La fauna de Perú (y III). El Dominio marítimo-costero.

Querida hija:

Finalizo aquí esta serie en la que te he hablado de la diversa y extraordinaria fauna de Perú. En los dos capítulos anteriores, te hablé de los grandes dominios ecológicos amazónico y andino y hoy vamos a terminar con el más singular de todos ellos: el marítimo-costero. La Costa peruana es dominio de uno de los desiertos más aterradores del Planeta, un mundo aparentemente muerto donde hay lugares que no han visto jamás la lluvia. Y, cosas de la Naturaleza, este desierto limita con uno de los sectores oceánicos más ricos del mundo. Vamos a conocerlo.

Pelícanos frente al Desierto de Atacama

La Costa peruana: la tierra descarnada.

Como siempre hacemos, antes de hacer un repaso de la fauna más representativa de esta ecorregión, vamos a tratar de entender el medio ecológico donde se desenvuelve. La Costa peruana se caracteriza por ser un lugar desértico. Forma parte del llamado Desierto del Pacífico, que se extiende desde la frontera con Ecuador hasta el Norte de Chile a lo largo de 3.600 km de longitud.

Desierto peruano en Huacachica, Ica

Este desierto no "debería" estar allí en virtud de la latitud tropical de la región. ¿Por qué existe, entonces?. La respuesta está en la Corriente de Humboldt, una corriente oceánica de aguas frías que recorre la Costa desde la Antártida hasta aproximadamente el Cabo Blanco, donde se desvía hacia las Islas Galápagos. La fría temperatura del agua crea un área de alta presión atmosférica que bloquea el paso de la humedad procedente del Océano Pacífico y eso hace que en toda la costa peruana no caiga prácticamente ninguna precipitación. La consecuente sequedad atmosférica y la elevada insolación hacen el resto: un paisaje de arenales, roquedales y, como mucho, estepas.

He dicho que la alta presión provocada por la Corriente de Humboldt bloquea la humedad del Pacífico. Hay que matizar esto. En realidad, la "filtra" convirtiéndola en una fina neblina llamada garúa en Perú, que hace que en ciertos sectores costeros el tiempo sea frecuentemente nublado. Como consecuencia de este fenómeno, la temperatura media en el desierto costero no es excesivamente cálida: se sitúa entre los 16ºC y 22ºC. Esta neblina, junto con los valles de los ríos que bajan de la vertiente occidental de los Andes son la fuente de la única humedad disponible, creando verdaderos oasis, que nunca faltan en cualquier desierto.

Mapa de situación del Desierto del Pacífico

Se considera que el desierto costero se adentra en el interior hasta unos 60 - 100 km de profundidad, y "trepa" por las laderas andinas hasta una altitud de entre 500 y 1.000 m.

Este desierto costero se divide en tres desiertos:

- Desierto de Sechura: Departamentos de Piura y Lambayeque, que linda por Tumbes con la región de los bosques secos tropicales, que constituyen la transición hacia los bosques húmedos de los Andes Tropicales.

- Desierto costero: Desde Lambayeque hasta la altura de Lima, constituye el sector central de la Costa peruana

- Desierto de Atacama: Desde el Departamento de Ica hasta Chile, donde se adentra más allá de la frontera.

Por otro lado, la Corriente de Humboldt, verdadera "arquitecta" de esta ecorregión, viene cargada de nutrientes al tratarse de una corriente originada en aguas profundas, como corresponde a una corriente costera de fachada occidental. Por eso son aguas riquísimas en pesca y, donde hay pesca, hay aves y mamíferos marinos en abundancia. ¡Qué contraste!, una reseca costa aparentemente privada de vida lindando junto con unas aguas que rebosan de ella.

El mar y la Costa tropical

No puedo hablar de la fauna de la región costera peruana sin hacer referencia a su sector más desconocido: su sector tropical. En efecto, no toda la costa peruana es un desierto, correspondiendo la región de Tumbes a los bosques secos tropicales. 

Aquí debo destacarte sobre todo dos especies: la pava aliblanca (Penelope albipennis), que se encuentra en la región entre los 300 y los 1.400 m de altitud. Se trata de un Crácido, una familia de Galliformes sudamericana. Es un ejemplo de "especie Lázaro" pues se dio por extinguida poco después de su descripción, en 1878, porque no se volvió a avistar ningún otro ejemplar. Pero casi cien años después, en 1977, fue redescubierta lo que constituyó un acontecimiento ornitológico. Desde entonces se ha puesto en marcha un programa de cría en cautividad, con reintroducciones entre 2001 y 2007.

Pava aliblanca

En la costa tumbesina se encuentran, también, los únicos manglares presentes en la Costa de Perú. Este es el reino del cocodrilo de Tumbes (Crocodylus acutus), que es el nombre que recibe aquí el cocodrilo americano. Tiene la particularidad de que, en Perú, sólo se encuentra en el Río Tumbes que es, además, el límite Sur de su distribución en el continente americano, que comienza en Florida. Por esta razón, tener sólo una población en una sola localidad, este cocodrilo es considerado "amenazado" en Perú.

Infografía cocodrilo de Tumbes (Ricardo Medina/Orlando Arauco - La República)

Pero el llamado "Mar Tropical" tiene también un interés sobresaliente ya que se trata del único sector oceánico peruano no sometido a la influencia de la Corriente de Humboldt, sino a la Contracorriente Ecuatorial. Aquí, en Cabo Blanco, comienza (o termina, según se mire) la zona de mar cálido que llega hasta la Baja California). A pesar de que el Mar Tropical constituye el 5% de las aguas oceánicas peruanas, alberga el 70% de todas sus especies marinas.

Aquí, todos los inviernos, la ballena yubarta (Megaptera novaeangliae) emigra desde aguas antárticas para dar a luz a los ballenatos, con los que luego regresará al Sur en verano. La costa de Tumbes es uno de los mejores lugares del mundo para la concentración y alimentación de las mantarrayas gigantes (Manta birostris) y los tiburones ballena (Rhincodon typus) así como zona de reproducción para los tiburones martillo (Sphyrna mokarran). En estas aguas, algunas especies de tortuga marina tienen sus áreas de anidación, siendo las más sureñas del Pacífico oriental.

Yubarta saltando frente a la costa peruana

La fauna terrestre del desierto

Siempre suelo decirte que los desiertos son tramposos. Parece que no hay vida en ellos, pero la vida se aferra adonde hay un mínimo de humedad para permitir alguna planta. La importancia de los microhábitats o microbiomas es fundamental para esa fauna, que indudablemente existe en el Desierto del Pacífico. Voy a nombrarte aquí algunas de esas especies.

Aves

Dos palomas son bastante abundantes aquí: la cuculí (Zenaida meloda) y la tortolita (Columbina cruziana). También tenemos un endemismo de esta costa peruana, el minero peruano o pamperito (Geositta peruviana), de hábitos terrestres y con un color gris ceniza ideal para camuflarse en estas tierras desérticas. Se halla presente con tres subespecies. La familia Tyrannidae está bien representada con seis especies, como por ejemplo el pepite o tirano melancólico (Tyrannus melanchonicus).

Tenemos también aves menos frecuentes y conocidas, como el bonito enfermero o batará acollarado (Sakesphorus bernardi). Sorprende la presencia de un loro adaptado a estas regiones áridas como el perico esmeralda (Forpus coelestis), representante de un Órden muy forestal. Las aves esteparias tienen aquí un representante: el alcaraván peruano o huerequeque (Burhinus superciliaris), que sólo vive en esta franja desértica desde Ecuador hasta Chile.

Alcaraván peruano (Pío Marshall)

Las aves rapaces están representadas por la lechuza (Athene cunicularia), el busardo dorsirrojo (Geranoaetus polyosoma), el cernícalo americano (Falco sparverius) o el muy extendido caracara o guarahuau (Caracara plancus).

Si bien el cóndor andino es más propio de las alturas andinas, no es nada raro verlo en la costa desértica en busca de carroñas, labor que comparte en esta región con los gallinazos Coragyps atratus y Cathartes aura. 

Reptiles

Como es norma en los ambientes desérticos, los reptiles prosperan merced a sus precisas adaptaciones a este medio hostil. En este desierto costero puedo nombrarte a dos Teídos: el cañán o teyú del desierto (Dicrodon guttulatum) y la falsa iguana (Callopistes flavipunctatum)

Entre los verdaderos iguánidos, dos lagartos del género Microlophus: el capón o iguana nudosa del Pacífico M. occipitalis y la lagartija peruana M. peruvianus, y también serpientes como la coralillo (Micrurus tschudii), o la culebra Pseudalsophis elegans. 

Teyú del desierto

Mamíferos

Los mamíferos terrestres se hallan peor representados. Algunos guanacos se dejan ver por esta costa desértica, pero sobre todo son los mesocarnívoros quienes campan aquí por sus respetos, como el zorro culpeo, que ya encontramos en las cumbres andinas, o el más restringido  zorro de Sechura (Pseudalopex sechurae), propio de la costa desértica desde el Sur de Ecuador hasta el Desierto Central peruano, y que es el más pequeño de los zorros sudamericanos. El trío es completado por el zorrillo  (Conepatus chinga).

Zorro de Sechura (Atacamaphoto)

La fauna marina

La fauna de la Corriente de Humboldt es otra cosa. Unas aguas tan ricas en pescado tienen que arrastrar una fauna muy seria. Y, en efecto, la costa peruana tiene una de las mayores faunas de aves marinas del mundo. Ya te di un adelanto de ella cuando te hablé de las aves guaneras (repasa la Crónica aquí). Te hablé de los cormoranes, de los piqueros (o alcatraces) y las gaviotas, y de la importancia histórica y económica que su guano tuvo para Perú.

Pero ahora debo hablarte de otras aves marinas, como el pájaro bobo de Humboldt (Spheniscus humboldtii), cuya presencia en la costa de Perú y Chile es posible sólo merced a esta corriente marina. Estas aves se alimentan fundamentalmente de peces y anidan en tierra, en agujeros que excavan en el propio guano o en la tierra. Se considera una especie amenazada.

Pájaro bobo de Humboldt (Michael Trueddler)

Las aves marinas más propiamente dichas como las Charadriformes, Lariformes o las Procelariformes están representadas aquí por el gaviotín zarcillo (Larosterna inca), la golondrina de mar de Markham (Oceanodroma markhami), el potoyunco peruano (Pelecanoides garnotti), el albatros de las Galápagos (Phoebastria irrorata), el petrel de mentón blanco (Procellaria aequinoctialis), el petrel de Parkinson (P. parkinsoni), el petrel de Westland (P. westlandica), el petrel de las Galápagos (Pterodroma phaeopygia), o la pardela de patas rosadas (Puffinus creatopus) entre otras muchas.

Petrel de Westland

Los mamíferos acuáticos se hallan representados por el chungungo o nutria marina (Lontra felina) y dos especies de Otarios: el lobo marino sudamericano (Arctocephalus australis) y el león marino sudamericano (Otaria flavescens)

MÚSICA RECOMENDADA: Hans Zimmer - Planet Earth II

Comentarios

Entradas populares de este blog

En alas de las águilas. Las 7 águilas más poderosas del mundo.

Tiburones: lo que los documentales no nos cuentan.

La gallina doméstica: características, origen y domesticación