Los mosasaurios. Terror de los mares cretácicos.

Querida hija: 

Los grandes reptiles dominaron nuestro planeta en la Era Secundaria o Mesozoica. De entre estos formidables animales, los Dinosaurios se han llevado la palma de la fama y la popularidad por su enorme tamaño y su increíble variedad de formas, que aún hoy siguen asombrándonos con cada nuevo descubrimiento. Pero los Dinosaurios fueron animales exclusivamente terrestres. ¿Qué sucedió en los mares de la Era Secundaria?. 

Los mosasaurios fueron los más notables de los reptiles marinos del Cretácico

Hace poco te hablé de los enormes peces gigantes que existieron en la Era Paleozoica y Mesozoica. Los grandes reptiles también supieron colonizar, y dominar, el medio oceánico. Hoy quiero hablarte de los Mosasaurios, que en su tiempo fueron los super-depredadores de los océanos mesozoicos. 

Qué es un Mosasaurio 

En el año del Señor de 1764 mientras, en Francia, la Bestia del Gevaudan comenzaba su reinado del terror, unos obreros que trabajaban en una cantera cerca de Maastricht (Países Bajos), encontraron un enorme cráneo de un animal desconocido. Pocos años después esa misma cantera proporcionaría un nuevo esqueleto del mismo animal, casi intacto, entre 1770 y 1774 (recién comenzada la Revolución Americana). Cuando, en 1794, las tropas revolucionarias de la Convención Francesa invadieron los Países Bajos, otro ejército de intelectuales llegó a continuación. 

Estos expertos examinaron el notable esqueleto del desconocido animal y decidieron que era lo suficientemente interesante como para incautarlo y llevarlo a París. Como ves, hija mía, el saqueo de los bienes culturales de un país sometido militarmente es algo tan viejo como el propio ser humano. Y bajo el régimen de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad esta verdad no supuso ninguna excepción. El caso es que los expertos parisinos no eran capaces de determinar la naturaleza del nuevo ser. Que si un pez, que si un cocodrilo, que si un cachalote…los científicos de la Ilustración estaban perplejos. 

Descubrimiento del Mosasaurio

Como una venganza de los industriosos holandeses ante los arrogantes libertadores franceses, fue un científico holandés, Adriaan Gilles Camper, quien determinó por primera vez que el esqueleto de Maastricht era un lagarto. En 1822 se le bautizó oficialmente con el género Mosasaurus (“lagarto del Mosa”, por el río que pasa por Maastricht), y finalmente en 1829 se acuñó la especie M. hoffmanii para designarlo. 

Los Mosasaurios aparecieron en escena. 

En efecto, un mosasaurio es un lagarto, o sea, para los especialistas, pertenecen al Órden Squamata, Familia Mosasauridae. En esencia, es como una lagartija pero algo más compleja. Se trata de un grupo de Saurópsidos hermano de los actuales Varánidos, y este “clado” de Varánidos y Mosasaurios son el grupo de Saurópsidos más cercanos a las serpientes. Lo que pasa es que los mosasaurios eran reptiles completamente adaptados a la vida marina. Sus cuatro extremidades se modificaron en forma de aletas, que funcionaban como remos, y su larga cola se hallaba rematada por una aleta vertical, como las de los peces. 

Cladograma de la familia Mosasauridae, mostrando sus subfamilias

Los mosasaurios conocidos hoy día son 39 especies. Sus tamaños variaban desde menos de un metro de longitud el más pequeño a los 17 metros del mayor mosasaurio conocido, un ejemplar de Mosasaurus hoffmanii encontrado en Penza (Rusia), en 1927. De éste ejemplar sólo se conoce su cráneo…por tanto, ¿cómo se puede saber cuánto medía en total?. La respuesta es fácil: los especialistas, a base de estudiar y estudiar miles de restos de mosasaurios han llegado a la conclusión de que la longitud de su mandíbula era equivalente más o menos al diez por ciento de la longitud total. Entonces, dado que el cráneo de Penza medía 1.700 mm de longitud, la cuenta es fácil: 17 metros en total. Pero la longitud típica de los mosasaurios estaba en torno de los 4 metros. 

Durante mucho tiempo los especialistas creyeron que los mosasaurios, una vez sumergidos, nadaban al estilo de los demás lagartos y serpientes (con las que, como te he explicado, comparten parentesco lejano): mediante ondulaciones laterales de su cuerpo. Sin embargo, recientes análisis de los escasos esqueletos completos que se han encontrado hasta hoy, han inducido a los científicos a cambiar de opinión. Examinando la forma de las últimas vértebras caudales han llegado a la conclusión de que ésta terminaba en algún tipo de aleta. Por tanto, su desplazamiento no era ondulatorio, sino sólo moviendo la cola de un lado a otro, como hacen los peces. Este tipo de locomoción se llama carangiforme

Estudio del esqueleto de Platecarpus, mostrando la posibilidad de una aleta caudal

La posesión de esta aleta caudal es un rasgo originado en la convergencia evolutiva con otros grupos de Reptiles marinos como los Ictiosaurios o los Metriorhynchidae (que son Cocodrilos), y un rasgo que también encontramos en los primeros Cetáceos, los Archaeoceti. 

Entre los pocos esqueletos completos que se han encontrado de mosasaurios, puedo destacarte el Mosasaurus maximus de Onion Creek, encontrado en 1934, con sus nueve metros de longitud total, de los cuales 3,65 corresponden a la cola, y que hoy se conerva en el Texas Memorial Museum. Por su parte, el enorme tilosaurio (subfamilia de mosasaurios) Hainosaurus bernardi, fue el primer mosasaurio encontrado en Bélgica, en 1885, con un esqueleto prácticamente completo. 

Los mosasaurios fueron, probablemente, los máximos depredadores marinos de su tiempo. La robustez de su cuerpo, el tamaño masivo de su cabeza, dotado de unas mandíbulas largas, rectas y erizadas de dientes afilados, y con una forma perfecta para atrapar presas, son inequívocos indicios de sus hábitos depredadores. Del examen del contenido fosilizado encontrado en los estómagos de mosasaurios, se sabe que éstos se alimentaban de peces, aves marinas, moluscos y otros mosasaurios. Al igual que sucede con las serpientes y sus primos varánidos, los mosasaurios tenían un cráneo flexible para poder tragar sus presas enteras. 

Las mandíbulas de los mosasaurios estaban perfectamente adaptadas para la depredación

Se sabe, además, que los mosasaurios eran ovovivíparos, dado que se han encontrado embriones en el interior de sus madres fosilizadas. Esto es una adaptación a la vida completamente marina. Si eres un reptil marino y vas a poner huevos, tienes que salir a tierra firme para ponerlos, como hacen las actuales tortugas marinas, y eso siempre es un factor de riesgo para huevos y recién nacidos, que padecen una elevada tasa de depredación nada más nacer. 

¿Cuándo y dónde vivieron los mosasaurios? 

A pesar de sus notables características, los mosasaurios vivieron relativamente poco tiempo en nuestro planeta, en comparación con otros grupos contemporáneos suyos. Vivieron exclusivamente dentro del Período Cretácico, apareciendo en el registro fósil hace 98 millones de años y se extinguen hace 65,5 millones de años, coincidiendo con la famosa Extinción K-Pg (nombre con el que se conoce a la extinción “de los dinosaurios”, en el límite entre los periodos Cretácico y Paleógeno). Los mosasaurios, pues, aparecieron tarde en la Era Mesozoica y existieron como grupo durante 32,5 millones de años.

Platecarpus tympanicus fue un típico representante de los mosasaurios

En cuanto al dónde, los fósiles de mosasaurios se han encontrado prácticamente en todo el Hemisferio Norte, desde Norteamérica hasta Oriente Medio, pasando por Europa. Modernamente se han ido encontrando también en el Norte de Sudamérica. 

El género Mosasaurus, que ha dado nombre a todo el grupo, es concretamente uno de los últimos en aparecer, y también de los mayores. Se conocen siete especies: M. hoffmannii, M. conodon, M. lemonnieri, M. beaugei, M. bennisoni, M. maximus y M. missouriensis

Origen, evolución y extinción de los mosasaurios 

Los especialistas creen que los mosasaurios se originan dentro de un grupo extinto de lagartos acuáticos, los Aigialosaurios, del Cretácico inferior (o sea, los comienzos del Cretácico). ¿Cómo es que unos sencillos lagartos acuáticos evolucionaron hacia unos verdaderos monstruos marinos completamente adaptados a la vida marina? La respuesta hay que encontrarla en los cambios que nuestro planeta experimentó durante el Cretácico. 

Evolución de los mosasaurios

Los mosasaurios aparecen y evolucionan en un momento de gran actividad tectónica, que comporta cambios en el nivel de los mares y en su distribución. Hace 130 millones de años se abre el Atlántico Sur, sube el nivel del mar y, sobre todo, se originan grandes mares epicontinentales, esto es, mares interiores a los continentes (pero comunicados con los océanos). Estos mares tienen profundidades moderadas, y que se originan debido a las transgresiones marinas dentro de los continentes, por la subida del nivel de las aguas. Así, una gran vía marina interior parte en dos Norteamérica, mientras que, entre la antigua Laurasia y la antigua Gondwana se abren mares como el Proto-Caribe, o el de Tethys. 

Mapamundi del Cretácico, justo en el momento de la aparición de los mosasaurios

La nueva distribución de tierras y mares comporta la aparición de numerosas zonas de surgencia oceánicas. En determinados lugares, la confluencia de corrientes oceánicas y vientos dominantes, y ante una determinada distribución de tierras y mares, se da una “subida” de aguas oceánicas profundas, que son por definición, aguas más ricas en nutrientes que las aguas superficiales. Un ejemplo de surgencia oceánica actual es el Banco Canario-Sahariano, una de las zonas de mayor riqueza pesquera de nuestro planeta. Así, se cree que Mosasaurus hoffmannii debió vivir a profundidades de entre 40 y 50 metros, muy moderadas. 

Los mares interiores del Cretácico fueron mares mucho más ricos que los actuales, gracias a un mayor número de áreas de surgencia oceánicas. Al haber más plancton, hay más consumidores secundarios y primarios, y por tanto, se necesitan súper-depredadores para completar la cadena trófica. Es este caldo de cultivo el que estimula la evolución de los mosasaurios, diversificándose en especies y tamaños, incluso cierta variación de dentaduras, lo que indica que se trataba de depredadores activos, que buscaban diferentes tipos de presas. Las fracturas que se han encontrado en numerosas mandíbulas de mosasaurios indican un estilo de predación directo y violento, que implica también peleas entre mosasaurios. 

Se cree que los mosasaurios fueron los super-depredadores de su tiempo

¿Qué provocó la extinción de los mosasaurios? 

Como ya sabes, existe una corriente de pensamiento, no necesariamente mayoritaria pero sí más “popular” y ruidosa, que atribuye la extinción masiva de hace 65 millones de años a la caída de un meteorito. Esto habría provocado la extinción de los dinosaurios, pterosaurios, plesiosaurios y también mosasaurios. La nube de polvo que debió provocar la caída de dicho meteorito supuestamente bloqueó la luz solar durante años o décadas o siglos (este tiempo jamás ha sido calculado ni estimado por los defensores de esta teoría), provocando la muerte de las plantas por falta de fotosíntesis (incluyendo la fotosíntesis de algas marinas), y arrastrando toda la cadena trófica hacia la extinción. Es una bonita teoría, lástima que no se extinguieron todas las plantas ni todos los animales. Por eso no me parece una teoría aceptable. Un bloqueo de fotosíntesis que afecta a unas plantas sí y otras no no me parece demasiado serio. 

Aun hoy, cuando los mosasaurios son sólo esqueletos, son imponentes

Entonces, si no fue el dichoso asteroide, ¿qué provocó la caída de productividad de los mares cretácicos, perfectamente documentada, y que probablemente provocó la extinción de los mosasaurios por incomparecencia de sus presas? 

Meteoritos aparte, existen otros factores que provocan, en nuestro planeta, aumentos y disminuciones de temperaturas, así como el movimiento de las placas tectónicas, que modifica la distribución de tierras y mares. Los estudiosos han encontrado que el máximo térmico del Cretácico se produce en el límite entre dos sub-periodos: el Cenomaniano y el Turoniano, hace 93,5 millones de años. Es decir, poco antes de la aparición de los mosasaurios. Para que lo entiendas, en ese momento el planeta alcanzó su máxima temperatura media (dentro del Cretácico). Justo en ese momento varios tipos de Escamosos (los lagartos, vaya) se adaptan a la vida marina: los dolicosaurios, las primeras serpientes marinas y los mosasaurios. ¡Qué casualidad!. 

Pero, en la Naturaleza, casualidades…las justas. En un mundo de altas temperaturas, los reptiles son los reyes. Pero tienen un inconveniente: no pueden regular su temperatura interna y necesitan “tomar el sol”. Por eso, en el Cretácico los Reptiles dominaban la Tierra, aumentando la competencia entre especies. La ectotermia (así se llama la falta de regulación interna de temperatura) es un fastidio porque te inutiliza por la noche, es como si tus pilas se descargasen. En ese preciso momento, los reptiles que entraron en la vida marina encontraron dos ventajas: 

La primera, reducir una competencia feroz que no se daba en los océanos. La segunda, el agua oceánica, con su inercia térmica, “relativiza” la ectotermia reptiliana al ofrecer una temperatura más estable, menos sujeta a saltos de temperatura bruscos como la noche y el día. Pero, ojo…este proceso de “independización” de la ectotermia favorece a los tamaños pequeños predominantemente. 

Cráneo de Prognathodon

Ahora quiero que viajes en el tiempo mentalmente cinco millones de años antes de la caída del asteroide que supuestamente exterminó a los mosasaurios. Estamos en el sub-periodo Maastrichtiense (hace entre 70,5 y 65,5 millones de años). Se ha comprobado que en este momento se produce un súbito enfriamiento del planeta. Se duda si interpretarlo como una “glaciación” o no. El caso es que, si unimos este enfriamiento del planeta con el progresivo cierre de los mares interiores donde prosperaron los mosasaurios (en virtud de la deriva continental de Sudamérica y África), encontramos la drástica caída de productividad marina que inició el declive de los grandes Saurópsidos marinos. 

Se sabe, por ejemplo, que este enfriamiento fue la causa directa de la extinción de los Inocerámidos, un grupo de moluscos bivalvos que eran presa del mosasaurio Globidens, que se extingue precisamente en el Maastrichtiense medio. Antes del famoso asteroide. 

Por tanto, y para resumirlo: si los mosasaurios evolucionaron y prosperaron gracias a la aparición de ricos mares interiores en el Cretácico en un contexto de altas temperaturas, su extinción hay que buscarla en el empobrecimiento y reducción de dichos mares, en un contexto de bajas temperaturas. Blanco y en botella. 

No me hables de ningún asteroide o te doy unos azotes en el culete. Advertida estás.

Comentarios

  1. Señor escritor me parece que su opinión sobre la extinción de los mosasaurios es incorrecta con todo respeto pues las evidencias apuntan a que l9s mosasaurios eran de sangre caliente por lo que y podían sobrevivir en mar abierto además la teoría del asteroide que usted comenta esta desactualizada la actual propone que el asteroide al caer en un área dinámicamente activa causó múltiples desastres naturales como terremotos y tsunamis que mermaron grandes partes de los ecosistemas americanos mientras que el impacto ayudó a la reactivación de los megavolcanes indios que contribuyeron a la destrucción de los hábitats en el viejo continente por lo que en realidad no fue que la caída de la temperatura mató selectivamente las plantas sino que la destrucción de causada mermo los recursos de los ecosistemas dejando solo lo suficiente para la supervivencia de los animales pequeños como los mamíferos los lagartos o los insectos

    ResponderEliminar
  2. WE SHOULD FUCK. Like right now, right here. Hard, fast. Pin me down, kiss me hard, look me in the eyes and fuck me like you’ve never fucked someone before. Hey, i am looking for an online sexual partner ;) Click on my boobs if you are interested (. )( .)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación