con esto.

Mascotismo exótico

Durante milenios, las únicas mascotas conocidas eran los perros, los gatos y algunas especies de aves. Estos animales, aparte del trabajo que los perros brindan a los humanos, son grandes compañeros hogareños de los humanos, satisfaciendo esas necesidades psicológicas humanas de las que antes te hablaba.

Pero el mascotismo se ha pervertido. Hoy día inconscientes snobs buscan hacerse notar y ha aparecido la peligrosísima tendencia del "mascotismo exótico": iguanas, pitones, caimanes, tarántulas, petauros, tortugas alóctonas, tigres...todo tipo de animales silvestres son "adoptados" como mascotas. Este mascotismo alimenta un tráfico internacional de especies directamente ilegal en alguna o en todas sus fases, y constituye un gravísimo peligro para el futuro de especies que quedan en peligro de extinción porque, cuanto más escasas son, más codiciadas son por estos nauseabundos "coleccionistas".

El mascotismo de especies exóticas es un grave peligro para la fauna silvestre

Los animales silvestres no han sido ni seleccionados ni criados por los humanos para ser mascotas. Por eso, en muchas ocasiones, la convivencia con el animal no es la que el humano pensaba, y lo que hacen es deshacerse de ellos abandonándolos. Así es como surgen esas colonias de animales exóticos que luego proliferan y perjudican a la fauna local, como pasa en España con el mapache, la cotorra argentina o la cotorra de Kramer, entre otros muchos ejemplos.

También se está extendiendo otra tendencia...la de adoptar como mascotas animales que normalmente se domestican para alimento, como el cerdo. Así, variedades como el cerdo vietnamita se han hecho tristemente famosas porque, una vez adoptado, el cerdo crece y alcanza grandes tamaños haciendo muy complicada su estancia en un hogar medio. Una vez más, sus propietarios lo "solucionan" abandonándolos.

Animales domésticos asilvestrados

Occidente, mediante los antiguos Imperios Coloniales, ha extendido "sus" animales domésticos por todo el mundo. Continentes que jamás vieron una vaca o un cerdo quedaron completamente anegados, como América con las vacas o Australia con las ovejas. Estos animales se integraron a la fuerza en un ecosistema que no había evolucionado con grandes herbívoros, y aun en un manejo zootécnico normal tienden a esquilmar los pastos y provocar fenómenos de desertificación.

Cerdos vietnamitas asilvestrados

Pero surgió el problema del asilvestramiento. Por diversas razones, en todos los Continentes se han establecido poblaciones de todo tipo de animales domésticos cimarrones: caballos en América, Australia y África, dromedarios en Australia, cerdos, gatos y cabras en multitud de islas oceánicas...todos estos animales cimarrones crean graves problemas ecológicos al no ser controlados por depredadores que, o han sido exterminados a su vez, o no co-evolucionaron con estos invasores. Por otro lado, en las islas oceánicas, cerdos y gatos han sido responsables de la extinción de muchas especies endémicas. O el caso de los perros cimarrones en Argentina y Chile, que abiertamente atacan y devoran fauna local protegida.

Los animales domésticos y el fenómeno del rewilding

En su momento ya te hablé sobre el rewilding en una de mis crónicas, y te remito a ella para refrescar conocimientos. Algunas variedades de animales domésticos son una pieza clave para "resilvestrar" ecosistemas donde los humanos han exterminado a los grandes herbívoros.

Anteriormente te dije que un animal doméstico no puede desenvolverse adecuadamente en la Naturaleza porque no está sometido a la selección natural que ha posibilitado que los animales silvestres sí se integren en una red trófica dada. Pero también te dije que esto había que matizarlo. Hay variedades domésticas que sí pueden hacerlo. Son las razas autóctonas.

Verás. No todas las razas domésticas están en un idéntico estadio morfológico y etológico dentro de un proceso de domesticación. Hay variedades que son intensamente seleccionadas y criadas, como puede ser la vaca charolesa. Pero hay variedades a las que el ser humano ha modificado relativamente poco, criándola en estado semi-silvestre, o al menos manteniéndola en un mayor contacto con la Naturaleza. Como puede ser el ganado vacuno avileño-negro ibérico.

Razas equinas europeas utilizadas en proyectos de rewilding


Este tipo de razas han mantenido vestigios de su antiguo instinto natural, y por eso se utilizan para proyectos de resilvestramiento, pues vuelven a someterse a procesos de selección natural que volverán a "resucitar" características que heredaron de sus agriotipos silvestres. De hecho, existen en la Península Ibérica dos especies que se consideran silvestres pero que descienden de especies domésticas que se asilvestraron durante la Edad del Bronce: el muflón europeo y el boc, o cabra mallorquina. Estos ejemplos nos indican que un animal doméstico que conserve un acervo genético lo más antiguo posible puede volver a ser sometido a la selección natural y recuperar un perfil de especie silvestre.

Otro ejemplo es el caballo de Przwalski, el único caballo completamente silvestre que queda en el Planeta, pero que en realidad desciende de caballos domésticos que se asilvestraron hace 3.000 años en Asia central y, por tanto, estaban más cerca genéticamente del legendario tarpán, o caballo silvestre ya extinguido que se considera el agriotipo de los caballos domésticos actuales.

¡Pero cuidado!, la introducción de este tipo de animales debe ir seguido de la recuperación de sus depredadores, pues sólo así la selección natural actuará por completo sobre estos animales.

Epílogo

En resumen. La Domesticación ha sido uno de los grandes avances de la Humanidad, y que ha posibilitado que la Humanidad haya llegado hasta donde estamos. Pero hoy día se producen abusos de la Domesticación que están poniendo en peligro nuestro planeta y las especies silvestres que nos quedan.

Indudablemente hay que corregir estos abusos, y como siempre digo son nuestras actitudes individuales las que tienen la llave de la solución: reducción del consumo de productos animales a un mínimo dictado por el sentido común, respeto hacia el animal doméstico y entender de una vez que los animales silvestres no son mascotas.

Pero nunca nunca olvides que un animal doméstico ha sido seleccionado y criado para satisfacer nuestras necesidades. No es un animal silvestre ni es una mascota. Y nunca debe serlo salvo la concreta excepción que te he indicado antes.

Nada más y nada menos.

MÚSICA RECOMENDADA: Dmitri Tiomkin - Giant

Comentarios

  1. Buen artículo, bien documentado. Creo no obstante que hay un factor clave en la domesticación que fue el uso del ganado para aprovechar aquello que los humanos no comían: peladuras de fruta, cáscaras de huevos, un cadaver, todo ello pasó a formar parte de la dieta de los animales que, de algo sin valor alguno, nos daban proteína de alto valor.
    En cuanto al uso de soja en alimentación animal hay un matiz muy relevante que el artículo omite: de toda la soja que se cultiva sólo el 15% se consume como tal (tofu, etc) el 85% restante se procesa, se prensa para obtener 2 productos: el aceite de soja, el más usado en cocina del mundo y usado en múltiples procesos industriales y, cómo no, en la fabricación de biodiésel. Lo que queda una vez extraído el aceite, la torta, es lo que se comen los animales. Un subproducto que no tiene otro valor que ser alimento del ganado.
    Luego imputar los problemas que ocasiona la soja en exclusiva al ganado no es adecuado. Y por cierto, de las especies ganaderas, la bovina es la que menos soja consume en su dieta

    ResponderEliminar
  2. Interesante y extensa entrada que desde luego es muy necesaria en según qué círculos (como la nueva religión, el veganismo). Sin embargo hay un tema con el que no estoy de acuerdo.
    El gráfico que pones basado en un artículo de Vaclac Smil está muy desfasado y ya casi nadie lo tiene en cuenta. Cuando se publicó, el propio Smil reconoció que las cuentas de fauna pleistocénica eran una primera aproximación con la idea de suscitar más investigaciones. Estudios más recientes (https://www.biorxiv.org/content/10.1101/2020.02.27.968461v1) sugieren que la biomasa de mamíferos, basada en emisiones de CH4, en el pleistoceno era casi tan grande como la biomasa de mamíferos actual. Esto invalida todo lo que comentas de la capacidad de carga y de la liberación de toda la ganadería mundial. Cierto que liberar toda la ganadería sería un desastre ecológico a nivel global, pero también es cierto que la gran mayoría de los animales liberados se morirían en pocas semanas, ya que son incapaces de sobrevivir sin la mano del hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el veganismo no es una religión

      Eliminar
    2. Pero se comporta como tal, con sus dogmas, sus Biblias, sus pontífices, su Inquisición y sus excomuniones.

      Eliminar
  3. Este artículo está muy bien también al respecto: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4743800/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación