La "otra" fauna africana. II. Los 9 reptiles afrotropicales más notables.

Querida hija: 

Como recordarás, en el primer capítulo de esta serie te hablé de los mamíferos más genuinamente africanos. Y curiosamente la mayoría de estos mamíferos no son los grandes y conocidos animales que saturan los documentales de fauna africana. La idea de esta pequeña serie es darte a conocer aspectos de la fauna africana no tan manidos, pero igualmente interesantes. Y en esta segunda entrega me gustaría hablarte de los más interesantes reptiles de la Región Afrotropical. 

The snakes of South Africa

Hablar de la herpetofauna africana es hablar, casi siempre, de los poderosos cocodrilos del Nilo (cuyas impresionantes imágenes devorando ñúes en el cruce del Mara en su migración anual saturan hasta la náusea los documentales), los camaleones (maestros del camuflaje) y, como mucho, los varanos. Pero la fauna reptiliana que pulula por el Continente Negro es, afortunadamente, mucho más variada e interesante. He seleccionado para ti los 9 reptiles que, a mi juicio, resumen lo mejor de la herpetofauna afrotropical. Vamos a conocerlos. 

Las serpientes más fuertes…y las más peligrosas 

Tratándose de una región tropical, el capítulo dedicado a las serpitentes debía ser, casi forzosamente, importante. De hecho, cinco de las diez especies que he destacado aquí son serpientes: 

1. Pitón de Seba (Python sebae) 

La poderosa pitón de Seba (familia Pythonidae) está entre las seis mayores serpientes del mundo y es, sin discusión, la mayor de África. El género Python engloba once especies extendidas por los trópicos del Viejo Mundo. La pitón de Seba vive en el África subsahariana, en una amplia variedad de hábitats, si bien rechaza los desiertos más áridos y las montañas más frías. Por su parte, prefiere los afloramientos rocosos y las madrigueras excavadas por otros animales, y siempre en la cercanía de cursos de agua. 

Pitón de Seba. Parque Nacional Queen Elizabeth (Uganda)

Su longitud media oscila entre los 3 y 3,53 metros y un peso de entre 44 y 55 kg pero, como siempre sucede con las serpientes, la variabilidad individual es grande, y hay individuos que superan los 4,8 metros, si bien estas súper-serpientes son raras. Como ejemplos de medidas extremas, en 1958 se cazó una de siete metros de longitud, que había consumido un cocodrilo del Nilo de metro y medio, que se conservaba en su interior. Se ha reportado otra captura en Gambia, con una longitud de 7,8 metros. Su cabeza es triangular y relativamente pequeña. 

Se reconocen dos subespecies: 

-Pitón del Norte: P.s.sebae, que vive en África Central y Occidental 

-Pitón del Sur: P.s.natalensis, que vive en África del Sur 

En verde: pitón del Norte. En naranja: pitón del Sur

Las pitones son serpientes constrictoras, esto es, no recurren al veneno para matar a sus presas sino que las envuelven con su musculoso cuerpo, y las aprietan hasta matarlas de asfixia. La pitón de Seba es un súper-depredador que se alimenta de roedores, monos, antílopes, zorros voladores, varanos o cocodrilos. En áreas suburbanas, las pitones también consumen animales domésticos como gallinas y cabras. Ocasionalmente consume cachorros de grandes carnívoros. Las pitones son ovíparas, y se reproducen en la primavera. La puesta oscila entre los 20 y 100 huevos, que eclosionan después de 90 días de incubación. 

2. Víbora del Gabón (Bitis gabonica) 

El género Bitis es endémico de África e incluye las mayores y las menores víboras del mundo. La víbora del Gabón es precisamente la mayor víbora del mundo. Tiene una cabeza triangular, con el cuello muy estrecho, como un tercio de la anchura de la cabeza. Vive en los bosques lluviosos y sabanas del África Central. Familia Viperidae. 

Víbora del Gabón

Su longitud media alcanza los 174 cm y pesa 8,5 kg. Su diseño es muy parecido al color de la hojarasca, con lo que se camufla perfectamente. Durante el periodo de cría, los machos pelean por las hembras, y tras siete meses de gestación, la hembra, ovovivípara, “pare” de 8 a 43 juveniles. Es una serpiente generalmente tranquila, de movimientos lentos, hábitos nocturnos y carácter no agresivo. Por consiguiente, se han reportado pocos casos de incidentes con humanos. 

Además de ser la mayor víbora del mundo, posee también los colmillos más largos (5 cm), y la mordedura más eficiente de cualquier serpiente. Esto quiere decir que, en cada mordedura, inocula más veneno que nadie: entre 200 y 1000 mg de veneno, debido a que cuando muerde, no suelta la presa inmediatamente como es lo normal, sino que prolonga la mordedura. 

3. Víbora rinoceronte (Bitis nasicornis) 

Otro magnífico ejemplo de género Bitis. La víbora rinoceronte recibe su nombre debido a que, en el extremo del hocico presenta 2-3 “cuernos” que, en realidad, son escamas levantadas. Vive en África centro-occidental donde coincide en gran parte con el hábitat de la víbora del Gabón, pero algo más restrictivo por tratarse de una serpiente estrictamente forestal. Mide entre 72 y 107 centímetros, con un máximo de 120, siendo las hembras mayores que los machos. Su cabeza es triangular, esbelta y relativamente pequeña en comparación con el cuerpo. 

Víbora rinoceronte

El patrón de diseño es una serie de manchas de colores azul-verde-pardo, ideal para camuflarse en el suelo de la selva. Es nocturna y preferentemente terrestre pero también puede subir a los árboles. Depreda sobre pequeños mamíferos pero también sobre peces, ranas y sapos. En Marzo/Abril la hembra da a luz entre 6 y 38 juveniles. 

La víbora rinoceronte es una de las serpientes más venenosas de África. Es un veneno con propiedades tanto neurotóxicas (paraliza los músculos) como hemotóxicas (que predominan, bloqueando la coagulación de la sangre). Curiosamente, puede controlar el movimiento de sus colmillos. 

4. “Boomslang” o culebra arborícola de El Cabo (Dispholidus typus) 

Esta es una de las serpientes más venenosas del mundo. Al verla nadie lo diría dado su pequeño tamaño y su aire enclenque: de 1 a 1,5 metros de longitud, con unos característicos ojos grandes y de pupila redonda, que le facilita una excelente vista. Vive en el África subsahariana. 

Boomslang

Se trata de una culebra, y siempre nos han explicado que las culebras no son venenosas y por tanto no hay que tenerles miedo. En realidad, las culebras sí son venenosas, pero no pueden inocular fácilmente su veneno, al menos a los humanos, debido a que son opistoglifas, esto es, tienen sus colmillos inoculadores situados muy atrás en la boca. 

Su veneno es una hemotoxina que, al bloquear la coagulación de la sangre, provoca múltiples hemorragias internas y externas que matan a la víctima al desangrarse. Es una serpiente ovípara, diurna y casi exclusivamente arbórea, donde consume camaleones, lagartos arbóreos, huevos, pájaros y pequeños animales. 

5. La mamba negra (Dendroaspis polylepis) 

Aquí te presento a la serpiente más letal del Continente africano. Por esta razón recibe el nombre de el beso de la muerte. Su veneno es un potente neurotóxico que, antes de que se desarrollara el antídoto, causaba casi el 100% de probabilidad de muerte en un ser humano mordido. No en vano pertenece a la familia Elapidae, que engloba a las serpientes más venenosas del mundo. 

Mamba negra

Es, también, la serpiente venenosa más larga de África. Corrientemente su longitud supera los dos metros y con frecuencia, los tres metros. A pesar de su nombre, su capa varía de color gris a marrón oscuro. En realidad, su nombre viene del color de la boca, que es negra. Pero mejor no estar cerca de la mamba negra cuando abra su boca para comprobarlo. 

Vive en toda la franja Este africana, desde el Cuerno hasta África del Sur, y es de hábitos terrestres, prefiriendo sabanas, faldas rocosas y bosques por toda su área. Cría entre Abril y Junio y es ovípara, poniendo entre 6 y 17 huevos. 

Las mayores tortugas continentales del mundo 

Entre los Quelonios, o tortugas, África alberga nada menos que a la tercera y la cuarta tortugas terrestres por tamaño. Y, dado que la primera y la segunda (tortuga gigante de las Galápagos y tortuga gigante de Aldabra) son insulares, el Continente africano alberga a las mayores tortugas terrestres continentales. Son éstas: 

6. Tortuga leopardo (Stigmochelys pardalis) 

Esta es la cuarta mayor del mundo. Es endémica de África, donde ocupa las sabanas de África oriental y meridional, desde Sudán hasta el Cabo Occidental. Puede vivir más de cien años. Recibe su nombre por el camuflaje característico de su caparazón, o espaldar, que recuerda a un leopardo, con su patrón de manchas negras y amarillentas. Mide 40 centímetros de longitud y pesa unos trece kilos, aunque el récord está en longitud de 70 cm y 40 kilos de peso. 

Tortuga leopardo

Es herbívora y vive en ambientes semiáridos y espinosos. También puede ocupar madrigueras de otros animales. A pesar de su alimentación vegetariana, en ocasiones roe huesos o consume excrementos de hiena (ricos en restos óseos) para poder aprovisionarse de calcio. Su madurez sexual está entre los doce y quince años. Tras 8 – 15 meses de incubación, pone entre 5 y 30 huevos. 

Taxonómicamente hablando, la tortuga leopardo ha presentado dificultades y se ha asignado a varios géneros durante las últimas décadas. 

7. Tortuga de espolones (Centrochelys sulcata) 

Esta es la mayor tortuga africana, la mayor tortuga continental del mundo, y la tercera en tamaño del planeta. Mide unos 83 centímetros y pesa 105 kilos. Vive en toda la franja del Sahel, justo al Sur del Sahara. Prefiere, pues, un hábitat árido y excava madrigueras allí donde el nivel freático es más cercano a la superficie para disfrutar de más humedad. 

Tortuga de espolones

Es herbívora, y se alimenta de hierbas y pastos ricos en fibra y bajos en proteínas. Durante la época de cría los machos se disputan las hembras, y la cópula se verifica entre Septiembre y Noviembre. Tras una incubación de entre 90 y 120 días, se realiza la puesta de entre 15 y 30 huevos. Esta especie está amenazada por el mascotismo. 

¿Y los lagartos? 

Como ya te dije antes, hablar de África es hablar del cocodrilo del Nilo, uno de los mayores del mundo. Pero las profundidades del bosque tropical encierran una joya: el cocodrilo más pequeño. Además, existe una subfamilia endémica de Agámidos. Vamos a ver quiénes son. 

8. Cocodrilo enano (Osteolaemus tetraspis) 

Es la más pequeña de los cocodrilos actualmente existentes, con una longitud de metro y medio (máximo 1,9 m) y entre 18 y 32 kilos de peso. Vive en África Central y occidental donde se han detectado tres poblaciones genéticamente diferenciadas, y agrupadas en dos subespecies: 

O.t.tetraspis 

O.t.osborni (cocodrilo enano del Congo o de Osborn) 

Cocodrilo enano

Estas dos subespecies tienden a ser consideradas especies separadas, especialmente el cocodrilo enano del Congo, que fue descrito por primera vez incluso con un género propio. Al tratarse de un cocodrilo de pequeño tamaño y estar sujeto a depredación, disponen de una protección especial en los lugares vulnerables: cuello y vientre, con una armadura de placas especiales. 

Prefiere las corrientes de agua, pequeños ríos, pantanos, lagunas y manglares y evita los grandes ríos. Es un depredador generalista y nocturno, que cría en Mayo/Junio. Tras una incubación de entre 85 y 105 días, realiza una puesta de unos diez huevos. Está clasificado internacionalmente como “Vulnerable”. 

9. Los Agámidos africanos 

Dentro del Órden Squamata, que engloba a los “lagartos”, la familia Agamidae se sitúa dentro de la Superfamilia Iguanoidea. Es decir, son parientes de las iguanas de las que se dice que son sus “colegas” en el Viejo Mundo, con unas 400 especies. Son lagartos terrestres, con capacidad para moverse por los árboles, y en muchos casos los machos ostentan colores vivos con significado sexual. Su dentición tiene tendencia a diferenciar incisivos de caninos y otros dientes, lo que se sale del patrón normal reptiliano. 

En el continente africano se encuentra presente la endémica subfamilia Agaminae, con 37 especies, asignadas al género Agama, que es uno de los géneros de lagartos más diversos y extendidos en África. 

Estos lagartos viven en bosques y matorrales y son preferentemente insectívoros. Sus incisivos están preparados para cortar rápidamente sus coriáceas presas. Son polígamos, y cada macho mantiene a seis o más hembras en sus territorios y en la época de cría, los coloridos machos realizan interesantes rituales de seducción hacia las hembras. Puedo destacarte dos especies: 

-Agama de cabeza roja (Agama agama), ampliamente distribuido en una franja de África Occidental – Central – Oriental) 

Agama de cabeza roja

-Agama Spiderman (A. mwanzae), limitado a Tanzania, Kenia y Ruanda, y que recibe su curioso sobrenombre por el diseño de colores rojo y azul, que recuerdan al super-héroe. 

Agama "Spiderman"

Estos lagartos son muy adecuados para probar hipótesis biogeográficas y para realizar estudios etológicos, debido al carácter semi-social de algunos de ellos, y por sus complejos rituales de apareamiento. Los análisis filogenéticos del género Agama han arrojado la existencia de cinco linajes: - África Occidental - Sahel - África Oriental - África del Sur - Oeste/Norte de África

Comentarios

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación