Unidad en la diversidad. Las subespecies de oso pardo.

Querida hija: 

No nos queda más remedio que reconocer que, desde el punto de vista humano, hay animales “buenos” y “malos”, “populares” e “impopulares”. Es indudable que, desde este ángulo (equivocado en mi opinión, ya que los animales no son ni buenos ni malos), el oso pardo es uno de los animales más populares en todo el mundo. Tú misma, como todos los niños del mundo, tienes tus ositos de peluche. Los niños adoráis a los osos. Su gran tamaño, su aspecto “esponjoso” y su indudable expresión bonachona han creado sin duda esta imagen. 

El oso pardo es el símbolo de la fauna del Holártico

Sin embargo, a pesar de que el oso pardo es uno de estos animales “simpáticos” y “populares”, no se ha salvado de la masacre general. Los humanos los han perseguido también. Y también los ha exterminado de grandes zonas del planeta. Paradójico. Voy a hablarte hoy de la diversidad de subespecies que tiene el oso pardo, al igual que en su momento te hablé de la diversidad de subespecies que presenta el lobo. Completamos, así, un detallado retrato de los dos animales más señeros, legendarios y emblemáticos del Holártico. 

El símbolo del Gran Norte 

En efecto, el oso pardo (Ursus arctos) es el animal que simboliza la fauna del Hemisferio Norte, especialmente las regiones más norteñas de nuestro planeta. De hecho, la palabra Ártico viene del griego árktikós, que significa “junto a la osa”, y se refiere a las regiones polares de nuestro planeta, que supuestamente se encontrarían más cercanas a la constelación de la Osa Mayor, que orienta hacia el Norte, al encontrarse cerca de la Estrella Polar. El lobo es el otro gran animal que simboliza también esta fauna, pero su carácter de “animal malo” que tradicionalmente la Humanidad le ha adjudicado, algo que afortunadamente está cambiando, hace que el oso y el lobo sean, en realidad, dos caras que representan la misma moneda: la fauna del Paleártico y el Neártico. 

El oso pardo comparte con el lobo gran parte de su amplísima distribución. Históricamente, el oso pardo, en Norteamérica, ha ocupado todo el Canadá y gran parte de los EEUU, especialmente en su mitad occidental, llegando incluso hasta el Norte de México. Modernamente se sabe que, en Norteamérica, osos pardos y osos polares se han hibridado en algunas zonas donde comparten distribución. Por su parte, en Eurasia el oso pardo ha ocupado prácticamente todo el Continente, desde la Península Ibérica e Islas Británicas hasta Japón, y desde la tundra ártica hasta el Norte de África y el Tibet. 

Áreas histórica y actual del oso pardo en el mundo

Los especialistas aseguran que el origen de los osos pardos hay que buscarlo en Asia y que, desde allí, se extendieron en dirección Oeste hacia Europa y África y en dirección Este hacia Norteamérica hace 50.000 años, atravesando en Puente de Beringia. 

Como te he dicho en la introducción a esta crónica, los humanos también han perseguido al oso pardo. ¿Por qué? Es cierto que los osos no causan daños al ganado doméstico de los humanos como sí puede hacerlo el lobo. Pero no es menos cierto que los osos gustan de la miel, y pueden provocar daños en las colmenas de abejas domésticas. También es cierto que, si bien el grueso de la alimentación de los osos es vegetariana, cuando salen de su periodo de hibernación, flacos y hambrientos, pueden llegar a depredar ganado doméstico. Pero estos daños a intereses humanos son verdaderamente minoritarios. Por tanto, el origen de la persecución humana a los osos hay que buscarlo en otras razones. Y son principalmente dos: 

En primer lugar, el oso ha sido considerado desde siempre un animal peletero. Su gruesa piel, de pelo bien tupido, ha sido apreciada en peletería. En los tiempos antiguos del comercio peletero, el oso siempre fue un objetivo de cazadores y tramperos. En segundo lugar, al oso se le caza por un mal entendido “prestigio”. Culturalmente, matar un oso se ha considerado un signo de “hombría” y “poderío”. Un oso pardo, cuando se yergue sobre sus patas traseras y amenaza con atacar, es un adversario formidable. Una fuerza de la Naturaleza. Por eso, nuestro arrogante mono desnudo siempre ha tenido esa picazón de demostrar quién la tiene más larga. Desgraciadamente, y aunque hoy día ya no se aprovecha la piel del oso, se le sigue cazando prácticamente en toda su área de distribución. Porque sí. Porque está ahí y hay que demostrar quién manda. Qué absurdo sinsentido. 

Como resultado, el oso pardo ha sido exterminado de prácticamente toda Europa. Quedan poblaciones relícticas en la Cordillera Cantábrica y en Italia, y además en Escandinavia, los Cárpatos y algunas zonas de los Balcanes. En Asia, ha sido exterminado de gran parte del borde Sur de su distribución, h acia Asia Central. Ha sido exterminado también del Norte de África y, en Norteamérica, ha sido extirpado de la mayor parte de los EEUU y del Norte de México, así como de buena parte de Canadá. 

El oso pardo ha sido, y sigue siendo cazado.

Sin embargo, el oso pardo aún está presente en amplias zonas de su antigua área de distribución, y la mayor parte de sus subespecies no se encuentran en peligro de extinción…por ahora. A pesar de esta variedad de distribución y subespecies, la biología del oso pardo es la misma en todas partes: animal solitario, sólo se empareja en época de celo. Cuando llega el invierno, busca un cubil o madriguera donde hibernar. Dependiendo de las zonas, la hibernación termina entre Febrero y Mayo, y la osa siempre da a luz a sus oseznos en el cubil de hibernación, y permanecen junto a la madre. 

Aunque pertenecen al Órden Carnívoros (familia Ursidae), y tienen la dentición carnívora, su dieta es predominantemente vegetariana, muy variable dependiendo de la época del año y la abundancia o escasez de presas vertebradas. Algunos especialistas sostienen, sin embargo, que la dieta de los osos ha sido históricamente mucho más carnívora que hoy en día, y que esta vegetarianización de su dieta tiene que ver con el progresivo exterminio o privatización de las presas unguladas de los osos por parte del ser humano, y la degradación y desaparición de su hábitat. Digamos que, según este punto de vista, el oso pardo se ha visto obligado a adaptarse a una dieta de segundo orden por culpa de la presión humana. De hecho, en algunos lugares como Rumania, no es raro ver osos pardos revolviendo basureros cercanos a pueblos y ciudades. 

Sin más preámbulo, te voy a hablar un poco de cada una de las quince subespecies actualmente reconocidas para el oso pardo. 

Los osos pardos de Eurasia 

Al contrario de lo que sucede con los lobos, los osos tienen definidas más subespecies en Eurasia que en Norteamérica. Vamos a irlas conociendo: 

Distribución de las subespecies de oso pardo en Eurasia

Oso pardo eurasiático (Ursus arctos arctos)

Es la subespecie nominal. Se halla presente desde la Península Ibérica hasta el Río Yeniséi, en Siberia, y desde las costas árticas hasta el Cáucaso. Como ya te dije antes, ha sido exterminado de casi toda Europa desde muy temprano. En las Islas Británicas, por ejemplo, ya no había osos hacia el año 1000. 

Cuando en Europa se experimenta el máximo de las glaciaciones, las poblaciones de osos pardos quedan fragmentadas y separadas en dos grandes grupos por la sábana de hielo que cub ría el Centro y Norte de Europa: por un lado, el linaje oriental en Rusia, el Este de Europa y Asia y, por otro, el linaje occidental que se origina en las poblaciones que se refugiaron en las Penínsulas mediterráneas: Ibérica, Itálica y Balcánica. Posteriormente, al retirarse los hielos, desde este linaje occidental se recolonizó Europa occidental y Escandinavia. Por su parte, el linaje oriental también colonizó Escandinavia. Por esta razón en la Península escandinava se encuentran osos pardos que pertenecen a ambos linajes. 

Los últimos osos españoles viven en la Cordillera Cantábrica

Esta, también, es la razón por la cual en el proceso de reintroducción de osos pardos en los Pirineos que se está llevando a cabo desde hace décadas, siempre los osos reintroducidos proceden de los Balcanes (más concretamente Eslovenia), para que se mantenga la pureza genética del linaje original. Actualmente la estimación de población del oso pardo eurasiático es, aproximadamente: 

El oso pardo ha sido exterminado de la mayor parte de Europa

43 osos en los Pirineos 

250 – 350 en la Cordillera Cantábrica donde, a pesar de estar estrictamente protegidos, sigue existiendo el furtivismo. Dos subpoblaciones: Oriental y Occidental, no totalmente aisladas entre sí. Algunos autores han definido para los osos ibéricos la subespecie U.a.pyrenaicus, que no es reconocida actualmente. 

100 entre los Abruzzos, Tirol del Sur y el Trentino, en Italia. Para los osos italianos también se definió una subespecie, U.a.marsicanus, que tampoco se reconoce hoy día. 

2.000 en Suecia 

700 en Estonia 

6.000 en Rumania 

500 – 700 en Eslovenia 

1.200 en Finlandia 

70 en Noruega 

700 – 900 en Eslovaquia 

1.200 en Croacia 

En el eje Montes Dináricos – Pindos (Península Balcánica), unos 3.000 

Pequeñas poblaciones en Macedonia, Bulgaria, Polonia, Turquía y Georgia, con el abrumador grueso de la población en Rusia. No es un oso peligroso, habiéndose registrado sólo tres ataques a humanos en Escandinavia durante los últimos cien años. 

Oso pardo de Kamchatka (U. a. beringianus) 

Vive en la Península de Kamchatka, la costa del Mar de Ojotsk, región de Kolymá, y las Islas Paramushir y Saint Lawrence. Genéticamente hablando, estaría más relacionado con los osos de Alaska y el Noroeste americano que con los osos euroasiáticos, y un posible antecesor del oso de Kodiak. Es, indudablemente, el mayor oso de Eurasia, con una altura de 3 metros cuando se yergue sobre las patas traseras y una longitud corporal de 2,4 metros, alcanzando un peso máximo de 650 kg. En verano se alimenta fundamentalmente de frutos del bosque y de los abundantes salmónidos de la región. 

Oso pardo de Kamchatka

No es un oso normalmente agresivo, pero en Julio de 2008 un grupo de treinta osos acosaron a un equipo de trabajadores de una mina de platino en el distrito de Olutorsky (Kamchatka), cobrándose la vida de dos guardias de seguridad. La caza de estos osos es muy lucrativa en Rusia: se otorgan 500 permisos anuales, y por cada uno de ellos se cobran 10.000 dólares estadounidenses. 

Oso pardo de Siberia Oriental (U.a.collaris) 

Se encuentra en Siberia al Este del Río Yeniséi, extendiéndose al Norte hasta la tundra y al Sur hasta el Altai, Sinkiang y el NE de Kazajstán. El Río Yeniséi constituye una barrera biogeográfica (Línea Johansen). Las especies y subespecies cambian de un lado a otro de su cauce y, en el caso del oso pardo, la subespecie de Siberia Oriental sustituye a la euroasiática justo en este punto. 

 Oso pardo de Siberia Oriental

Además, comparando las subespecies de oso pardo presentes en Siberia podemos comprobar otra regla fisiográfica que se cumple en Eurasia: una especie aumenta de tamaño conforme se va desplazando hacia el Este. Así, el oso de Siberia Oriental tiene un tamaño intermedio entre el euroasiático (al Oeste) y el de Kamchatka. En realidad, es un corolario de la Regla de Bergmann: aumento de tamaño cuanto más frío es el clima, para minimizar la pérdida de calor ya que, en Siberia, el clima se endurece de Oeste a Este. 

Estos osos son más carnívoros que los euroasiáticos, y no parecen gustar de la miel prefiriendo depredar sobre los grandes ungulados: renos y ciervos. Si bien son numerosos, hay que considerarlos “en peligro” debido a ser especie cinegética en Rusia. Hay unos 5.000 en el Altai y 16.000 en la taiga de Siberia Oriental. 

Oso pardo del Atlas (U.a.crowtherii) 

Desgraciadamente el único oso africano ha sido exterminado por el ser humano, y debe considerarse como la primera subespecie de oso pardo extinguida. Seguramente el comienzo de su exterminio hay que buscarlo en los tiempos del Imperio Romano que, a partir de su presencia en el Norte de África, capturaban osos para emplearlos en los infames espectáculos de los circos. Y, cuando la especie estaba ya tocada, las modernas armas de fuego le dieron la puntilla a la subespecie. Se cree que los últimos avistamientos tuvieron lugar en 1867, y el último ejemplar fue abatido en las montañas de Tetuán en 1870. 

Oso pardo del Atlas

Su origen es desconocido. Si bien, como verás más adelante, está relacionado con los osos pardos de Oriente Medio, no está claro si su presencia en los refugios forestales de las montañas del Atlas obedece a un origen en Oriente Medio, como el ciervo rojo, o a un origen europeo. Según las descripciones que se conservan, se trataba de un oso de tamaño muy pequeño en comparación con otros osos pardos, incluso más pequeño que el oso negro americano, y con un pelaje más oscuro. 

La descripción de la subespecie data de 1844, a partir de un ejemplar regalado al Zoo de Marsella. 

Oso pardo del Himalaya (U.a.isabellinus) 

Vive en las montañas del Himalaya, al norte de Nepal, norte-nordeste de India, norte de Pakistán, así como en la región de Jammu y Cachemira. 

Oso pardo del Himalaya

Llamado Dzu-teh, se encuentra “en peligro crítico” por la caza y la pérdida de su hábitat, y es el animal que originó la leyenda del Yeti cuando, recientemente, investigadores que analizaron el ADN de un resto biológico atribuido al Yeti, encontraron que se trataba de un oso pardo himalayo. La subespecie de oso pardo del Gobi, no reconocida actualmente, seguramente está relacionada con los osos pardos himalayos. 

Taxonómicamente hablando, éstos se encuentran en una posición peculiar dentro de los osos pardos, ya que se encuentra en una posición “hermana” del resto de osos pardos y osos polares. Se cree que la razón de esta diferenciación data de hace 680.000 años, cuando la Meseta del Tibet fue cubierta por la Glaciación de la Meseta Tibetana, quedando los osos pardos del Sur de la Meseta aislados del resto de osos pardos asiáticos. 

Son osos que llegan muy alto: su hábitat está constituido por los prados alpinos y el matorral subalpino, por encima del límite del bosque. En pleno verano pueden ascender hasta más de 5.500 metros. Su población total es desconocida, aunque se sabe que existen entre 20 y 28 osos en el Parque Nacional Deosai (Pakistán), y menos de cien en el Suroeste de Ladaj (India). 

Oso azul tibetano (U.a.pruinosus) 

Esta es la más extraña y enigmática de las subespecies de oso pardo. Ya te hablé de ella cuando te hablé de la fauna del Tibet, de modo que te remito a que consultes dicha crónica para recabar la información sobre esta subespecie. 

Oso pardo del Ussuri (U.a.lasiotus) 

Vive en las Provincias Marítimas del Extremo Oriente ruso, Islas Kuriles, Isla Sajalín, Manchuria y Hokkaido. Llamado también “grizzly negro”, es uno de los mayores osos pardos en tamaño. Es similar al oso de Kamchatka pero con el cráneo más elongado y la frente menos elevada, así como un color más oscuro, casi negro en algunos individuos. 

Oso pardo del Ussuri

Es bastante interesante la interacción descrita entre estos osos y los tigres siberianos. Los oseznos pueden ser depredados por los tigres, constituyendo el 1% de su dieta. Estos ataques suelen tener lugar en momentos de poca disponibilidad de ungulados. Entre 1944 y 1959 se describieron 32 ataques de este tipo. 

Se estima un número de 500 a 1.500 en Manchuria y 10.600 en Hokkaido. En la Península de Corea sólo se dan unos pocos, en el Norte. 

Oso pardo sirio (U.a.syriacus) 

Vive en Transcaucasia, Turquía, Irak, Irán, Oeste de Afganistán y la zona del Pamir-Tien Shan, aunque en éstas dos últimas regiones su presencia no está confirmada. 

Oso pardo sirio captado por cámara de fototrampeo en el Cáucaso armenio

Como corresponde a una región de clima relativamente cálido, es un oso de pequeño tamaño (menos de 250 kg). Ha sido exterminado de lo que hoy son Israel, Jordania y Palestina, y sobrevive en Turquía, Irak e Irán de forma confirmada. En 2004 por primera vez en décadas, se registraron huellas de oso en la nieve de los montes Anti-Líbano (en Siria), confirmándose el registro en 2011. 

En Turquía habita en los bosques mediterráneos, deciduos y de coníferas, mientras que en Irán se encuentra en dos enclaves: el centro de los Montes Elburz y los Montes Zagros. Los estudios genéticos avalan su estrecho parentesco con los extintos osos del Atlas, ocupando linajes hermanos, esto es, que ambas subespecies comparten un ancestro común. 

Los osos pardos de Norteamérica 

En Norteamérica, tal como te expliqué antes, los osos pardos llegan a través de Beringia hace 50.000 años, procedentes de Asia. Los estudios genéticos indican que, al menos, hubo tres oleadas migratorias que se “atascaron” en Alaska sin poder colonizar Norteamérica seguramente debido a la presencia del gran oso cavernario americano Arctodus simus. Cuando éste se extinguió hace unos 13.000 años, los osos pardos americanos tuvieron ya vía libre hacia el Sur. 

En cuanto a la definición de las subespecies norteamericanas, ha existido siempre controversia. Merriam consideraba, hace cien años, que había nada menos que ¡86 subespecies! Sin embargo, hoy día existen dos líneas de opinión. La primera línea asegura que existe una diferenciación básica entre los osos pardos del interior y los osos pardos de la costa (separados por elevaciones montañosas). Según ésta línea de opinión, habría únicamente dos subespecies norteamericanas: el oso grizzly y el oso de Kodiak. 

Rango histórico y actual del oso pardo en Norteamérica

La segunda línea de opinión afirma que existen varias subespecies en Norteamérica, pero evidentemente no tantas como se afirmaba al principio. Los estudios genéticos parecen avalar esta tesis. Fíjate en este cladograma, sacado de Waits et. al 1999, Barnes et. al, 2002, Galbraith et. al, 2007 y Calignac et. al, 2008: 

Clado I: subespecie nominal 
Clado II: horribilis/maritimus (Islas Admiralty, Baranof, Chichagof y Ártico) 
Clado III: horribilis (Este de Alaska, Norte de Canadá, Este de Siberia, Hokkaido) 
Clado IV: horribilis (Sur de Canadá, Norte de EEUU) 
Clado V: arctos, beringianus, syriacus, pruinosus, lasiotus, middendorffi, horribilis 
Clado VI: crowtherii, syriacus 
Clado VII: isabellinus 

Como puedes ver, el grizzly Ursus horribilis es polifilético, al encontrarse en varios clados. Por consiguiente, es lícito pensar que haya varias subespecies de oso pardo norteamericano. Antes de empezar a hablarte de ellas, debo aclararte que antiguamente se consideraba que existía una subespecie mexicana, que hoy no se reconoce. 

Oso pardo de California (U.a.californicus) 

Se trata de la segunda subespecie de oso pardo exterminada por los humanos. Vivía en California, en Sierra Nevada y zonas costeras. Paradójicamente, se convirtió en el símbolo de California al figurar en la bandera del Estado. 

Oso pardo de California disecado en el Museo de Historia Natural de Santa Bárbara

Se calcula que existían unos diez mil osos pardos en California a la llegada de los españoles, hacia 1700. Los integrantes de la expedición Portolá, que inicia la conquista de California, describen los osos de la región. Pero, como sucedió en todo el mundo, la caza empezó a hacer mella en los osos, especialmente tras la anexión de California a los EEUU: en 1866 fue cazado un enorme oso de 1.000 kg de peso en Valley County, Sólo 75 años después de la fiebre del oro que puso a California en el mapa, no quedaban ya osos en el Estado Dorado: en agosto de 1922 se cazó el último oso californiano en Tulare County, y el último avistamiento data de 1924, en el Parque Nacional Sequoia. 

Oso pardo de Dall (U.a.dalli) 

Es una subespecie controvertida en cuanto a su existencia real como subespecie. No hay descripciones claras de este oso. Vive en el Archipiélago Alexander, enfrente del llamado Panhandle de Alaska, así como en la zona continental inmediatamente vecina: Yakutat Bay y el Glaciar Hubbard. 

En rojo: subespecies asimilables a grizzly. En verde: oso de Kodiak.

Oso pardo de la Península de Alaska (U.a.gyas) 

Vive en la Península de Alaska, las islas Aleutianas y Kenai. Es un oso grande: de entre 363 a 544 kilos, y se han reportado individuos de 680 kg, siendo el record un ejemplar abatido en 1948 en Cold Bay, que pesó 725 kilos. Para entender estos enormes tamaños de osos pardos de las zonas costeras del Noroeste de Norteamérica, debes entender que tienen a su disposición un recurso alimenticio de primer orden: las cinco especies del salmón del Pacífico, que cada verano regresan a sus ríos de origen para desovar. Se han convertido en el principal recurso alimenticio de los osos, que engordan con la grasa de los salmones. Por otro lado, existen grandes depósitos de almejas que también son consumidas por los osos. 

Oso pardo de la Península. Brooks River.

De los 1.500 osos que se cazan legalmente cada año en Alaska, unos 500 provienen de la Península de Alaska. 

Oso grizzly (U.a.horribilis) 

Vive en Alaska y el Yukón, los Territorios del Noroeste, Columbia Británica, Oeste de Alberta y, en los EEUU contiguos, al Oeste de Montana y el Noroeste de Wyoming. Se trata de un oso considerado muy peligroso para el ser humano, siendo relativamente frecuentes los incidentes con humanos. En realidad debes tener en cuenta que un animal salvaje no ataca al ser humano porque sí. Los ataques siempre se producen porque el animal percibe una amenaza o trata de defender a sus cachorros. 

 Oso grizzly

El oso grizzly fue bautizado así por los exploradores Lewis y Clark, quienes le aplicaron la palabra grisley, haciendo referencia al color de su pelaje entre gris y dorado pero, en realidad, y como sucede con casi todos los osos, existe una amplia variedad de colores en su pelaje. 

En Canadá existen unos 25.000 osos, y 30.000 en Alaska. La densidad de osos crece en la costa debido a la disponibilidad de salmones. Pero también pueden depredar sobre los grandes ungulados de la región: alces, ciervos, renos, carneros salvajes, bisontes o incluso sobre el oso negro americano, sin desdeñar los pequeños mamíferos. También se conocen casos de carroñeo de cadáveres de ballenas en la costa. 

Los osos canadienses y de Alaska son de mayor tamaño que los presentes en el Noroeste de los EEUU. 

Oso de Kodiak (U.a.middendorffi) 

Vive en el Archipiélago de Kodiak (Islas de Kodiak, Afognak, Shuyak e islas adyacentes). Se trata de la mayor subespecie de oso pardo que existe, y el mayor oso del mundo junto al oso polar, con un rango de peso entre 300 y 600 kilos, superando en ocasiones los 680. El mayor oso Kodiak conocido se llamaba Clyde, y vivió en cautividad en el Zoo de Bismarck (Dakota del Norte), donde murió en 1987. Pesaba 966 kg. 

Oso de Kodiak

Su pelaje presenta la clásica variación de los osos, en este caso desde el rubio hasta el oscuro. En 2005 se habían contabilizado 3.526 osos de Kodiak. Al igual que el resto de los osos de la costa, los salmones son su principal fuente de alimentación en verano, y ya hacia el otoño pasa a los frutos del bosque. 

Al igual que sucede con otros osos de la región, está experimentando un turismo de observación de osos cada vez más numeroso. En este tipo de osos más agresivos, una mayor interacción con humanos puede llevar a incidentes indeseados si no se es profesional y respetuoso con los animales. 

Oso pardo de Sitka (U.a.sitkensis) 

Vive en las islas conocidas como “ABC”. Almirantazgo, Baranof y Chichagof, en la costa Sur de Alaska. Con la consabida variación de pelajes, predomina en este caso el color chocolate con leche. Esta subespecie se halla presente en el mayor parque nacional de los EEUU: el Bosque Nacional Tongass, con 68.000 kilómetros cuadrados donde se encuentran magníficas selvas templadas de Alaska. 

Osos de Sitka dando buena cuenta del campamento de un turista

En esta subespecie se han encontrado importantes cantidades de ADN procedente de oso polar, indicando antiguas hibridaciones en la región, lo que podría estar en el origen de esta subespecie. 

Oso pardo de Stickeen (U.a.stikeenensis) 

Definida por Merriman en 1914, yo la veo dudosa. Se caracteriza por una distintiva joroba en los hombros, y un perfil plano en la cara. Vive en bosques montañosos, valles y cuencas lacustres de la zona del Río Stickeen, Columbia Británica.

Comentarios

  1. Recordemos también que cuando el oso corre, mejor dicho trota, las pisadas de sus patas traseras se superponen con las delanteras (partiendo de que sus huellas traseras recuerdan a las humanas) lo que le da aspecto de bípedo. De ahí también sale las leyendas del yeti y el bigfoot, como todo mito tiene parte de realidad, y la realidad se llama oso pardo.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por tu comentario, ha sido un grandísimo aporte.

    ResponderEliminar
  3. Como dato curioso,nunca olvidaré como de pequeños,los mayores nos decían que si un oso nos perseguía, corriesemos siempre cuesta abajo,nunca cuesta arriba. ya que al tener las patas delanteras más cortas que las traseras, son más torpes cuesta abajo .

    ResponderEliminar
  4. Muy buen artículo. Gracias por su existencia. Solo me quedo una duda. Sí la subespecie mexicana (Ursus arcto nelsoni) no es válida en la actualidad ¿en cual subespecie quedaría clasificada? lo pregunto pues soy mexicano. No trabajo con osos, trabajo con pumas, pero me gustan muchos los osos y en mi país se habla siempre del oso plateado como un oso pardo exclusivo de México, tan es así que se la hecho su propia ficha técnica y biológica y se ha manejado su erradicación como una perdida inconmesurable para el país (cosa que éticamente lo entiendo pero que me confunde mucho).

    Saludos y gracias

    ResponderEliminar
  5. Según tengo entendido los osos de Ussuri no son tan grandes. El experto Raúl Valvert estema un peso medio para los machos de 270 kg. ¿Qué opinas?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación